MANUEL ALTOLAGUIRRE. POESIA REVOLUCIONARIA UNIVERSAL

GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

MANUEL ALTOLAGUIRRE

Manuel Altolaguirre

 

 

 

¡ALERTA, LOS MADRILEÑOS!

 

I

Pueblo de Madrid valiente, pueblo de paz y trabajo, defiéndete contra aquellas fieras que te están cercando; ellas tienen por oficio

la destrucción y el estrago, ellos hacen de la guerra un arte para tu daño.

Si por amor a la paz estuvimos desarmados, por amor a la justicia ahora el fusil empuñamos.

Demuéstrale al enemigo que no quieres ser esclavo; más vale morir de pie

que vivir arrodillados; cadenas, las que formemos unidos por nuestros brazos, unión que nunca se rompa, vínculo firme de hermanos. Muros de sacos terreros, surcos hondos, no de arados, sí con picos, y con palas,

con corazones sembrados, semilla roja seremos

 

 

 

46     Poesía como un arma

 

 

en las trincheras del campo. Cuando brote la victoria, con sus palmas y sus ramos, el mundo verá en nosotros su más brillante pasado; seamos la aurora, la fuente, demos los primeros pasos del porvenir que en Europa merece el proletariado.

 

II

Madrid, capital de Europa, eje de la lucha obrera, tantos ojos hoy te miran que debes estar de fiesta; vístete con tus hazañas, adórnate con proezas,

sea tu canto el más valiente, sean tus luces las más bellas; cuando una ciudad gloriosa ante el mundo así se eleva, debe cuidar su atavío,

debe mostrar que en sus venas tiene sangre que hasta el rostro no subirá con vergüenza,

sí con la fiebre que da el vigor en la contienda.

Madrid, te muerden las faldas canes de mala ralea,

vuelan cuervos que vomitan sucia metralla extranjera.

Lucha alegre, lucha, vence, envuélvete en tu bandera;

 

 

 

Poetas españoles    47

 

 

te están mirando, te miran; que no te olviden con pena.

(Romancero de la Guerra Civil Española)

 

 

MADRID, 1937

 

Horizonte de guerra, cuyas luces, cuyas aureolas repentinas, breves, cuyas fugaces albas, salvas, fuegos, multiplican la muerte interminable. Aquí en Madrid, de noche, solo, triste, mi frente con el frente son sinónimos y sobre mi mirada como llanto

se derriban los héroes, caen hundidos por el abismo verde de mi cara.

Yo sé que estoy desierto, que estoy solo, que el frente paralelo de mi frente desdeña mi dolor y me acompaña.

Ante el glorioso círculo de fuego nada puedo evocar, nada ni a nadie. No hay recuerdo, placer, antes vivido, que pueda rescatar de mi pasado.

No hay ausencia, ni historia, ni esperanza que con su engaño calme mi agonía.

Aquí en Madrid, delante de la muerte mi corazón pequeño guarda oscuro un amor que me duele, que no puedo ni siquiera mostrarlo en esta noche

ante este inmenso campo de heroísmo. (Poetas en la España Leal)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s