LITERATURA ANTIGUA: ORIENTE

LITERATURAS ORIENTALES ANTIGUAS
Las literaturas orientales han sido ignoradas tradicionalmente en Occidente por
varios motivos: por la lejanía geográfica, por el desconocimiento idiomático, por la
gran diferencia cultural y religiosa, por el etnocentrismo inherente a toda civilización y
por la reivindicación exclusiva de la tradición judeocristiana y la herencia clásica
grecolatina como únicas raíces de la cultura occidental. Y sin embargo, esas literaturas
son más antiguas que las nuestras, nos han influido más de lo que creemos y tienen
una riqueza sencillamente deslumbrante.
Varios son los rasgos que mejor las identifican: el peso de la oralidad, la
predilección por el simbolismo, el gusto por la fantasía y el sentido moral que las
impregna, fuertemente teñido de espiritualidad y de aceptación del poder total de la
divinidad. En Oriente la vida humana es siempre un camino de perfección. Por ello su
literatura tiene mucho de consejo y de guía para alcanzar la felicidad, y por ello
tenemos que empezar a estudiarla a través de sus grandes maestros espirituales.
1. LITERATURA CHINA
La literatura china es la más antigua que se conoce, a pesar de escribirse
habitualmente en tablas de bambú. Dos son los principales autores que modelaron esa
tradición en épocas remotas: Confucio (s .VI a.C.) y Lao Tse (s. VI a.C.?).
Confucio fue un moralista que se propuso reformar la
sociedad china e inculcar a la juventud valores que asegurasen la
paz social. La esencia de sus enseñanzas se cifra en la buena
conducta en la vida, el buen gobierno del estado (caridad, justicia y
respeto a la jerarquía), el cuidado de la tradición, el estudio y la
meditación. En consecuencia, las máximas virtudes humanas son: la
tolerancia, la bondad, la benevolencia, el amor al prójimo y el
respeto a los mayores y antepasados.
Su obra sirvió de modelo filosófico y moral a los mandatarios del Imperio Chino,
que intentaron asumir sus postulados en la creencia de que si el príncipe era virtuoso,
los súbditos imitarían su ejemplo. Sus pensamientos están recogidos en forma de
proverbios en el Lun Yü o libro de las Analectas, conjunto de máximas y sentencias,
recogidas por sus discípulos, que hoy conservan gran parte de su vigencia.
TEXTO 1: Proverbios de Confucio
Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.
Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero
saber.
Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano.
Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla.
Una casa será fuerte e indestructible cuando esté sostenida por estas cuatro columnas:
padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hermano complaciente.
Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.
¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para
tener algo por lo que vivir.
Se puede quitar a un general su ejército, pero no a un hombre su voluntad.
Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces, entonces estás peor que antes.
Francisco de Pedro Septiembre de 2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s