LITERATURA ANTIGUA DE EGIPTO.

CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
BANCO DE DATOS FILOLÓGICOS SEMÍTICOS NOROCCIDENTALES
Obras publicadas:
PRIMERA PARTE: DATOS UGARÍTICOS
I – Jesús-Luis Cunchillos y Juan-Pablo Vita, Textos Ugaríticos (TU), XXI
+ 906 páginas. Madrid 1993.
II – Jesús-Luis Cunchillos y Juan-Pablo Vita, Concordancia de Palabras
Ugaríticas en morfología desplegada (CPU), 3 volúmenes, XXII
+ 2786 páginas. Madrid 1995.
III – Jesús-Luis Cunchillos, Raquel Cervigón, Juan-Pablo Vita, José
Manuel Galán y José-Ángel Zamora, Generador de
Segmentaciones, Restituciones y Concordancias (GSRC), CDROM.
Madrid 1996.
IV – Jesús-Luis Cunchillos, Juan-Pablo Vita, José Manuel Galán y JoséÁngel
Zamora, Banco de Datos, GSRC – Internet. Febrero 1997
en fiapa$nu. Publicaciones en Internet del Laboratorio de
Hermeneumática (http://www.labherm.filol.csic.es). Madrid
1997-
SEGUNDA PARTE: DATOS FENICIOS Y PÚNICOS
I – Jesús-Luis Cunchillos y José-Ángel Zamora, Gramática Fenicia
Elemental (GFE), XVI + 170 páginas. Madrid 1997.
II – Sistema Gestor de Datos Fenicios y Púnicos (Software). Próxima
aparición.
MONOGRAFÍAS
1 – Juan-Pablo Vita, El Ejército de Ugarit, XIV + 238 páginas. Madrid
1995.
2 – José-Ángel Zamora, Sobre «el modo de producción asiático» en Ugarit,
XIV + 189 páginas. Madrid-Zaragoza 1997.
3 – José Manuel Galán, Cuatro Viajes en la Literatura del Antiguo Egipto,
XII + 250 páginas. Madrid 1998.
Cuatro Viajes
en la Literatura
del Antiguo Egipto
José M. Galán
CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS
MADRID 2000
Quedan rigurosamente
prohibidas, sin la autorización escrita de
los titulares del Copyright, bajo las
sanciones establecidas en las leyes, la
reproducción total o parcial de esta obra
por cualquier medio o procedimiento,
comprendidos la reprografía y el
tratamiento informático, y su
distribución.
Segunda Edición revisada.
Este libro fue fruto del PB 93/0107 de la DGICYT.
© Consejo Superior de Investigaciones Científicas.
© José Manuel Galán Allué.
NIPO:
ISBN:
Depósito legal:
Impreso en España. Printed in Spain.
Composición tipográfica y maquetado: José M. Galán.
Impresión:
Pedidos: Departamento de Publicaciones, CSIC
Vitrubio, 8. 28006-Madrid (Fax: 91 5629634)
A mis padres,
Tomás Galán y Mª Teresa Allué

Indice
Abreviaturas X
Agradecimientos y Prólogo a la Segunda Edición XI
Introducción 1
Capítulo I. El Náufrago 17
Manuscrito 19
Contexto histórico 21
Contexto literario 28
Traducción 35
Comentario 40
Capítulo II. Sinuhé 61
Manuscrito 63
Contexto histórico 66
Contexto literario 76
Traducción 82
Comentario 97
Capítulo III. El Príncipe predestinado 129
Manuscrito 131
Contexto histórico 132
Contexto literario 146
Traducción 153
Comentario 158
Capítulo IV. Unamón 179
Manuscrito 181
Contexto histórico 184
Contexto literario 193
Traducción 200
Comentario 209
Indice de textos traducidos 241
Mapas 247
X
Abreviaturas
BM. British Museum.
EA. W. L. Moran, The Amarna Letters, Baltimore 1992.
KRI. K. A. Kitchen, Ramesside Inscriptions. Historical and
Biographical, Oxford 1979-1990.
O. Ostracon.
P. Papiro.
Urk. Urkunden des Ägyptischen Altertums, Abteilung:
I. K. Sethe, Urkunden des alten Reiches, Leipzig 1933.
IV. K. Sethe – W. Helck, Urkunden der 18. Dynastie, Leipzig-
Berlín 1906-1958.
VII. K. Sethe, Historisch-biographische Urkunden des
Mittleren Reiches, Leipzig 1935.
Wb. A. Erman – H. Grapow, Wörterbuch der ägytischen Sprache,
Berlín-Leipzig 1926-1963.
Signos convencionales empleados en la traducción
(palabra) Palabra(s) suplidas en la traducción para hacer la lectura más
coherente y fluida.
(…) Pasaje omitido en la traducción.
palabra(?) Traducción deducida por contexto.
[…] Texto dañado y sin elementos para deducir una restitución.
[palabra] Palabra(s) restituidas en un lugar dañado del texto.
≤palabra≥ Palabra omitida en el texto por descuido del escriba.
XI
Agradecimientos y Prólogo a la Segunda Edición
En diciembre de 1994, el Profesor Luis Alberto de Cuenca me sugirió la
idea de publicar una traducción de textos literarios del antiguo Egipto.
Durante los tres años siguientes, siendo investigador contratado en el
Instituto de Filología del CSIC, en Madrid, fui estudiando y seleccionando
material. Tengo que dar las gracias, de forma muy especial, al Profesor
Jesús-Luis Cunchillos por acogerme en su proyecto de investigación,
«Banco de Datos Filológicos Semíticos Noroccidentales», financiado por la
DGICYT desde 1990. Ello me permitió incorporarme al mundo académico
y de investigación en España, tras siete años de estudios en el extranjero.
Me ha permitido, además, aprender sobre la lengua y la cultura de Ugarit y
sobre la utilización de la informática en la investigación en Ciencias
Humanas.
Nuevos tiempos han de provocar ineludiblemente nuevas actitudes y
nuevas soluciones. La investigación en grupos de trabajo y la
interdisciplinariedad son, sin duda, dos claves para el desarrollo de
disciplinas tradicionalmente individualistas. Por otro lado, las nuevas
tecnologías, y en concreto la informática, permiten al investigador renovar
metodologías y conocimientos, además de mantenerse en sintonía con la
sociedad actual. Por ello, estoy agradecido a todos los colaboradores del
proyecto de investigación mencionado, especialmente a José-Ángel
Zamora, Alberto Castro, Juan-Pablo Vita, Raquel Cervigón y Joaquín
Siabra.
El manuscrito mejoró sustancialmente gracias a las correcciones y
comentarios del Profesor José Miguel Serrano, de Genevieve Bourgeat, de
Mª Teresa Allué y de Aurora Hernández-Coronado.
Los textos que forman el núcleo de los cuatro capítulos del presente
libro, El náufrago, Sinuhé, El príncipe predestinado y Unamón, los leí y
estudié por primera vez con el Profesor Hans Goedicke, entre 1987 y 1993,
durante mi doctorado en la universidad Johns Hopkins de Baltimore. A él
le debo la mayor parte de mis conocimientos sobre el antiguo Egipto. Los
dos últimos relatos mencionados los leí de nuevo con el Profesor Jesús
López, en los cursos organizados por el Centro de Estudios del Próximo
Oriente en Madrid, en la primavera de 1996 y de 1997.
Gracias a la concesión de dos ayudas para estancias breves de
investigación en el extranjero por parte de la Comunidad Autónoma de
Madrid, pude trabajar en el manuscrito en el Griffith Institute de Oxford, en
XII
los veranos de 1995 y de 1997. Jaromir Málek, su director, Diana Magee,
John Taylor y el Profesor John Baines me ofrecieron generosamente su
ayuda.
Agradecer, finalmente, al Dr. Emilio Fernández Galiano, Director del
Departamento de Publicaciones del CSIC, el apoyo prestado para llevar a
cabo la publicación y reedición de este libro.
Cuatro Viajes pretende servir de introducción a la literatura del antiguo
Egipto a todos los estudiosos de esta milenaria cultura, así como a quienes
disfrutan y se interesan por la literatura en general. Es inevitable que en un
primer impulso el público se sienta atraído por la grandeza de los
monumentos y la belleza de los relieves y pinturas que los decoran, además
de por la riqueza de los muy variados objetos de la cultura material que nos
ha legado el antiguo Egipto. Sin embargo, es a través de la documentación
escrita como mejor podemos acceder a las mentes de los antiguos egipcios,
acercarnos a su compleja manera de pensar y de reflexionar sobre la vida,
conocer sus deseos, sus inquietudes, sus preocupaciones, sus miedos, saber
qué es lo que les producía alegría y felicidad o tristeza y desconsuelo. Los
textos, y sobre todo la literatura, nos muestran cómo debajo de unas formas
aparentemente extrañas vivía una sociedad con muchos elementos en
común con la cultura occidental contemporánea. Leyendo los textos el
tiempo y la distancia se relativizan y los personajes cobran vida todavía
hoy.
Los viajes que emprenden los cuatro protagonistas de los relatos
centrales del libro sirven de excusa para agrupar en torno a ellos textos de
diversos géneros que, de una u otra forma, contextualizan y ayudan a
comprenderlos mejor. Huyendo del formato de las antologías, se han
buscado los nexos de unión entre unos textos y otros, pues los escribas y
los textos son como planetas que reciben y reflejan luz dentro del complejo
cosmos que es la sociedad egipcia. La originalidad del libro radica
precisamente aquí, en presentar los textos ligados unos a otros, siguiendo
una línea argumental como si de un viaje se tratara. Así, el libro predende
que el lector emprenda cuatro viajes por la literatura del antiguo Egipto,
durante los cuales pueda ir adquiriendo distintas impresiones de su cultura.
La segunda edición corrige las erratas detectadas en la primera edición y
actualiza la bibliografía citada en las notas. El texto principal se ha
modificado sólo en aquellos lugares donde nos ha parecido que se podía
mejorar sustancialmente.
Introducción
2 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
INTRODUCCIÓN 3
La letra cursiva o hierático, trazada mediante pincel y tinta negra, era el
sistema de escritura que se enseñaba en las escuelas y que los escribas
practicaban en el ejercicio cotidiano de su profesión. La tinta roja se
empleaba para señalar visualmente el comienzo de una nueva sección o un
elemento importante dentro del texto.
El papiro era un material caro, por lo que se reservaba para
documentación de supuesta importancia, sobre todo administrativa.1 Por
ello, éste no era el soporte más utilizado en las escuelas, donde los
aprendices ensayaban escribiendo o bien sobre papiros en mal estado o ya
usados (palimpsestos), o bien sobre fragmentos de cerámica y pequeñas
piedras con uno de sus lados liso (estos dos últimos se denominan
genéricamente ostraca), o bien sobre tablillas de madera e incluso sobre
huesos de animales. Aún así, se han conservado extensos papiros que
parecen hacer la función de libros de texto, encadenando fragmentos de
composiciones de distintos géneros. Gardiner denominó a estas
recopilaciones “miscelánea.” Otros papiros con finalidad didáctica
consisten en listas de palabras que el escriba agrupaba por categorías, es
decir, vocabularios temáticos, hoy denominados “onomástica.”
Debido a la temprana estandarización de la escritura, es difícil distinguir
diferentes escuelas de escriba a partir de los textos. El sistema de escritura
consonántico ni siquiera permite distinguir con claridad los diferentes
dialectos que debían coexistir dentro del territorio de Egipto y que más
tarde se manifiestarían claramente en el copto. El hallazgo de un elevado
número de ostraca en un lugar determinado, como es el caso de Deir el-
Medina en Época Ramésida, permite hipotetizar sobre la existencia de una
escuela de escribas en ese lugar.2 Muchos años antes, a comienzos del
1 J. C£ernyOE, Paper & Books in Ancient Egypt, Londres 1952; R. Parkinson – S. Quirke,
Papyrus, Londres 1995. El tamaño aproximado de las hojas formadas con fibras de papiro
era de 40 x 30 cm., uniéndose unas con otras para formar un rollo, de longitud variable.
Para manejarlo con mayor comodidad, la altura del rollo de papiro se podía cortar por la
mitad, dejándola en 15 cm. e incluso en 7,5 cm. aproximadamente. El escriba elegía
primero el lado que tuviera las fibras de la planta horizontales, pues el pincel podría así
deslizarse con mayor suavidad. Éste era el lado que quedaba por dentro al enrollarse el
pliego.
2 B. van de Walle, La Transmission des textes littéraires égyptiens, Bruselas 1948, p. 15-
16, 27.
4 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Reino Medio, la elaboración de textos escolares como Kemyt o la llamada
Sátira de los oficios en la región de Menfis y Heliópolis parece indicar la
localización de escuelas allí.3
Los textos literarios nos han llegado en la mayoría de los casos a través
de ejercicios escolares. En las escuelas de escribas, <t n sboe, el aprendizaje
de la escritura se basaba en la copia, dictado y memorización de
composiciones modelo. Esta circunstancia hace que sean frecuentes los
errores cometidos por la confusión entre dos signos visualmente semejantes
y los errores derivados de la semejanza fonética o semántica entre dos
palabras.
Sobre el método de aprendizaje de los jóvenes escribas no se conserva
ningún tratado. El maestro corregía los ejercicios con tinta roja y empleaba
el castigo físico, golpeando con una vara el trasero del alumno indolente.
Desde el punto de vista del maestro, “los oídos del joven están en su
espalda, (pues) sólo escucha a sus azotes.”4 De hecho, la palabra egipcia
para enseñar, sboe, generalmente va acompañada de un determinativo
semántico que representa a un hombre levantando una vara en su mano.
Pero en algunos casos ni siquiera eso funcionaba:5
A pesar de que te inflijo toda clase de azotes, tú no obedeces. Si
supiera otro método de hacerlo, lo haría para que obedecieras. Tú eres
una persona apta para escribir incluso antes de la pubertad: tu corazón
es decidido, tus dedos instruidos, tu voz depurada para la declamación …
Los textos escolares incluían, además de obras clásicas,6 cartas entre
particulares, elogios al monarca, himnos religiosos, etc. A la vez que
enseñaban al alumno a escribir y a redactar, les inculcaban la ideología
dominante y les insistían sobre las ventajas de la profesión de escriba. Se
3 G. Posener, Littérature et politique dans l’Égypte de la XIIe Dynastie, París 1969, p. 7,
17.
4 BM. 10246; Anastasi III, 3, 13; A. H. Gardiner, Late-Egyptian Miscellanies. Bibliotheca
Aegyptiaca VII, Bruselas 1937, p. 24, 5; traducido por R. Caminos, Late-Egyptian
Miscellanies, Londres 1954, p. 83.
5 BM. 9994; Papiro Lansing 2, 8- 3, 1; Gardiner, Late-Egyptian Miscellanies, p. 101, 10-
14; Caminos, Late-Egyptian Miscellanies, p. 377.
6 Sobre el concepto de clasicismo en la literatura egipcia, ver van de Walle, La
Transmission des textes littéraires égyptiens, p. 28-31; A. Loprieno, “Defining Egyptian
Literature: Ancient Texts and Modern Literary Theory,” en J. S. Cooper – G. Schwartz
(eds.), The Study of the Ancient Near East in the 21st Century, Winona Lake 1996, p. 227-
231; J. Baines, “Classicism and Modernism in the Literature of the New Kingdom,” en A.
Loprieno (ed.), Ancient Egyptian Literature: History and Forms, Leiden 1996, p. 157-174.
INTRODUCCIÓN 5
compara ésta con la actividad de otras profesiones, exagerando las
características de cada una para convencer al joven novicio a que prosiga su
formación. Entre las ventajas que enumeran los textos, se señala que los
escribas no tienen jefes que les den órdenes y les maltraten a su antojo, sino
que ellos son los que ordenan y mandan. La profesión de escriba es, en
definitiva, la que deja más libertad al hombre dentro de la sociedad.7 La
reiteración de este tipo de adoctrinamiento refleja, por otro lado, que los
jóvenes debían percibir las profesiones de manera distinta, muchos
prefiriendo la carrera militar o, simplemente, dispuestos a entregarse a la
buena vida.
La expresión “escribe con tu mano, lee con tu boca,” y no con los ojos,
hace referencia a la lectura en alto, lo que está relacionado con el carácter
oral de las inscripciones y también de las composiciones literarias.8 Nótese,
por otro lado, el consejo que los escribas repiten a los aprendices, “escribe
con tus dedos por el día, lee por la noche.” En el Papiro Lansing, un
escriba veterano le insiste a su pupilo a que se concentre en el aprendizaje
de la profesión. Entre otras cosas, le dice:9
Pasa el día escribiendo con tus dedos, recita durante la noche.
Confraterniza con el papiro y la paleta, es más dulce que las jarras de
≈edeh. En cuanto a la escritura, para aquellos que la conocen, es más
beneficiosa que cualquier empleo; es más agradable que la comida, que
vestidos o que ungüentos; es más valiosa que ser heredero ≤en≥ Egipto,
que una tumba en el Occidente.
Las Enseñanzas de Ani recogen un pasaje que presenta la profesión de
escriba como una carrera de méritos:10
Cuando seas instruido en los escritos, apréndetelos y ponlos en tu
corazón. Todo lo que tú digas prosperará entonces. En cualquier
oficina a la que un escriba sea asignado, él necesita consultar los
libros. El supervisor del Tesoro no tiene hijo, el supervisor del sello no
7 H. Te Velde, “Scribes and Literacy in Ancient Egypt,” en H. Vanstiphout, et al. (eds.),
Scripta signa vocis, Groningen 1986, p. 258-259.
8 Ch. Eyre, “Is Egyptian historical literature “historical” or “literary”?,” en Loprieno (ed.),
Ancient Egyptian Literature: History and Forms, p. 415-433.
9 P. Lansing 2, 1-3; Gardiner, Late-Egyptian Miscellanies, p. 100, 11-15; Caminos, Late-
Egyptian Miscellanies, p. 374.
10 Papiro Boulaq 20, 4-6; J. Quack, Die Lehren des Ani. Orbis Biblicus et Orientalis 141,
Friburgo (Suiza) 1994, p. 305-307.
6 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
tiene heredero. El escriba es elegido por su mano, la oficina no tiene
descendencia.
Tanto el arte plástico como la literatura son, generalmente, anónimos.
Tan sólo en contadas ocasiones las composiciones van seguidas de un
colofón donde el escriba que ha escrito el texto menciona su nombre, y no
se trata en este caso de su autor, sino de un copista. La tradición y
transmisión oral frenan el desarrollo de la propiedad intelectual. Por otro
lado, los antiguos egipcios responden anacrónicamente al concepto postestructuralista
de “intertextualidad,” el cual supone que un texto no es en
ningún caso una creación original de su autor, sino que forma parte de un
universo dinámico de textos con los que se relaciona. De ahí la importancia
del contexto literario a la hora de estudiar una obra.
Las enseñanzas y algunas inscripciones incluyen, por diferentes razones,
el nombre del supuesto autor, o al menos el de quien encargó su
redacción.11 Las enseñanzas, al igual que las inscripciones
conmemorativas, reflejan las expectativas ideológicas de la sociedad, la
ortodoxia, y consecuentemente, era el género literario que gozaba de un
mayor reconocimiento. La ficción, por otro lado, transmite la respuesta de
un individuo a las expectativas sociales, la vivencia personal.12 En el
Papiro Chester Beatty IV se encuentra una disquisición sobre cómo la fama
literaria supera a los intentos de ser recordado a través del tiempo mediante
monumentos, o teniendo descendencia. El autor menciona los nombres de
escritores clásicos, cuya memoria no había caído en el olvido.13
11 J. M. Galán, “Royal Commissioners and Royal Inscriptions,” en Ch. Eyre (ed.),
Proceedings of the Seventh International Congress of Egyptologists. Orientalia Lovaniensia
Analecta 82, Lovaina 1998, p. 419-428.
12 A. Loprieno, Topos und Mimesis: zum Ausländer in ägyptischen Literatur.
Ägyptologische Abhandlungen 48, Wiesbaden 1988, p. 1-21; idem, “Defining Egyptian
Literature: Ancient Texts and Modern Literary Theory,” en Cooper – Schwartz (eds.), The
Study of the Ancient Near East in the 21st Century, p. 216-217.
13 BM. 10684, verso 2, 5-9; 3, 3-8; H. A. Gardiner, Hieratic Papyri in the British Museum,
Third Series: Chester Beatty Gift, Londres 1935, I, p. 38-39, lám. 18-19. Un relieve, hoy
desaparecido, proveniente de una tumba en Saqqara de la dinastía XIX, mostraba una
sucesión de personajes memorables momificados, y junto a reyes, visires y sumos
sacerdotes, se menciona a varios de los escritores clásicos: Imhotep, Kaires, Jety y
Jajeperraseneb; véase W. K. Simpson, The Literature of Ancient Egypt, New Haven 1973,
p. 354, fig. 6; J. Yoyotte, “A propos d’un monument copié par G. Daressy: Contribution à
l’histoire littéraire,” Bulletin de la Société Française d’Égyptologie 11 (1952) p. 67-72.
INTRODUCCIÓN 7
En cuanto a los escritores famosos desde los tiempos justo después
de los dioses, los que anunciaron lo que iba a suceder, sus nombres
permanecen para la eternidad. Habiéndose marchado, habiendo
completado sus vidas, todo su linaje ha sido olvidado. Ellos no se
hicieron para sí tumbas de cobre, con estelas de metal celeste. No
supieron dejar descendencia en hijos [suyos] que pronunciaran sus
nombres. Ellos crearon para sí descendencia en libros con las
enseñanzas que ellos compusieron. (…)
Un hombre fallece y su cuerpo está en el suelo, toda su estirpe ha
sido traída a la tierra. El libro es lo que hace que él sea recordado en
boca de los oradores. Más beneficioso es una obra escrita que una casa
construida, que una capilla en el Occidente; es mejor que un caserón,
que una estela en un templo.
¿Es que acaso hay alguien aquí como Hordedef? ¿Hay algún otro
como Imhotep? No ha surgido nadie en nuestra estirpe como Neferty, ni
como Jety, el mejor de ellos. Haré que conozcas el nombre de
Ptahemyehuty, el de Jajeperraseneb. ¿Hay otro como Ptahhotep, o
como Kaires? Aquellos que sabían anunciar lo que vendría, lo que salía
de sus bocas ocurría y se encuentra fijado por escrito en sus obras.
La cualidad que hace sobresalir a estos escritores de los demás es su
capacidad de anticiparse, de hablar y escribir sobre el futuro. No hay mérito
en narrar el pasado, o en componer una hermosa canción de amor. El
mérito está en anunciar lo que va a pasar, en iluminar el conocimiento de
los demás. Esta preferencia se refleja, por ejemplo, en La profecía de
Neferti.
La mayoría de los reyes debían saber leer y escribir, si bien no solían
practicar esta actividad, delegándola en sus escribas. Aun cuando la
capacidad de escribir se convirtió en un signo de distinción y los nobles
encargaban a los escultores que les retratasen sosteniendo un rollo de
papiro y los utensilios de escritura en la mano, los reyes de Egipto nunca se
inmortalizaron como escribas.14 Las fuentes escritas, sin embargo,
contienen noticias esporádicas sobre ocasiones en las que el rey toma el
pincel para escribir. El texto denominado La profecía de Neferti comienza
utilizando un recurso literario de la época: el rey está ocioso y desea
entretenerse escuchando relatos o presenciando actuaciones excepcionales.
Uno de los cortesanos intenta satisfacer los deseos de su señor trayendo a
14 J. Baines, “Literacy and Ancient Egyptian Society,” Man (N. S.) 18 (1983) p. 580.
8 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
palacio a un personaje con facultades sobrehumanas. En este relato, el rey
toma parte activa en la escena como notario.15
Ocurrió cuando la majestad del rey de Egipto Seneferu -(santo)
inocente- era rey benefactor en la tierra entera. Uno de esos días,
entraron los magistrados de la Residencia a palacio a saludar.
Salieron, habiendo saludado de acuerdo con su costumbre diaria.
Su majestad dijo entonces al portador del sello que estaba a su lado:
“Ve y tráeme a los magistrados de la Residencia que acaban de salir de
aquí, de saludar hoy.” Fueron traídos inmediatamente y se postraron
ante su majestad otra vez. Su majestad les dijo:
– ¡Camaradas! Os he mandado llamar para que me busquéis a un
hijo vuestro que sea sabio, a un hermano que sea excelso, a un
compañero que realice algo notable, alguien que me cuente algo
interesante,16 un discurso escogido que al escucharlo entretenga a mi
majestad.
Ellos se postraron de nuevo ante su majestad y le dijeron:
– Hay un gran sacerdote-lector de Bastet, oh soberano, nuestro
señor, cuyo nombre es Neferti. Es un hombre de valeroso brazo, un
escriba de hábiles dedos, un magnate rico como ningún otro. Que sea
traído para que su majestad le vea.
Su majestad dijo entonces:
– Id y traédmelo.
Fue traído inmediatamente. Él se postró ante su majestad. Su
majestad dijo:
– ¡Oh Neferti, compañero! cuéntame algo interesante, un discurso
escogido que al escucharlo entretenga a mi majestad.
– ¿Algo que ha ocurrido, o algo que ocurrirá? Oh soberano, mi
señor.
– Algo que ocurrirá. Hoy ya se ha pasado.
Estrechó su mano hasta un estuche de escritura, tomó un rollo de
papiro y una paleta, y puso por escrito lo que el sacerdote-lector Neferti
decía.
15 Papiro San Petesburgo 1116B, 1-17; W. Helck, Die Prophezeiung des Nfr.tj, Wiesbaden
1970, p. 3-15.
16 El compuesto mdwt nfrwt es frecuentemente interpretado como el equivalente egipcio
para referirse a las “belles lettres.”
INTRODUCCIÓN 9
La denominada “casa de la vida,” pr-<nΔ, era una especie de
scriptorium, donde se copiaba y a la vez se aprendía sobre teología, magia,
medicina, astronomía y otras materias.17 Las fuentes escritas contienen,
además, referencias sobre la existencia de archivos o bibliotecas, prm∂
oet.18 Las Admoniciones de Ipuwer, en su descripción del caos social,
mencionan la existencia de archivos tanto de textos religiosos, como
sociales, económicos y jurídicos.19 Los relieves y pinturas que cubren las
paredes interiores de las tumbas de los altos oficiales de la administración
corroboran la profusión de la escritura en muy diversas actividades
cotidianas de la sociedad egipcia.
Detalle de la decoración en relieve del interior de la tumba de Kaninisut, ca.
2500 a. C., ubicada en Giza y hoy en el Kunsthistorisches Museum de
Viena.
17 R. J. Williams, “Scribal Training in Ancient Egypt,” Journal of the American Oriental
Society 92 (1972) p. 214-221.
18 G. Burkard, “Bibliotheken im alten Ägypten: Überlegungen zur Methodik ihres
Nachweis und Übersicht zum Stand der Forschung,” Bibliothek 4 (1980) p. 79-115; E.
Schott, Bücher und Bibliotheken im Alten Ägypten, Wiesbaden 1990; S. Quirke, “Archive,”
en Loprieno (ed.), Ancient Egyptian Literature: History and Forms, p. 379-401.
19 Papiro Leiden I 344, VI 5-11; A. H. Gardiner, The Admonitions of an Egyptian Sage,
Leipzig 1909 (reimpresón, Hildesheim 1969), lám. 6.
10 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Las Instrucciones para el rey Merikaré incluyen al comienzo un consejo
sobre el valor de la sabiduría, la cual se adquiría prestando atención a los
antecesores, a la tradición. El rey insta a su sucesor a que lea:20
20 Papiro San Petesburgo 1116A, III 11- IV 1; W. Helck, Die Lehre für König Merikare,
Wiesbaden 1977, p. 19; J. Quack, Studien zur Lehre für Merikare, Wiesbaden 1992, p. 169-
170.
INTRODUCCIÓN 11
Sigue a tus padres, a tus ancestros. […] Sus palabras están en los
libros. Ábre(los) y lee, sigue al conocimiento. (Incluso) el artesano se
convertirá en sabio.
Una estela erigida en el templo de Osiris en Abidos por un rey de la
dinastía XIII, Neferhotep, informa de la existencia y consulta de
documentos relacionados con el culto:21
Su majestad se dirigió a los nobles, a los cortesanos, a su séquito, a
los escribas de jeroglíficos22 y a los encargados de todo lo reservado:
“Es mi deseo ver los libros (más) antiguos, (de la época) de Atum.
Abrid para mí el gran archivo. Dejadme conocer la apariencia de la
divinidad, la forma de los dioses, (para que así) yo pueda realizar
ofrendas divinas, abastecer los altares. (Dejadme) que yo conozca a
dios físicamente y pueda moldearle como era en un principio (…)
Los cortesanos respondieron: “Lo que tu ka ordena es lo que
sucede, oh soberano, mi señor. Prosiga su majestad a la biblioteca y
vea su majestad todos los jeroglíficos.”
Fue su majestad a la biblioteca y, cuando abrió los libros junto con
los cortesanos, encontró los libros del templo de Osiris-primero-de-losoccidentales,
señor de Abidos.
Su majestad les dijo a los cortesanos: “Mi majestad salvaguardará a
mi padre Osiris-primero-de-los-occidentales, señor de Abidos. Le
moldearé junto a su Eneada como he observado en sus libros, con
apariencia de rey de Egipto surgiendo del vientre de Nut.
Los anales de las campañas conducidas por el rey Tutmosis III en Siria-
Palestina, según se explicita en la propia inscripción grabada sobre las
paredes del templo de Amón en Karnak, cerca del santa sanctorum, son tan
sólo un extracto del informe escrito en cuero o papiro:23
En cuanto a todo lo que su majestad hizo a esta población
(Megiddo), a aquel maldito enemigo junto con su maldita tropa, está
registrado por día, por su nombre, por el nombre de la expedición, [por
el nombre] de los capitanes de infan[tería] [… es más numeroso que lo
21 Museo de El Cairo Jd’E 35256; W. Helck, Historisch-biographische Texte der 2.
Zwischenzeit und neue Texte der 18. Dynastie, Wiesbaden 1975, p. 21-23.
22 mdw-n©r, literalmente “palabras de la divinidad.”
23 Urk. IV 661, 14- 662, 6; cf. Urk. IV 693, 8-14.
12 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
que se recoge escrito en esta inscripción], está recopilado en un rollo
de cuero en el templo de Amón hasta la fecha.
El título “literatura,” es usado por egiptólogos y estudiosos del antiguo
Oriente Próximo en general para englobar los géneros más dispares,
incluyendo textos administrativos, legales, tratamientos médicos, conjuros
mágicos, correspondencia, etc. En efecto, “literatura” puede comprender
todo lo escrito. Sin embargo, nuestro concepto actual de literatura se refiere
a textos que poseen ciertas características, como que el contenido sea
ficción, es decir, que lo descrito no tenga por qué coincidir con la realidad,
que el texto se interrelacione con otros, que el estilo sea más rico y
sugerente que el empleado en la comunicación cotidiana, etc.24
Los antiguos egipcios, desde los comienzos de su historia, practicaron
una muy amplia variedad de textos, cada uno con sus peculiaridades. Tal
vez debido a que los escribas no debían poseer un elevado grado de
especialización y empleaban sus habilidades para componer diversos tipos
de escritos, las influencias entre uno y otro género eran inevitables. Por
otro lado, debido a la disociación inicial entre el lenguaje hablado y el
escrito, la mayoría de los textos eran compuestos con un estilo muy
cuidado, muy distinto de la lengua vernácula.25 Por todo ello, en definitiva,
el término “literatura” ha de usarse, en lo que al antiguo Egipto se refiere,
con un criterio abierto y generoso. Los cuatro pilares del presente libro son,
en principio, ficción, pero todos ellos van arropados por fragmentos de
textos de muy diversa índole, con los que directa o indirectamente se
relacionan.
Si bien el origen de la escritura pudo responder a necesidades
económico administrativas, es en el ámbito religioso donde se impulsa el
desarrollo de la literatura en sus comienzos. Los himnos, oraciones, textos
ritualísticos y, sobre todo, las biografías póstumas, ofrecen la oportunidad
al escriba de mostrar veladamente su creatividad.26 Habiendo prendido
24 R. Parkinson, “Teaching, Discourses and Tales from the Middle Kingdom,” en S. Quirke
(ed.). Middle Kingdom Studies, Whitstable 1991, p. 91-122; A. Loprieno, “Defining
Egyptian Literature: Ancient Texts and Modern Literary Theory,” en Cooper – Schwartz
(eds.), The Study of the Ancient Near East in the Twenty-First Century, p. 213-231.
25 Sobre distintos tipos de diglosia en el antiguo Egipto, véanse los artículos de A.
Loprieno, “Linguistic variety and Egyptian literature,” y de P. Vernus, “Langue littéraire et
diglossie”, en Loprieno (ed.), Ancient Egyptian Literature: History and Forms, p. 515-529 y
p. 555-564, respectivamente.
26 J. Assmann, “Schrift, Tod und Identität: das Grab als Vorschule der Literatur im alten
Ägypten,” en J. Assmann et al. (eds.), Schrift und Gedächnis, Munich 1983, p. 64-93; A.
INTRODUCCIÓN 13
dentro del escriba el deseo de expresarse, ya sólo era cuestión de encontrar
el medio para plasmarlo. Las biografías van adoptando poco a poco formas
más narrativas y van aumentando los detalles que las individualizan. Las
biografías modélicas dirigidas a los sucesores del difunto y a la posteridad
en general abren paso a textos sapienciales o enseñanzas, en forma de
consejos de un padre a un hijo.27
Los monarcas no tardan en sumarse al progreso y encargan la ejecución
de inscripciones reales con texto narrativo acompañando al cuadro
iconográfico con sus títulos convencionales. La influencia de la religión y
de la monarquía estaba tan omnipresente en la vida intelectual o letrada de
la sociedad egipcia que todas las composiciones literarias, en el amplio
sentido de la palabra, tienen que ver de una u otra forma con la divinidad o
con la realeza.
Las biografías, las enseñanzas y los textos de ficción adquieren un
desarrollo notable a comienzos del segundo milenio a. C., incluso antes del
periodo llamado Reino Medio. Si bien el objetivo de las dos primeras
clases de textos es relativamente sencillo de deducir, el propósito de las
obras de ficción es hoy todavía discutible. Puesto que en todas ellas la
figura del monarca juega un papel relevante, si bien nunca llega a ser el
protagonista, una posibilidad es que su propósito fuera político, que
funcionaran como una herramienta propagandística articulada desde las
capas más altas de la sociedad. También podría ser al revés, que fueran un
medio para influir en la opinión de las altas esferas, de forma parecida a
como usara Hamlet el teatro. Sea como fuere, lo cierto es que las obras de
ficción se componían en un determinado ambiente político y social y su
mensaje iba dirigido a personas que vivían inmersas en la misma realidad
que el autor, con inquietudes similares a las de él, por lo que el contexto
histórico es siempre relevante para aproximarse a una obra, aunque ésta sea
ficción.28
Gnirs, “Die ägyptische Autobiographie,” en Loprieno (ed.), Ancient Egyptian Literature:
History and Forms, p. 191-241.
27 A. Loprieno, “Loyalty to the King, to God, to oneself,” en P. der Manuelian (ed.),
Studies in Honor of William Kelly Simpson, Boston 1996, p. 536-552. La mayoría de los
textos egipcios tienen la finalidad de instruir, bien mediante ejemplos concretos pero
impersonales (“si un hombre…;”, “si eres un…”), bien recurriendo a la experiencia personal,
presentándose uno mismo como un modelo a seguir. Sobre el conflicto que reflejan las
fuentes de hasta qué punto el pasado y las experiencias ajenas pueden ser de utilidad, ver P.
Vernus, Essai sur la conscience de l’Histoire dans l’Egypte pharaonique, París 1995.
28 Véase la Introducción de Posener, Littérature et politique dans l’Égypte de la XIIe
Dynastie; R. B. Parkinson, “Individual and Society in Middle Kingdom Lieterature,” en
Loprieno (ed.), Ancient Egyptian Literature: History and Forms, p. 137-155.
14 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Los textos estaban redactados por miembros de las capas privilegiadas
de la sociedad y destinados, en principio, para ser leídos por gente de su
misma categoría.29 Tan sólo el uno por ciento de la población estimada
para las distintas épocas de la historia antigua de Egipto debía estar
alfabetizada.30 Considerando que hubiera diversos grados de alfabetización,
los posibles semi-alfabetizados no superarían en todo caso el cinco por
ciento. Esto no quiere decir que la influencia de esa minoría capaz de leer y
escribir no fuera enorme sobre el resto de la sociedad. La sociedad egipcia
puede definirse como una sociedad letrada, donde la documentación escrita
jugaba un papel vital en el desarrollo de la actividad cotidiana.31 Los textos
literarios, sin duda, podían ser leídos en privado, pero existen indicios de
que era costumbre recitar en voz alta, por lo que el público de una
composición podía llegar a ser mucho mayor que el número de personas
capaces de entender el texto escrito.
Muchas de las composiciones a partir de mediados del segundo milenio
a. C. muestran signos de puntuación en tinta roja. Su función era separar las
frases para agilizar la lectura o facilitar su declamación. La puntuación
puede ser entendida también como una forma de separar versos. En efecto,
las composiciones literarias egipcias poseen métrica, pero eso no quiere
decir que tengan que ser necesariamente consideradas poesía, pues la prosa
también puede ser métrica o retórica.32
La literatura en sentido estricto, las composiciones de ficción, son la
expresión de la subjetividad y, paradójicamente, de la realidad, frente a la
canonización e idealización de la conducta que transmiten las enseñanzas y
las inscripciones conmemorativas. Los protagonistas de los cuatro relatos
que componen la columna vertebral de este libro son individuos bien
adaptados a la sociedad, pero cuyas circunstancias les separan del grupo.
En ese momento las normas de conducta aprendidas pierden todo su valor,
29 J. Baines, “Contextualizing Egyptian Representations of Society and Ethnicity,” en
Cooper – Schwartz (eds.), The Study of the Ancient Near East in the 21st Century, p. 339-
360.
30 J. Baines – Ch. Eyre, “Four Notes on Literacy,” Göttinger Miszellen 61 (1983) p. 65-94;
J. Baines, Man (N. S.) 18, p. 584. Su tesis es protestada por L. H. Lesko, “Some Coments on
Ancient Egyptian Literacy and Literati,” en S. Israelit-Groll (ed.), Studies in Egyptology
presented to Miriam Lichtheim, Jerusalén 1990, p. 656-667.
31 J. J. Janssen, “Literacy and Letters at Deir el-Medina,” en R. J. Demarée – A. Egberts
(eds.), Village Voices, Leiden 1992, p. 81-91.
32 J. Baines – Ch. Eyre, “Interactions between Orality and Literacy in Ancient Egypt,” en K.
Schousboe – M. T. Larsen (eds.), Literacy and Society, Copenhague 1989, p. 91-119; Ch.
Eyre, “Why was Egyptian Literature?,” en G. M. Zaccone – T. R. di Netro (eds.), Sesto
Congresso Internazionale di Egittologia, Turín 1993, II, p. 115-120.
INTRODUCCIÓN 15
y en ese momento se descubren como individuos. A pesar de perder las
referencias de su grupo, al encontrarse en un ambiente extraño, su identidad
como egipcios se reafirma. Los obstáculos que van superando en tierras
extranjeras hacen que aumente su valía personal y, a la vez, que crezca el
deseo de regresar felizmente a casa.33
La tierra de origen, Egipto, que al comienzo de las historias no es
especialmente ensalzada, al final se convierte en el lugar de descanso, a
donde hay que volver, y quedarse. Los extranjeros, que con tanto desdén se
les describe en los textos sapienciales y en las inscripciones
conmemorativas, son retratados con sosiego, sin radicalismos, como
personas.
El viaje es, desde la Antigüedad hasta hoy, una aventura, donde todo es
posible, donde todo se mezcla y se altera, lo bueno y lo malo. El viaje le
permite al narrador desdibujar la línea entre realidad y ficción, y le excusa
para escaparse de las estructuras establecidas y crear personajes y
situaciones a su gusto. El receptor, oyente o lector, se evade de su realidad
cotidiana de la mano del protagonista y, al igual que él, el viaje por tierras
extranjeras le confirma sus señas de identidad con su grupo y con su tierra.
ANTOLOGIAS DE LA LITERATURA EGIPCIA
A. Erman, Die Literatur der Aegypter, Leipzig 1923 (traducido al inglés
por A. M. Blackman, con introducción de W. K. Simpson, bajo el
título, The Ancient Egyptians. A Sourcebook of their Writings, Nueva
York 1966).
33 Sobre el extranjero y los viajes en la literatura egipcia: G. Posener, Littérature et
politique dans l’Égypte de la XIIe Dynastie, París 1969, p. 90; E. Blumenthal, Altägyptische
Reiseerzählungen, Leipzig 1984; A. Loprieno, Topos und Mimesis: zum Ausländer in
ägyptischen Literatur. Ägyptologische Abhandlungen 48, Wiesbaden 1988. El profesor J.
Baines tuvo la amabilidad de poner a mi disposición su copia de la tesis doctoral de G.
Moers, Der Aufbruch ins Fiktionale. Reisemotiv und Grenzüberschreitung in ägyptischen
Erzählungen des Mittleren und Neuen Reiches (Göttingen 1996), una versión de la cual se
publicará próximamente; por el momento véase su estudio “Travel as Narrative in Egyptian
Literature,” Lingua Aegyptia. Studia monographica 2, Göttingen 1999, p. 43-61. El tema
del viaje en la literatura de ficción fue apuntado también por J. Baines, “Interpreting
Sinuhe,” Journal of Egyptian Archaeology 68 (1982) p. 31-44. G. S. Greig, “The s∂m=f and
s∂m.n=f in the Story of Sinuhe and the Theory of the Nominal (Emphatic) Verbs,” en S.
Israelit-Groll (ed.), Studies in Egyptology presented to Miriam Lichtheim, Jerusalén 1990, I,
p. 336-342, cuestiona, sin embargo, que Sinuhé y Unamón sean ficción.
16 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
G. Lefebvre, Romans et contes égyptiens de l’époque pharaonique,
París 1949.
E. Bresciani, Letteratura e poesia dell’antico Egitto, Turín 1969.
W. K. Simpson (ed.), The Literature of Ancient Egypt, New Haven
1973.
M. Lichtheim, Ancient Egyptian Literature. A Book of Readings, 3 vols.,
Berkeley 1973/-76/-80.
R. B. Parkinson, Voices from Ancient Egypt, Londres 1991.
J. L. Foster, Echoes of Egyptian Voices: An Anthology of Ancient
Egyptian Poetry, Oklahoma 1992.
J. M. Serrano, Textos para la historia antigua de Egipto, Madrid 1993.
Texte aus der Umwelt des Alten Testaments III: Weisheitstexte, Mythen
und Epen. Mythen und Epen III, Gütersloh 1995.
W. W. Hallo (ed.), The Context of Scripture, Leiden 1997.
R. B. Parkinson, The Tale of Sinuhe and other Egyptian Poems, 1940-
1640 BC, Oxford 1997.
INTRODUCCIÓN 17

El Náufrago
2 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
EL NÁUFRAGO 3
Manuscrito
El relato llamado El Náufrago ha llegado hasta nosotros en tan sólo una
copia, escrita en papiro. El final del propio texto, sin embargo, informa
indirectamente que se realizó en la Antigüedad más de un ejemplar: “Su
desarrollo, de principio a fin, es tal y como se encontró escrito según el
escriba de hábiles dedos Amona hijo de Amoni …” En la actualidad no se
tiene noticia del lugar, ni de las circunstancias de su hallazgo.
El papiro fue redescubierto en el entonces Museo Imperial de San
Petesburgo por W. Golénischeff, quien lo dio a conocer a principios del
presente siglo.1 Recibió el número de inventario P. San Petesburgo 1115,
aunque es comúnmente conocido como Papiro Golénischeff y se encuentra
hoy en Moscú.
Su estado de conservación es bueno. Desde el punto de vista epigráfico,
lexicográfico y gramatical, puede fecharse en el periodo histórico llamado
Reino Medio, en la segunda mitad de la dinastía XII, a principios del siglo
XIX a. C.
El manuscrito mide 380 cm. de largo por 12 cm. de alto. El relato
comenzó a escribirse en columnas, sumando ciento veintitrés, para después
continuar escribiéndose en líneas horizontales, hasta cincuenta y tres. El
autor deja inacabada una columna de texto y cambia a la escritura
horizontal con la exclamación “¡Qué feliz es quien narra lo que ha sufrido,
cuando lo malo se pasa!,” que, en cierto modo, resume parte del trasfondo
de la historia. En la última página del rollo de papiro se retoma la escritura
en columnas, trece, incluyendo el colofón.
La opinión más extendida entre los egiptólogos que han estudiado el
texto es que disponemos de la versión íntegra de la composición literaria.
La polémica sobre su posible estado fragmentario gira en torno al
comienzo, ya que una nota del copista a modo de colofón establece
explícitamente el final del relato (vid. supra). El margen que precede a la
primera columna escrita del papiro es más reducido de lo habitual. Además,
la forma verbal de la oración con la que da comienzo la historia expresa un
nuevo tiempo en el discurso narrativo y, por tanto, supone que el autor ha
mencionado previamente otra acción de la que ésta es consecuencia directa
1 W. Golénischeff, Le conte du naufragé. Bibliothèque d’Étude II, El Cairo 1912; idem, Les
papyrus hiératiques nos. 1115, 1116A et 1116B de l’Ermitage impérial à St-Petersbourg,
San Petesburgo 1916, lám. 1-8.
4 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
o indirecta. En castellano, esta idea de continuación se expresa mediante un
adverbio, traduciéndose el comienzo: “El excelso asistente dijo entonces:
…” A pesar de las peculiaridades de formato y de gramática con las que da
comienzo el texto, la composición literaria no muestra ninguna carencia
inicial relevante, sino que tanto el estilo como el argumento presentan una
unidad en consonancia con el tema de fondo que el autor trata en su obra.
Esto ha motivado la revisión de la forma verbal que abre la narración,
reinterpretándola como un modo de introducir el estilo directo en egipcio:
“(Palabras) dichas por el excelso asistente: …”2
La transcripción jeroglífica estándar del original en hierático o letra
cursiva es la de A. M. Blackman, Middle Egyptian Stories. Bibliotheca
Aegyptiaca II, Bruselas 1932, p. 41-48, reproducida en A. de Buck,
Egyptian Reading Book, Leiden 1948, p. 100-106. El vocabulario
empleado es asequible y la sintaxis es relativamente sencilla, por lo que el
Náufrago es frecuentemente el primer texto literario con el que se enfrentan
los estudiantes de la lengua egipcia clásica. Aun así, incluye algunos
términos y formas verbales de difícil precisión. Entre los trabajos
dedicados a este breve relato, destacamos los siguientes: H. Goedicke, Die
Geschichte des Schiffbrüchigen. Ägyptologische Abhandlungen 30,
Wiesbaden 1974; D. Kurth, “Zur Interpretation der Geschichte des
Schiffbrüchigen,” Studien zur Altägyptischen Kultur 14 (1987) p. 167-179;
J. Baines, “Interpreting the Story of the Shipwrecked Sailor,” Journal of
Egyptian Archaeology 76 (1990) p. 55-72; A. Loprieno, “The Sign of
Literature in the Shipwrecked Sailor,” en U. Verhoeven – E. Graefe (eds.),
Religion und Philosophie im Alten Ägypten. Orientalia Lovaniensia
Analecta 39, Lovaina 1991, p. 29-46; P. Der Manuelian, “Interpreting ‘The
Shipwrecked Sailor’,” en I. Gamer-Wallert – W. Helck (eds.), Gegengabe.
Festschrift für Emma Brunner-Traut, Tübingen 1992, p. 223-233.
2 J. Baines, “Interpreting the Story of the Shipwrecked Sailor,” Journal of Egyptian
Archaeology 76 (1990) p. 55-72.
EL NÁUFRAGO 5
Contexto histórico
Durante el Reino Antiguo, a finales del tercer milenio a. C., se tiene
constancia de que se realizaron diversas campañas de aprovisionamiento de
materias primas en regiones que eran consideradas por los egipcios como
“territorio extranjero.” La mayoría de estos viajes son explícitamente
definidos como “misiones reales,” y su objetivo principal era la obtención
bien de minerales y piedras para adorno y para la construcción de edificios,
bien de productos exóticos y especias. Estas expediciones tenían carácter
esporádico y, por tanto, representaban un acontecimiento extraordinario
durante el reinado de un monarca.
En el Primer Periodo Intermedio, los contactos con extranjeros se
redujeron casi exclusivamente a los que tenían lugar en el valle del Nilo
con inmigrantes que se empleaban como mercenarios o que llegaban
ocasionalmente como comerciantes.
El Reino Medio, más concretamente la dinastía XII (ca. 1990-1820 a.
C.), supuso para Egipto un periodo de relativa estabilidad política dentro
del país. La monarquía se mostraba capaz de controlar los diferentes
poderes internos y de encauzar las fuerzas de los gobiernos locales.
Quedaban atrás años de conflictos entre el norte y el sur que mermaban las
fuerzas del país, obstaculizando cualquier plan de acción en el exterior.
La dinastía XII llevó a cabo un ostensible esfuerzo por salir fuera de las
fronteras naturales de Egipto y entablar contacto con las regiones
circundantes de una forma más provechosa, regularizando y formalizando
el aprovisionamiento de bienes de territorios extranjeros. Hasta hace poco
los egiptólogos sostenían, a la vista de las fuentes documentales a su
disposición, que en esta época los contactos con pueblos de Palestina
seguían siendo intermitentes, incursiones más bien militares en busca de
botín. Sin embargo, una inscripción redescubierta en Mit Rahina (Menfis)
ha arrojado nueva luz sobre el asunto, reproduciendo una lista de objetos
diversos que un rey de esta dinastía obtuvo de tierras de Palestina y ofreció
al culto de su antecesor y de otros dioses.3 Por otro lado, el comienzo de la
narración de la historia de Sinuhé hace referencia al esfuerzo de la
monarquía por someter a poblaciones del desierto líbico.
3 S. Farag, “Une inscription memphite de la XIIe dynastie,” Revue d’Égyptologie 32 (1980)
p. 75-82; J. Málek – S. Quirke, “Memphis 1991: Epigraphy,” Journal of Egyptian
Archaeology 78 (1992) p. 13-18; D. B. Redford, Egypt, Canaan, and Israel in Ancient
Times, Princeton 1993, p. 78-79.
6 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Nubia, al sur de la Primera catarata del Nilo, es sin duda la región que
recibió más atención y a donde la monarquía egipcia condujo más empresas
y de mayor envergadura para intensificar su presencia fuera de sus
fronteras. El testimonio más contundente de la política exterior al sur del
país son los restos arqueológicos de las fortalezas que se levantaron
siguiendo río arriba el curso del Nilo, sobre todo las ubicadas junto a la
Segunda catarata.4 Su objetivo, a la luz de un grupo de informes remitidos
desde allí a la ciudad de Tebas, era controlar el flujo de mercancías y la
migración nubia hacia Egipto.5 Una inscripción grabada sobre una estela
allí levantada dice así:6
Frontera sur establecida en el año octavo bajo la majestad del rey
de Egipto Jakauré (Sesostris III) -¡que viva por siempre!- para prevenir
que los nubios la traspasen navegando río abajo o por tierra, con
cualquier barca o rebaño nubios, excepto aquel nubio que venga a
comerciar en Iken (Mirgissa) como comisionado. Con éstos hay que
actuar correctamente, (pero) sin dejar que ninguna (otra) barca de
nubios pase por Heh (Semna) río abajo.
Un número considerable de inscripciones biográficas y de grafitos de
oficiales que tomaron parte en expediciones en busca de piedras, o especias
y productos exóticos documentan la intensa actividad desarrollada por la
administración de la corona egipcia en Nubia. Algunas de ellas mencionan
ciertas adversidades a las que tuvieron que hacer frente en la navegación
fluvial al sur de la Primera catarata; aspecto éste de interés puesto que la
circunstancia dentro de la cual se enmarca la historia central del Náufrago
es el regreso en barco de una misión real enviada a Nubia. Una inscripción
junto a la Primera catarata, en la isla de Sehel, dice así:7
4 B. G. Trigger, Nubia under the Pharaohs, Londres 1976, p. 67-68; W. Y. Adams, Nubia,
Corridor to Africa, Londres 1977, p. 165-166.
5 H. Smith, “The Semna Dispatches,” Journal of Egyptian Archaeology 31 (1945) p. 3-10.
6 Berlín 14753; Ägyptische Inschriften aus den königlichen Museen zu Berlin, I, Leipzig
1924, p. 255; R. Lepsius, Denkmaeler aus Aegypten und Aethiopien, Berlín 1849-1856, II,
p. 136; K. Sethe, Ägyptische Lesestücke, Leipzig 1924, p. 83.
7 Sethe, Lesestücke, p. 85. Una segunda inscripción, fechada en el año diecinueve del
reinado de Sesostris III, hace referencia a los problemas que sufrió una expedición real en
Nubia debido a la insuficiente profundidad del río en la Segunda catarata a finales de la
estación Ajet; vid. D. Dunham, Second Cataract Forts, II, Boston 1967, p. 33-34, lám. 25.
EL NÁUFRAGO 7
Año octavo bajo la majestad del rey Jakauré (Sesostris III) -¡que
viva por siempre!-. Orden de su majestad de realizar un nuevo canal. El
nombre del canal será ‘¡Buenos sean los caminos de Jakauré por
siempre!’ Después, su majestad proseguirá río arriba para derribar al
maldito Ku≈. De principio a fin, la longitud de este canal es de ciento
cincuenta codos,8 su anchura es de veinte y su profundidad de quince.
La historia central del relato del Náufrago, el naufragio, transcurre
durante una misión real con destino a Bia. La expedición se realiza por
barco y, por su tamaño, debía tratarse no de una embarcación fluvial, sino
de una embarcación adecuada para la navegación por mar. Nótese que la
anchura del barco del náufrago es exactamente el doble de la anchura del
canal realizado en la Primera catarata para que pudiera pasar una
expedición, según el texto arriba traducido.9
El significado literal del término traducido por “mar,” el medio sobre el
cual navega el barco en el relato, es literalmente “el gran verde-azul” y,
aunque su referente exacto ha sido y es objeto de debate entre
egiptólogos,10 su uso en El Náufrago deja poco margen a la polémica. La
observación del cielo y el reconocimiento de la línea costera, cualidades
destacadas en la tripulación, así como la posibilidad de que se formen olas
de más de cuatro metros de altura, son circunstancias propias de un medio
marino.
Bia es un topónimo algo impreciso, que hace referencia a tierras ricas en
minerales y piedras de especial valor para adorno y construcción de
edificios. Generalmente se identifica con el Sinaí, o con una región minera
o de canteras en esta península, Serabit el-Jadim o Magara, donde se han
encontrado inscripciones de esta época. Si la localización de Bia en el Sinaí
fuera cierta para el relato del Náufrago, ello implicaría que el naufragio
habría tenido lugar en el golfo de Suez. Una biografía póstuma inscrita en
8 El codo es una medida de longitud equivalente a 52,3 cm.
9 Sin embargo, bajo el reinado de Tutmosis I (ca. 1500 a. C.), un alto oficial construyó un
barco de ciento veinte por cuarenta codos para transportar dos obeliscos al templo de
Karnak; Urk. IV 56, 13-17.
10 Véase, por ejemplo, C. Vandersleyen, “Woe∂-wr Never Means the Sea,” en The
Archaeology, Geography and History of the Egyptian Delta in Pharaonic Times.
Discussions in Egyptology, Oxford 1989, p. 243-250; J. Vercoutter, “En realisant le
naufragé,” en S. Israelit-Groll (ed.), Studies in Egyptology presented to Miriam Lichtheim,
Jerusalén 1990, p. 1019-1024.
8 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
una tumba tebana de la dinastía XI destaca la actividad minera egipcia en el
Sinaí.11
El portador del sello bit, amigo único, el venerado, supervisor de
cantera, Jety, dice: soy portador del sello divino subyugando tierras
extranjeras. Cuando estaba en Bia, la inspeccioné, habiendo
atravesado la región de Chenhet. En las casas de Mehty, sellé sus
tesoros; en aquella colina de la ‘Casa del Horus de la colina [de
turquesas’, extraje] turquesas; en la galería de la ‘Casa del viajero’,
realicé otra galería, ‘Galería del Horus de […] en el que Horus mismo
(se) aparece. Habiéndome marchado en misión de este mi señor, llevé a
cabo lo que él deseaba.
Yo soy su emisario gemelo de su voluntad, hermano de su corazón.
He realizado para él lo que él quería, como se hace para un dios
mismo. Me enfrenté a los nómadas en sus países. Es el respeto a él lo
que hizo que yo amedrentara, es su influencia lo que hizo que yo
aterrorizara. Cuando llegaba a aquellos países, saludaban su poder:
“El amor a él ha emparentado la Dos Tierras para él, los dioses hacen
próspero su entorno.”
Volví con éxito a su palacio y le traje lo mejor de las tierras
extranjeras, consistente en: lingotes nuevos de Bat, lingotes brillantes
de Ihuiu, lingotes muy duros con turquesas de Herrut, lapislázuli de
Tefreret …
Expediciones al Sinaí están documentadas desde casi los comienzos de
la historia de Egipto; sin embargo, no se tiene constancia de que el viaje
hasta allí se realizara regularmente por barco. Aunque podrían haber
cruzado el golfo de Suez, otra posibilidad es que las expediciones al Sinaí
se realizaran por tierra, siguiendo algún wadi del delta oriental, como el
Wadi Tumilat. En las expediciones en busca de metales o piedras son
comunes ciertos títulos propios de oficiales de marina, pero éstos se
explican no como un reflejo del medio de transporte utilizado para el
desplazamiento, sino como préstamos de una esfera de la administración a
otra cuya organización interna presentaba similitudes. Como ejemplo de
11 A. H. Gardiner, “The Tomb of a Much-Travelled Theban Official,” Journal of Egyptian
Archaeology 4 (1917) p. 35-38; W. Schenkel, Memphis.Herakleopolis.Theben.
Ägyptologische Abhandlungen 12, Wiesbaden 1965, p. 283-284.
EL NÁUFRAGO 9
inscripción rupestre, traducimos a continuación un texto de época del rey
Amenemhat III grabado en Serabit el-Jadim:12
Apertura correcta de la galería llamada ‘Haciendo próspera a la
tropa, entregando lo que hay en ella’.
Año cuarenta y cuatro bajo la majestad del rey de Egipto, las Dos
Señoras Ichiiuattaui, el Horus Aabau, Nimaatré, elegido de Hathor,
señora de las turquesas -¡que se le conceda una vida eterna como la de
Re!-.
¡Oh vivos, quienes estáis sobre ≤la tierra≥ y venís a esta cantera
(bia)! Que vuestro rey perdure por vosotros, que vuestros dioses os
favorezcan y que alcancéis ≤la Residencia≥ con éxito. (A cambio) decid
vosotros: “Mil panes, cerveza y carne de vacuno y de ave, incienso,
ungüentos y todo aquello de lo que vive un dios, para el ka del
supervisor de cámara del Tesoro, Sobekherhab -¡que repita una buena
vida!-, hijo de la señora de la casa, Henut -(santa) inocente-.”
El supervisor de cámara Sobekherhab dice: “Abrí una galería para
mi señor y los peones volvieron al completo, sin ocurrir ninguna baja.”
Este oficial dice: “¡Oh asistentes reales de palacio! Alabad al rey y
ensalzad su poder. Adorad al rey y observad lo que ha surgido para él.
Las colinas muestran lo que hay en ellas, sacan a la luz sus profundos
secretos. Las colinas de tierras extranjeras portan sus obsequios, el
padre Geb los coloca sobre […] y Tachenen lo completa para él. El
portador del sello divino, supervisor de cámara del Tesoro,
Sobekherhab.”
Quien es semejante a Hathor, señora de la turquesa, dice: “Yo he
traído para ella una mesa de piedra-mesnet para ofrendas, lino de
calidad, lino blanco […] y lino-ins. Dirigí para ella ofrendas divinas de
pan y cerveza, carne de vacuno y de ave e incienso quemado. Realicé
para ella una fiesta, aprovisioné sus altares. Ella me guió con su buen
paso y doblé a cualquier viaje hasta este sitio, debido a lo que hice por
ella. Juro que he dicho la verdad.”
12 A. H. Gardiner – T. E. Peet – J. C£ernyOE, The Inscriptions of Sinai, Londres 19522, p.
79-80 (nº 53), fig. 17. Un estudio sobre las inscripciones que testimonian expediciones en
tierras extranjeras puede encontrarse en, E. Blumenthal, “Die Textgattung Expeditionbericht
in Ägypten,” en J. Assmann, et al. (eds.), Fragen an die altägyptische Literatur. Studien
zum Gedenken an Eberhard Otto, Wiesbaden 1977, p. 85-118; K. J. Seyfried, Beiträge zu
den Expeditionen des Mittleren Reiches in die Ost-Wüste. Hildesheimer Agyptologische
Beiträge 15, Hildesheim 1981.
10 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Bia es asociado, además de con el Sinaí, con otras regiones fuera del
valle del Nilo. Algunas inscripciones del Reino Medio relacionan
directamente Bia con Punt, o con zonas relativamente cercanas a este
último lugar. Aunque todavía existen discrepancias sobre la localización de
Punt (Eritrea, Yemen, etc.),13 estos documentos señalan que la navegación
por el mar Rojo era el medio comúnmente empleado para llegar hasta Punt.
La costa del mar Rojo desde donde partían las embarcaciones se alcanzaba
desde el valle del Nilo a través del Wadi Hammamat, que unía la ciudad de
Coptos con el lugar actualmente denominado Mersa Gawasis.14
En el Wadi Hammamat, una inscripción rupestre en una cantera relata la
misión real de Henu (dinastía XI):15
… [Su majestad (Montuhotep III) me] mandó para dirigir barcos a
Punt, para traerle mirra de los gobernantes jefes del desierto, debido a
que por tierras extranjeras había respeto por él. Salí […] habiendo
partido de Coptos por el camino que su majestad me había ordenado,
estando conmigo una tropa del Sur (…)
Alcancé el mar. Formé la flota y la conduje con todo aquello que
había preparado para ella: grandes raciones de ganado bovino y ovino.
Cuando regresé del mar, había conseguido lo que su majestad ordenó
que le trajeran, todos los productos que encontrase en las orillas de la
Tierra-de-dios.16 Bajé a Wag y a Rahenu, y le traje magníficos bloques
de piedra para estatuas del templo …
13 K. A. Kitchen, “Punt and How to Get There,” Orientalia 40 (1971) p. 184-205.
14 La biografía de Pepinajt-heqaib, a finales de la dinastía VI (ca. 2150 a. C.), es el único
documento que levanta ciertas dudas al respecto. En él se menciona que un alto oficial
preparaba un barco para ir a Punt en la “tierra de los cananeos” nómadas (<oemw nw ™ryw
≈<). Puede ser que en este caso el punto de partida hacia Punt fuera un área cercana a Suez.
Por otro lado, aunque mucho más tardío, el Papiro Harris, I 77, 8- 78, 1, señala
explícitamente que el rey Ramsés III (ca. 1190 a. C.) mandó una flota a Punt, llegando hasta
el mar Rojo desde Coptos; W. Erichsen, Papyrus Harris I. Bibliotheca Aegyptiaca V,
Bruselas 1933, p. 94, 9- 95, 6.
15 Lepsius, Denkmaeler, II, p. 154 a; J. Couyat- P. Montet, Les inscriptions hiéroglyphiques
et hiératiques du Ouadi Hammamat, El Cairo 1912, p. 81-84, lám. 31 (nº 114); Schenkel,
Memphis.Herakleopolis.Theben, p. 253-258; M. Lichtheim, Ancient Egyptian
Autobiographies chiefly of the Middle Kingdom. Orbis Biblicus et Orientalis 84, Friburgo
(Suiza) 1988, p. 52-54.
16 El topónimo que literalmente se traduce como “Tierra-de-dios,” toe-n©r, es asociado en
diversas inscripciones con Punt; ejemplo de ello es la narración de la expedición que mandó
al Punt la reina Hat≈epsut (ca. 1480 a. C.); vid. infra Comentario, II.
EL NÁUFRAGO 11
Henu menciona, además, que reclutó a tres mil hombres para esta
misión, a quienes alimentó y proveyó de sandalias. Excavó quince pozos
para obtener agua en su ruta hasta el mar Rojo. Una inscripción sobre una
estela de piedra hallada cerca de Mersa Gawasis,17 donde el Wadi
Hammamat alcanza el mar Rojo, informa que un alto oficial a las órdenes
de Sesostris I, Antefiker, construyó una flota en Coptos para llegar hasta
Bia-Punt. El mismo texto, más adelante, señala que la flota fue construida
(¿de nuevo?) sobre la orilla del mar. Otra estela de la misma época
(dinastía XII), proveniente del mismo lugar en la costa, informa del exitoso
regreso del Punt de un alto funcionario, Jentijetiwer, junto con su tropa y su
flota. La relación entre Bia y Punt aparece también en el relato del
Náufrago: el destino final de la expedición es Bia pero, por otro lado, la
isla alcanzada por el superviviente es el lugar de residencia del gobernador
de Punt, como así se autodefine la Serpiente.18
Pasajes de estas inscripciones sirven, no sólo para documentar el
contexto histórico del relato del Náufrago, sino también como paralelos
narrativos de expediciones fuera del valle del Nilo, aunque el objetivo de
éstas fuera informar sobre un hecho real.
17 A. M. Sayed, “Discovery of the Site of the 12th Dynasty Port at Wadi Gawasis,” Revue
d’Égyptologie 29 (1977) p. 138-178.
18 La biografía de Harjuf (ca. 2150 a. C.) menciona Punt como el lugar de origen de un
pigmeo que fue llevado a Egipto hacía más de un siglo. Así, el monarca de entonces, el
adolescente Pepi II, manifiesta que desea ver a un pigmeo, en este caso procedente de Yam,
más que cualquier regalo de Bia-Punt; vid. infra Contexto Literario de Sinuhé.
12 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Estela de Jentijetiwer,
levantada a orillas del mar
Rojo, en Wadi Gasus, bajo
la dinastía XII
(Gulbenkian Museum,
Durham).
EL NÁUFRAGO 13
Contexto literario
El Reino Medio, y especialmente la dinastía XII, fue un momento
álgido en la historia de la lengua y de la literatura del antiguo Egipto. La
lengua había entonces alcanzado una considerable riqueza expresiva y, a su
vez, un suficiente grado de uniformidad y consenso entre los escribas.
Estos dos valores, junto con su desarrollo literario, convirtieron al estadio
de la lengua de aquellos momentos en el egipcio clásico aún para los
propios egipcios de épocas posteriores.
La biografía y la literatura sapiencial son, junto a la ficción narrativa,
los géneros que aparecen reflejados de forma más patente en el relato del
Náufrago. Sobre el primero de ellos se discutirá más ampliamente cuando
se trate el contexto literario de Sinuhé. Baste aquí señalar que las biografías
no poseían el carácter narrativo que tiene el relato y que, en ningún caso,
introducen el diálogo entre los personajes involucrados en la acción. Bien
es verdad que la biografía había experimentado hasta entonces una notable
evolución: de una mera relación del cursus honorum del personaje en
cuestión, a una descripción tanto de sus funciones administrativas como de
su carácter y personalidad en el desempeño de sus deberes sociales. En
aquellos casos en los que una biografía destaca una misión concreta que el
individuo había ejecutado con éxito, la inscripción se limita a extractar el
decreto real con las instrucciones, informar del resultado final positivo y,
tal vez, mencionar alguna hazaña sobresaliente durante su desarrollo.
Puesto que el objetivo de la biografía era ensalzar la personalidad de un
difunto, con el fin de justificar que éste mantuviera su estatus social en el
Más Allá, las vicisitudes durante la realización de misiones que no
contribuyeran a tal efecto eran desestimadas. Así, en el relato del Náufrago,
la influencia del género biográfico se reduce básicamente al comienzo y
final de la historia del protagonista.
Tal vez esté relacionado con el desarrollo del género biográfico el auge
que cobra en esta época el culto al dios Osiris, juez supremo en el mundo
de ultratumba. En su templo de Abidos se levantaron capillas familiares y
numerosas estelas con inscripciones biográficas.19 Los textos explicitan
19 W. K. Simpson, The Terrace of the Great God at Abydos, New Haven 1974. El número
de monumentos funerarios dentro del recinto sagrado creció de tal forma que, en la dinastía
XIII, el rey Neferhotep publicó un decreto para reorganizar el espacio y dejar un camino
libre por donde pudieran pasar las procesiones de las fiestas religiosas; cf. W. Helck,
Historisch-biographische Texte der 2. Zwischenzeit und neue Texte der 18. Dynastie,
14 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
que la intención del dedicante es permanecer junto a los ancestros y
próximo a la divinidad, con el fin de presenciar los rituales y disfrutar de
las ofrendas que fueran llevadas ante el altar mayor.20
En cuanto a esta estela que he levantado en el desierto de tierrasanta,
en medio de los padres, quienes moldearon mi carne, los nobles
del primer día, dueños de los monumentos como veteranos del cargo,
los primeros en actuar ≤en≥ la orilla de Heket desde los tiempos de
Geb, la he levantado para consolidar mi posición entre ellos.
Después de la sección biográfica, las inscripciones incluyen a menudo
una serie de deseos que se espera tengan lugar en el tránsito del difunto al
Más Allá. Al portador del sello bajo los reyes tebanos Intef II y III, Chechi,
se le desea:21
Que él cruce el firmamento, atraviese el cielo,
que ascienda hacia el Grandísimo,
que sea enterrado en paz en el Occidente.
Que el desierto le abra su regazo, el Occidente le ofrezca sus manos,
que él llegue hasta los magistrados divinos,
que los grandes de Abidos le digan, “¡Bienvenido!”
Que se le eche una mano en la barca-ne≈met en los caminos de
Occidente,
que viaje con éxito hasta el horizonte, hasta donde está Osiris,
que abra los caminos que quiera hasta los portales de tierra-santa.
Que quienes nadan en la abundancia le ofrezcan sus prebendas
en la carrera hacia la concesión de ofrendas,
que su ka esté con él y sus ofrendas delante,
el venerado Chechi.
El género sapiencial o didáctico forma parte, junto con la biografía, del
marco que arropa el relato del protagonista, argumento principal de la
Wiesbaden 1975, p. 18-19; A. Leahy, “A Protective Measure at Abydos in the Thirteenth
Dynasty,” Journal of Egyptian Archaeology 75 (1989) p. 41-60.
20 Estela de Wepwawetaa. Leiden V 4; Sethe, Lesestücke, p. 72; Lichtheim,
Autobiographies, p. 76.
21 A. M. Blackman, “The Stele of Thethi. Brit. Mus. No. 614,” Journal of Egyptian
Archaeology 17 (1931) p. 57; J. J. Clère – J. Vandier, Textes de la Première Période
Intermédiaire et de la XIème dynastie. Bibliotheca Aegyptiaca X, Bruselas 1948, p. 16;
Hieroglyphic Texts from Egyptian Stelae… in the British Museum, I, Londres 1961, p. 49-
52; Schenkel, Memphis.Herakleopolis.Theben, p. 106-107; Lichtheim, Autobiographies, p.
48.
EL NÁUFRAGO 15
narración. No se quiere decir con ello que en el relato éstos cumplan una
función marginal, sino todo lo contrario. El tema del argumento no puede
desvelarse sin relacionar el texto tanto con las biografías como con las
enseñanzas de la época, pues éstas le otorgan un carácter moral, haciendo
transcender la influencia de las acciones de un individuo hacia su futuro.
La enseñanza del Náufrago no aparece explícita, sino que la narración
del protagonista figura como una parábola, de la que su interlocutor, pero
realmente el lector/oyente, ha de extraer el mensaje transmitido. La
parábola no es común en el género sapiencial de esta época, donde la
enseñanza se introduce utilizando el modo imperativo, o se expresa
mediante conjunciones condicionales en segunda persona. El tono más
suave al que descienden las enseñanzas es a referirse a un sujeto
impersonal o abstracto, “si un hombre …,” construcción con claras
connotaciones jurídicas.
Por otro lado, un texto sapiencial cronológicamente anterior, las
Instrucciones para el rey Merikaré, incluye pasajes retrospectivos en
primera persona. La experiencia personal como forma de instruir en el
modo de proceder en una situación similar aparece ya más desarrollada en
una composición de la dinastía XII, las Instrucciones del rey Amenemhat a
su hijo Sesostris.
Las biografías tenían como objetivo servir al difunto en su vida en el
Más Allá. Por ello, se emplazaban dentro de un contexto funerario y se
inscribían en piedra para que perdurasen por siempre. Las enseñanzas, al
igual que las composiciones puramente literarias, como las que constituyen
el eje central del presente volumen, se escribieron y copiaron sobre
material generalmente perecedero, pues estaban dirigidas a influir de un
modo u otro a los hombres en vida, a modificar o reafirmar la conducta de
los potenciales lectores/oyentes contemporáneos.
Las últimas palabras del asistente a su capitán, “Escucha mi discurso.
Bueno es que la gente escuche,” añaden un tono paternalista a su
intervención y reproducen una de las ideas centrales del género sapiencial.
En el epílogo de las Instrucciones del visir Ptahhotep a su hijo se encuentra
el siguiente pasaje:22
… escuchar bien es hablar bien.
Quien escucha obtiene beneficio,
escuchar es beneficioso para el que escucha.
Escuchar es mejor que cualquier cosa,
(pues) genera la buena elección.
22 Papiro Prisse XVI 4-7; Z.
ába, Les Maximes de Pta™™otep, Praga 1956, p. 58-59 (nº 537-546).
16 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
¡Qué bueno es que un hijo acepte lo que su padre dice!
(pues) con ello surgirá para él una (honorable) senectud.
Elegido de dios es quien escucha;
quien no escucha es alguien aborrecido por dios.
El Náufrago posee una peculiaridad desconcertante cuando se compara
con textos del género sapiencial. La enseñanza va dirigida a un personaje
de rango superior, mientras que en este género se dirigen siempre a alguien
inferior o al sucesor en el cargo de quien la imparte. Esta originalidad
añade humanismo y espontaneidad al relato y, por tanto, realismo.23 Otros
textos literarios que han llegado hasta nosotros de la misma época que El
Náufrago tienen como protagonista a un personaje en apariencia normal,
pero con cualidades excepcionales, que de alguna manera instruye a otro de
estatus superior, al rey, como son los cuentos contenidos en el Papiro
Westcar, o La profecía de Neferti. Uno de los cuentos del Papiro Westcar24
relata cómo el sabio y mago Yedi, extraído de su entorno humilde y rural
por el príncipe Hordedef, anuncia al rey Keops del nacimiento de tres
futuros reyes de Egipto, quienes comenzarán una nueva dinastía. El autor
de la narración literaria convierte la supuesta profecía en un relato mítico.
Entonces dijo la [majestad del rey] Keops -(santo) inocente-
– Se dice que tú sabes el número de los aposentos privados del
santuario de Tot.
– ¡Ojalá! Yo no sé su número -dijo Yedi- Oh soberano, mi señor.
Pero sé donde está.
– ¿Dónde?
– Hay un cofre de sílex en la Inspectoría en On. Está en ese cofre.
≤- Ve y tráemelo.≥
– ¡Oh soberano, mi señor! No soy yo quien te lo traerá.
– ¿Quién me lo traerá entonces?
– El mayor de los tres hijos que están en el vientre de Rudyedet, él te
lo traerá.
23 Una máxima de Ptahhotep parece referirse a los beneficios que pueden derivarse de
aconsejar bien a un superior; cf.
ába, Maximes, p. 48-49 (nº 399-414). Sobre la ironía que subyace en el relato, cf. B. Bryan,
“The Hero of the ‘Shipwrecked Sailor’,” Serapis 5 (1979) p. 3-13.
24 Papiro Berlín 3033: 9, 1- 11, 3; Sethe, Lesestücke, p. 31-34; A. de Buck, Egyptian
Reading Book, Leiden 1948, p. 82-85; A. M. Blackman, The Story of King Kheops and the
Magicians, Whitstable 1988, p. 11-14. Una reflexión general puede encontrase en H.
Goedicke, “Thoughts about the Papyrus Westcar,” Zeitschrift für Ägyptische Sprache 120
(1993) p. 23-36.
EL NÁUFRAGO 17
– La quiero. Pero, ¿quién es ella, Rudyedet?
– Es la mujer de un sacerdote-uab de Re señor de Sajebu, y está
preñada de tres hijos de Re señor de Sajebu. Él le dijo a ella: “Ellos
ejercerán el (más) digno cargo en toda esta tierra. El mayor de ellos
ejercerá la función de sumo sacerdote en On.”25
Su majestad se disgustó mucho con ello. Yedi dijo entonces.
– ¿Qué pasa? Oh soberano, mi señor ¿Es por los tres niños? Yo digo
que (primero) será tu hijo, luego su hijo y luego uno de ellos.
– ¿Cuándo parirá Rudyedet?
– Parirá el día diecisiete del primer mes de Peret.26
– ¡Cuándo las orillas del canal Intiu están separadas! Lo atravesaré
yo mismo y veré el templo de Re señor de Sajebu.
– Entonces haré que surja agua de cuatro codos de altura sobre las
orillas del canal Intiu.
Su majestad se marchó hacia su palacio y dijo: “Haced que Yedi
sea conducido a la casa del príncipe Hordedef, que se quede con él y
que su ración consista en mil panes, cien jarras de cerveza, un buey y
cien unidades de vegetales.” Todo se hizo como ordenó su majestad.
Llegó el día en el que Rudyedet sentía dolores. Su parto era difícil.
Entonces la majestad de Re señor de Sajebu le dijo a Isis, a Neftis, a
Mesjenet, a Heket y a Jenum: “Id y ayudad a que Rudyedet para los
tres hijos que tiene en su vientre y que ejercerán el (más) digno cargo
de toda la tierra. Ellos construirán vuestras capillas, proveerán
vuestros altares, repetirán vuestras libaciones, aumentarán vuestras
ofrendas.”
Marcharon estos dioses, después de transformar su apariencia en
bailarinas, y junto a ellas Jenum con una caja(?). Llegaron a la casa de
25 On era el centro principal de culto al dios solar Re, en la tradición griega llamado
Heliópolis. Esta ficción literaria hace referencia a la estrecha relación entre el culto a Re y
la dinastía V, reflejada, por ejemplo, en la edificación de los llamados templos solares de
Abu Gurab, en las cercanías de las pirámides de los reyes que integraron esta dinastía.
26 El año del calendario egipcio se dividía en tres estaciones que originariamente coincidían
con el ciclo agrícola y la fluctuación del cauce del Nilo. Cada estación se dividía en cuatro
meses de treinta días. Al final del año se celebraban cinco días apéndice (epagómenos),
completando un año de trescientos sesenta y cinco días. Al no tener año bisiesto, con el
paso del tiempo el referente agrícola de los nombres de las estaciones del calendario civil se
fue desajustando del ciclo natural, por lo que no se considera conveniente traducir su
nombre en la cita de fechas.
18 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Reuser, y se lo encontraron con el vestido patas arriba. Le presentaron
sus collares27 y sistros, y él les dijo:
– Mujeres mías, mi esposa es quien está sufriendo. Difícil es su
parto.
– Déjanos verla -dijeron ellas-. Sabemos cómo ayudarla en su parto.
– Pasad.
Entraron frente a Rudyedet y cerraron la habitación con ellas
dentro. Isis se colocó entonces delante de ella, Neftis detrás y Heket
atendía los partos. Isis dijo entonces: “No seas tan poderoso en su
vientre como tu nombre, el Poderoso.”28 Salió entonces este niño en sus
brazos. Era un niño de un codo (de alto), de complexión firme, sus
huesos revestidos de oro, su pelo de verdadero lapislázuli. Ellas le
lavaron, habiéndole cortado el cordón umbilical y puesto sobre un
almohadón. Mesjenet se le acercó y dijo: “Un rey que ejercerá la
realeza en toda la tierra.” Jenum, mientras tanto, le robusteció su
cuerpo.
Isis se colocó delante de ella, Neftis detrás y Heket atendía los
partos. Isis dijo: “No patalees tanto en su vientre como tu nombre, el
Allegado de Re.”29 Salió entonces este niño en sus brazos. Era un niño
de un codo, de complexión firme, sus huesos revestidos de oro, su pelo
de verdadero lapislázuli. Ellas le lavaron, habiéndole cortado el cordón
umbilical y puesto sobre un almohadón. Mesjenet se le acercó y dijo:
“Un rey que ejercerá la realeza en toda la tierra.” Jenum, mientras
tanto, le robusteció su cuerpo.
Isis se colocó delante de ella, Neftis detrás y Heket atendía los
partos. Isis dijo: “No estés tan oscuro en su vientre como tu nombre, el
Oscuro.”30 Salió entonces este niño en sus brazos. Era un niño de un
codo, de complexión firme, sus huesos revestidos de oro, su pelo de
verdadero lapislázuli. Ellas le lavaron, habiéndole cortado el cordón
umbilical y puesto sobre un almohadón. Mesjenet se le acercó y dijo:
27 El collar-menat era utilizado, además de como adorno personal, como instrumento
musical. Al final del relato de Sinuhé este tipo de colgante es empleado por los príncipes
para acompañar un himno que le dedican al monarca.
28 El autor llama a los tres recién nacidos con nombres que sonaban parecido a los de los
tres primeros reyes de la dinastía V, para ayudar al público a interpretar la historia. Wsr es
un término que se refiere al poder de una persona derivado de su estatus social. Es, además,
el elemento principal de uno de los nombres adoptado por el primer rey de la dinastía, Wsr
koe.f, es decir, Userkaf.
29 Soe™w R<, el rey Sahuré.
30 El término para oscuridad es kkw, y el nombre del tercer rey es Koekoey, más conocido
por Neferirkaré, otro de sus nombres.
EL NÁUFRAGO 19
“Un rey que ejercerá la realeza en toda la tierra.” Jenum, mientras
tanto, le robusteció su cuerpo.
Este fragmento del tercer relato del Papiro Westcar es interesante, entre
otras razones, por sus semejanzas con El Náufrago. Desde el punto de vista
estilístico, ambas composiciones literarias combinan la narración con el
diálogo y enlazan varias historias partiendo de un elemento común. Los
autores de los dos textos recurren a la repetición de situaciones y de pasajes
cortos, con el posible objetivo de ayudar al oyente a seguir la trama
argumental. También pudiera ser esta característica el reflejo de un posible
origen oral e incluso declamatorio de los textos en cuestión. Los dioses del
Papiro Westcar cambian su apariencia para entrar en contacto con los
humanos, suceso que nos recuerda que la apariencia de los dioses es
meramente circunstancial y, por tanto, susceptible de mutaciones, lo que a
su vez puede ayudar a comprender la figura de la Serpiente que dialoga con
el náufrago. La descripción física de la Serpiente, aparte de su tamaño y del
hecho en sí de ser un reptil, responde a categorías humanas y coincide en
gran medida con la descripción de los hijos de Rudyedet, futuros reyes de
Egipto.
20 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Traducción
El excelso asistente dijo entonces:
Alégrate, capitán. ¡Mira! Hemos llegado a la Residencia.31 Se ha
alcanzado la orilla, se ha atracado, el cabo de proa se ha amarrado a tierra
firme, se ha dado gracias y dios ha sido alabado, cada hombre abrazando a
su compañero. Nuestra tripulación ha vuelto sana y salva, no ha habido
ninguna baja entre nuestra tropa. Hemos alcanzado los confines de Wawat,
hemos sobrepasado Senmut.32 ¡Míranos! Hemos regresado con éxito,33 a
nuestra tierra hemos llegado.
Escúchame, capitán, (pues) soy alguien que no exagera. Lávate; vierte
agua sobre tus dedos. Responde a lo que te pregunten; háblale al rey (con)
el corazón en tu mano, responde sin titubear. El discurso del hombre es lo
que le salva; su palabra provoca compasión hacia él.
Tú harás lo que creas oportuno, es inútil lo que yo te diga, (pero) te
contaré algo que me sucedió a mí.
Por el soberano, marché hacia Bia,34 descendí al mar con un barco de
ciento veinte codos de largo y cuarenta codos de ancho35 y una tripulación
de ciento veinte hombres de entre lo selecto de Egipto. Ellos observaban el
cielo y la costa, eran más valientes que leones, predecían un vendaval antes
de que llegara, una tormenta antes de que se formase.
Una tormenta vino cuando estábamos en (alta) mar. Antes de que
pudiéramos alcanzar tierra, se levantó el viento, arreciaba y había olas de
ocho codos. Me golpeé con el palo. Cuando el barco se hundió, no quedó
nadie de los que estaban en él.
31 Término ambiguo que denomina el lugar que le es propio a uno. Según el contexto, hace
referencia a “Egipto,” “la capital,” “la corte real o palacio,” “patria,” “hogar.”
32 Wawat es un topónimo de difícil precisión, que corresponde a la baja Nubia, al sur de la
Primera catarata del Nilo. Senmut se identifica con la isla de Bigeh, en la Primera catarata.
33 La expresión egipcia es literalmente “en paz.” Se utiliza muy frecuentemente en
inscripciones de oficiales que dirigieron o participaron en campañas fuera de Egipto. En
este contexto se refiere al feliz término de un viaje. La construcción adverbial no significa
“pacíficamente,” sino “satisfactoriamente,” “felizmente.”
34 Bia, como sustantivo, se emplea para denominar aquello que es maravilloso, exótico, o
que brilla, como objetos de bronce, minerales y piedras. Por extensión, denomina una
cantera o región minera y, como topónimo, se identifica en ciertas inscripciones con el
Sinaí, u otra región fuera del valle del Nilo rica en materias primas.
35 La embarcación mediría unos 62,76 x 20,92 metros.
EL NÁUFRAGO 21
Yo fui arrastrado a una isla por las olas del mar. Pasé tres días solo, mi
corazón como único compañero; dormí en una choza de palos, abracé la
sombra.36 Entonces, estiré las piernas para ver qué era lo que podría
llevarme a la boca. Encontré higos y uvas, todo tipo de verduras y frutas,
higos de sicomoro maduros y verdes, pepinos como si hubieran sido
cultivados, peces y patos; no había nada que no estuviera en su interior. Me
aprovisioné y (hasta) dejé en el suelo por ser demasiado sobre mis brazos.
Corté leña, encendí una hoguera y realicé un holocausto para los dioses.
De repente, oí un estruendo. Pensé que eran las olas del mar, (pero) las
ramas se quebraban y la tierra temblaba. Destapé mi rostro y descubrí que
era una Serpiente y que estaba aproximándose. Tenía treinta codos, su
barba era de más de dos; su cuerpo estaba recubierto de oro, sus cejas de
lapislázuli.37 Estaba inclinada hacia delante. Me habló, mientras yo estaba
postrado ante ella, y me dijo:
– ¿Qué te ha traído? hombre38 ¿Qué te ha traído? Si tardas en decirme
qué te ha traído a esta isla, te convertiré en cenizas, en alguien aún no
visto.39
– Me hablas y (sin embargo) no lo escucho. Estoy frente a ti y no me
conozco.
36 La sombra, tanto en los textos egipcios como en los de Mesopotamia o Siria-Palestina,
posee la connotación de protección; estar bajo la sombra de alguien significa estar bajo su
protección.
37 La palabra para serpiente en el texto egipcio es masculina, lo que concuerda con el rasgo
físico mencionado de la barba. Este aspecto es importante para comprender la naturaleza de
la serpiente, estudiada en el Comentario que sigue a la Traducción. Nótese, por otro lado,
que la barba (Δbswt) es un rasgo físico característico de los habitantes del Punt; cf. Urk. IV
345, 14-15; pasaje traducido en el Comentario II.
38 El término n∂s es traducido de diversas formas según el contexto: “ciudadano,”
“persona,” “plebeyo” o “paria,” etc. Se refiere, en líneas generales, al relativo estatus de
inferioridad de una persona con respecto a otra que es mencionada explícita o
implícitamente en el texto.
39 Convertir a alguien en cenizas es una expresión figurativa utilizada en textos del antiguo
Egipto para referirse al castigo de un inferior por desacato a la autoridad. Se encuentra con
mayor frecuencia en inscripciones reales de la segunda mitad del segundo milenio a. C., en
la descripción de la aniquilación de oponentes extranjeros. El rey egipcio convierte en
cenizas a sus enemigos por medio de la llama que lanza la serpiente (uraeus) de su corona.
Dichas inscripciones señalan como acción semejante a convertir a alguien en cenizas el
convertirlo en “inexistente,” expresión que explica la amenaza dirigida al náufrago de
convertirle en “alguien aún no visto.” Ver a este respecto, A. Leahy, “Death by Fire in
Ancient Egypt,” Journal of the Economic and Social History of the Orient 27 (1984) p. 199-
203.
22 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Me cogió, entonces, en su boca y me llevó a su guarida. Me posó sin
golpearme. Estaba sano y sin herida. Me habló, mientras yo estaba
postrado, y me dijo:
– ¿Qué te ha traído? hombre ¿Qué te ha traído a esta isla del mar, a
cuyos dos lados hay agua?
Respondí, encogidos mis brazos delante de ella,40 diciéndole:
– Yo descendí a Bia en misión del soberano, con un barco de ciento
veinte codos de largo, cuarenta de ancho, y con ciento veinte marineros de
entre lo selecto de Egipto. Ellos observaban el cielo y la costa, eran más
valientes que leones, predecían un vendaval antes de que llegara, una
tormenta antes de que se formase. Cada uno de ellos era más valiente y más
fuerte que su compañero; no había ningún incapaz entre ellos.
Una tormenta vino cuando estábamos en (alta) mar. Antes de que
pudiéramos alcanzar tierra, se levantó el viento, arreciaba y había olas de
ocho codos. Me golpeé con el palo. Cuando el barco se hundió, no quedó
nadie de los que estaban en él excepto yo. Mírame, estoy junto a ti. Fui,
entonces, traído a esta isla por las olas del mar.
– No temas, hombre. No palidezcas. Has llegado a mí. ¡Mira! Dios ha
sido quien ha permitido que tú vivas, él te ha traído hasta esta isla del ka.
No hay nada que no esté en su interior, está llena de todo lo bueno. Pasarás
mes tras mes hasta completar cuatro meses en esta isla. Entonces, un barco
vendrá de la Residencia con marineros que tú conoces. Marcharás con ellos
a la Residencia; morirás en tu ciudad.
¡Qué feliz es quien narra lo que ha sufrido, cuando lo malo se pasa! Te
contaré algo que me sucedió a mí en esta isla. Yo estaba junto con mis
hermanos, entre ellos algunos muy jóvenes, un total de setenta y cinco
Serpientes entre mis hijos y hermanos, sin mencionarte a mi hija menor que
me llegó en súplica.41 De repente cayó una estrella y nos abrasamos.
Ocurrió que yo no estaba junto con los quemados, no estaba entre ellos.
Estaba yo muerto en lugar de ellos <-pensaba->, cuando los encontré en un
montón de cadáveres.42
40 Pose que adoptan los egipcios, bien de rodillas, bien de pie, cuando se dirigen a personas
de estatus superior o a divinidades.
41 No parece estar muy claro a qué se refiere la Serpiente con esta indicación. El príncipe
predestinado, véase Capítulo III, es también producto de la intervención divina, Nótese a
este respecto que para Ptahhotep los hijos son una gracia de dios; cf.
ába, Maximes, p. 31, 64 (nº 197-198, 633).
42 Esta última frase es generalmente interpretada como si la Serpiente se muriera (de pena)
al encontrar a sus familiares como un montón de cadáveres. Este uso metafórico de la
palabra “muerte,” sin embargo, no está atestiguado en otros textos egipcios. El problema
reside en la interpretación del uso causal de la preposición n, “por ellos.” La traducción aquí
EL NÁUFRAGO 23
Si tú eres valiente, tienes coraje y confianza, te abrazarás con tus hijos,
besarás a tu mujer, verás tu casa. Es lo mejor que hay. Llegarás a la
Residencia y allí permanecerás junto con tus hermanos.
Yo estaba postrado, besé el suelo frente a ella y le dije:
– Mencionaré tus poderes al soberano, haré que él conozca tu grandeza,
que te sean traídos los aceites de ofrendas, las especias y el incienso que
satisfacen a todos los dioses de los templos. Narraré lo que me ha sucedido,
lo que he presenciado, tus poderes. Se dará gracias a dios por ti en la
ciudad delante de los magistrados de la tierra entera. Sacrificaré por ti patos
y bueyes como holocausto. Haré que te sean traídos barcos cargados con
todo lo valioso de Egipto, como se hace para un dios que ama a la gente43
en una tierra lejana que la gente no conoce.
Se rió de mí, de lo que yo había dicho, pues eran simplezas para ella.44
– La mirra no es abundante contigo, ni cualquiera de las formas de
incienso. Yo soy, sin embargo, el gobernador del Punt. La mirra me
pertenece. Aquellos aceites que tú dijiste que traerían son, precisamente, lo
(más) abundante en esta isla. Además, cuando tú te alejes de este lugar, no
volverás a ver esta isla, la cual se transformará en olas.
Aquel barco vino, como ella anunció anteriormente. Yo fui y me subí a
una rama elevada y reconocí a los que estaban en él. Entonces, marché a
comunicarlo, y descubrí que ella ya lo sabía. Me dijo:
– ¡Salud! hombre. A tu casa, y que veas a tus hijos. Deja bien mi nombre
en tu ciudad. ¡Mira! mis posesiones están contigo.
Yo me postré, mis brazos encogidos delante de ella. Me dio, entonces,
un cargamento de mirra, aceites, especias, perfume, cohl, tiras de jirafa,
muchos terrones de incienso, colmillos de elefante, perros, monos y
mandriles y demás cosas valiosas. Lo transporté al barco y, cuando me
postré para dar gracias a dios por ella, entonces me dijo:
– Llegarás a la Residencia en dos meses, te abrazarás con tus hijos,
prosperarás en la Residencia <hasta> tu enterramiento.
ofrecida se basa en la estructura sintáctica de las dos cláusulas que componen la frase:
<™<.n.i+estativo.kw + s∂m.n.i. Esta misma construcción, y en primera persona singular,
aparece varias veces en este mismo texto, y en todas no hay duda de que la primera acción
mencionada es anterior a la segunda, es decir, que la acción de morirse (la Serpiente) es
anterior a la acción de encontrar (la Serpiente) el montón de cadáveres de sus allegados.
43 El término egipcio rm©, en algunos contextos, puede denominar específicamente gente
de Egipto versus extranjeros, como en el presente texto, pero en sí mismo no contiene
ninguna especificación sobre el referente.
44 Literalmente “en su corazón.” Nótese que el corazón era la parte del cuerpo donde los
egipcios localizaban el pensamiento; vid. N. Shupak, Where can Wisdom be found?. Orbis
Biblicus et Orientalis 130, Friburgo (Suiza) 1993, p. 280-285.
24 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Bajé a la orilla junto al barco. Llamé a la tripulación y di gracias en la
orilla al señor de la isla, y ellos hicieron lo mismo.
Una expedición hacia la Residencia es lo que llevamos a cabo por el
soberano.45 Llegamos a la Residencia al segundo mes, como ella había
dicho. Yo me personé entonces ante el soberano y le presenté las
mercancías que había traído de la isla. Él dio gracias a dios por mí delante
de los magistrados de la tierra entera.
Fui nombrado asistente y conseguí doscientos dependientes.
Mírame (capitán) después de que yo alcanzara tierra, después de que yo
viera lo que padecí. Escucha mi discurso. Bueno es que la gente escuche.
Él me dijo, entonces:
– No ejerzas de excelso, amigo mío ¿No es (como) dar agua al pato la
mañana de su sacrificio?
(Colofón:) Su desarrollo, de principio a fin, es tal y como se encontró
escrito según el escriba de hábiles dedos Amona hijo de Amoni -¡que viva,
prospere y tenga salud!-.
45 La preposición n precediendo al sustantivo “soberano” es comúnmente interpretada como
formando un genitivo indirecto, “la Residencia del soberano.” Sin embargo, esta oración
aparece en el texto como paralelo inverso a aquella con la que el narrador principal inició su
relato: “Por el soberano, marché hacia Bia …,” la cual se apoya a su vez en la afirmación del
náufrago, “descendí a Bia en misión del soberano.” La preposición n introduce en los dos
primeros casos la razón por la cual se emprende una acción. El pasaje que aquí nos ocupa
presenta una estructura típica del género analístico egipcio: el orden sintáctico se altera para
enfatizar uno de sus elementos, haciendo que la oración principal adopte una forma de
relativo.
EL NÁUFRAGO 25
Comentario
I. Regreso de la expedición a Nubia
El texto comienza situando a los personajes en medio de una acción ya
en curso, es más, que está llegando a su fin. Se omite cualquier noticia
sobre la expedición a Nubia con la que se abre el relato, pues carece de
valor para la consecución de los propósitos de la composición. Sin
embargo, se transluce que la misión ha sido, a los ojos de su capitán, un
fracaso, es decir, que no se han conseguido los objetivos para los que el rey
despachó a aquel grupo de hombres. El personaje principal le indica al
capitán que el regreso de la tripulación sana y salva es ya de por sí un éxito,
y que ahora tan sólo tiene que justificarse ante el rey con un buen ejercicio
de oratoria, y todo quedará resuelto. Pero las palabras del asistente no
logran rescatar al capitán de su profundo pesimismo.
Los oficiales de la administración real tenían como máxima aspiración,
en principio, satisfacer las órdenes del rey, pues sólo entonces sus acciones
hallarían recompensa. Sus biografías póstumas enumeran, con más o menos
detalles descriptivos, los diferentes cargos y funciones desempeñados en la
administración, lo que les hacía merecedores de sus posesiones y de su
estatus social tanto en vida como después de su muerte física. Además de la
relación de méritos, las biografías resaltan en términos abstractos la
eficacia al servicio del monarca del personaje en cuestión, como en la
siguiente frase extraída de una inscripción de la tumba de Nejebu (siglo
XXIII a. C.):46
Grandes fueron las recompensas de su majestad por aquello para lo
que su majestad me envió, puesto que triunfé en todo aquello que había
de hacerse, en cada trabajo para el que su majestad me envió.
Desde el punto de vista del oficial responsable de una misión real, el no
conseguir totalmente el objetivo para el que se le había enviado era
fracasar. A pesar de ello, las palabras del protagonista del relato no dejan
de tener validez como argumento disuasorio de la frustración de su
superior. En efecto, frecuentemente las biografías de oficiales que habían
capitaneado una misión en el extranjero incluyen, en la descripción de su
éxito, el regreso con su tropa al completo, sana y salva. El gobernador
46 Urk. I 221, 4-5; Lichtheim, Autobiographies, p. 12.
26 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
provincial Amenemhat afirma en la biografía grabada en una de de las
paredes de su tumba:47
Entonces su majestad (Sesostris I) prosiguió con éxito y derribó a
sus oponentes en el maldito Ku≈. Yo regresé asistiéndole con eficiencia,
sin que ocurriera ninguna pérdida entre mi tropa (…) Navegué río
arriba con cuatrocientos peones, los escogidos de mi tropa. Regresé
con éxito, sin que ninguno de ellos causase baja. Traje conmigo el oro
que se me ordenó. Siendo recompensado por ello en palacio, el príncipe
dio gracias a dios por mí.
El héroe del relato aconseja al capitán cómo hacer frente a su situación,
señalándole el gran poder persuasivo de la palabra. La oratoria y la retórica
eran reconocidas entre los egipcios como una eficaz herramienta de poder
y, sobre todo, de autodefensa. Ello aparece reflejado en su concepción del
Juicio Final, donde el difunto ha de rebatir convincentemente diversos
cargos que se le imputan ante un tribunal compuesto por divinidades; o en
el relato contemporáneo del Campesino elocuente,48 parábola sobre la
utilidad de la oratoria y retórica cuando uno está siendo interrogado por un
superior. En composiciones del género sapiencial la importancia del bien
hablar es explícitamente señalada; el rey Merikaré (finales del siglo XXI a.
C.), por ejemplo, recibe el siguiente consejo:49
Que tu triunfo esté en tu habilidad con las palabras.
La espada del rey es su lengua:
las palabras son más valerosas que cualquier lucha,
pues no se puede perseguir a alguien de hábil razonar.
Los consejos del asistente al capitán sobre cómo hablar en su próxima
audiencia real son similares a las instrucciones que el visir Ptahhotep
transmite a su hijo acerca del comportamiento adecuado durante un
banquete en casa de un superior:50
No hables hasta que se te nombre,
47 P. E. Newberry, Beni Hasan, I, Londres 1893, fig. 8; Lichtheim, Autobiographies, p.
138.
48 R. Parkinson, The Tale of the Eloquent Peasant, Oxford 1991.
49 P. Petesburgo 1116A, III 8-9; W. Helck, Die Lehre für König Merikare, Wiesbaden
1977, p. 17; J. Quack, Studien zur Lehre für Merikare, Wiesbaden 1992, p. 169.
50 P. Prisse VII 1;
ába, Maximes, p. 26 (nº 126-130).
EL NÁUFRAGO 27
pues uno no sabe lo que puede molestar.
Habla cuando él se dirija a ti,
entonces tus palabras serán bien recibidas.
Ptahhotep instruye también sobre cómo debe informar un comisionado
durante una audiencia, similar situación a la que se ha de enfrentar el
capitán en El Náufrago:51
Informa de tus asuntos sin titubear,
da tu consejo en la asamblea de tu señor.
Aunque haya un exceso relativo a lo que él dice,
no hay pena para el comisionado que informa,
(pues) no hay una respuesta (como) “¿quién lo sabe?”
En cuanto al veterano, fracasará
si él piensa oponerse a ello,
(pues) él calla cuando él habla (= el comisionado).
El asistente, por otro lado, es escéptico sobre el efecto de sus consejos
en su interlocutor, por lo que intenta a continuación hacer prevalecer su
punto de vista recurriendo a la experiencia personal como ejemplo: “Tú
harás lo que creas oportuno, es inútil lo que yo te diga, (pero) te contaré
algo que me sucedió a mí.” El capitán, a pesar de todo, sigue pesimista
sobre su futuro inmediato: “No ejerzas de excelso, amigo mío ¿No es
(como) dar agua al pato la mañana de su sacrificio?” El desenlace final
queda en suspense.
II. La expedición a Bia
La descripción que hace el náufrago de la expedición a Bia en la que
tomó parte no menciona cuál era entonces su cargo oficial. Por un lado,
parece sugerir que era el capitán de la embarcación, al no incluirse él en la
descripción de la marinería y arrogarse el papel de protagonista de la
acción. Sin embargo, puesto que al final de su historia el rey le recompensa
con el cargo de asistente, y éste figura como inferior al de capitán en la
expedición a Nubia, puede defenderse la hipótesis que nuestro personaje
era entonces un marinero.
51 P. Prisse VIII 11-14;
ába, Maximes, p. 35-36 (nº 249-256).
28 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Ahora bien, la tripulación no estaba compuesta por simples marineros,
sino por “lo selecto de Egipto.” Claro que, dicho por uno de ellos, la
veracidad de tal afirmación podría cuestionarse. De hecho, las cualidades
excepcionales que se les atribuyen a los marineros no salen a relucir en la
narración de los acontecimientos, que concluyen con el hundimiento de la
nave y todos ellos dentro.
En la sección dedicada al contexto histórico del Náufrago se apuntó la
posibilidad de que la expedición marítima hacia Bia hubiera navegado por
el mar Rojo. Algunos egiptólogos han tratado de identificar la isla del
relato con un lugar geográfico concreto; mientras que otros, más
recientemente, defienden el carácter de ficción del relato y rechazan el
valor de cualquier identificación.52 Aunque la isla en sí sea una figura
literaria y/o mítico-religiosa, el relato incluye datos específicos sobre la
navegación que contrastan con la ambigüedad con la que el autor trata otros
aspectos del viaje, invitando a percibir éstos como detalles realistas dentro
del relato fantástico.
El náufrago no precisa el tiempo transcurrido desde el comienzo de la
expedición hasta que llega a la isla, entre otras razones posibles porque la
catástrofe y la pérdida de conocimiento del narrador restarían credibilidad
al tiempo estimado. Sin embargo, sí que informa sobre el tiempo que habrá
de transcurrir hasta que otra embarcación alcance la isla y el tiempo que
empleará ésta en regresar a su punto de partida. La Serpiente anuncia al
náufrago que habrán de pasar cuatro meses hasta que llegue un barco
egipcio a la isla, y que ese barco tardará dos meses en volver. Tal vez estas
predicciones no fueran fruto de las capacidades adivinatorias del único
habitante de la isla, sino de su conocimiento sobre la periodicidad con la
que naves egipcias llegaban hasta allí, debido posiblemente a la distancia y
al régimen de los vientos y de las corrientes marinas. Las condiciones de
navegación en el mar Rojo varían considerablemente al norte y al sur de la
latitud 20o, a la altura de Port Sudan. En la zona norte del mar Rojo los
vientos son generalmente de dirección norte-noroeste. En la zona sur hay
dos estaciones bien marcadas: de octubre a abril la dirección dominante es
sur-sureste, mientras que de mayo a finales de septiembre cambia a nortenoroeste.
Las corrientes de superficie en el mar Rojo, su velocidad y
dirección, varían en gran medida, debido a su carácter cerrado, estrechez y
línea costera irregular. En general, la dirección de la corriente es
52 A. Loprieno, “The Sign of Literature in the Shipwrecked Sailor,” en U. Verhoeven – E.
Graefe (eds.), Religion und Philosophie im Alten Ägypten. Orientalia Lovaniensia Analecta
39, Lovaina 1991, p. 29-46.
EL NÁUFRAGO 29
predominantemente norte en el mes de agosto y sur en febrero, con
períodos de transición entre ambos.53
En la discusión sobre el contexto histórico del Náufrago se indicó,
además, la estrecha relación que los topónimos Bia y Punt mostraban en
algunos textos, incluyendo el relato del Náufrago. En el templo funerario
de la reina Hat≈epsut en Deir el-Bahari se ha conservado un conjunto de
relieves e inscripciones que describen una expedición real a Punt. Este
evento (ca. 1480 a. C.) debió de considerarse excepcional dentro de su
reinado, pues ocupa un lugar de honor en el edificio y una superficie
relativamente extensa. Ciertos aspectos de la narración de este viaje
merecen ser destacados en relación al Náufrago. El topónimo Punt es
repetidas veces sustituido por el de Tierra-de-dios, actuando como
sinónimo, al igual que ocurriera en la inscripción de Henu (vid. Contexto
histórico). La expedición egipcia instaló su campamento “en una ladera de
mirra de Punt, al lado del mar,” puntualización similar a cómo la Serpiente
informa al náufrago del lugar a donde había llegado, “esta isla del mar, a
cuyos dos lados hay agua.” La Serpiente señala, además, que es rica, entre
otras cosas, en mirra e incienso, pues es gobernador de Punt. Por último, de
forma parecida a cómo la Serpiente interroga al náufrago tras su encuentro,
en el texto de los relieves de Deir el-Bahari los jefes de Punt que reciben al
comisionado egipcio y a su tropa, después del saludo protocolario, les
preguntan: “¿Para qué habéis llegado aquí, a esta tierra que la gente
ignora?54 ¿Habéis descendido por los caminos de arriba? ¿Habéis viajado
por agua y tierra? ¡Cuán afortunada es la Tierra-de-dios al pisarla el dios
Re para vosotros!”55 La expedición a Punt despachada por Hat≈epsut se
presenta como una empresa de inspiración divina, consecuencia de un
oráculo:56
53 Defense Mapping Agency, Hydrographic Center (ed.), Sailing Directions for the Red Sea
and Gulf of Aden, 19765, p. 17-26.
54 El verbo traducido por “ignorar (a alguien, a un país)” en un contexto de relaciones
internacionales se refiere a “no tener relaciones (comerciales) con,” según D. Lorton, The
Juridical Terminology of International Relations in Egyptian Texts through Dyn. XVIII,
Baltimore 1974, p. 121-124. En este pasaje, el término “gente,” al igual que en El Náufrago,
probablemente se refiera específicamente a los egipcios.
55 Urk. IV 325, 12-14; 324, 3-12.
56 E. Naville, The Temple of Deir el Bahari, III, Londres 1907, lám. 83; Urk. IV 342, 10-
343, 6; 344, 6- 346, 2; A. de Buck, Egyptian Reading Book, Leiden 1948, p. 49-50.
30 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
La majestad de palacio -¡que viva, prospere y tenga salud!-
preguntó a la escalinata del señor de los dioses y fue escuchada una
proclamación desde el trono, una exclamación del propio dios:
– Prosigue los caminos hacia Punt, abre las sendas hacia las laderas
de mirra, guía las tropas por agua y por tierra para traer especias de la
Tierra-de-dios para este dios, creador de sus perfecciones.
– Llevaré a cabo para ti todo lo que ha proclamado la majestad de
este noble dios como así lo desea su majestad, (para que) ella reciba
vida, permanencia y dominio como el de Re por siempre.
Palabras pronunciadas por Amón señor de los tronos de las dos
tierras:
-¡Bienvenida, dulce hija de mi corazón, rey de Egipto Maatkaré! (…)
Te he concedido Punt, incluyendo las tierras de los dioses de la Tierrade-
dios que no habían sido pisadas. La ladera de mirra que la gente
ignora se oye de boca en boca en los relatos de los antecesores, y se
viene trayendo de allí especias y productos bajo cada uno de tus
padres, los reyes desde los orígenes, los ancestros, los monarcas que
existieron antes, a cambio de muchos pagos, pues no se consiguen salvo
a través de tus enlaces.57 En efecto, haré que tus tropas las pisen, tras
guiarlas por agua y por tierra, abriéndoles ocultos caminos, y tras
surcar las laderas de mirra. Es la parte más apartada de la Tierra-dedios;
es mi lugar de esparcimiento. La creé para solaz mío junto con
Mut y Hathor, señor(a) de la corona blanca y de Punt, señora del cielo
y grande en magia, señora de todos los dioses. Ellas cogieron mirra a
su gusto, cargaron barcos con árboles de mirra fresca y con todo tipo
de bienes preciados de este país hasta quedar satisfechas. Yo
predispuse a los habitantes de Punt que la gente ignora, a los barbados
de la Tierra-de-dios, para que te alabaran como a un dios, pues tu
poder cruza el país.
57 Las palabras puestas en boca de Amón revelan claramente que el propósito de la
expedición de Hat≈epsut al Punt era eliminar los intermediarios y, por tanto, eliminar las
tasas con las que éstos gravaban el transporte de materias primas. La expedición comercial
de Hat≈epsut pretendía no sólo ganar acceso directo a las materias primas, sino traerse
consigo la propia fuente de riqueza, transplantando los árboles. Con ello se ahorrarían pagos
y se ganaría plena disponibilidad sobre los productos deseados.
EL NÁUFRAGO 31
La expedición despachada por la reina Hat≈epsut carga sus barcos con productos del Punt.
La expedición a Bia finalizó, a pesar de los contratiempos sufridos, en
un rotundo éxito. El náufrago regresó a la corte con seis meses de retraso
con respecto al tiempo estimado para la realización del viaje, pero parece
ser que el rey pasó por alto este detalle: la mercancía traída de la isla le
satisfizo plenamente y recompensó a su súbdito por ello. Un final feliz
parecido al que conseguiría Sinuhé tras sus peripecias por tierras
extranjeras. Tanto para el náufrago como para Sinuhé, el final de la
experiencia vivida es lo que cuenta. Si el final es positivo, los sufrimientos
padecidos en el camino hasta alcanzarlo se desvanecen e incluso se
perciben como una prueba necesaria para conseguir el premio. Es así
también como los egipcios percibían la vida misma sobre la tierra, según
éstos y otros textos de la época: lo principal para el individuo es el estatus
alcanzado al final de su vida, lo que le da acceso a un determinado
enterramiento y a la expectativa de una determinada existencia en el Más
Allá.
III. La isla del ka
El náufrago, único superviviente de la catástrofe marítima, es empujado
por la corriente hasta una isla. Al cabo de tres días, cuando recupera el
sentido y emprende la búsqueda de sustento, se encuentra con dos
realidades que caracterizan su nuevo entorno: que los alimentos son allí
abundantes y que no está solo, sino que una Serpiente de extraordinario
tamaño, apariencia y conocimientos habita el lugar. La Serpiente define la
isla para el recién llegado como la “isla del ka.” Este término egipcio tiene
32 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
múltiples acepciones, todas ellas relacionadas con la fuerza vital, con
aquello que recibe, posee y transmite vida. En este pasaje, el ka hace
referencia a las materias primas, a la gran variedad y exquisitez de los
alimentos y a los productos exóticos que aumentan el bienestar y facilitan
la vida en el Más Allá. La isla “está llena de todo lo bueno,” es rica en
mirra, incienso y en una amplia variedad de ungüentos.
La isla es descrita por el narrador, a través de los ojos del protagonista,
como un lugar idílico. No sólo hay más de lo que uno pudiera necesitar, de
tal forma que el náufrago tiene que irse dejando en tierra parte de lo
recogido, sino que además los frutos se le ofrecen sin necesidad de
cultivarlos. Es un auténtico país de jauja. A pesar de que el autor ahorra
toda información sobre cómo el náufrago pasó en la isla los cuatro meses
hasta su partida, todo hace suponer que llevó una vida confortable.
Una referencia relevante para intentar desvelar la verdadera naturaleza
de la isla son los tres detalles con los que se describe el tránsito del
náufrago entre alcanzar la isla y despertar en ella. El náufrago señala, a
pesar de haber estado imposibilitado para tener consciencia de ello, que
estuvo tres días tumbado inerte dentro de una choza, solo, con su corazón.
La choza tal vez tenga su paralelo iconográfico en algunas escenas de
rituales funerarios, representadas en las paredes de tumbas de la época. La
circunstancia del hombre cara a cara con su corazón evoca
inmediatamente el Juicio Final, o más exactamente el momento justo antes
de que el corazón del individuo vaya a ser colocado en un platillo de la
balanza y comparado con la pluma-maat, la justicia y el orden ortodoxo de
las cosas. Una de las oraciones que los egipcios incluían dentro del corpus
de textos funerarios que habría de acompañar al difunto en su viaje al otro
mundo es, precisamente, el ruego del finado a su corazón de que no le
abandone en el momento crítico. El texto se copió también con frecuencia
sobre la base de un escarabeo, y éste se colocaba en el lugar del corazón
dentro de la momia:58
¡Oh corazón de mi madre! ¡Oh corazón mío, de mis (diversas)
manifestaciones! No te levantes contra mí como testigo, no te opongas
contra mí en la corte, no actúes hostilmente contra mí en presencia del
58 BM. 10470. Papiro de Ani; Capítulo 30B del Libro de los Muertos; cf. R. O. Faulkner,
The Ancient Egyptian Book of the Dead, San Francisco 1994, lám. 3, donde la súplica del
difunto a su corazón aparece inserta en la viñeta junto a la balanza, durante su juicio ante
Osiris. Una situación y texto similares se encuentran en los capítulos 112, 113 de los Textos
de los Sarcófagos; A. de Buck – A. H. Gardiner, The Egyptian Coffin Texts, II. The Oriental
Institute Publications 49, Chicago 1938; P. Barguet, Textes des Sarcophages egyptiens du
Moyen Empire, París 1986, p. 209-210.
EL NÁUFRAGO 33
encargado de la balanza. Tu eres mi ka que está dentro de mi cuerpo,
quien forma y da salud a mis miembros. Habiéndote ido al buen lugar
de allí, no mancilles mi nombre a los magistrados, no digas mentiras
sobre mí delante de dios. Bueno es que tú me escuches.
Escena del Juicio Final de Hunefer, escriba real de Seti I, ca. 1300 a. C. (BM.
9901). Su corazón, donde residen las intenciones del individuo, está siendo
comparado con la pluma-maat, es decir, con el comportamiento ortodoxo.
Los días que transcurren antes de que el protagonista se levante y eche a
andar en el nuevo mundo, tres, puede ser un lapso de tiempo arbitrario, o
bien significativo. En otras literaturas del Próximo Oriente antiguo se
mencionan los días invertidos para ir al mundo de los muertos o alcanzar
desde allí el mundo de los vivos. En el clásico poema de Gilgame≈, el
héroe tarda tres días en navegar hasta las Aguas de la Muerte en busca de
su amigo fallecido, Enkidu;59 en la literatura de Ugarit, los rapiu$ma, es
decir, los ancestros, residen a tres días de distancia de los vivos;60 por no
mencionar la más que conocida resurrección acontecida a los tres días de
morir, mencionada en textos ya de nuestra Era.
La choza, el corazón y los tres días son pinceladas que utiliza el autor
para, sin decirlo, situar al lector-oyente en otra dimensión, en otro cosmos,
59 G. Pettinato, La saga di Gilgamesh, Milán 1992, p. 209 (líneas 168-169); K. Hecker,
“Das akkadische Gilgamesch-Epos,” Texte aus der Umwelt des Alten Testaments III.
Mythen und Epen II, Gütersloh 1994, p. 724 (final de la columna III).
60 Pasaje señalado por J.-L. Cunchillos; cf. G. del Olmo, Mitos y leyendas de Canaan según
la tradición de Ugarit, Madrid 1981, p. 405-424.
34 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
en la otra vida. Si bien las islas no son habituales en el paisaje egipcio, los
difuntos se enterraban en la orilla opuesta a aquella donde se asentaban la
mayoría de los vivos, por lo que las procesiones funerarias tenían
inevitablemente que embarcarse. Debido a esta circunstancia, dos
eufemismos egipcios para evocar la muerte son “unir las dos orillas” y
“atracar.” Los textos funerarios contemporáneos describen el Más Allá
conteniendo islas, entre ellas la de Osiris, señor, juez y rey de los osirianos
(santos) inocentes. El protagonista del Náufrago no atracó, como era
habitual, sino que llegó a la orilla de forma accidental; tal vez fuera ésa la
causa que suscitó el interrogatorio del señor de la isla, la Serpiente, y
finalmente su retorno a su lugar de origen, la Residencia.
A pesar del bienestar que se podía disfrutar allí, tanto las palabras y
acciones de la Serpiente como las del náufrago reflejan que la isla no es el
lugar deseado por éste último. La Serpiente no necesita preguntárselo y el
náufrago no necesita expresarlo: ambos comparten tácitamente la idea de
que cada uno ha de vivir y morir en su tierra, donde nació, donde están los
suyos, vivos o muertos. La Serpiente tiene su hogar en la isla, el náufrago
debe regresar a Egipto. La estancia en la isla es para el náufrago, en
definitiva, un mal trago. La Serpiente así se lo dice, “¡Qué feliz es quien
narra lo que ha experimentado, cuando lo malo se pasa!,” y le anima a ser
valiente y a tener valor para superar la situación en la que se encuentra.
El deseo de terminar los días en el pueblo de cada uno, en su casa con
su familia, y de ser enterrado allí, es explícitamente expresado en Sinuhé
por el protagonista desde su exilio. Las inscripciones funerarias reflejan
también este sentimiento, aunque de forma indirecta y escueta. La biografía
de Pepinajt-heqaib, a finales de la dinastía VI (ca. 2150 a. C.) informa
sobre una expedición enviada al extranjero para rescatar el cadáver de un
oficial egipcio:61
La majestad de mi señor me envió también a la tierra del cananeo,
para traerle al amigo único, [líder], jefe de intérpretes, Ananjet; que
estaba preparando un barco (para ir) a Punt, cuando los cananeos de
los nómadas le mataron, junto con el comandante de la tropa que estaba
con él […]
IV. La Serpiente de la isla
La Serpiente que habita la isla infunde respeto y miedo al héroe de la
historia. Su tamaño y rasgos físicos son mencionados por su
61 Urk. I 134, 13-17; Lichtheim, Autobiographies, p. 16.
EL NÁUFRAGO 35
monstruosidad. El género de la Serpiente es masculino, lo que concuerda
con el rasgo físico de la barba. La larga barba que luce hace alusión, muy
probablemente, a su carácter divino y venerable, el cual estaría en
consonancia con las circunstancias de su aparición en escena,
inmediatamente después de que el náufrago realizase un holocausto a los
dioses.62 La descripción de su cuerpo como siendo de oro y sus cejas de
lapislázuli es igual a la descripción de los miembros y el pelo de los futuros
reyes de Egipto en una de las historias del Papiro Westcar (vid. supra
Contexto literario). Esta última composición literaria presenta a tres
príncipes mellizos como hijos del dios solar Re, que vienen al mundo
gracias a la ayuda de las divinidades propiciatorias del parto. La mención
del oro y del lapislázuli no sólo hace referencia al color natural de la piel y
del cabello de una forma alegórica, sino que alude, tal vez, a la apariencia
de ciertas estatuas de especial significado cultual, que se recubrían con
estos valiosos materiales. En el relato de La destrucción de la humanidad,
contenido dentro del Libro de la vaca celestial, el dios Re es descrito como
siendo de plata sus huesos, oro su piel y lapislázuli su pelo (vid. infra).63
La actitud de la Serpiente cuando se encuentra al náufrago en la isla no
es muy hospitalaria. Omitiendo cualquier saludo, le pregunta
enérgicamente por las circunstancias que le han llevado hasta allí y, al no
recibir una respuesta inmediata, le amenza con hacerle desaparecer. Este
recibimiento contrasta con el carácter benévolo y generoso que muestra
acto seguido hacia el intruso. ¿Por qué, entonces, esa brusquedad inicial?
Tal vez se debiera a un formalismo y no a mera descortesía, a un modo de
proceder condicionado por su papel dentro del contexto: la Serpiente
aparece como el único habitante de la isla, como su señor y, por tanto, su
guardián. Además, el saludo en el antiguo Egipto solía dirigirse de inferior
a superior, o de igual a igual, pero muy rara vez de superior a inferior.64
62 En el siglo XIII a. C., en el poblado de Deir el-Medina, una divinidad que adoptaba la
forma de serpiente, Merseger, era adorada como señora de Occidente, es decir, señora del
mundo de ultratumba. Algunas estelas la representan surgiendo de la montaña entre cañas,
saliendo al encuentro del piadoso y difunto que le invoca y le dedica ofrendas. Véase, M.
Tosi – A. Roccati, Stele e altre epigrafi di Deir el Medina, Turín 1972, p. 94-96, 286 (nº
50058).
63 Sobre posibles paralelos iconográficos de la Serpiente, vid. H. G. Fischer, “Some
Iconographic and Literary Comparisons,” en J. Assmann, et al. (eds.), Fragen an die
altägyptische Literatur. Studien zum Gedenken an Eberhard Otto, Wiesbaden 1977, p. 155-
158, 166.
64 Una excepción, aunque no real, sino expresada como deseo, es el saludo con el que el
difunto espera que le reciba Osiris, “¡Ven en paz!”/“¡Bienvenido!,” mencionado en algunas
inscripciones funerarias de Abidos y en los Textos de los Sarcófagos.
36 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Por otro lado, el náufrago no saluda a la Serpiente porque su sola presencia
le había dejado sin habla, como también le ocurriera a Sinuhé en presencia
del rey. Postrado y enmudecido, el náufrago reconoce su estatus de
inferioridad con respecto a su interlocutor y le expresa su sometimiento,
consiguiendo así suscitar la compasión del más poderoso.
Cuando por fin el náufrago consigue articular palabra, su respuesta a la
pregunta “¿Qué te ha traído a esta isla del mar?” es de tipo
fenomenológico, limitándose a describir la catástrofe natural que provocó
el hundimiento de su nave. El náufrago trata de justificarse y exculparse
haciendo mención al adecuado tamaño del barco y a las excepcionales
cualidades de la tripulación. La Serpiente, sin embargo, responde a su
propia pregunta adoptando una perspectiva metafísica, y le revela, como
consuelo, que ha sido en verdad “dios” quien le ha conducido hasta donde
se encuentra. Esta intervención de la Serpiente toca de lleno la cuestión de
fondo sobre la que discurre el argumento: la relación del hombre con su
circunstancia, con su destino y en última instancia con su muerte.65
Merikaré recibe una enseñanza que bien podría ser el trasfondo que recrea
el autor en el encuentro entre el náufrago y la Serpiente:66
Los magistrados divinos que juzgan a los desamparados,
tú sabes que no son amables
ese día de juzgar al débil,
a la hora de pasar las cuentas.
Es penoso que el fiscal sea un sabio,
y no confíes en los largos años,
pues ellos examinan la vida entera en una hora.
(En cuanto a) los que permanecen después de la muerte,
sus asuntos son apilados a su lado:
la eternidad es subsistir,
un loco es a quien le enfurece.
En cuanto a aquél que lo alcanza sin haber cometido faltas,
existirá allí como los dioses,
libre de movimientos como los señores de la eternidad.
El encuentro entre los dos personajes principales, uno inferior y otro
superior, uno extraviado y otro señor del lugar, uno inconsciente y otro
65 El concepto egipcio de destino (≈oei) está estrechamente ligado a la duración de la vida
(física) del individuo y a su forma de morir, según S. Morenz – D. Müller, Untersuchungen
zur Rolle des Schicksals in der ägyptischen Religion, Berlín 1960.
66 P. Petesburgo 1116A, V 7-11; Helck, Merikare, p. 31-33; Quack, Studien Merikare, p.
174-175.
EL NÁUFRAGO 37
consciente, es la escena que diseña el autor para mostrar de la forma más
clara posible la limitación del hombre y, a la vez, su capacidad de
reaccionar o subsistir ante una situación adversa. La limitación del hombre
viene marcada por la relatividad de su posición jerárquica: superior
respecto de unos, inferior con respecto a otros. Así, el capitán e incluso la
Serpiente, “señor de Punt,” ven cómo su poder y estatus de líder no les
garantiza total control sobre sus vidas.
Al igual que en la historia de Sinuhé, donde el protagonista ha de
responder ante dos personas de estatus superior al suyo, los personajes
interaccionan y se influyen mutuamente a pesar de su desigualdad. El
inferior da muestras de su buen carácter y respeto, y el superior reacciona
adoptando una actitud paternal, protectora, siendo benevolente y generoso
con el desasistido que se encuentra postrado ante él. Las actitudes tanto del
inferior como del superior forman parte del código de comportamiento que
reflejan las composiciones del género sapiencial y las biografías póstumas
de la época. Con respecto a la actitud que adopta la Serpiente con el
náufrago, traemos a colación un fragmento de las Instrucciones para el rey
Merikaré y otro de una biografía de un alto funcionario:67
Él (demiurgo) creó para ellos (hombres) gobernantes desde su origen,
líderes que alzasen la espalda del débil.
Él creó para ellos la ‘magia’ como <su> arma,
para defenderse de los acontecimietos.
Yo (Intef hijo de Senet) soy solidario con los débiles,
gentil con los que no tienen.
Soy quien alimenta a los hambrientos que carecen de pertenencias,
generoso con los débiles.
La Serpiente ilumina al náufrago sobre la causa de su supervivencia a la
tragedia del grupo, le informa sobre lo que le habrá de suceder, le aconseja,
le anima y le obsequia con especias y productos exóticos. A cambio, ha
recibido un sacrificio y promesas de ofrendas en el futuro, y sólo pide que
el beneficiario hable bien de ella allá donde vaya. Esta desigual relación de
reciprocidad es muy frecuente en las relaciones diplomáticas entre los
estados del antiguo Oriente Próximo y entre la divinidad y sus fieles. El
valor material de lo intercambiado no tiene tanta importancia como el
67 P. Petesburgo 1116A, XII 5-7; Helck, Merikare, p. 86; Quack, Studien Merikare, p. 197-
198. Sobre la estela de Intef hijo de Senet, cf. Hieroglyphic Texts from Egyptian Stelae… in
the British Museum, II, Londres 1912, p. 23 (nº 581); Sethe, Lesestücke, p. 80-81;
Lichtheim, Autobiographies, p. 110.
38 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
significado e implicaciones del gesto de regalar.68 Justo antes de comenzar
el himno al dios creador, con el que acaban las Intrucciones para el rey
Merikaré, el texto dice así:69
La ofrenda de pan del justo es (mejor) aceptada
que el buey del pecador.
Actúa para dios y él actuará para ti de igual forma:
(actúa) con ofrendas que hagan rebosar los altares y con relieves,
pues ello promoverá tu nombre
y dios se acuerda de quien actúa para él.
V. La historia de la Serpiente
El asistente narra una experiencia personal cuyo trasfondo cree similar
al de la circunstancia en la que se encuentra el capitán, con el fin de que
éste último se identifique con él y, así, escuche sus consejos. De igual
modo y con el mismo propósito, los consejos y palabras de ánimo que la
Serpiente dirige al náufrago van seguidas del relato de una experiencia
vivida. El denominador común entre la historia del asistente y la historia de
la Serpiente lo componen varios elementos: una catástrofe natural, la
muerte súbita del grupo, la supervivencia de un único integrante (el
narrador), su estado de confusión inicial, la necesidad de sobreponerse al
dolor sufrido. Mientras que la historia del náufrago se centra en la
supervivencia física del individuo, la historia de la Serpiente hace
referencia a la supervivencia sentimental o psicológica tras una tragedia.
El carácter divino de la Serpiente está implícitamente indicado en la
descripción de su extraordinaria apariencia; además, se le aparece al
náufrago cuando éste realizaba una ofrenda a los dioses, y el náufrago
promete hacerle ofrendas, “como se hace para un dios.” Su aureola se hace
todavía más patente en la narración de su historia. El número del total de
Serpientes que formaban el grupo de la isla, setenta y cinco, coincide con el
68 C. Zaccagnini, “Aspects of Ceremonial Exchange in the Near East during the Late
Second Millenium B. C.,” en M. Rowlands, et al. (eds.), Centre and Periphery in the
Ancient World, Cambridge 1987, p. 57-65; P. J. Frandsen, “Trade and Cult,” en G. Englund
(ed.), The Religion of the Ancient Egyptians. Cognitive Structures and Popular Expressions,
Uppsala 1989, p. 95-108.
69 P. Petesburgo 1116A, XI 8-10; Helck, Merikare, p. 80-82; Quack, Studien Merikare, p.
194-195.
EL NÁUFRAGO 39
número de nombres o cualidades atribuidas al dios Re.70 Junto a este dato,
la mención de su hija menor evoca la relación mitológica entre Re y su hija
Maat.71
La historia de la Serpiente podría aludir, tal vez, a un tiempo mítico,
“cuando los dioses (poblaban la tierra),” “en tiempos de Re,” según dos
expresiones recurrentes en los textos egipcios, y a la aparición del caos que
acabará dando origen a una segunda creación. Este caos, originado por la
precipitación de un cuerpo celeste, acaba con todos los habitantes del lugar
menos con uno. Perecen las setenta y cuatro serpientes o dioses, incluyendo
la frágil Maat, encarnación del orden establecido de las cosas. El único
superviviente se encuentra en un hábitat idílico aislado, rodeado de agua,
como la isla primordial que surge de las aguas del caos según la mitología
egipcia.72
El hombre sólo vislumbra la posibilidad de entrar en contacto con el
arquetipo de dios creador y su Paraíso en el otro mundo. Es en el Más Allá
donde el hombre se encuentra con lo divino, y es el dios supremo quien ha
de aceptarle en el Paraíso, de forma similar a como ocurre también en la
isla del ka. La isla de la Serpiente es un lugar lejano, una tierra apartada,
rodeada por agua y bombardeada por fuego. En los Textos de los
Sarcófagos, por otro lado, se menciona la “isla del Abrasamiento” (iw
Srsr), la “isla del Abrasamiento de los justos” (iw Srsr moe<wty), la “isla de
los justos” (iw moe<wty), como el lugar al que el difunto quiere acceder y, a
su vez, como el lugar donde se halla el dominio funerario de Osiris, con sus
altares y ofrendas.73 En el capítulo 175 del Libro de los Muertos se
describe una situación con ciertas similitudes a la desarrollada en la isla del
70 A. Piankoff, The Litany of Re, Nueva York 1964.
71 M.-Th. Derchain-Urtel, “Die Schlange des ‘Schiffbrüchigen’,” Studien zur altäyptischen
Kultur 1 (1974) p. 83-104.
72 G. Lanczkowski, “Die Geschichte des Schiffbrüchigen,” Zeitschrift des deutschen
morgenländischen Gesellschaft 103 (1953) p. 360-371.
73 Ver capítulos 35, 38, 39, 335, 341; A. de Buck – A. H. Gardiner, The Egyptian Coffin
Texts, I, IV. The Oriental Institute Publications 34, 67, Chicago 1934/1951; vid. P. Barguet,
Textes des Sarcophages egyptiens du Moyen Empire, París 1986. Especial interés tiene el
capítulo 1130, en el que el dios creador dirige unas palabras a los que navegan hacia el
Occidente por el cielo y calman la tormenta. En su lugar de destino, afirma ahora el difunto,
ni el fuego ni las serpientes actuarán contra él, pues se ha convertido en un espíritu bien
dotado. Ver Coffin Texts, VII, Chicago 1961, p. 461-471; traducido en Lichtheim, Ancient
Egyptian Literature, I, p. 131-133.
40 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Náufrago, apareciendo Atum, el demiurgo, con forma de serpiente,
provocando una segunda creación a partir del caos.74
La destrucción de la humanidad por voluntad divina, de la que se salva
un sólo individuo o una familia, y el comienzo de una segunda creación del
cosmos, surgiendo de nuevo la vida y el orden del caos, es un tema que está
bien atestiguado en las literaturas del antiguo Oriente Próximo. Más
conocidos son los relatos que describen el cataclismo por un diluvio en vez
de por fuego, como en la versión egipcia. En Egipto, este topos literario ha
llegado hasta nosotros en cinco versiones, escritas sobre las paredes de las
tumbas de Tutanjamon, Seti I, Ramsés II, Ramsés III y Ramsés VI. Sin
embargo, el hecho de que la lengua utilizada en las redacciones sea egipcio
clásico (versus neo-egipcio) parece indicar que el texto tiene su origen en
una época anterior, tal vez en el Reino Medio. A continuación traducimos
un fragmento del mito llamado La destrucción de la humanidad, con el fin
de contextualizar la historia de la Serpiente:75
Ocurrió [en los tiempos] de Re, quien se creó a sí mismo, cuando
era rey de los hombres y de los dioses a la vez. Los hombres
comenzaron a confabular contra Re. Por entonces, su majestad -¡que
viva, prospere y tenga salud!- era ya un anciano, sus huesos eran de
plata, su cuerpo de oro y su pelo de verdadero lapislázuli. Estando Re
meditando sobre la confabulación de los hombres, su majestad -¡que
viva, prospere y tenga salud!- dijo a los dioses que le acompañaban:
– Llamad por mí a mi Ojo,76 a ‰u, Tefnut, Geb, Nut, junto con los
padres y las madres que estaban conmigo cuando yo estaba en Nun77 y
también al dios Nun, y que traiga a su cortejo con él. Traedles
sigilosamente, que los hombres no se den cuenta, no vayan a evadirse.
Venid con ellos a palacio, y que ellos expresen así sus concienzudos
planes, y yo me vaya a Nun, al lugar de donde surgí.
74 R. O. Faulkner, The Ancient Egyptian Book of the Dead, San Francisco 1994, lám. 29.
75 Ch. Maystre, “Le livre de la Vache du Ciel dans les tombeaux de la Vallée des Rois,”
Bulletin de l’Institut Française d’Archéologie Orientale 40 (1941) p. 53-115; de Buck,
Reading Book, p. 123-126; E. Hornung, et al., Der ägyptische Mythos von der Himmelskuh.
Orbis Biblicus et Orientalis 46, Friburgo (Suiza) 1982.
76 El ojo de Re, independiente en gran medida del propio dios, encarna su capacidad de
acción, jugando con las palabras homógrafas irt “ojo” e irt “acción.” Así, el “Ojo” en el
texto ha de entenderse como la “acción” (de Re).
77 Las aguas primordiales de las que emerge la tierra y surge la creación del cosmos
ordenado.
EL NÁUFRAGO 41
Estos dioses fueron traídos a mí […] alineados a sus dos lados,
inclinando la cabeza ante su majestad, (para que) él pronunciara sus
palabras frente al padre mayor, creador de la humanidad, rey de los
hombres. Ellos dijeron entonces a su majestad:
– Háblanos para que lo oigamos.
Su majestad dijo a Nun:
– ¡Oh Dios veterano, de quien yo surgí, y dioses primigenios! Mirad,
la humanidad, que surgió de mi Ojo, ha confabulado contra mí.
Decidme lo que haríais al respecto en mi lugar. No los he aniquilado
hasta oir lo que tengáis que decir.
– ¡Hijo mío, Re, dios más grande que su creador, más veterano que
quienes le hicieron! Quédate en tu trono. El respeto a ti es grande
cuando tu Ojo está contra los que se han apartado de ti.
– Miradles, se han evadido al monte, sus corazones temerosos de lo
que les pudiera decir.
Ellos dijeron a su majestad:
– Que tu Ojo marche y les golpee a ellos por ti, a los conspiradores y
malvados. No hay ningún Ojo mejor que aquel que les golpee a ellos
por ti. Que descienda como Hathor.78
Esta diosa volvió, después de aniquilar a la humanidad en el monte,
y la majestad de este dios dijo:
– ¡Bienvenida! Hathor, quien ha hecho la acción (= el Ojo) por mí.
– Te juro79 que me he impuesto a la humanidad y me he divertido.
– Yo me impondré a ellos como rey, reduciéndoles en número …
El relato continúa narrando cómo Re engaña a Hathor para que no
aniquile por completo a la humanidad.
VI. La narración
El argumento completa un círculo, retomando al final la situación inicial
que había quedado pendiente y que había dado pie a la inclusión de otros
escenarios en la narración. El aspecto más singular de la estructura del
texto es la historia dentro de la historia. En el caso del Náufrago, son tres
historias las que se superponen. La historia que expresa el mensaje de la
obra de una forma más directa, la del asistente que narra su naufragio,
78 En egipcio, la palabra irt “ojo/acción” es femenina, por lo que de transfigurarse, lo haría
adoptando otra forma femenina, como es la de la diosa Hathor.
79 Literalmente “(así como) tú vives por mí …;” cf. J. A. Wilson, “The Oath in Ancient
Egypt,” Journal of Near Eastern Studies 7 (1948) p. 129-156.
42 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
aparece flanqueada por la historia implícita del capitán y por la de la
Serpiente. Este recurso literario no sólo sirve para aumentar la sensación de
realismo de la acción principal, sino que ayuda a comprender y matizar el
mensaje detrás del argumento central. Las historias tienen un denominador
común y cada una de ellas su propia singularidad, repitiéndose la idea que
forma el tema de la obra a la vez que se complementan una a otra.
¿Cuál es el denominador común entre la historia del asistente y la
situación en la que se encuentra el capitán? El denominador común lo
compone un viaje, una contrariedad, el regreso y la audiencia con quien
despachó la expedición y que ahora pedirá explicaciones. Sobre el viaje y
la contrariedad sufrida por el capitán no se tienen noticias. Si bien esta
precisión no es totalmente necesaria para la comprensión de la obra tal y
como disponemos hoy de ella, las palabras y el relato del asistente carecen
de introducción que los justifique. La omisión del infortunio sufrido por el
capitán se hace más patente invirtiendo la dirección de la línea narrativa y
comparando las causas del relato de la Serpiente con las del asistente. Si
faltase, pues, un fragmento al comienzo de la composición original de esta
obra, éste describiría en qué consistía la fatalidad sufrida por el capitán,
narrada por él mismo.
¿Cuál es el denominador común entre la historia del asistente y la
historia de la Serpiente? Los dos relatos revelan una experiencia sufrida;
una experiencia radical, que sitúa a los respectivos protagonistas más allá
del límite. Ambos son testigos directos de una catástrofe natural, un
fenómeno totalmente fuera de su control, que surge de forma inesperada y
del que no hay escapatoria posible. Sin razón aparente, los protagonistas
sobreviven al exterminio de su grupo y se encuentran solos. Pero esta
circunstancia no es terminal y ambos consiguen superar la adversidad. La
historia de la Serpiente es introducida por la exclamación “¡Qué feliz es
quien narra lo que ha sufrido, cuando lo malo se pasa!”, y no es casualidad
que sea en este preciso momento cuando el texto cambie su formato, de
escribirse en columnas a escribirse en líneas horizontales. La capacidad de
relatar experiencias vividas auna distintas cualidades de la persona muy
valoradas por los antiguos egipcios: ser alguien activo, haber sido
protegido por la divinidad y estar dispuesto a enseñar y a aconsejar a los
demás.
El autor salta de una historia a otra y toca así niveles distintos de la
realidad, que entran en contacto en la isla. Partiendo de una situación
creíble, es decir, de una situación que entra dentro del conocimiento
empírico cotidiano de un egipcio de entonces, como es el retorno de una
expedición al extranjero y la posterior audiencia con el rey, el autor
introduce la ficción en el ámbito de lo sobrenatural, de lo fantástico y de lo
EL NÁUFRAGO 43
simbólico. Por un lado se presenta al capitán y al asistente como
representantes de la existencia humana, y por otro se presenta a la
Serpiente y los suyos como encarnación de lo divino. Estas dos realidades
no sólo se desenvuelven en diferentes espacios, sino también en tiempos
conceptualmente distintos. La vida del capitán y del asistente tiene una
duración en principio limitada, marcada por el paso del tiempo, con cuya
medida el lector-oyente está familiarizado. La Serpiente, sin embargo, está
al margen de toda referencia cronológica, situándose en un tiempo mítico.
Las dos realidades están sujetas a una misma suerte: el destino. La muerte
es el destino inexorable del hombre, la hora de la verdad, cuando se queda
solo consigo mismo y es examinado para determinar si es merecedor del
Paraíso, de superar su muerte física y de reunirse con los dioses, sus
ancestros. El autor asemeja esta situación a la audiencia real y al informe y
examen del comisionado al regreso de su misión. La fortuna de los dioses,
narrada en los mitos y dramatizada en los ritos, tiene que ver con el
cosmos, con su creación y sus sucesivas vicisitudes.
En el plano mundano, el asistente pretende mostrarle al capitán que hay
que ver el lado positivo de las cosas y que, en última instancia, el buen uso
de la palabra puede hacerle salir airoso del examen de sus obras. Su
discurso, que incluye el relato de su naufragio, es, entre otras cosas, un
ejemplo del uso de la oratoria que le aconseja al capitán. El contenido
principal del discurso, es decir, el relato, ofrece a su interlocutor un
ejemplo de cómo lo que en principio parece ser algo negativo puede
tornarse en positivo si se adopta una actitud valerosa y, a la vez, sosegada.
La historia de la Serpiente ratifica, en un plano transcendente, el valor de
aceptar las circunstancias más extremas y sobreponerse a ellas.
El carácter circular de la composición, junto con la repetición de parte
de la narración (el naufragio) y la intercalación de proverbios pronunciados
por uno de los interlocutores durante un diálogo, parecen reflejar un origen,
o al menos influencia, de una cultura popular o de una tradición oral.80
Estos elementos literarios no hacen desmerecer la obra escrita, sino más
bien al contrario, pues se ajustan a la naturaleza del texto y estrechan sus
vínculos con el género sapiencial, de manera similar a como lo hace El
Campesino elocuente.
Un aspecto significativo del texto que hasta ahora no había sido
mencionado es el hecho de que los personajes que directa o indirectamente
80 Relacionado con el carácter oral de la literatura, véase J. L. Foster, “‘The Shipwrecked
Sailor’”: Prose or Verse? (Postponing Clauses and Tense-neutral Clauses),” Studien zur
altägyptischen Kultur 15 (1988) p. 69-109.
44 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
tienen que ver con la acción no poseen nombres propios, e incluso su
personalidad sólo se desvela parcialmente. El protagonista es simplemente
un “excelso asistente” y su interlocutor un “capitán;” el monarca que
despachó la expedición a Bia y quien despachó la expedición a Nubia
permanece(n) en el anonimato; y la Serpiente y su hija menor tan sólo se
insinúan al receptor para que este pretenda su identificación.
Uno de los logros literarios de esta ficción es, precisamente, su
vaguedad, buscando la participación del receptor en la recreación personal
del relato, tendiendo lazos de complicidad entre el autor y el público. El
texto tiene diversos niveles de lectura, de apreciación y de interpretación,
lo que hace que el texto se deje leer repetidas veces y que en cada una de
ellas se encuentren matices y se atisben nuevos mensajes. Su carácter
abstracto, en definitiva, hace que El Náufrago permanezca vigente con el
paso del tiempo, convirtiéndose así en un clásico.
EL NÁUFRAGO 45
Sinuhé
2 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO

SINUHÉ 3
Manuscrito
Numerosos fragmentos del texto han llegado hasta nosotros,
completando una versión moderna de lo que fuera la composición literaria
original. Sinuhé fue, sin duda, considerado un clásico ya en la Antigüedad,
venciendo el paso del tiempo. Utilizado como modelo en las escuelas de
escribas, se han identificado siete papiros y veintiséis óstraca del Reino
Medio y Nuevo.1 Todos ellos fueron escritos en letra cursiva o hierático,
utilizando pincel y tinta negra. La tinta roja se reservaba para
encabezamientos de secciones del texto2 y para correcciones posteriores.
Los dos manuscritos más extensos son el Papiro Berlín 3022, que
contiene trescientas once líneas, faltándole tan sólo el comienzo, y el
Papiro Berlín 10499, con doscientas tres líneas.3 Fueron hallados en dos
tumbas de Tebas, de las dinastías XII y XIII respectivamente (ca.
1900/1700 a. C.). En el primer legajo, comprado en Egipto por R. Lepsius4
y consecuentemente pasando a formar parte de la colección d’Anastasi, se
encontraron, junto con Sinuhé, dos copias parciales de El campesino
elocuente y El diálogo de un hombre con su ba, dos composiciones
literarias también del Reino Medio. El segundo legajo fue hallado por
Quibel durante sus excavaciones en el Rameseum. Dentro de una caja se
guardaban textos de diversa índole, literarios, administrativos, mágicos,
médicos, rituales, listas léxicas, junto a objetos para la práctica de magia y
de medicina. El contenido parece indicar que el dueño de la tumba era un
sacerdote-lector.
Maspero editó en 1908 unos fragmentos de Sinuhé pertenencientes a la
colección de papiros de M. Golénischeff; edición que pronto quedaría
incompleta. En 1909, Gardiner publicó los dos papiros de Berlín antes
1 R. Koch, Die Erzählung des Sinuhe. Bibiotheca Aegyptiaca XVII, Bruselas 1990; la
recensión de R. B. Parkinson en Journal of Egyptian Archaeology 81 (1995) p. 255,
menciona un fragmento todavía sin publicar.
2 J. Assmann, “Die Rubren in der Uberlieferung der Sinuhe-Erzählung,” M. Görg (ed.),
Fontes atque Pontes: eine Festgabe für Hellmut Brunner. Ägypten und Altes Testament 5,
Wiesbaden 1983, p. 18-41.
3 Sobre medidas estándar de papiros, cf. J. C£ernyOE, Paper & Books in Ancient Egypt,
Londres 1952 ; R. Parkinson – S. Quirke, Papyrus, Londres 1995.
4 R. Lepsius, Denkmaeler aus Aegypten und Aethiopien, Leipzig 1849-1859, VI, p. 104-
107.
4 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
mencionados, y siete años después un volumen con sus notas filológicas y
traducción. El Papiro Berlín 3022, por ser el más antiguo, el más extenso y
estar bien conservado, se ha convertido en la versión estándar, sobre la que
se basan los estudios parciales y las traducciones más aceptadas de la obra
literaria.
Los óstraca provienen de Deir el-Medina, poblado ubicado en la orilla
occidental del Nilo, frente a Tebas, donde residían los trabajadores y
artesanos dedicados a la excavación y decoración de suntuosas tumbas bajo
las dinastías XIX y XX (siglos XIII-XI a. C.). En el Ashmolean Museum
de Oxford se exhibe el óstracon de mayor tamaño (88,5 x 31,5 cm.), con
ciento treinta líneas escritas sobre sus dos caras. Fue adquirido en El Cairo
en dos fragmentos separados que se cedieron al museo en 1940 y 1942,
aunque el último no llegase a Inglaterra hasta 1945. El óstracon del British
Museum 5629, que contiene el final de la narración, destaca entre las
versiones tardías por su calidad literaria.
Ostracon BM. 5629 (= L), conteniendo el final de Sinuhé.
Todas las versiones de la composición literaria presentan corrupciones
textuales, causadas por deficiencias en la escucha o en la copia del texto.
Además, algunos escribas se tomaron la libertad de simplificar o
reinterpretar algunos términos o pasajes oscuros. Sobre los ejemplares más
tardíos, seiscientos años posteriores a los papiros de Berlín, cabe señalar
que, a pesar de la significativa evolución que hasta entonces había
experimentado el lenguaje escrito, éstos mantienen el egipcio clásico
SINUHÉ 5
original y una notable semejanza con sus predecesores. Es difícil afirmar si
hubo una redacción original de Sinuhé de la que derivan las versiones más
o menos desvirtuadas que han llegado hasta nosotros desde distintas
épocas, o si por el contrario existieron desde el principio varias redacciones
paralelas que recogían una tradición oral.
La principal transcripción jeroglífica de Sinuhé se debe a A. M.
Blackman, The Story of Sinuhe. Bibliotheca Aegyptiaca II, Bruselas 1932,
p. 1-41; para el óstracon del Ashmolean, ver J. W. B. Barns, The
Ashmolean Ostracon of Sinuhe, Londres 1952; y recientemente R. Koch,
Die Erzählung des Sinuhe. Bibliotheca Aegyptiaca XVII, Bruselas 1990,
que reune los diversos fragmentos publicados hasta la fecha. Además de las
traducciones de Lichtheim y de Simpson, mencionadas en la Introducción,
destaca recientemente la de E. Blumenthal, “Die Erzählung des Sinuhe,” en
Texte aus der Umwelt des Alten Testaments III 5: Mythen und Epen,
Gütersloher 1995, p. 884-911; y la de R. B. Parkinson, The Tale of Sinuhe
and other Egyptian Poems, 1940-1640 BC, Oxford 1997, p. 21-53. Sinuhé
ha sido objeto de numerosos estudios específicos, de entre los que cabe
mencionar, R. Parant, L’affaire Sinouhê, Aurillac 1982; J. L. Foster,
Thought Couplets in the Tale of Sinuhe. Münchner Ägyptologische
Untersuchungen 3, Frankfurt am Main 1993; artículos como, por ejemplo,
J. Baines, “Interpreting Sinuhe,” Journal of Egyptian Archaeology 68
(1982) p. 31-44; H. Goedicke, “The Encomium of Sesostris III,” Studien
zur altägyptischen Kultur 12 (1985) p. 5-28; idem, “Sinuhe’s Self-
Realization (Sinuhe B 113-127),” Zeitschrift für ägyptische Sprache 117
(1990) p. 129-139; Cl. Obsomer, “Sinouhé l’Égyptien et les raisons de son
exil,” Le Muséon 112 (1999) p. 207-271; y ha recibido una atención
especial en A. Loprieno, Topos und Mimesis: zum Ausländer in der
ägyptischen Literatur. Ägyptologische Abhandlungen 48, Wiesbaden 1988,
p. 41-59.
6 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Contexto histórico
La copia más antigua del relato de Sinuhé data de la segunda mitad de la
dinastía XII. La acción se desarrolla, sin embargo, bajo el reinado del
segundo rey de la dinastía, más de cien años antes (ca. 1960 a. C.). El
primero de ellos, Amenemhat I, había llegado al trono tras servir como
visir en la administración de su predecesor.5 Todo parece indicar que no era
de ascendencia real, pero se desconocen los detalles de su coronación. En
el año veinte de su reinado, Amenemhat asoció al trono a su hijo Sesostris,
y ambos reinaron en corregencia por más de diez años. Las circunstancias
de la muerte del rey Amenemhat se recogen en un texto que pretende ser un
testamento político dirigido a su hijo, asesorándole sobre cómo gobernar y
mencionando algunas de sus experiencias como monarca. El grado de
veracidad de los hechos narrados es, en su mayor parte, de difícil
contrastación. Las Instrucciones del rey Amenemhat I incluyen los
siguientes pasajes:6
Escucha lo que te digo y reinarás en la tierra, gobernarás las dos
orillas, crearás abundancia de lo bueno. Guárdate de los súbditos que
no son nadie, cuyas confabulaciones no preocupan; no te acerques a
ellos estando solo. No confíes (ni) en un hermano, ni reconozcas a
nadie (por) amigo, ni te crees clientela, (pues) no hay provecho en ello.
Cuando descanses, vela tú mismo por ti, porque uno no tiene sirvientes
el día de (su) desgracia. Yo daba al que pedía, criaba al huérfano, hice
que quien estaba sin nada alcanzara como aquél que tenía. Sin
5 Un visir llamado Amenemhat grabó cuatro inscripciones en Wadi Hammamat con motivo
de una expedición despachada por el rey Montuhotep en busca de piedra; cf. MM. J.
Couyat – P. Montet, Les inscriptions hiéroglyphiques et hiératiques du Ouâdi Hammâmât.
Mision de l’Institut Français d’Archaeologie Orientale 34, El Cairo 1912, p. 41-42, 77-81,
85-86, 97-100, fig. 5, 29, 36, 37; Lepsius, Denkmaeler, II, p. 149; W. Schenkel,
Memphis.Herakleopolis.Theben. Ägyptologische Abhandlungen 12, Wiesbaden 1965, p.
263-269.
6 J. López, “Le papyrus Millingen,” Revue d’Égyptologie 15 (1963) p. 29-33; W. Helck,
Der Text der “Lehre Amenemhets I. für seinen Sohn,” Wiesbaden 1969. Véase el reciente
artículo de G. Burkard, “Als Gott erschienen spricht er”. Die Lehre des Amenemhet als
postumes Vermächtnis,” en J. Assmann – E. Blumenthal (eds.), Literatur und Politik im
pharaonischen und ptolemäischen Ägypten. Bibliothèque d’Étude 127, El Cairo 1999, p.
153-173.
SINUHÉ 7
embargo, quien comía de mis provisiones formó opositores, a quien yo
delegué mi autoridad promovió confabulaciones (…)
Fue después de la cena, se había hecho ya de noche. Llevaba una
hora descansando, acostado en mi cama. Estaba cansado, me
empezaba a dormir. Entonces, cuando hacía lo que una serpiente del
desierto hace, armas de mi protección se volvieron en contra. La lucha
me despertó. Cuando volví en mí, me encontré con que era una trifulca
de la tropa. De haber cogido las armas en mi mano, hubiera hecho que
los cobardes retrocedieran inmediatamente; (pero) no hay nadie que
sea valeroso de noche, no hay quien pueda luchar solo, no hay éxito
posible si no hay un guardian. Así, (me) hirieron en tu ausencia. Antes
de que los cortesanos lo escucharan (de mí) te promuevo, antes de
sentarme contigo y darte consejo, puesto que yo no lo había planeado,
no lo esperaba, no me había percatado de la conspiración de los
vasallos.
A pesar de las extraordinarias circunstancias que rodearon la coronación
y muerte del primero de sus reyes, la dinastía XII supuso un período de
gran estabilidad y desarrollo para Egipto, tanto en las artes, como en la
política, economía, religión, etc. La residencia y administración real se
trasladaron de Tebas a Ichitauy, topónimo que significa literalmente
“Quien toma posesión de las Dos Tierras,” referencia política a la acción
unificadora del monarca. La nueva capital estaba ubicada junto al gran
oasis de el-Fayum, a unos veinte kilómetros al sur de Menfis, es decir,
próxima al lugar de encuentro entre el Alto y el Bajo Egipto. La corona
emprendió importantes obras públicas, no ya sólo relacionadas con el culto,
sino también con la administración y explotación de la tierra. Las
expediciones fuera del valle del Nilo en busca de piedras, minerales y
productos exóticos se sucedían casi de forma periódica.
La administración central se vio así fortalecida y enriquecida, y sus
oficiales estrecharon sus vínculos con el monarca. En algunas
composiciones literarias, el monarca solicita consejo de sus cortesanos
durante una aparición oficial en el salón de audiencias, y los cortesanos a
su vez asisten y apoyan las iniciativas reales.7 Las biografías póstumas e
inscripciones de oficiales realizadas durante el desempeño de una misión
dedican con frecuencia elogios al rey y exaltan la lealtad a su majestad. La
máxima expresión de este género se encuentra en la estela funeraria de
7 Véase, por ejemplo, el comienzo de La profecía de Neferti y el rollo de cuero de Berlín nº
3029; vid. infra n. 9, 26.
8 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Sehetepibré, en la cual Amenemhat III es equiparado al dios solar,
desencadenador de todas las fuerzas de la naturaleza. La inscripción
incluye el siguiente pasaje:8
Comienzo de las enseñanzas que él compuso para sus hijos:
Os he de decir algo importante y vosotros habréis de escuchar.
He de procurar que vosotros conozcáis la conducta para la eternidad,
el nuevo florecer de la vida, cómo pasar el tiempo con éxito.
Adorad al rey Nimaatré -¡que viva por siempre!- en vuestro interior,
acoged a su majestad en vuestros corazones.
Él es Sia, quien está en los corazones,
sus ojos inspeccionan por dentro de cada uno.
Él es Re, quien ve con sus rayos,
ilumina las Dos Tierras más que el disco solar,
reverdece la tierra más que la gran inundación.
Él ha llenado las dos orillas de supremacía y de vida,
las narices se bloquean cuando se enfurece y
cuando se calma respiran aire.
Concede provisiones a quienes le siguen,
alimenta a quien camina por su sendero.
El rey es la energía de vida,
su palabra es abundancia,
su existencia es su creación.
Él es Jenum de todos los cuerpos,
procreador que da origen a la humanidad.
Él es Bastet, protector de las Dos Tierras,
quien le adora es guarecido por su brazo.
Él es Sajmet contra el que transgrede su mandato,
a quien él desprecie sufrirá.
Pelead en su nombre,
respetad su juramento,
debéis estar libres de falta.
El elegido del rey será venerado,
no tiene tumba el enemigo de su majestad y
su cuerpo es arrojado al agua.
Debéis hacer esto y vuestros cuerpos prosperarán,
teniéndolos para siempre.
8 Museo de El Cairo CCG 20538; K. Sethe, Ägyptische Lesestücke, Leipzig 1924, p. 68-70;
G. Posener, L´Enseignement loyaliste, París 1976.
SINUHÉ 9
Una de las causas de la inestabilidad política en el valle antes de la
llegada al poder de la dinastía XII fue la inmigración por el delta oriental,
según La profecía de Neferti, una composición literaria algo anterior a
Sinuhé y también profusamente copiada en época posterior.9 Para solventar
el problema de la inmigración, se levantaron las Murallas del gobernador,
mencionadas también por Sinuhé. Otro texto literario de la época, Las
lamentaciones de Ipuwer,10 menciona la presencia de extranjeros como
factor desestabilizador y añade que durante este tiempo se había dejado de
navegar hacia Biblos en busca de madera de cedro y otros productos de
lujo.
Inscripción pseudo-jeroglífica
de Biblos, inscrita en bronce.
Escarabeo hallado en Biblos
con el nombre y títulos del
gobernante local, Kain,
escritos en jeroglíficos
egipcios (Ermitage 5945).
En el Contexto histórico del relato de El Náufrago se hizo mención a las
incursiones de tropas egipcias en el Sinaí y en Palestina durante el Reino
Antiguo y Medio. Estatuas y otros objetos de claro origen egipcio, con
inscripciones que los fechan en la dinastía XII, han sido hallados en Biblos,
Ugarit, Ebla, Qatna y en otros lugares de la costa e interior de Palestina y
de
9 W. Helck, Die Prophezeiung des Nfr.tj, Wiesbaden 1970, p. 56; H. Goedicke, The
Protocol of Neferit, Baltimore 1977.
10 A. H. Gardiner, Admonitions of an Egyptian Sage, Leipzig 1909 (reimpresión,
Hildesheim 1969).
10 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Siria.11 Si bien las inscripciones sólo aportan una fecha post quem para
determinar el momento en que fueron llevados al lugar donde se
encontraron, esta documentación no ha de ser obviada. Por otro lado,
objetos provenientes de Siria-Palestina, del Egeo y de Mesopotamia han
sido encontrados en diversas localidades de Egipto en un contexto
arqueológico perteneciente a la dinastía XII, como en To$d y en Li≈t.12
Abi≈ai y treinta y seis cananeos más entran en el valle del Nilo trayendo cohol, por
medio de Jenumhotep, gobernador provincial y supervisor de los paises orientales.
El intercambio entre Egipto y sus vecinos del norte no tiene por qué
reducirse a una mera adquisición de bienes materiales, bien sea a través de
intercambio o de saqueo, ni a una relación política más o menos desigual.
El trasiego humano sin duda arrastró consigo recíprocas influencias
culturales. Consecuencia de ello pudieran ser, por ejemplo, las todavía
enigmáticas inscripciones Proto-sinaíticas y/o las inscripciones Pseudojeroglíficas.
La mayoría de las del primer grupo, treinta y una en total, han
sido halladas en Serabit el-Jadim; las del segundo grupo, trece, proceden de
Biblos. Estos dos lugares fueron frecuentados por egipcios durante la
dinastía XII, pero ninguna de las inscripciones incluye una referencia clara
para poder fecharlas con cierta precisión. Aunque distintos entre sí, los dos
sistemas de escritura presentan una muy posible influencia de los signos de
la escritura cursiva/hierática egipcia.13
11 W. Helck, Die Beziehungen Ägyptens zu Vorderasien im 3. und 2. Jahrtausend v. Chr..
Ägyptologische Abhandlungen 5, Wiesbaden 1971, p. 68-71; idem, “Ägyptische Statuen im
Ausland – Ein Chronologisches Problem,” Ugarit-Forschungen 8 (1976) p. 101-115; D. B.
Redford, Egypt, Canaan and Israel in Ancient Times, Princeton 1992, p. 81-82.
12 F. Bisson de la Roque, Trésor de Tôd. Catalogue géneral des antiquités égyptiennes du
Musée du Caire, nos 70501-70754, El Cairo 1950; W. M. F. Petrie, Illahun, Kahun and
Gurob, Warminster 1881, reimpreso en 1974, p. 9-10, lám. 1.
13 W. F. Albright, The Proto-Sinaitic Inscriptions and their Decipherment. Harvard
Theological Studies XXII, Cambridge 1966; M. Dunand, Byblia Grammata. Documents et
recherches sur le développement de l’ecriture en Phénicie, Beirut 1945, p. 71-138; idem,
“Nouvelles inscriptions pseudo-hiéroglypghiques découvertes à Byblos,” Bulletin du Musée
de Beyrouth 30 (1978) p. 51-59; G. Posener, “Sur les inscriptions pseudo-hiéroglyphiques
SINUHÉ 11
Los contactos pacíficos con poblaciones extranjeras no reciben en las
fuentes egipcias la atención que éstas prestan a las acciones violentas
impulsadas por la Corona. Sin embargo, en la tumba de un gobernador
provincial del Alto Egipto, en Beni Hasan, se representa una caravana
compuesta por hombres, mujeres y niños con rasgos físicos y vestimenta
Sexto año bajo la majestad del Horus
Semtauy, el rey de Egipto Jajeperré
(Sesostris II). Relación de los
cananeos14 que vienen con cohol, que
trajo consigo el hijo del jefe
Jenumhotep. Número total de cananeos
del país de Ne≈u: treinta y siete.
característicos del levante mediterráneo, que han entrado en el valle del
Nilo con un cargamento de cohol.15 El nombre del líder del grupo de
extranjeros es claramente semítico, Abi≈ai. El grupo es presentado ante el
gobernador provincial y supervisor de los países orientales, Jenumhotep III,
por mediación de un oficial egipcio, que le entrega a su superior un
documento o salvoconducto de la administración real.16
El carácter pacífico que transmite la escena de la tumba de Jenumhotep
se equilibra, por ejemplo, con la mención a acciones militares en las
biografías póstumas de oficiales de la Corona que participaron en ellas;
de Byblos,” en Mélanges offerts à Maurice Dunand I, Beirut 1969, p. 223-239; M. Sznycer,
“Les inscriptions ‘pseudo-hiéroglyphiques’ de Byblos, en E. Acquaro, et al. (eds.), Biblo.
Una città e la sua cultura, Roma 1994, p. 167-178; B. Sass, The Genesis of the Alphabet
and its Development in the Second Millenium B. C.. Ägypten und Altes Testament 13,
Wiesbaden 1988.
14 Para el término <oemw, vid. infra n. 55.
15 Polvo fino de antimonio o galena que se aplicaba y se aplica como cosmético
principalmente sobre los párpados y pestañas.
16 P. E. Newberry, Beni Hasan, I, Londres 1893, p. 69, fig. 30, 38. Sobre testimonios en las
fuentes escritas de cananeos (<oemw) en Egipto, vid. G. Posener, “Les Asiatiques en Égypte
sous les XIIe et XIIIe dynasties,” Syria 34 (1957) p. 145-163; U. Luft, “Asiatics in Illahun:
A preliminary report,” en G. M. Zaccone – T. R. di Netro (eds.), Sesto Congresso
Internazionale di Egittologia, Turín 1993, II, p. 291-297. Ver también D. Kessler, “Die
Asiatenkarawane von Beni Hasan,” Studien zur altägyptischen Kultur 14 (1991) p. 141-
171.
12 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
como es el caso de Nesumontu,17 bajo la corregencia entre Sesostris I y su
padre. La estela de Sobekju, proveniente de Abidos y hoy en Manchester,
es de una época posterior al momento en el que transcurre la historia de
Sinuhé, pero sirve de contrapunto para obtener una visión más completa de
las relaciones de Egipto con sus vecinos del norte, a través de los ojos de
un alto funcionario.18
Su majestad (Sesostris III) marchó hacia el norte para someter a los
Montiu de Palestina. Su majestad alcanzó la tierra de Sewahkem,
regresando entonces su majestad a la Residencia -¡vida-prosperidadsalud!-.
Sewahkem había sido sometida junto con la maldita Retenu (=
Palestina).
Yo estaba ocupado en la retaguardia. Los miembros de la tropa se
agruparon para luchar contra los cananeos. Abatí a un cananeo.
Permití que sus armas fueran capturadas por dos soldados, sin parar
(yo) de luchar. Mi ánimo era decidido, sin volver la espalda a ningún
cananeo. (Juro, como que) Sesostris vive, que he dicho la verdad. Él me
otorgó una distinción en oro fino mayor que mi mano, una daga
labrada en oro fino y un prisionero(?).
Las inscripciones reales mencionan con frecuencia que el rey ha
subyugado a los pueblos extranjeros circundantes, incluyendo a los de
Palestina. Las expresiones utilizadas denotan generalmente acciones
violentas. En la literatura contemporánea, sin embargo, encontramos dos
actitudes opuestas hacia los extranjeros. En la historia de Sinuhé los
asiáticos son bien considerados: varios de ellos son mencinados por su
nombre y su carácter es presentado con cierto aprecio y reconocimiento.
Por otro lado, algunos textos del género sapiencial transmiten una imagen
de ellos parcial y negativa, mencionando sus defectos y ninguna virtud. En
las Instrucciones para el rey Merikare,19 alrededor de ciento cincuenta
años antes del momento en el que se desarrolla la acción de Sinuhé, se
señala:
17 Sethe, Lesestücke, p. 81-82.
18 Idem, p. 83; J. Baines, “The Stela of Khusobek: Private and Royal Military Narrative and
Values,” en J. Ossing – G. Dreyer (eds.), Form und Mass. Ägypten und Altes Testament 12,
Wiesbaden 1987, p. 43-61.
19 Papiro San Petesburgo 1116A, VIII 11- IX 2; W. Helck, Die Lehre für König Merikare,
Wiesbaden 1977, p. 55-56; J. Quack, Studien zur Lehre für Merikare, Göttingen 1992, p.
183-184.
SINUHÉ 13
El maldito cananeo es miserable debido al lugar donde habita: falto
de agua y carente de madera; sus caminos son muchos y tortuosos por
las montañas. No permanece en un mismo lugar, sino que (la búsqueda
de) sustento le hace moverse (de un sitio a otro). Lucha desde los
tiempos de Horus sin conquistar ni ser conquistado; no anuncia el día
del combate, (sino que) se precipita como un ladrón sobre sus víctimas.
Otro testimonio de animosidad contra
el extranjero lo componen un conjunto
de figurillas y óstraca de esta misma
época, inscritos con nombres de
príncipes y topónimos nubios y de Siria-
Palestina, que se usaban en prácticas
mágicas siguiendo la creencia de que al
dañarlos, se perjudicaba a aquél o
aquéllo representado.20
Sesostris III levantó dos estelas
gemelas21 junto a la Segunda catarata del
Nilo, límite meridional de su autoridad. La
inscripción principal revela la actitud
prepotente de la monarquía frente a los
pueblos del sur. Además, refleja el afán de
la realeza por consolidar y superar lo
realizado por sus antecesores.
Año dieciséis, tercer mes de Peret: estableciendo su majestad la
frontera sur hasta Heh (Semna). He establecido mi frontera habiendo
sobrepasado río abajo a mis predecesores. He superado lo que se me
había encomendado. Yo soy el rey, quien habla y actúa; lo que mi
20 Figura hoy en Bruselas con el número de inventario E 7442. Sobre los textos, ver K.
Sethe, Die Ächtung feindlicher Fürsten, Völker und Dinge auf altägyptischen
Tongefässcherben des Mittleren Reiches, Berlín 1926; G. Posener, Princes et pays d’Asie et
de Nubie, Bruselas 1940; A. M. Abu Bakr – J. Osing, “Ächtungstexte aus dem Alten
Reich,” Mitteilungen des deutschen archäologischen Instituts Abteilung Kairo 29 (1973) p.
97-133.
21 Berlín 1157; Sethe, Lesestücke, p. 83-84; J. Janssen, “The Stela (Khartoum Museum no.
3) from Uronarti,” Journal of Near Eastern Studies 12 (1953) p. 51-55; Ch. Eyre, “The
Semna Stelae: Quotation, Genre and Functions of Literature,” en S. Israelit-Groll (ed.),
Studies in Egyptology presented to Myriam Lichtheim I, Jerusalén 1990, p. 134-165; R. B.
Parkinson, Voices from Ancient Egypt, Oklahoma 1991, p. 43-46.
14 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
corazón concibe es lo que acontece por medio de mi acción; agresivo
para conquistar, decidido para triunfar. No soy alguien cuyo discurso
yace en su corazón, sino que considera las reclamaciones y se apoya en
la misericordia. No soy alguien gentil con los enemigos que le han
atacado, sino que ataco cuando soy atacado y callo cuando hay
silencio, respondiendo de acuerdo con lo que ocurra, puesto que callar
después de ser atacado es dar confianza al enemigo. Es valiente quien
es agresivo, es maldito quien huye. Es un cobarde quien es desposeído
de su frontera, ya que los nubios caerán sólo por la palabra, tan sólo
respondiéndoles se causa su retirada. Sé agresivo y él se dará la vuelta;
retírate y él se volverá agresivo.
(Los nubios) no son gente temible, sino temerosos, de corazón débil.
Mi majestad les ha visto, no miento. He raptado a sus mujeres, me he
traído a su gente, he acudido a sus pozos y sacrificado su ganado, he
prendido fuego a sus cosechas. Juro por mi padre que estoy diciendo la
verdad, sin exagerar ni una palabra.
En cuanto a cualquiera de mis hijos que perpetúe esta frontera
creada por mi majestad, él será considerado mi hijo, nacido de mi
majestad, puesto que un hijo es aquél que protege a su padre, el que
perpetúa la frontera de su progenitor. En cuanto a aquél que la
abandone sin siquiera luchar por ella, no será considerado mi hijo, no
lo habré engendrado yo.
Ahora, mi majestad ha ordenado la creación de una imagen22 mía
en esta frontera establecida por mi majestad, para que seáis firmes,
para que luchéis por ella.
22 Sesostris se refiere así a la estela misma que porta esta inscripción. El témino twt puede
referirse a una escultura, en relieve o tridimensional, pero también a una descripción de la
persona, a una semblanza, a un retrato escrito.
SINUHÉ 15
Estela de Sesostris III en Semna; cuarcita, 160 x 96 cm. (Berlín 1157).
16 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Contexto literario
Es difícil precisar la dirección que tomaron las influencias literarias
entre los diversos géneros que hoy se identifican en el corpus textual. Ello
se debe al carácter incompleto y fortuito de las fuentes que han llegado
hasta nosotros. Con la documentación hoy disponible, parece como si las
inscripciones funerarias, entre las que se encuentran las biografías
póstumas, hubieran servido de campo de pruebas y más tarde de escuela, de
donde los escribas tomaron elementos y los desarrollaron en otros géneros,
tanto de ficción como en inscripciones conmemorativas.23 Sin embargo,
puesto que no se tiene noticia de que los escribas estuvieran dedicados en
exclusividad a la producción de un tipo específico de textos, al menos a
comienzos del segundo milenio a. C., una división estricta en géneros
parece en esta época del antiguo Egipto aún más artificial que en la
literatura contemporánea. La propia actividad profesional de los escribas
debía poner, muy probablemente, diversas categorías literarias en contacto
y en recíproca influencia.
Sinuhé puede así percibirse en cierta medida como una consecuencia de
la evolución de las biografías póstumas, que pasaron de casi una mera
relación del cursus honorum, a una descripción de las actividades y
comportamiento del difunto al servicio del monarca. Por otro lado, no sería
exagerado pensar que, a su vez, hubiera influido en el desarrollo de la
narración en las biografías que los altos oficiales se hacían grabar en una de
las paredes de su tumba o en estelas de piedra.
Como precedente de la descripción del viaje de Sinuhé, traducimos a
continuación un fragmento de la extensa biografía de Harjuf,24 que sirvió
bajo dos reyes de la dinastía VI (ca. 2250 a. C.). La inscripción fue grabada
en la fachada de su tumba, excavada en la falda de una colina en el distrito
de Asuán, lugar hoy llamado Qubbet el-Hawa. El carácter diplomático y
comercial de las misiones realizadas por Harjuf en tierras de la baja Nubia,
así como el estilo de su narración, hacen de este texto un buen exponente
de las posibilidades que se le abrían al género biográfico.
23 J. Assmann, “Schrift, Tod, und Identität: das Grab als Vorschule der Literatur im alten
Ägypten,” en J. Asmann, et al. (eds.), Schrift und Gedächtnis, Munich 1993, p. 64-93; A.
Gnirs, “Die ägyptische Autobiographie,” en Loprieno (ed.), Ancient Egyptian Literature:
History and Forms, p. 191-241.
24 Urk. I 123-127.
SINUHÉ 17
El líder, amigo único, sacerdote-lector, mayordomo, guardia de
Nejen, jefe de Nejeb, portador del sello bit, supervisor de intérpretes,
conocedor de los secretos del Alto Egipto, en quien confía su señor,
Harjuf.
Portador del sello bit, amigo único, sacerdote-lector, supervisor de
intérpretes, quien trae consigo las cosas de todos los países extranjeros
para su señor, los productos para el harén real, supervisor de todos los
países extranjeros del Alto Egipto, quien hace lo que su señor premia.
El portador del sello bit, amigo único, sacerdote lector, supervisor
de intérpretes, el venerado ante Ptah-Sokar, Harjuf, dice:
La majestad del rey Merenré, mi Señor, me envió, junto con mi
padre, amigo único y sacerdote-lector, Iri, a la tierra de Yam,25 con el
fin de abrir camino hacia esa tierra. Lo realicé en siete meses. Traje de
allí toda clase de productos valiosos y exóticos, y fui recompensado
enormemente por ello.
Su majestad me envió una segunda vez, yo solo. Subí por el camino
de Elefantina, y descendí de Irchet y de Makher, Tereres e Irchet, en un
total de ocho meses. Cuando bajé, traje productos de esta tierra en
gran cantidad; nunca se había traído nada igual de este lugar.
Descendí de la región de la casa del jefe de Setiu e Irchet. Abrí estas
tierras, sin descubrir (indicios de) que lo hubiera hecho antes ningún
amigo único, supervisor de intérpretes que hubiera subido hacia Yam.
Su majestad me envió a Yam por tercera vez. Subí desde la provincia
de Tinis por el camino del oasis. Me encontré con el gobernante de
Yam, quien marchaba hacia la tierra de los Tchemeh para perseguirles
hasta lo más recóndito del cielo. Subí a su zaga hacia la tierra de los
Tchemehu; le complací para que así diera gracias a todos los dioses
por el soberano.
[…] para hacerle saber a la majestad del rey Merenré, mi Señor,
[que había marchado] a la zaga del gobernante de Yam.
Después de haber complacido a este gobernante de Yam, [descendí
de…] al sur de Irchet y al norte de Setiu. Me encontré con el gobernante
de Irchet, Setiu y Wawat […] Yo descendía con trescientos asnos
cargados con incienso, caoba, ungüento, grasa(?), pieles de pantera,
colmillos de elefante, palos arrojadizos y todo tipo de presentes
25 D. O’Connor, “The Locations of Yam and Kush and Their Historical Implications,”
Journal of the American Research Center in Egypt 23 (1986) p. 27-50, localiza ambos
topónimos en la Alta Nubia, en contra de otros egiptólogos que localizan Yam en la Baja
Nubia, al sureste de Elefantina.
18 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
valiosos. Cuando el gobernante de Irchet, Setiu y Wawat vio lo fuerte [y
numerosa] que era la tropa de Yam que descendía conmigo a la
Residencia, junto con los soldados que habían sido despachados
conmigo, entonces este gobernante me ayudó, dándome bueyes y cabras
y guiándome por los caminos de la región de Irchet, debido a que la
atención [que había prestado] era mayor que la de cualquier otro
amigo único, supervisor de intérpretes que hubiera subido antes a Yam.
Cuando este ≤humilde≥ servidor marchó hacia la Residencia, fue
hecho venir a mi encuentro el […], amigo único, supervisor de
recepción(?), Juni, con barcos llenos de dulces, panes y cerveza.
La narración de las principales acciones que Sinuhé realiza desde que
emprende su desesperada y gratuita huida hasta su regreso a palacio se ve
interrumpida por diversos cambios de estilo. La narración acoge breves
diálogos, que añaden viveza y realismo, es decir, teatralidad. Este recurso
se utilizaba con frecuencia en la composición de textos funerarios que
aludían a los encuentros del difunto con las diferentes divinidades del Más
Allá. El diálogo era, por otro lado, de uso común en los textos que
acompañan las escenas que decoraban las paredes de los templos y tumbas.
Y en esta misma época, bajo la dinastía XII, las inscripciones
conmemorativas del monarca comienzan a contextualizar sus acciones
mostrándolas como consecuencia de un diálogo entre el rey y sus
consejeros.26
El autor intercala en su discurso la transcripción de las cartas que se
envían Sesostris I y él. El posible escepticismo de la audiencia sobre la
veracidad de los hechos narrados se disipa gracias a la cita textual de
documentos oficiales, que por su naturaleza gozaban a priori del sello de
autenticidad. Además, la carta del rey dirigida a su persona otorga al
súbdito egipcio, que hasta entonces sólo había sido ensalzado por
extranjeros, una aureola de distinción. Con los mismos propósitos que el
autor de Sinuhé, Harjuf incluye en su biografía la copia de la carta que el
rey Neferkaré Pepi II le envió, impaciente por su regreso.27
26 Un texto da cuenta del acto oficial en el que Sesostris I presenta ante su corte su
proyecto de construcción de templos, el cual es inmediatamente aprobado por aclamación;
cf. A. de Buck, “The Building Inscription of the Berlin Leather Roll,” Analecta Orientalia
17 (1938) p. 48-53; H. Goedicke, “The Berlin Leather Roll (P Berlin 3029),” en Festschrift
zum 150 Jährigen Bestehen des Berliner Agyptischen Museums, Berlín 1974, p. 87-104.
27 Urk. I 128-131.
SINUHÉ 19
Cancillería real. Año dos, tercer mes de la estación Ajet, día quince.
El rey ha dictado ≤para≥ el amigo único, sacerdote-lector,
supervisor de intérpretes, Harjuf:
Conozco el contenido de la carta que mandaste para el rey a
palacio, para informar que habías regresado con éxito de Yam junto
con tu tropa. Tú decías en la carta que traías toda clase de productos
preciados que la diosa Hathor, señora de Imaau, había entregado para
el ka del rey Neferkaré -¡que viva por siempre jamás!-. Decías en tu
carta que traías contigo un pigmeo, danzante divino, de la tierra de los
Aju, semejante al pigmeo que trajo el portador del sello divino
Bawerded de la tierra del Punt en época del rey Isesi. Decías a mi
majestad que nunca se había traído nada igual por otro que hubiera
estado antes en Yam.
Tú siempre haces todo lo que tu majestad desea y premia. Te pasas
día y noche discurriendo cómo hacer todo lo que tu majestad desea,
premia y ordena. Su majestad recompensará tus muchos y excelentes
éxitos, para gloria del hijo de tu hijo por siempre, para que todos digan
cuando escuchen lo que tu majestad hizo para ti: “¿Hay algo semejante
a lo que se hizo por Harjuf cuando regresó de Yam, habiéndose
esforzado por hacer todo lo que su majestad desea, premia y ordena?”
¡Ven! ¡Navega río abajo hasta la Residencia de inmediato!
¡Deprisa! Tráete a ese pigmeo que tienes, que has traído de la tierra de
los Aju, vivo, sano y salvo, para la danza divina, para divertir, para
deleitar al rey Neferkaré -¡que viva por siempre!-. Cuando regrese
contigo en barca, que un retén permanezca junto a él, a ambos lados de
la barca, atentos por si se cae al agua. Cuando duerma por la noche,
que un retén duerma junto a él en su tienda, a razón de diez turnos por
noche.
Mi majestad quiere ver a este pigmeo más que a ≤cualquier≥
producto de Bia y Punt. Cuando llegues a la Residencia, estando este
pigmeo contigo, vivo, sano y salvo, mi majestad hará para ti más de lo
que se le hizo al portador del sello divino Bawerded en época de Isesi,
debido al deseo de mi majestad de ver a este pigmeo.
20 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
La narración de las aventuras y desventuras de Sinuhé se ve
interrumpida, además de por los diálogos y por la transcripción de
correspondencia oficial, por un encomio que el protagonista le dedica al
nuevo rey, Sesostris I, dirigido al jeque que le acoge en Siria. Este tipo de
himnos panegíricos del monarca alcanzarán su máxima expresión años
después; por ejemplo, en los himnos del papiro hallado en Kahun
dedicados a Sesostris III (vid. infra). Bajo el reinado de Sesostris I, dos
estelas de piedra levantadas en Nubia combinan la narración de las
acciones del oficial encargado de dirigir una expedición fuera del valle del
Nilo y de erigir el monumento en cuestión, con un elogio al monarca. A
continuación, traducimos un fragmento del himno a Sesostris I con el que
el capataz Hor comienza el texto de la estela que levantó en las canteras de
amatista de Wadi el-Hudi,28 treinta y cinco kilómetros al sureste de la
Primera catarata.
El dios bueno,
quien sacrifica a los Iuntiu,
quien degüella a los cananeos.
El soberano,
quien abarca lo más recóndito,
quien se trae consigo los límites de los nubios rebeldes,
quien decapita a las bandas hostiles.
De anchas fronteras y amplios movimientos,
cuya perfección ha unido las Dos Tierras.
Poseedor de fuerza,
respetado en tierras extranjeras,
cuya arma ha derribado a los rebeldes,
quienes le desafiaron han fallecido bajo el arma de su majestad y
sus oponentes están atados.
Grande en favores para quien le sigue,
quien otorga el aliento de vida a quien le adora.
28 J. M. Galán, “The Stela of Hor,” Studien zur altägyptischen Kultur 21 (1994) p. 65-79;
A. I. Sadek, The Amethyst Mining Inscriptions of Wadi el-Hudi, I, Warminster 1980, p. 84-
88 (nº 143); II, Warminster 1985, lám. 23.
SINUHÉ 21
Estela del comandante Montuhotep, hallada en el templo de Buhen,
junto a la Segunda catarata. En la parte superior se representa al dios
Montu entregando al rey Sesostris diez poblaciones nubias.
22 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Traducción
El noble, líder, portador del sello bit, magnate principal, administrador
de los distritos del soberano en tierras de los nómadas, verdadero conocido
del rey y amado suyo, el asistente29 Sinuhé, dice: “Yo soy un asistente,
quien sigue a su señor, y sirviente de la dependencia real de la noble, rica
en favores, esposa del rey Sesostris en Jenumset, hija del rey Amenemhat
en Kaneferu,30 la venerada Neferu.”
Año treinta, tercer mes de la estación Ajet, día siete. El dios ha
ascendido a su horizonte, el rey Sehetepibré se ha elevado al cielo,
habiéndose unido al disco solar (Aton), el cuerpo del dios habiéndose
fundido con quien le creó.31 La Residencia estaba callada, los corazones
afligidos; las puertas estaban cerradas, los cortesanos con la cabeza sobre
las rodillas y los nobles en silencio.
Por aquel entonces, su majestad había enviado un destacamento a la
tierra de los Tchemehu.32 Su hijo mayor estaba al mando de ellos, el buen
dios33 Sesostris. Él había sido mandado para golpear las tierras extranjeras,
29 El título ≈msw significa literalmente “seguidor,” y es utilizado sobre todo en un contexto
militar. Al igual que para los demás títulos mencionados, su traducción literal revela tan
sólo parte de su función o contenido real.
30 Jenumset y Kaneferu son los nombres de las pirámides de Sesostris I y de Amenemhat I
respectivamente. Se levantaron en Li≈t, junto a la entonces capital del reino, Ichitauy, en el
Egipto Medio. Sinuhé menciona en este pasaje el título con el que figura la reina en la
tumba de su esposo y con el que figura en la de su padre, ambos difuntos en el momento de
componerse el relato, al igual que ella, pues su epíteto la acredita como habiendo ya
alcanzado el estado de gloria.
31 El rey muerto es concebido como un “dios.” Su doble lugar de destino se indica
mediante la palabra oeΔt, que significa “horizonte” y “tumba,” y la palabra pt, que significa
“cielo” y “cementerio” según el contexto.
32 Tchemehu y Tehenu, junto con los Libu, son las tribus libias mencionadas en las fuentes
egipcias con mayor frecuencia. Estas tribus hacían presión sobre la frontera occidental del
delta, especialmente durante Época Ramésida (siglos XIII-XII a. C.). La llamada estela de
Israel del rey Merneptah describe la victoria de este último sobre los libios y las
consecuencias sufridas por esta población y su jefe. Inscripciones del templo de Medinet
Habu describen las campañas de Ramsés III contra incursiones de saqueo libias.
33 El apelativo que literalmente se traduce por “buen dios” es posible que sea una forma
para denominar al legítimo heredero. Véase H. Stock, “N©r nfr = der gute Gott?,” en Der
SINUHÉ 23
para hacer prisioneros entre los Tehenu. A su regreso, traía cautivos Tehenu
y todo tipo de ganado sin límite.
Magnates de palacio enviaron (mensajeros) al Oeste para informar al
príncipe de lo ocurrido en la corte. Los comisionados se encontraron con él
en el camino, le alcanzaron al anochecer. Sin tardanza, se apresuró: el
halcón34 había volado en compañía de sus asistentes sin hacérselo saber a
su tropa. Se informó, sin embargo, a los súbditos35 del rey que estaban con
él en este destacamento: uno de ellos fue llamado. Yo estaba en pie y oí su
voz; cuando él hablaba, yo estaba arriba del camino. Mi corazón se aceleró,
mis brazos se desplomaron. Un tembleque tomó todo mi cuerpo y me
aparté a saltos en busca de un escondite. Me metí entre dos setos para evitar
el camino que ellos andaban.36
Marché río arriba, no pensando alcanzar la Residencia, pues suponía
que habría alboroto, no pudiendo asegurar que viviría tras él. Atravesé
Maaty (= Giza) cerca de Nuhet, crucé por el Recinto de Sneferu (= Da≈ur).
Pasé un tiempo en la linde del campo (con el desierto), partiendo (de
nuevo) al amanecer. Me crucé con un hombre que estaba al comienzo del
camino; él me saludó cordialmente y yo (sin embargo) le mostré
distanciamiento.37
A la hora de la cena, había llegado hasta el pueblo de Negau. Crucé el
río en una balsa sin timón, con el viento del oeste. Pasé al este de la
cantera, por arriba de la Señora de la Colina Roja (= Gebel Ahmar/Tura).
orientalistischen Tagung in Marburg 1950. Fachgruppe: Ägyptologie, Hildesheim 1951, p.
3-15.
34 Metáfora empleada para referirse al entonces príncipe Sesostris. El halcón era el animal
en el que se encarnaba el dios Horus, con quien se identificaba el monarca. El autor evita
llamarle directamente “Horus,” pues Sesostris aún no era rey; sin embargo, al haber
fallecido su padre, el príncipe levanta el vuelo hacia el trono. Así, el apelativo de “halcón”
expresa el estadio de transición de un príncipe antes de su coronación.
35 Literalmente “hijos del rey.”
36 Las diversas versiones difieren en el verbo empleado para este pasaje. La estructura
sintáctica y el sentido de la frase, sin embargo, no ofrecen duda: el verbo expresa la
finalidad de ponerse entre los arbustos, relacionada con la intención de Sinuhé de buscar un
escondite. El objeto directo de la oración, “camino,” es modificado por una cláusula de
relativo, “el camino que ellos andaban,” refiriéndose el pronombre a los comisionados y
súbditos del rey que habían sido informados de lo acaecido en palacio. Recuérdese que
Sinuhé se encontraba también hasta ese momento “arriba del camino.” Más adelante,
cuando Sinuhé explica su huida a Amunen≈i, menciona cómo su corazón le arrastró por “el
camino de la huida.”
37 Literalmente “temor,” actitud de respeto que se debía adoptar ante un superior.
24 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Tomé dirección río abajo y alcancé las Murallas del gobernante (en Wadi
Tumilat), construidas para detener a los nómadas, para aplastar a los que
merodean por las dunas. Me agazapé en unos arbustos, temiendo que me
vieran los centinelas que estaban de guardia sobre la muralla. Reemprendí
la marcha al anochecer, y al amanecer había llegado a Peten. Cuando me
detuve en el área de Kemuer, un ataque de sed me sobrevino. Estaba
deshidratado, mi garganta reseca. Me dije a mí mismo, “ésto es el sabor de
la muerte.”
Levanté mi corazón y recompuse mi cuerpo tras escuchar ruido de
ganado y vislumbrar nómadas. Un caminante que había estado en Egipto
me descubrió.38 Él me dio entonces agua, cocinó para mí leche. Marché
con él a su tribu, y bueno fue lo que ellos hicieron por mí.
Una tierra me llevó a otra, partí hacia Biblos, me dirigí a Qedem. Pasé
medio año allí, y Amunen≈i me tomó (consigo); él era el gobernante del
Alto Retenu. “Tú estás bien conmigo, (pues) puedes oír la voz de Egipto.”
Me dijo esto (porque) conocía mi carácter; había escuchado mis súplicas,
los egipcios que estaban allí con él me habían descrito.
– ¿Cómo has llegado a esto? -me dijo- ¿Qué ha pasado en la Residencia?
– El rey de Egipto Sehetepibré ha partido hacia el horizonte y no se sabe
lo que ha ocurrido. -Le dije falsamente-: cuando volvía de una expedición
en la tierra de los Tchemehu, me fue comunicado y mi corazón palpitó. Mi
corazón se me salía del cuerpo y me condujo por el camino de la huida. No
fui implicado, no se me escupió. No se oyó ningún reproche, no se escuchó
mi nombre en boca del heraldo. No sé qué me trajo hasta esta tierra
38 El verbo sioe es en este pasaje generalmente traducido por “reconocer,” implicando que
el nómada había visto ya antes a Sinuhé. La anterior mención de que éste había estado en
Egipto podría servir para argumentar en favor de un conocimiento previo entre ambos. Sin
embargo, la forma en que continúa el relato sugiere lo contrario. Tal vez la intención del
autor fuera simplemente dotar al providencial caminante de cierta experiencia con
extranjeros y de cierto gusto por lo egipcio, con el fin de hacer más creíble la acción que se
describe a continuación: la recogida y aceptación en la tribu de un vagabundo egipcio. Por
otro lado, el término empleado para definir al beduino, mtn, no posee ninguna connotación
de estatus, como generalmente se le suele asignar, traduciéndolo por “líder,” “jefe.”
Simplemente se trata de una forma animada derivada de su acepción más frecuente,
“camino.”
SINUHÉ 25
extranjera, fue como un designio de dios;39 como se ve un hombre del delta
en Elefantina, un hombre de los cañaverales en Nubia.40
– ¿Y qué es de esa tierra sin aquel dios benefactor, cuyo respeto cruzaba
las tierras extranjeras como el de la diosa Sajmet en un año de plaga?
– Seguro que su hijo habrá entrado a palacio, después de haber ganado la
herencia de su padre -le respondí yo-.41 Es un dios, pues no tiene igual, no
hay nadie que se le interponga. Señor de sabiduría, de excelentes planes y
beneficiosas decisiones; uno va y viene según él ordena. Él es quien
domina las tierras extranjeras: cuando su padre estaba en palacio,
informaba de lo que éste había determinado que ocurriera. Es victorioso,
quien actúa con su brazo, un campeón, quien no tiene igual cuando se le ve
acometiendo contra arqueros, avanzando contra oponentes. Es quien
controla el cuerno y debilita las manos (de su rival),42 no pudiendo sus
enemigos reunir la vanguardia. Valiente, golpeador de cuernos, no hay
quien se alce en sus alrededores. De larga zancada, atrapa al fugitivo; el
que le da la espalda no tiene escapatoria. Firme en el momento del choque,
quien regresa sin haber dado él la espalda. Valiente cuando ve a la
multitud, no permitiendo la desgana junto a su voluntad. Decidido cuando
ve a las bandas, quien se regocija cuando carga contra los arqueros,
sujetando su escudo. Avanza, sin (necesidad de) volver; abate, sin que haya
39 La versión del óstracon del Ashmolean Museum (= AOS) menciona, en lugar de “como
un designio de dios,” como un “sueño” o “visión;” símil que se repite más adelante cuando
Sinuhé se excusa ante el rey.
40 El papiro de Berlín 3022 (= B) omite aquí los dos últimos símiles, mencionándolos más
adelante. Éstos son frecuentemente citados como prueba indirecta de la diversidad incluso
lingüística en el antiguo Egipto, por otro lado bien atestiguada en copto, muchos años
después. Al final del papiro Anastasi I las palabras confusas de un escriba se equiparan con
“la conversación de un hombre del Delta con (otro) hombre de Elefantina;” ver H.-W.
Fischer-Elfert, Die Satirische Streitschrift des Papyrus Anastasi I., Wiesbaden 1992, p. 157
(línea 4).
41 A partir de aquí comienza un himno panegírico al nuevo rey, Sesostris. La estructura, de
todas formas, no experimenta un cambio significativo con respecto a la narración que le
precede, por lo que se ha mantenido el texto seguido, marcando el ritmo y los pareados
conceptuales mediante los signos de puntuación.
42 Los enfrentamientos entre los líderes de dos grupos son en ocasiones comparados con las
peleas de toros, las cuales fueron en la época de Sinuhé representadas en las paredes
interiores de las tumbas de algunos gobernadores locales, precisamente sirviendo de
metáfora para evocar un duelo entre dos de igual estatus; cf. J. M. Galán, “Bullfight Scenes
in Ancient Egyptian Tombs,” Journal of Egyptian Archaeology 80 (1994) p. 81-96.
26 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
quien esquive su flecha, ni quien dispare su arco.43 Los arqueros huyen de
su lado, como del poder de la Grande.44 Lucha habiendo ya concebido el
final, sin esperar que haya despojos. Señor de gracia, rico en atenciones,
habiendo ganado mediante gentilezas. Su pueblo le quiere más que a sí
mismo, están más contentos con él que con sus dioses; los hombres ignoran
a las mujeres cuando le aclaman. Él es rey, habiendo ganado ya en la
infancia, encaminado a ello desde su nacimiento. Es quien incrementa los
nacidos con él.45 Es un regalo de dios. Esta tierra se regocija cuando él
gobierna. Es quien ensancha las fronteras: ganará las tierras del sur, sin
pensar en las tierras extranjeras del norte, pues ha actuado ya para golpear a
los nómadas, para aplastar a los que merodean por las dunas.46
Escríbele; haz que sepa tu nombre; no te alejes47 de su majestad. […] él
hará contigo lo que hizo su padre,48 no se negará a hacer el bien a la tierra
extranjera que le sea fiel.49
43 La traducción de las dos últimas frases difiere de la propuesta por otros autores. La razón
se encuentra en la estructura de algunas de las frases del himno: pareados conceptuales
compuestos por una cláusula afirmativa seguida de otra negativa de similar contenido,
estableciéndose un paralelismo semántico. La mayoría de los autores fuerzan la sintaxis y
pasan por alto la estructura del pasaje, traduciendo: “Tomando su escudo él avanza, no
necesita repetir su matanza; nadie puede esquivar su flecha, nadie puede disparar su arco.”
44 La diosa Sajmet, mencionada antes asociada a la peste.
45 El término “nacido de” es en ocasiones empleado con el sentido de “súbdito;” vid. n. 35
y más adelante la n. 50.
46 Estas acciones las llevó a cabo Sesostris bajo el reinado de su padre, y han sido ya
mencionadas en el texto de forma casi idéntica en relación con la construcción de las
Murallas del gobernante, levantadas en el delta oriental.
47 El verbo ≈ni ha sido comúnmente interpretado con el sentido de “preguntar por,” o
“conjurar contra.” Sin embargo, seguido del adverbio “lejos,” tal vez haya que relacionarlo
con el verbo ≈n<, que significa “apartarse de,” “rechazar,” a pesar de que el determinativo
en las tres versiones de que disponemos para este pasaje señale una acción declamatoria.
48 AOS y el papiro de Berlín 10499 (verso) conservan parcialmente la frase afirmativa,
omitida en la versión B, que precede a la negativa complementaria de similar mensaje. Los
pareados conceptuales son un recurso común en la literatura egipcia, acentuándose esta
estructura al componer uno de sus miembros en afirmativo y el otro en negativo, como
puede observarse en el himno que dedicó más arriba Sinuhé a Sesostris; vid. n. 41.
49 Lit. “tierra extranjera que esté sobre su agua.” Otra fórmula empleada también para
evocar lealtad es “estar sobre el camino de su majestad.” La expresión “hacer el bien” se
refiere, en un contexto internacional, al establecimiento de relaciones diplomáticas,
políticas y económicas.
SINUHÉ 27
– Entonces, Egipto hace bien en dar a conocer su éxito. Tú estás aquí
(sin embargo), estás conmigo, bueno es lo que yo hago para ti.
Me puso a la cabeza de sus hijos,50 me casó con su hija mayor, me dejó
que eligiera entre lo que había con él, en su tierra, haciendo frontera con
otra. Era una buena tierra, se llamaba Iraru,51 no existía otra igual. Había
higos en ella y uvas también; era más rica en vino que en agua. Su miel era
abundante, su aceite cuantioso; todo tipo de frutas tenían sus árboles. Había
cebada allí y también escanda, los diversos tipos de ganado no tenían
límite. Mucho fue lo que me llegó por amor a mí, habiéndome nombrado
gobernante de una tribu de entre las de su tierra. Se hacían alimentos para
mí a diario y vino cada día, carne asada, pato a la brasa, además de cabrito.
Cazaban y pescaban para mí, además de lo que mis perros (me) traían. Se
preparaban abundantes dulces y todo tipo de leche cocinada.
Pasaron muchos años. Mis hijos se convirtieron en campeones, cada uno
mandando su propia tribu. El comisionado que se dirigía al norte, o al sur
hacia la Residencia, hacía escala conmigo. Yo hospedaba a todos. Dí agua
al sediento, puse en ruta al extraviado. Arrebaté al ladrón de los nómadas,
(es decir) a quien había comenzado a conspirar para oponerse a los
gobernantes de tierras extranjeras; me enfrenté a sus movimientos.52 El
50 En lugar de “sus hijos,” AOS tiene escrito “su tribu.” Véase más arriba sobre la
confluencia semántica de los términos “hijo/nacido de” y “tribu/súbditos.”
51 Este topónimo es generalmente referido como “Iaa.” Sin embargo, los egipcios tenían la
costumbre de transcribir los nombres extranjeros adoptando un sistema silábico, en el que el
signo para el alif /a/ adquiere el valor fonético /r/ o /l/. Por esta razón, se ha optado por la
transcripción hipotética de Iraru en lugar de la tradicional Iaa. Véase, J. E. Hoch, Semitic
Words in Egyptian Texts of the New Kingdom and Third Intermediate Period, Princeton
1994, p. 487-504.
52 AOS abrevia la frase, diciendo: “Arre[baté] a quienes se habían alejado de los habitantes
de las tierras extranjeras; me enfrenté a sus movimientos.” El participio plural “los que se
habían alejado” aparece añadido en rojo sobre el sustantivo “habitantes de tierras
extranjeras.” La traducción aquí ofrecida es producto de la comparación entre las dos
versiones. La mayoría de las traducciones, basándose exclusivamente en la redacción de la
versión B, difieren sustancialmente: “Dí agua al sediento; puse en ruta al extraviado; rescaté
a quien había sido robado. Cuando los asiáticos comenzaron a conspirar para oponerse a
gobernantes de tierras extranjeras, me enfrenté a sus movimientos.” Ver J. M. Galán, “Two
Passages of Sinuhe Reconsidered,” Studien zur altägyptischen Kultur 25 (1998) p. 71-81.
El término styw “(semi)nómadas” es comúnmente traducido por “asiático.” En la narración
ha sido mencionado en paralelo a “los que merodean por las dunas,” cuyos movimientos se
mencionan como el motivo para la construcción de las Murallas del gobernante en el delta
oriental. Además, el término styw es mencionado opuesto a “gobernante” y, por
consiguiente, a “gobernado/súbdito.” Parece ser, por tanto, que denota cierto nomadismo,
28 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
gobernante de Retenu fue quien hizo que yo pasara muchos años53 como
comandante de su tropa. Me impuse en todas las tierras a las que me dirigí,
aplasté el pasto (alrededor) de sus pozos, capturé su ganado, me traje a sus
dependientes, arrebaté su comida y maté a su gente con mi potente brazo,
mi arco, mis movimientos y mis extraordinarios planes. Yo era excelso en
su corazón y él me quería. Él sabía que yo era valiente y me nombró jefe de
sus hijos; había visto la firmeza de mis brazos.
Un campeón de Retenu vino a mi tienda para retarme. Era un héroe sin
igual, lo había subyugado todo entero. Me dijo que pelearía conmigo,
pretendía despojarme. Planeaba capturar y llevarse mi ganado bajo el
consejo de su tribu.
El gobernante (Amunen≈i) consultó conmigo. Yo le había dicho que no
le conocía: “¿es que soy su aliado, quien merodea libremente por su
campamento?; o por el contrario, ¿he abierto su almacén, o saltado su
valla? Es rabia de verme realizar tus misiones. Soy, en efecto, como un toro
bravo en medio de otra manada, a quien el semental quiere subyugar
embistiendo contra él. ¿Acaso es alguien que pide querido para ser
cabecilla? No hay ningún arquero que se una a un hombre del delta ¿Qué
puede fijar un arbusto a una colina? ¿Acaso quiere el semental pelear y el
toro aspirante retirarse, temiendo que le contesten? Si su deseo es pelear,
que exprese su deseo. ¿Acaso dios ignora lo que ya ha decidido, o por el
contrario, es él quien lo conoce?”
Por la noche, tensé mi arco, aguzé mis flechas, afilé mi daga, engalané
mi panoplia. A la mañana siguiente, Retenu había venido. Incitó a su tribu,
reunió a las tierras vecinas, planeó la lucha. Él vino hacia mí, mientras yo
le aguardaba. Todos los corazones ardían por mí, mujeres y hombres
alborotando; todos sufrían por mí, diciendo: “¿Acaso haya otro campeón
que pelee contra él?”54 Habiéndome arrojado jabalinas, él sostuvo entonces
su escudo y su hacha. Después de eludir sus armas, esquivé sus flechas una
tras otra. Pensó entonces desarmarme. Se acercó y le disparé. Mi flecha se
clavó en su cuello y él gimió y cayó de bruces. Le derribé con mi hacha y,
cierta movilidad territorial y laxitud política. Los “gobernantes de tierras extranjeras” (™§oe
Δoeswt) representaban la autoridad reconocida en el ámbito geográfico y político en el que
se desenvolvían. De este término deriva “hicso,” epíteto de los reyes que gobernaron Egipto
ca. 1650-1550 a. C.
53 AOS, “… hizo que yo realizara muchas de sus misiones, siendo comandante de su tropa.”
54 La versión AOS expresa más contundentemente el sentir popular hacia Sinuhé: “no hay
otro campeón que luche contra él.”
SINUHÉ 29
sobre su espalda, lancé un alarido mientras los cananeos55 chillaban. Di
gracias a Montu, sus sirvientes celebrando por él. El gobernante Amunen≈i
me tomó en sus brazos y me besó.56
Me traje entonces sus pertenencias, capturé su ganado. Lo que había
planeado hacerme se lo hice yo a él. Tomé aquello que estaba en su tienda,
expolié su campamento y me enriquecí. Cuantiosas eran (ahora) mis
posesiones, numeroso mi ganado.
El dios que había apartado (su) misericordia de aquél con quien se había
enojado y había errado hacia otra tierra, tiene hoy su corazón aplacado. Un
fugitivo que huyó de sus circunstancias, estando mi reputación en la
Residencia. Un vagabundo que se arrastró de hambre, habiendo dado
alimento a mis vecinos. Un hombre que dejó su tierra desvestido, teniendo
yo ropa limpia y exquisita. Un hombre que corrió por faltarle a quién
enviar, teniendo numerosos sirvientes.
Mi casa es perfecta, mi dominio es amplio, (y aun así) mi mente está en
palacio. Cualquiera que fuera el dios que hubiera decidido esta huida, ten
misericordia y ponme en camino hacia la Residencia. […] que has reunido
para mí sin conocerlo y favoréceme como a un justo.57 (Espero) que
permitas que yo vea el lugar donde yace mi corazón. ¿Qué hay más
importante que mi cuerpo sea enterrado en la tierra donde nací? ¡Acude a
mí! En (este) preciso instante (en el) que dios tiene misericordia de mí,58
¡que haga algo para mejorar el final de aquél a quien afligió! Su corazón
55 El término utilizado en las tres versiones que incluyen este pasaje es <oemw, que es
generalmente traducido por “asiático,” “levantino,” refiriéndose de forma general a los
habitantes de Palestina y sur de Siria, es decir, del levante Mediterráneo. Para facilitar la
lectura de la traducción castellana, se ha escogido como su equivalente “cananeo,” siendo
conscientes de estar cometiendo cierta imprecisión terminológica.
56 Esta última acción es exclusiva de AOS. El beso en el antiguo Egipto no se realizaba con
los labios, sino mediante la nariz, como bien indica el determinante del verbo sni. El beso
entre dos personas consistía en aproximar las narices una contra otra y, así, intercambiar el
aire respirado. Inspirando el aliento de una persona o de una divinidad se adquiría parte de
su esencia, por lo que suponía un gesto de generosidad por parte de aquél de estatus
superior y un honor para aquél de estatus inferior.
57 Esta frase incompleta se encuentra en AOS y en otro ostracon, no en B.
58 Sinuhé señala en la versión AOS: “Hoy surge el momento en el que dios está sobre mi
agua;” es decir, “que dios está (por fin) de mi parte.” La última frase presenta un problema
gramatical, bien planteado por M. Malaise, “La traduction de Sinouhe B 160,” Göttinger
Miszellen 10 (1974) p. 29-34, quien traduce: “C’est un au-secours pour qu’un heureux
événement se produise …”
30 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
sufre por aquél a quien instigó a vivir en el extranjero. Hoy es cuando él es
misericordioso: que escuche la plegaria del lejano, y que su influjo sobre
quien patea la tierra le desvíe hacia el lugar de donde le trajo.
Que el rey de Egipto tenga piedad de mí y yo viva de sus dádivas,
salude a la señora de la tierra que está en palacio, oiga noticias de sus hijos.
Entonces, mi cuerpo será joven (nuevamente): la madurez ha llegado, la
debilidad me ha alcanzado, mis ojos están cansados, mis brazos flácidos,
mis piernas han dejado de marchar, mi corazón está cansado, (la hora de)
partir se me acerca. Este es el ruego de quien ha recorrido tierras
extranjeras para hacer […] habitantes,59 quienes me han de llevar a la
ciudad de la eternidad.60 Cuando siga a la Señora de la totalidad, entonces,
que ella hable bien de mí a sus súbditos y vele eternamente por mí.
Estas palabras le fueron comunicadas a la majestad del rey Jeperkaré –
(santo) inocente-, relativas a la situación en la que me encontraba. Su
majestad me envió entonces regalos de rey, y alegró el corazón de este su
humilde servidor como si fuera un gobernante de cualquier tierra
extranjera. Los hijos del rey que estaban en su palacio hicieron que oyera
sus noticias.
Copia del documento traído a este humilde servidor relativo a su regreso
a Egipto. “El Horus Anjmesut, las Dos Señoras Anjmesut, el rey de Egipto
Jeperkaré, el Hijo de Re Sesostris61 -¡que viva eternamente por siempre!-.
Documento real para el asistente Sinuhé. Este documento del rey te es
traído para que sepas lo siguiente.
Tú has recorrido tierras extranjeras, partiendo de Qedem a Retenu, una
tierra entregándote a otra, bajo el dictamen de tu propia voluntad. ¿Qué has
hecho para que se actúe contra ti? Tú no has conjurado, para que tus
palabras fueran reprendidas; no se ha oído tu nombre mencionado, para que
temieras represalias;62 no has intervenido en el consejo de oficiales de
modo que tu discurso fuera reprimido. Esta idea se ha apoderado de tu
corazón, sin que estuviera en el mío contra ti.
59 El comienzo de esta frase aparece escrito sólo en AOS. Con esta misma fórmula acabará
Sinuhé su oración en favor del rey, incluida en su mensaje de respuesta a la carta enviada
desde palacio invitándole a regresar.
60 Perífrasis que denota el cementerio.
61 La versión B escribe por error “el rey de Egipto Amenemhat.” AOS, además de citar
correctamente el nombre del rey de Egipto, menciona el quinto nombre real, “el Horus de
Oro Anjmesut,” y repite el epíteto de “(santo) inocente.”
62 Frase contenida únicamente en AOS.
SINUHÉ 31
Tu Cielo que está en palacio se encuentra sana y bien, compartiendo el
reinado de la tierra y sus hijos en el salón de audiencias. Guardarás las
distinciones que ellos te otorguen, vivirás de sus dádivas. Cuando hayas
regresado a Egipto, verás la Residencia donde creciste, besarás la tierra a
sus puertas, te reunirás con los cortesanos.
Ya has comenzado la madurez, has perdido la virilidad, has pensado en
el día del enterramiento y de obtener la veneración. Un lecho63 se te ha
asignado, con aceites y vendajes de la mano de (la diosa) Tait. Una
procesión ha sido organizada para ti el día de (tu) entierro: la caja es de oro
y la máscara de lapislázuli, el cielo (estará representado) sobre ti cuando
estés en una capilla portátil64 y bueyes llevándote y cantores al frente. La
danza-muu será realizada a la puerta de tu tumba, las ofrendas preceptivas
serán pronunciadas para ti, se sacrificará en tu altar. Tus pilares estarán
elaborados con piedra caliza, en medio de los príncipes.65 No mueras en el
extranjero, que no te entierren los cananeos, que no te envuelvan en una
piel de carnero haciendo de sarcófago. Esto es mucho para quien ha
pateado la tierra. Piensa en tu cuerpo y ven.”
Este documento llegó hasta mí cuando estaba en medio de mi tribu. Me
fue leído y me postré. Me tiré al suelo y lo extendí sobre mi pecho. Recorrí
mi campamento gritando: “¿Cómo es que se hace esto para este humilde
servidor, cuyo corazón se marchó a tierras extrañas? ¡Cuán buena es la
benevolencia que me rescata de la muerte al permitir tu ka66 que mi cuerpo
termine en la Residencia!
Copia de la respuesta a este documento.
El servidor de palacio dice: “¡En muy buena paz! Concerniente a la
huida que este humilde servidor llevó a cabo en su ignorancia. Es tu ka, ¡oh
buen dios, señor de las Dos Tierras, amado de Re67 vivo!, a quien favorece
Re vivo, señor del horizonte, Montu, señor de Tebas, Amón, señor de los
tronos de las Dos Tierras, Sobek-Re, señor de Semenu, Horus, Hathor y
todos los dioses de Ta-mery,68 Atum junto con su Eneada, Sopdu-neferbau,
63 En B, “una noche.”
64 AOS: “(el cielo) embellecido con ébano.”
65 AOS: “Tu sarcófago estará elaborado con oro, como se hace para los príncipes.”
66 Parte integrante del ser asociada a aspectos y acciones físicas de su existencia.
67 A partir de aquí seguimos la versión más elaborada del saludo de Sinuhé al monarca, que
se encuentra en AOS.
68 Topónimo que parece denominar la extensión del dominio político de la Corona egipcia.
32 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Re-semsem, el Horus del Este con la trenza de los Montiu, la Señora de la
morada -¡que se una a tu cabeza!-, el Consejo sobre la inundación, Min,
principal de las tierras extranjeras, Uereret, señora del Punt, Nut, el
veterano Horus-Re y todos los dioses de Ta-mery y de las islas del mar.
Que ellos te concedan vida y dominio y te otorguen sus gracias, que te
concedan la eternidad sin límite, el infinito sin fin. Que se proclame respeto
a ti en tierras y regiones, habiendo tú controlado lo que el disco solar
circunda. Esta es la plegaria de un servidor a su señor, quien le aparta de
Occidente.
El señor de la sabiduría, quien conoce a las personas, sabía desde
palacio que este humilde servidor temía decirlo, como si fuera demasiado
el proclamarlo. Dios vivo,69 el igual de Re, ha ensalzado a quien le sirve.
Ahora, un servidor se lo plantea, y que te sea transmitido ante ti. Tu
majestad es el Horus que atrapa, tus brazos son victoriosos contra todas las
tierras:70 que tu majestad ordene que te sea traído Meki de Qedem, en
Iraru, y de Ke≈u, Menus, realizando (así) tus designios en las tierras de los
Fenju.71 Ellos son gobernantes de renombre, que han crecido queriéndote;
sin mencionar Retenu, que te pertenece como si fueran tus perros.
Esta huida que un servidor realizó fue en su ignorancia, sin que
estuviera en mi corazón, sin haberlo premeditado: no sé lo que me trajo
hasta esta tierra. Fue como una visión, como se ve uno del delta en
Elefantina, o un hombre de Nubia en Palestina. Tenía miedo, (aunque) no
se me iba persiguiendo. No oí ningún reproche, mi nombre no fue
escuchado en boca del heraldo y, sin embargo, se me puso la carne de
gallina, mis pies se apresuraron, dirigiéndome mi corazón. El dios que
decidió esta huida me arrastraba. No soy un exaltado, (sino) respetuoso, un
hombre que conoce su tierra. Re ha hecho que te respeten a través de la
tierra, que te teman en todo el extranjero. Tanto si estoy en la Residencia,
como si estoy en este lugar, tuyo es lo que el disco solar abarca, debido a ti
brilla el sol, se bebe el agua del río, se respira la brisa del cielo.
Este servidor traspasará a su prole lo que obtuvo en este lugar; y
entonces, este servidor marchará hacia el sur, y que tu majestad haga lo que
desee, (pues) uno vive del aliento que tú concedes. ¡Oh amado de Re,
69 La versión B se refiere al “dios grande.”
70 Utilizando el mismo adjetivo, AOS cambia la última expresión por, “tú eres campeón de
los ciudadanos de todas las tierras.”
71 Las dos versiones principales presentan aquí diferencias, aunque el sentido de ambas
discurre en una única dirección. “Tierras de los Fenju” es un topónimo muy frecuente, que
se refiere de forma ambigua al sur de Palestina.
SINUHÉ 33
Horus y Hathor! valiosa es tu nariz; ¡oh amado de Montu, señor de
Tebas!72 que él viva eternamente.”
Pasé un día en Iraru, traspasando mis propiedades a mi progenie: mi hijo
mayor al cuidado de mi tribu. Mi tribu y todas mis pertenencias (quedaron)
en su mano: todos mis siervos y ganado, mis frutos y todos mis árboles
frutales.
Este humilde servidor partió hacia el sur. Me detuve en el Camino de
Horus.73 El comandante, a cargo allí de la guarnición, envió a un
comisionado para informar. Entonces, su majestad hizo venir a un eficiente
supervisor de campesinos de palacio acompañado de barcos cargados con
presentes del rey para los nómadas que vinieron cuidándome hasta el
Camino de Horus. Llamé a cada uno por su nombre.74 Todos los criados
estaban en sus puestos cuando había comenzado a izarse la vela; se
amasaba y se colaba (cerveza) a mi lado, hasta que alcancé el pueblo de
Ichitauy.
Al amanecer, vinieron a llamarme. Diez hombres vinieron y diez
hombres marcharon llevándome hasta palacio. Besé el suelo entre las
esfinges. Súbditos del rey estaban a las puertas para recibirme. Los
cortesanos que me llevaron hasta la entrada, me guiaron hacia el salón de
audiencias. Encontré a su majestad en un trono con pabellón de electro.
Inmediatamente me postré, sin reconocerme ni a mí mismo ante él; (pero)
este dios se dirigió a mí afablemente.
Yo era como un hombre atrapado en el crepúsculo: mi ba75 se había
esfumado, mis miembros temblaban, mi corazón no se hallaba en mi
cuerpo, no distinguía entre la vida y la muerte. Entonces, su majestad dijo a
uno de sus cortesanos: “Álzale. Haz que me hable.”76
72 En AOS, Sinuhé sin embargo exclama: “¡oh amado de todos los dioses!”
73 Ruta terrestre desde Egipto hacia Palestina y el Líbano, que discurría paralela a la costa;
cf. E. Oren, “The ‘Ways of Horus’ in North Sinai,” en A. F. Rainey (ed.), Egypt, Israel,
Sinai: Archaeological and Historical Relationships in the Biblical Period, Tel Aviv 1987,
p. 69-119.
74 La versión AOS omite “… para los nómadas que vinieron cuidándome hasta el Camino
de Horus. Llamé a cada uno por su nombre,” y, en su lugar, repite un pasaje que
anteriormente se incluyó en la descripción del momento en el que Sinuhé recibe la misiva
del rey.
75 Parte del ser asociada a su componente metafísico, a su individualidad.
76 Esta intervención del monarca, dirigiéndose a uno de los cortesanos presentes, es omitida
en AOS.
34 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
– Tú has venido, -dijo su majestad-, tras haber pateado tierras
extranjeras. La huida ha sido dura para ti: eres anciano, has alcanzado la
madurez. No es fútil la purificación de tu cuerpo: no seas enterrado por
extranjeros, que no te hagan tu sarcófago […]. No hablas, (a pesar de que)
se ha mencionado tu nombre: temes tu castigo.
Contesté con la respuesta de alguien atemorizado:
– ¿Qué me ha dicho mi señor, para que yo pueda responder? No es
irreverencia a dios, sino miedo que hay en mi cuerpo: es como el que
originó la sentenciada huida.77 Mírame ante ti. Tú eres la vida. Que tu
majestad haga según su deseo.
Cuando los príncipes fueron presentados, su majestad dijo a la reina:
– ¡Mira! Sinuhé ha venido como un cananeo, pareciendo un nómada.
Ella dió un grito, los príncipes chillaron a una, y dijeron:
– ¡No es él en verdad! Oh soberano, mi señor.
– Él es en verdad.
Ellos trajeron entonces sus collares, sus sistros y sus carracas, y se los
presentaron a su majestad, diciendo:
– Tus brazos alcanzan la perfección, ¡oh rey duradero!
adornos de la señora del cielo;
el oro otorga vida a tu nariz,
te envuelve la señora de las estrellas.
La corona del sur navega río abajo,
la corona del norte navega río arriba,
reunidas en boca de tu majestad,78
y la cobra en tu frente.
Tú has alejado de la miseria a los que piden,
y Re, señor de las Dos Tierras, te ha complacido;79
¡loa a ti, como a la Señora de la totalidad!
Destensa tu arco, suelta tu flecha,
y otorga aliento a quien lo necesita,
concédenos, a nuestro coro de hoy,
nuestro premio en el hijo del viento del norte,
nacido en Ta-mery.
Él huyó por temor a ti,
abandonó esta tierra por miedo a ti;
77 Sinuhé añade en AOS un símil a su huida: “… la marcha hasta alcanzar yo el lugar de
patear la tierra.”
78 Estrofa omitida en AOS.
79 Estrofa omitida en AOS.
SINUHÉ 35
no pienses mal del rostro de quien te mira (sólo) a ti,
no temas al ojo de quien te ve (sólo) a tí.80
– Él no ha de temer; él no ha de tener miedo -dijo su majestad-.81 Él será
un magnate entre los oficiales, será colocado en medio de los cortesanos.
Pasad a los aposentos para atenderle.
Salí del salón de audiencias, los príncipes dándome la mano.
Marchamos juntos hacia las puertas y fui conducido hasta la casa de un
súbdito real. Había allí distinciones, un baño y esponjas(?); había objetos
preciosos de palacio, telas de lino real, mirra y los mejores ungüentos. En
cada habitación estaban los oficiales del rey que él quería, y cada sirviente
en su puesto. Se me quitaron años de encima, estaba afeitado(?), mi pelo
peinado. Entregué mi atavío de extranjero y ropas de beduino, y me vestí
con lino, me ungí con el mejor aceite, dormí sobre una cama. Dí la arena a
quienes vivían en ella, el aceite de palma a los que se untaban con él.
Se me concedió una casa que había sido de un magnate. La
(re)construyeron muchos artesanos, su madera fue colocada de nuevo.
Alimentos me fueron traídos de palacio tres veces e incluso cuatro veces al
día, además de lo que (me) daban sin cesar los príncipes.82 Se construyó
para mí una tumba83 de piedra, en medio de las tumbas. Los constructores
de tumbas trazaron su suelo, el dibujante la diseñó, los talladores la
esculpieron y el maestro de obra del cementerio la dirigió. Todo el ajuar
que es depositado en la cámara fue provisto. Se me dispensó servicio
funerario y un huerto,84 como se hace para un magnate principal. Mi efigie
fue recubierta de oro, su falda de electro.
80 En la última estrofa, el autor juega con la polisemia de la palabra irt, que significa “ojo”
y “acción.”
81 La versión AOS termina aquí. El final se conserva sólo en B y en el ostracon del Museo
Británico 5629 (= L).
82 Compárese esta frase con cómo Sinuhé describe el modo que su tribu de Iraru le atendía:
“cazaban y pescaban para mí, además de lo que mis perros (me) traían.”
83 El pictograma que determina a la palabra mr representa una pirámide, pero es más
correcto traducir ésta por “tumba,” ya que los datos arqueológicos sobre enterramientos de
altos oficiales comtemporáneos a Sinuhé en la capital muestran que sus superestructuras no
poseían forma de pirámide, sino trapezoidal (mastaba).
84 El culto funerario precisaba de un huerto de donde obtener las ofrendas y, a su vez, con
el que mantener al personal de servicio. Una clara muestra de ello son los contratos de
Hapiyefa con el clero encargado del cementerio de Siut en la dinastía XII. Los contratos
fueron transcritos sobre la pared interior de su tumba; Urk. VII 53-66; Sethe, Lesestücke, p.
36 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Su majestad fue quien hizo que se llevara a cabo. No hay ningún
necesitado para quien se haya hecho algo similar. Permanecí bajo los
favores del rey hasta el día de partir.
(Colofón:) Su desarrollo es, desde principio a fin, como se encontró
escrito.
92-96; traducidos en J. H. Breasted, Ancient Records of Egypt, I, Londres 1906
(reimpresión 1988), p. 258-271.
SINUHÉ 37
Comentario
I. Sinuhé, oficial de la administración real
La historia de Sinuhé comienza con una breve relación de su cursus
honorum como oficial de la administración real. Esta es la forma
característica con la que abren todas las biografías póstumas, mezclándose
los títulos honoríficos o de estatus con los ejecutivos. Entre los que Sinuhé
alega haber poseído, destaca el de “administrador de los distritos del
soberano en tierras de los nómadas.” Ninguna inscripción biográfica recoge
este título, por lo que parace ser que el autor de Sinuhé quiso señalar el
carácter excepcional del protagonista incluso en la sección más realista de
la composición.
El cargo de “administrador de los distritos del soberano en tierras de los
nómadas” debió adquirirlo Sinuhé a su regreso de Canaán, pues era
entonces cuando sobresalía entre los demás cortesanos por su experiencia
diplomática en el extranjero. En aquella época, el cargo diplomático más
común de la administración egipcia era el de supervisor de los intérpretes,85
que fue desempeñado entre otros por Harjuf (vid. Contexto literario).
“Supervisor de intérpretes” hace referencia a contactos breves, puntuales y
más o menos esporádicos. El título “administrador” que Sinuhé ostenta,
denota, por el contrario, una relación constante y desigual, la superposición
de la autoridad de una persona sobre un territorio habitado por otros.
La función de “administrador” se desempeña por lo general dentro del
valle del Nilo, no se aplica a tierras extranjeras. Sin embargo, Sinuhé toma
bajo su autoridad los distritos del soberano ubicados dentro de las tierras de
los nómadas. Las tierras de los nómadas son espacios al margen del sistema
de poder y de su división territorial; es decir, que el nuevo cargo de Sinuhé
no entra en conflicto con el de los gobernantes de los países (™§oe Δoeswt),
que son las autoridades reconocidas internacionalmente. En esas tierras de
nadie, el rey egipcio parece haberse apropiado de un área y le encarga a
Sinuhé su custodia y administración. ¿Quién mejor que él para tratar con
los nómadas?
85 Existían otros cargos administrativos que podían ser enviados en misión fuera de Egipto,
como por ejemplo los comisionados o los portadores del sello divino, atestiguados
frecuentemente en canteras de piedra y mencionados tomando parte en empresas
comerciales; ver supra El Naúfrago, n. 12.
38 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
En cuanto al origen y extracción de Sinuhé, el autor tan sólo deja
traslucir algunos detalles. No se menciona ni el nombre ni la posición
social de sus padres. Su nombre, Soe-nht, significa literalmente “Hijo del
sicomoro,” y tal vez sirviera para indicar al lector/oyente que el
protagonista provenía de la región de Menfis y que mantenía estrechos
lazos con palacio y con el culto a Hathor, pues se tiene noticia de la
existencia de un culto a esta diosa como “señora del sicomoro” al sur de
Menfis.86 Al comienzo de su carrera al servicio de la monarquía, tal vez
ostentara simplemente los títulos genéricos de “asistente” del rey y de
“sirviente” de la reina.
El título traducido por “asistente” deriva del verbo seguir, es “el que
sigue” a alguien, a un líder. En su origen era un título militar, aunque con
el tiempo se utilizó también en contextos administrativos. A pesar de que el
comienzo de la acción sitúa al protagonista junto al príncipe heredero en
campaña militar despachada por el rey, él se presenta a sí mismo como
siervo de la reina. A su vez, la reina y sus hijos expresan públicamente su
especial afecto hacia Sinuhé cuando éste regresa a la corte tras largos años
de exilio. Es significativa la vinculación de Sinuhé a la persona de la reina
y su indirecta relación con el monarca, lo que explica en parte su reacción
inicial y actitud posterior. Esta circunstancia no es propia de las biografías
póstumas, en las que el difunto hace hincapié en su servicio al rey; pues es
gracias al servicio al rey como él cree que se le facilitará su paso al Más
Allá.
Existe al menos un posible precedente de la relación que debía unir a
Sinuhé y a la reina Neferu. En una inscripción hallada en una tumba de
Dendera del Primer Periodo Intermedio, el servicio a la reina ocupa la parte
central de una biografía póstuma. El rey ni siquiera es nombrado; tal vez se
tratase de Antef II. El propietario es Rediujenum, “portador del sello bit,
amigo único y persona de confianza de su gran señora.” Tras enunciar sus
títulos administrativos y sus cualidades profesionales, dice sobre sí
mismo:87
Amado de (mi) señora, a quien ella premia día tras día. He pasado
muchos años al servicio de (mi) señora, ornamento real, Neferukayt,
rica en provisiones, avanzada en puestos, grande en padres, primera en
86 Posener, Littérature et politique dans l’Égypte de la XIIe dynastie, p. 5-6, 93.
87 Museo de El Cairo CG 20543; W. M. F. Petrie, Dendereh, Londres 1898, p. 51-53, fig.
15; Schenkel, Memphis.Herakleopolis.Theben, p. 112-115; Lichtheim, Autobiographies, p.
42-46, fig. 1.
SINUHÉ 39
madres, para cuyos padres ha sido elevado este cielo, primera noble de
esta [tierra], primera princesa del Alto Egipto. Siendo hija y amada
esposa real, heredó de todas sus madres […] líder de la gente desde
Elefantina hasta Afroditópolis, tanto de mujeres, como de gobernadores
y oficiales de la tierra entera.
Crecí bajo su majestad desde que era un niño y ella reconoció la
excelencia de mi actividad y mi lealtad para ser oficial. Entonces, me
colocó en Dendera, en la gran granja(?) de su madre, primera en
ingresos, la más grande finca del Alto Egipto.
Pasé muchos años allí sin problema, pues conocía el asunto. Lo
arreglé para que funcionara mejor que antes. Restauré lo que hallé
deteriorado, até lo que encontré suelto, llené lo que estaba vacío.
Ninguna de las fiestas que se celebraban en este recinto fue ignorada,
sacrificándose (también) para las ofrendas diarias. Cada fiesta se
celebró en su día para la señora Neferukayt -¡eternamente y para
siempre!-.
Arreglé bien el lugar, agrandé todas sus dependencias, otorgué
dádivas a quien lo pidió, ayudé tanto a quien conocía como a quien no
conocía, (para que) mi reputación fuera buena en boca de los hombres.
Soy un oficial de gran corazón, una dulce planta, pues no soy ni
borracho, ni olvidadizo, ni descuidado [con lo que está a mi cargo]. Mi
corazón es lo que ha promovido mi puesto, mi carácter lo que me ha
adelantado.
Hice todo lo que hice siendo de la confianza de su señora; siendo
eficiente generé riqueza. Aprovisioné todos los servicios que hacen
funcionar una finca, levanté aquello que me encontré caído.
¡Espléndido es quien hace lo que él cree útil para su señora, quien
avanza sus monumentos! Yo hice un montón de cosas extraordinarias,
además de lo que hicieron mis predecesores en este cargo; sobrepasé a
cualquiera que hubiera dirigido esta finca.
Yo soy alguien que se conoce a sí mismo,88 destacado de los
hombres, una noble rama elaborada por dios, a quien se le concedió
excelencia para sus planes, nobleza para sus escritos. Mi señora es la
señora del [Alto Egipto], distinguida de las Dos Tierras, grande de esta
88 Compárese con la expresión del protagonista del Náufrago, “estoy frente a ti y no me
conozco,” con la que expresa su aturdimiento en presencia de la Serpiente. Sinuhé, por otro
lado, afirma sobre sí mismo, “No soy exaltado, (sino) respetuoso, un hombre que conoce su
tierra,” y, sin embargo, más adelante, “me postré, sin reconocerme a mí mismo ante él
(Sesostris I).”
40 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
tierra. ¡Que su ka permanezca sobre el trono, que pase millones de
años en vida como Re por siempre!
Detalle de la decoración grabada en el
exterior del sarcófago de la reina
Kawit, esposa de Montuhotep I.
Hallado en Deir el-Bahari y hoy en el
Museo de El Cairo.
La mujer, y en especial las reinas, jugaron un papel en la familia y en la
sociedad más o menos relevante según la época.89 Al comienzo del
segundo milenio a. C., bajo la dinastía XII, aparecen a la sombra de la
figura del monarca. Ello no quiere decir que no dispusieran de ocasiones
para ejercer poder e influencia en asuntos políticos, pero no parece que
llegasen a alcanzar la notoriedad de los miembros femeninos de la dinastía
XVIII, cuatro siglos después.
Sobre la posible implicación de la reina y sus allegados en una intriga
palaciega, también existe un precedente histórico a la situación ficticia que
recrea el autor de Sinuhé. En la dinastía VI, bajo el reinado de Pepi I, Uni
fue encargado de conducir en secreto el proceso contra una reina. En su
inscripción biográfica, afirma haber escuchado las declaraciones de la
inculpada él solo y haberlas recogido por escrito.90 La ausencia del visir en
un asunto de palacio de tanta importancia llama la atención, como así lo
expresa el propio Uni, pudiendo ello ser indicio de que altos dignatarios
también habían sido puestos a disposición de la justicia. Tal vez el visir
ausente fuera Raur, cuyo nombre aparece intencionadamente borrado de un
decreto real emitido por Pepi I y de las inscripciones dentro de la tumba
destinada para él.
89 H. G. Fischer, Egyptian Women of the Old Kingdom and the Heracleopolitan Period,
Nueva York 1989; G. Robins, Women in Ancient Egypt, Londres 1993.
90 Urk. I 100, 13-16; 101, 2-5; cf. Ch. Eyre, “Weni’s Career and Old Kingdom
Historiography,” en Ch. Eyre – A. Leahy – L. Leahy (eds.), The Unbroken Reed: Studies in
the Culture and Heritage of Ancient Egypt in Hornor of A. F. Shore, Londres 1994, p. 112;
P. Piacentini, L’autobiografia di Uni principe e governatore dell’Alto Egitto, Pisa 1990.
SINUHÉ 41
En el caso de la historia de Sinuhé, la reina y sus hijos fueron
considerados inocentes del supuesto regicidio, permaneciendo en gracia
junto al nuevo rey. Así se lo hace saber Sesostris I a Sinuhé para animarle a
volver a Egipto. En esa misma carta, el rey le indica que a su regreso
seguirá subordinado a la reina y a sus hijos, y que será tratado como un
cortesano distinguido. Debido a la edad madura alcanzada ya por el
protagonista, el monarca le describe su futuro enterramiento incluyendo
todo tipo de parafernalia. Y así sucedió, según informa el epílogo: Sinuhé
dispuso de una casa y de una provisión regular de alimentos, de una tumba
bien equipada y de una fundación funeraria para el mantenimiento de su
memoria.
El visir Ptahhotep describe su senectud en términos parecidos a cómo
Sinuhé se ve a sí mismo cuando implora por su regreso, y a cómo Sesostris
le describe en la carta que le envía:91
La vejez ha aparecido, la senectud ha llegado;
el cuerpo se enferma, los achaques se suceden.
Él yace endeble todo el día,
los ojos ciegos, las orejas sordas,
la fuerza se torna en incapacidad,
la boca callada, no puede hablar,
el corazón olvidadizo, no recuerda el pasado,
la columna dolorida a lo largo.
Lo bueno se ha convertido en malo,
todo placer se ha marchado.
Lo que la senectud hace a la gente
es malo en todos los aspectos.
La nariz bloqueada, no puede respirar,
levantarse y sentarse es difícil.
La vejez es descrita en este pasaje y en Sinuhé desde un punto de vista
físico y, por ende, se presenta como algo negativo. Los egipcios, por otro
lado, tenían en gran consideración a los ancianos y con frecuencia en las
inscripciones aparece expresado el deseo de alcanzar “una buena
senectud.” La senectud era el broche de oro a una carrera administrativa,
cuando las personas alcanzaban su más alto estatus social. Relacionado con
ello, pero todavía más transcendental, era el deseo de ser enterrado
91 Papiro Prisse IV 2- V 2; Z.
ába, Les maximes de Pta™™otep, Praga 1956, p. 15-17 (nº 8-27).
42 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
adecuadamente, pues la tumba sería la morada del individuo para la
eternidad. En las enseñanzas del príncipe Hordedef a su hijo, se advierte:92
Si eres excelso y fundas una casa después de haber tomado a una
mujer como señora de la casa, quien da a luz hijos varones para ti,
construye tu casa para tu hijo después de haber hecho el lugar donde
existirás. Consolida tu morada del cementerio; enaltece tu lugar de
Occidente. Dado que la muerte nos deprime y dado que la vida nos
anima, tu morada de muerte es vida.
Una forma que tenía el rey de recompensar los servicios prestados era
adjudicando piezas para el ajuar funerario del obediente funcionario,
incluyendo hasta el sarcófago e incluso la propia tumba. La inscripción
biográfica de Uni menciona cómo el rey Pepi I le premia con un sarcófago,
una estela de puerta-falsa, un dintel, dos jambas y un altar para libaciones,
todo ello traído de la cantera de Tura.93 Además, la fórmula con la que
comienzan casi todas las inscripciones funerarias y que hace referencia a la
tumba, a su contenido y a los rituales que allí se deberían celebrar, dice
literalmente, “una prerrogativa que el rey concede …” (™tp di nswt).
II. Puesta en escena
La narración va precedida de los títulos del protagonista, característica
propia de las biografías póstumas contemporáneas. El autor comienza así la
ficción tratando de que el receptor perciba su relato desde una perspectiva
realista. A continuación, el tiempo de la acción se indica con precisión
mediante la fecha, otro elemento realista. A partir de aquí, el tono formal se
transforma bruscamente en poético, encadenando figuras literarias: “El dios
ha ascendido a su horizonte, el rey Sehetepibré se ha elevado al cielo,
habiéndose unido al disco solar, el cuerpo del dios habiéndose fundido con
quien le creó. La Residencia estaba callada, los corazones afligidos; las
puertas estaban cerradas, los cortesanos con la cabeza sobre las rodillas y
los nobles en silencio.”
La licencia poética que utiliza el autor para referirse a un suceso político
tiene su eco muchos años después, en la inscripción biográfica de
92 G. Posener, “Le début de l’enseignement de Hardjedef,” Revue d’Égyptologie 9 (1952)
p. 111-112.
93 Urk. I 99, 10-17.
SINUHÉ 43
Amenemhab, un alto oficial que acompañó a Tutmosis III en sus campañas
por Siria-Palestina y falleció bajo el reinado de Amenofis II, siendo
enterrado en la orilla occidental de Tebas, en Abd el-Gurna.94
(Tutmosis III) Él completó sus días con muchos y propicios años,
con coraje, poder y (santa) inocencia, hasta cumplir cincuenta y nueve
años y tres meses de Peret, bajo la majestad del rey Menjeperré -(santo)
inocente- Él ha ascendido al cielo y se ha unido con el disco solar. El
cuerpo divino se ha mezclado con quien él creó.
Al alba del nuevo día, surgió brillante el disco solar,
resplandeciente el cielo. El rey de Egipto Aajeperuré, el Hijo de Re
Amenhotep-necherhekauaset (Amenofis II) -¡que se le conceda vida!- se
ha establecido en el trono de su padre.
El rey muerto, tras haber recibido los cuidados necesarios y haber
pasado por un elaborado ritual de enterramiento, logra sobreponerse a su
muerte física y pasar así a formar parte de los dioses del Más Allá. El
horizonte y el cielo, adonde el rey muerto asciende, son, además de los
puntos de destino del difunto en una de las escatologías egipcias, dos
eufemismos utilizados para referirse a la tumba y al cementerio
respectivamente. El luto general se expresa mediante el silencio, las puertas
de la capital cerradas y los cortesanos adoptando una actitud de duelo.
El autor ahorra cualquier mención a acontecimientos pasados, dejando
en suspense cómo murió el rey y comenzando la narración cuando ha
transcurrido ya la acción que desencadena los hechos que se presentan. El
lector/oyente es arrojado a la corriente de un río en mitad de su caudal,
sintiéndose identificado con Sinuhé, quien tampoco conocía el origen de
los acontecimientos que le sobrevinieron.
Sinuhé se encontraba en tierras extranjeras junto al rey consorte y
príncipe heredero, quien se entera de la muerte de su padre a través de un
mensajero. El autor dibuja un contexto de transición, una atmósfera
enrarecida, al transmitirse el mensaje en el camino, sobre la marcha y
cayendo la noche. El príncipe parte de inmediato, y la información de lo
sucedido en la Residencia pasa por diferentes intermediarios hasta alcanzar
por accidente los oídos de Sinuhé, circunstancia que añade incertidumbre
sobre el contenido real del mensaje transmitido.
94 Urk. IV 895, 14- 896, 8. En la (auto)biografía de Ineni se incluyen dos referencias al
fallecimiento del monarca y ascensión al trono de su sucesor; Urk. IV 58, 11- 59, 1; 59, 13-
17.
44 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
El protagonista se encontraba a cierta distancia del informador cuando
escuchó la noticia, pero ¿qué oyó Sinuhé? Nunca se revela qué es lo que le
hizo entrar en pánico, qué es lo que oyó y cómo lo pudo interpretar para
que decidiera separarse y esconderse del resto del grupo. El autor evita con
esto que el público juzge a Sinuhé, si su entendimiento fue torpe o
justificado: Sinuhé se presenta como una víctima de las circunstancias y de
su condición humana.
La huida que emprende Sinuhé no es una fuga meditada y calculada,
sino una huida errática e improvisada. El autor expresa esta imagen
haciéndole subirse a una balsa sin timón, empujada por un viento del oeste.
Este viento es hoy denominado jamsin, que sopla durante unos cincuenta
días seguidos y se dice que trastorna temporalmente a la gente. Rehuye
todo contacto humano, y de nuevo la noche envuelve la acción, privando a
Sinuhé de cualquier posibilidad de corroborar los hechos supuestos. En la
literatura del antiguo Egipto, la noche es un momento de indefensión y
vulnerabilidad, durante el cual los individuos han de acogerse a la
protección del monarca o a la de los dioses.95
Una vez fuera de territorio egipcio, Sinuhé se desvanece, y cuando creía
que llegaba su final, le rescatan unos nómadas. La narración experimenta
un vuelco ideológico: el protagonista estaba perdido en Egipto y es
devuelto a la vida por unos extranjeros no muy apreciados por los egipcios.
El autor rompe con los tópicos para hacer de su relato una experiencia
inaudita: Sinuhé, egipcio, se une a una tribu nómada y vaga por tierras de
Palestina y el Líbano.
Si bien el itinerario seguido por Sinuhé en su huida queda bien definido
en lo que se refiere a Egipto, en Canaán no se precisan detalles
topográficos, ni sobre la ruta emprendida, ni sobre la ubicación de su
destino final, la tierra de Iraru. Ésta, sin embargo, es descrita desde el punto
de vista económico, enumerándose los productos que en ella se podían
encontrar. A ello se sumaba la buena disposición de sus gentes, que le
abastecían de todo tipo de viandas. “No había otra igual,” era una especie
de paraíso terrenal, al estilo de la isla del ka que acoge al náufrago, donde
todo lo bueno se le ofrecía. El único aspecto que podría haber sido
negativo, derivado de su posición fronteriza, eran los conflictos bélicos en
95 Ch. Cannuyer, “nox in ea nocetur… Les dangers de la nuit dans la littérature de
l’ancienne Egypte,” Göttinger Miszellen 73 (1984) p. 13-21; E. Hornung, “Licht und
Finsternis in der Vorstellungswelt Altägyptens,” Studium Generale 18 (1965) p. 73-83; H.
Ringgren, “Light and Darkness in Ancient Egyptian Religion,” en Liber Amicorum. Studies
in Honour of Professor Dr. C. J. Bleeker. Studies in the History of Religions 17, Leiden
1969, p. 140-150.
SINUHÉ 45
los que Sinuhé se veía implicado, y aún en esas ocasiones sacó beneficio:
su promoción social y militar y la adquisición de los bienes materiales de
sus oponentes.
“Mi casa es perfecta, mi dominio es amplio, (pero) mi mente está en
palacio,” con estas palabras Sinuhé expresa cómo, a pesar de su buena
posición en aquel paraíso, él pertenece a otro lugar. Es la avanzada edad lo
que le hace ver las cosas desde otra perspectiva. Llega un momento en que
las satisfacciones mundanas no llenan el espíritu del hombre, es cuando
éste piensa en la muerte y en el Más Allá. El rey se hace partícipe del sentir
de Sinuhé, y le caricaturiza su porvenir, instándole a “que no te entierren
los cananeos, que no te envuelvan en una piel de carnero haciendo de
sarcófago.”
El regreso a Egipto de Sinuhé se dibuja como un contacto gradual con
lo egipcio, de intensidad ascendente hasta llegar al rey. El protagonista
toma el Camino de Horus, vía frecuentada por egipcios; se encuentra con el
jefe de la guarnición allí apostada, quien informa de su presencia; desde
Egipto viene un alto oficial a recibirle, con quien se embarca; los súbditos
del rey le dan la bienvenida a las puertas de palacio y cortesanos le escoltan
hasta el salón de audiencias.
III. Amunen≈i y sus tribus
Tribus de la región de Palestina y del Sinaí bajaban con su ganado en
busca del verdor del delta del Nilo. La frecuencia y duración de estas
incursiones, así como su grado de acogida por parte de la población
asentada en el delta oriental, variaba según la época. El relato de Sinuhé
refleja una situación pacífica, un tráfico fluido entre Egipto y sus vecinos
del noreste y una mutua aceptación. Los nómadas le salvan, le cuidan y le
acogen, y Sinuhé les reconoce sus favores.
El primer lugar de destino para Sinuhé es Biblos, ciudad de la costa
libanesa que mantenía un estrecho contacto con Egipto desde hacía
siglos.96 Era, sin duda, el referente geográfico de aquella región más
conocido para los egipcios de entonces. Sinuhé no menciona ningún otro
lugar en los más de cuatrocientos kilómetros que separaban la frontera de
Egipto hasta Biblos, limitándose simplemente a señalar: “una tierra me
llevó a otra.” Desde allí, dice haberse dirigido hacia Qedem, ubicado
96 E. Acquaro, et al. (eds.), Biblo. Una città e la sua cultura, Roma 1994, especialmente los
artículos de G. Scandone y W. Helck, en p. 37-48 y 105-111 respectivamente.
46 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
probablemente en la región, pero aún sin identificar.97 Indirectamente se
nos informa que el territorio donde acaba asentándose Sinuhé recibía
regularmente a egipcios.
El término geográfico empleado para denominar de forma general la
región era el de “Alto Retenu,” es decir, Retenu del norte.98 Los diversos
poderes locales, más o menos asentados en poblados o campamentos y
organizados en tribus, se agrupaban bajo la autoridad de un gran jefe que
arbitraba las relaciones entre ellos y coordinaba las acciones dirigidas hacia
otras poblaciones que operaban al margen de su autoridad, localizadas
fuera de su territorio, o que merodeaban dentro de sus fronteras.
El nombre del gobernante del Alto Retenu era Amunen≈i, un
antropónimo amorreo.99 Sinuhé recuerda que éste había mantenido
contactos diplomáticos y/o económicos con el difunto rey Amenemhat, y le
insta al jeque a que los reanude con su hijo Sesostris.
Si bien el autor comenzó precisando el momento, el día exacto en el que
se originaban los hechos que iba a narrar, ahora, bien encauzados en el hilo
argumental, prescinde de la más mínima referencia cronológica. Menciona
que pasó un año y medio en Qedem y muchos años como jefe de tribu, y
nada más. Al autor ya no le interesa ni el tiempo absoluto, ni tan siquiera el
relativo: los hechos relevantes de su estancia con Amunen≈i no los presenta
en orden cronológico, sino en función de su lucimiento personal. Al igual
que en las biografías póstumas, el objetivo no es reconstruir el pasado, sino
destacar los méritos alcanzados por el protagonista, describirle a él, a su
personalidad al final de sus días, y no el desarrollo de su vida.
Amunen≈i reconoce su valentía y capacidad de lucha. Esta circunstancia
es significativa, pues Sinuhé no había sido descrito antes como un valeroso
guerrero, ni siquiera como un guerrero. A pesar de que al comienzo de la
narración Sinuhé forma parte de una victoriosa campaña militar, su función
y valores individuales no se mencionan. En realidad, la personalidad de
Sinuhé no sale a relucir hasta que llega a tierras extranjeras. En Egipto, su
carácter es incluso negativo: precipitado, aturdido y cobarde. Su pequeñez
humana contrasta con la exaltación que él dedica a los monarcas egipcios.
Por el contrario, en el Alto Retenu, el carácter de Amunen≈i se perfila sólo
ténuemente, mientras que la personalidad de Sinuhé resplandece.
97 H. Goedicke, “Where did Sinuhe stay in ‘Asia’? (Sinuhe B 29-31),” Chronique d’Égypte
67 (1992) p. 28-40.
98 A. F. Rainey, “The World of Sinuhe,” Israel Oriental Studies 2 (1972) p. 369-408.
99 H. B. Huffmon, Amorite Personal Names in the Mari Texts, Baltimore 1965; I. J. Gelb,
Computer-Aided Analysis of Amorite, Chicago 1980.
SINUHÉ 47
Detalle de la decoración de la tumba de Amenemhat en Beni Hasan. La
escena de combate incluye a tres guerreros de apariencia siro-palestina.
En virtud de sus cualidades militares, Amunen≈i le permite tener su
propia tribu y campamento. Pero no en cualquier lugar, sino en una zona
fronteriza de su territorio. La intención de Amunen≈i era que Sinuhé, al
defender sus posesiones, defendiera las de ambos. Y así lo hizo,
convirtiéndose en el comandante de la tropa de Amunen≈i y consiguiendo
sucesivas victorias y numeroso botín. También como premio, Amunen≈i le
entrega en matrimonio a su hija mayor100 y le coloca a la cabeza de sus
hijos. Esta es sin duda la mayor distinción posible, suponía nombrarle en la
práctica aspirante a ser heredero, algo reservado casi en exclusiva a los
héroes de ficción como Sinuhé y como el protagonista del relato del
Príncipe predestinado. Años antes, y en un contexto puramente egipcio,
Merikaré recibe una serie de consejos que encajan con la política de
Amunen≈i:101
No favorezcas más a un bien nacido que a un hombre corriente,102
traetelo según sus acciones;
cualquier oficio se realiza […] para el poderoso señor.
Protege tus fronteras, refuerza tus construcciones;
el grupo es beneficioso para su señor.
100 Se ha mantenido la traducción literal del término egipcio soet wrt, aunque tal vez éste no
implique necesariamente un parentesco de sangre; cf. H. Goedicke, “Sinuhe’s Foreign
Wife,” Bulletin de la Société d’Égyptologie de Genève 9-10 (1984-85) p. 103-107; S.
Allam, “Sinuhe’s Foreign Wife (Reconsidered),” Discussions in Egyptology 4 (1986) p. 15-
16.
101 P. Petesburgo 1116A, VI 2-6; Helck, Merikare, p. 36-37; Quack, Studien Merikare, p.
176-177.
102 Los términos utilizados son soe n s(i), literalmente “hijo de un hombre,” y n∂s, que hace
referencia a un estatus socio-económico relativamente inferior a otro mencionado en el
contexto.
48 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
El narrador describe su tierra y su vida tribal como un permanente
paraíso, sin que su situación fronteriza repercutiera negativamente en nada.
Tal vez por sus riquezas naturales y/o por su ubicación periférica, un jefe
de otra tribu acude al campamento de Sinuhé para retarle. O tal vez, como
cree Sinuhé, fuera por celos de verle a él como favorito del jeque
Amunen≈i. La autoridad de Sinuhé es desafiada y el vencedor se apropiará
de las posesiones del contrario, incluso de su gente. El conflicto se plantea
y resuelve entre jefes, mientras los grupos observan expectantes. Sinuhé no
comprende al principio el por qué del duelo en el que se ve implicado;
naturalmente, pues nunca antes había ejercido de líder social.103 La
autoridad de una persona y su área de influencia, tanto en Egipto como en
el Próximo Oriente en general, se define por oposición a la autoridad y área
del vecino de igual estatus. Ésta podía ser o bien reconocida, lo que daba
lugar a una coexistencia pacífica, o bien desafiada, y consecuentemente
estallaba un conflicto. Amunen≈i hace de árbitro del duelo, su autoridad
está por encima de la de los contendientes, por lo que se mantiene al
margen y deja que gane el mejor.
Con estas pinceladas personalizadas y envueltas en ficción, el autor
refleja el funcionamiento del sistema de poder en Siria-Palestina, extensible
a sistemas políticos circundantes. La autoridad es personal, es decir, no es
inherente a un cargo, sino que la ostenta una persona. Los conflictos entre
pueblos o tribus son, en última instancia, conflictos entre sus jefes, y se
plantean y resuelven a nivel individual. Existen varios planos de autoridad
y de organización territorial, unos englobando a otros en forma de pirámide
invertida. Los conflictos ocurren entre jefes con el mismo nivel de
autoridad, o cuando uno de ellos pretende tener el mismo nivel que el otro
y se resiste a someterse.
Esta ideología del poder político se refleja en la fraseología de la
monarquía egipcia, y más concretamente, en los epítetos de los reyes. El
rey es el “toro victorioso,” “quien no tiene igual,” “no hay nadie que se le
oponga;” él es el “rey de reyes,” “gobernante de gobernantes,” “quien
ensancha sus fronteras,” “quien pone a Egipto por encima de los demás.”104
103 H. Goedicke, “Sinuhe’s Self-Realization,” Zeitschrift für ägyptische Sprache 117
(1990) p. 129-139. Sobre el símil taurino al que recurre Sinuhé para explicarse a sí mismo
la situación en la que se encuentra, véase Galán, Journal of Egyptian Archaeology 80, p.
94-96; cf. supra n. 42.
104 E. Blumenthal, Untersuchungen zum ägyptischen Königtum des Mittleren Reiches,
Leipzig 1970; J. M. Galán, Victory and Border: Terminology related to Egyptian
Imperialism in the XVIIIth Dynasty. Hildesheimer Ägyptologische Beiträge 40, Hildesheim
1995.
SINUHÉ 49
En efecto, la ideología de la monarquía egipcia es, en este sentido, común a
la de los otros gobernantes del Próximo Oriente antiguo.105
Las responsabilidades de Sinuhé como jefe de tribu tienen un aspecto
diplomático y un aspecto violento, como defensor y proveedor de sus
dependientes, como instaurador del orden. Las acciones que cita como
gobernante benevolente, “di agua al sediento, puse en ruta al extraviado,”
están inspiradas en los valores morales que se incluían en las biografías
póstumas de la época. En la tumba de un sacerdote de la pirámide del rey
Teti (dinastía VI), Neferse≈emré, se lee esta proclamación:106
He arbitrado (entre) dos semejantes para satisfacerles (a ambos),
rescatado al indefenso de la acción del poderoso que yo había autorizado.
He dado pan al hambriento, agua al sediento, ropa ≤al desnudo≥;
he cruzado a la otra orilla con quien no tenía barca,
enterrado a quien no tenía un hijo (que lo hiciera),
organizado un cortejo fúnebre para quien no lo tenía.
He respetado a mi padre y a mi madre,
educado a sus hijos.
El ideal del noble egipcio en tiempos de Sinuhé se encuentra resumido
también en una estela funeraria de un sacerdote del templo de Abidos, que
vivió a finales de la dinastía XI:107
El venerado Ruyaha, dice: Soy un magnate respetuoso, que conoce
su lugar entre los oficiales. Soy alguien importante en su pueblo,
enaltecido en su casa, un pilar para su familia. Soy alguien que ama lo
bueno y odia lo malo, nadie ha reñido con él, (pues) ninguna mentira
ha salido de su boca, ni maldad han cometido sus brazos. Soy alguien
de reputación, amado por la gente día tras día.
Las acciones violentas mencionadas tienen paralelos posibles en la
fraseología recurrente en inscripciones conmemorativas de campañas
105 Otro punto de vista puede encontrase en M. Liverani, Prestige and Interest:
International Relations in the Near East ca. 1600-1100 B.C., Padua 1990.
106 Urk. I 199, 1-8.
107 BM. 159; Hieroglyphic Texts from Egyptian Stelae in the British Museum, I, Londres
1961, p. 46-47; R. O. Faulkner, “The Stela of Rudj<a™au,” Journal of Egyptian
Archaeology 37 (1951) p. 47-52; Schenkel, Memphis.Herakleopolis.Theben, p. 292-295;
Lichtheim, Autobiographies, p. 71-72.
50 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
militares. Un pasaje en forma de himno relata el regreso victorioso de Uni
de Palestina:108
La tropa regresó con éxito,
tras haber arrasado la tierra de los nómadas.
La tropa regresó con éxito,
tras haber aplastado la tierra de los nómadas.
La tropa regresó con éxito,
tras haber sitiado sus campamentos.
La tropa regresó con éxito,
tras haber cortado sus higueras y sus viñedos.
La tropa regresó con éxito,
tras haber prendido fuego a todos sus […]
La tropa regresó con éxito,
tras haber sometido a sus combatientes por decenas de
miles.
La tropa regresó con éxito,
[tras haber traído] muchísimos […] como cautivos.
Intefiqer, visir de Sesostris I, mandó grabar una inscripción rupestre en
Nubia incluyendo el siguiente pasaje:109
Construyendo esta fortaleza, derroté a los nubios en Wawat, en cada
una de las ocasiones. Habiendo navegado victoriosamente río arriba,
derrotando al nubio en su orilla, navegué río abajo arrancando la
cosecha, talando sus bosques y prendiendo fuego a sus casas, como se
le hace a un enemigo del rey. No se ha oído que otro soldado hiciera
algo semejante.
El gobernador provincial Amenemhat acompañó a este mismo rey fuera
de las fronteras del país:110
108 Urk. I 103, 6- 104, 4. Regresar con éxito se expresa en egipcio literalmente con la
construcción adverbial “en paz,” es decir, “satisfactoriamente,” “felizmente.”
109 Z.
ába, The Rock Inscriptions of Lower Nubia, Praga 1974, p. 99.
110 P. E. Newberry, Beni Hasan, I, Londres 1893, fig. 8; Lichtheim, Autobiographies, p.
138.
SINUHÉ 51
Acompañé a mi señor cuando él navegó río arriba para derribar a
sus enemigos entre los extranjeros (…) Atravesé Ku≈ navegando río
arriba y me traje los confines de la tierra, me traje todo tipo de
presentes. Mi recompensa alcanzó el cielo. Entonces, su majestad
prosigió con éxito y derribó a sus oponentes en el maldito Ku≈. Yo
regresé atendiéndole eficientemente, sin sufrir bajas entre mi tropa.
Sinuhé tuvo descendencia, probablemente fruto de su enlace con la hija
mayor de Amunen≈i. El autor pasa por alto cualquier detalle sobre este
asunto, informando sucintamente que cuando sus hijos crecieron se
hicieron cargo cada uno de su propia tribu; un dato interesante sobre el
funcionamiento de la organización tribal. Más adelante en la narración,
cuando Sinuhé se disponía a volver a Egipto, menciona que dedicó un día a
traspasar todas sus pertenencias a sus descendientes, y explicita que todos
sus siervos, su ganado y sus cultivos pasaron a manos del hijo mayor. Ni su
esposa ni sus otros hijos son nombrados en este particular.111
Un aspecto relevante sobre las tribus cananeas con las que Sinuhé
entabla contacto es su relación con la monarquía egipcia. Se mencionó más
arriba que Amunen≈i había mantenido contactos diplomáticos y/o
comerciales con Amenemhat I. Al saber de la muerte de este último,
Amunen≈i pide información sobre la situación política en Egipto y
pregunta quién se sienta ahora en el trono de las Dos Tierras. Tras un
informe positivo sobre la sucesión del monarca egipcio, Sinuhé alienta la
reanudación de las relaciones con su sucesor, Sesostris I. Las relaciones
diplomáticas no se establecen entre países, sino entre personas, por lo que
al morir uno de ellos, en este caso el rey egipcio, los contactos han de ser
reestablecidos. Para ello, una de las partes habrá de escribir una carta
oficial de saludo, es decir, de reconocimiento. Este documento sería
llevado y leído por un comisionado, al que acompañaría un pequeño
cortejo portando regalos.112
111 C. H. Gordon, “The Marriage and Death of Sinuhe,” en J. M. Mars – R. M. Good (eds.),
Love and Death in the Ancient Near East, Guilford (Connecticut) 1987, p. 44, relaciona el
matrimonio de Sinuhé con la modalidad de matrimonio denominada erêbu en el Próximo
Oriente antiguo.
112 Sobre el papel del mensajero en el ámbito de las relaciones internacionales, cf. M.
Valloggia, Recherche sur les ‘messagers’ (wpwtyw) dans les sources egyptiennes profanes,
París 1976; S. Meier, The Messenger in the Ancient Semitic World, Atlanta 1988; Y. L.
Holmes, “The Messengers of the Amarna Letters,” Journal of the American Oriental
Society 95 (1975) p. 376-381; B. Lafont, “Messagers et embassadeurs dans les archives de
Mari,” en D. Charpin – F. Joannès (eds.), La Circulation des biens, des personnes et des
52 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Casi tres siglos más tarde, el rey hicso de Egipto le escribe a un
gobernante nubio de Ku≈ un despacho oficial en estos términos:113
Palabras escritas de la mano del gobernante de Avaris, Aauserré, el
Hijo de Re, Apopi: “Saludos al hijo del gobernante de Ku≈. ¿Por qué
has ascendido tú como gobernante sin hacérmelo saber?”
Una carta hallada en el archivo de el-Amarna relata cómo Tu≈ratta, rey
de Mitani, fue informado de la muerte de Amenofis III (ca. 1365 a. C.). En
señal de duelo, ni comió, ni bebió, pasándose el día llorando. Pero cuando
se enteró de que su hijo mayor había ascendido al trono, se regocijó, pues
nada habría de cambiar entre los dos países.114
Las referencias indirectas sobre las relaciones entre la corona egipcia y
los gobernantes cananeos incluidas en el relato de Sinuhé sirven de
preámbulo de la información contenida en las cartas enviadas entre ambas
partes a mediados del segundo milenio a. C.115 La correspondencia
diplomática hallada en el-Amarna trata sobre todo de intercambios de
mercancías entre gobernantes y de informes sobre la situación política de
una región dependiente del faraón. Sinuhé menciona como una costumbre
arraigada el hecho de que el rey de Egipto envíe regalos a los jefes
extranjeros que le son leales y, en su carta a Sesostris I, se atreve a
recomendarle a dos jefes cananeos como especialmente leales a la causa
idées dans le Proche-Orient ancien, París 1992, p. 167-183; J. M. Galán, “Aspectos de la
diplomacia del antiguo Egipto (hasta ca. 1320 a. C.),” Sefarad 55 (1995) p. 105-126.
113 L. Habachi, The Second Stela of Kamose. Abhandlungen des deutschen
archäologischen Instituts Kairo 8, Glückstadt 1972, p. 39-40, 49; W. Helck, Historischbiographische
Texte der 2. Zwischenzeit und neue Texte der 18. Dynastie, Wiesbaden 1975,
p. 94; H. S. Smith – A. Smith, “A Reconsideration of the Kamose Text,” Zeitschrift für
ägyptische Sprache 103 (1976) p. 61. Nótese que el monarca hicso no recibe el título de rey
porque el texto fue compuesto por su adversario, el gobernante de Tebas, Kamose, quien
reproduce en una inscripción conmemorativa de su campaña militar el contenido de un
mensaje interceptado, enviado desde Avaris a Ku≈ por la ruta de los oasis del desierto
líbico.
114 EA 29:55-68; cf. W. L. Moran, The Amarna Letters, Baltimore 1992, p. 94; vid. infra El
príncipe predestinado, n. 13.
115 La política egipcia en Siria-Palestina reflejada en la correspondencia de el-Amarna
tiene como precedente inmediato los Anales de las campañas de Tutmosis III en dicha
región, grabados en el templo de Karnak; cf. J. M. Galán, “The Heritage of Thutmosis III’s
Campaigns in the Amarna Age,” en B. M. Bryan – D. Lorton (eds.), Essays in Egyptology in
Honor of Hans Goedicke, San Antonio 1994, p. 91-102.
SINUHÉ 53
egipcia. Sinuhé le comunica al rey que los gobernantes de la región de
Retenu son vasallos fieles, fieles como perros. A mediados del siglo XIV a.
C., el faraón recibe la siguiente carta de un gobernante de Siria vasallo
suyo:116
[Para] el rey, el Sol, mi señor: [men]saje de Abdia≈irta, tu [si]ervo,
el polvo bajo tus pies. A los pies del rey, mi señor, caigo siete veces
siete. Puesto que soy un siervo del rey y un perro de su casa, guardo
Amurru entero para el rey, mi señor.
IV. El hombre: determinismo y responsabilidad
La idea de que los seres humanos estaban sujetos a un determinismo de
origen divino aparece reflejada en composiciones literarias de la época. En
las Instrucciones del visir Ptahhotep a su hijo,117 el autor insiste en que la
riqueza y posición social, al igual que los hijos, son un regalo de dios.
Las propiedades no vienen por sí solas,
(sino que) a ellas tiene derecho quien las desea.
Si lo que un hombre ha reunido es abundante,
dios es quien ha producido su excelencia,
(pues) él le protege mientras duerme.
Los hombres no son quienes fabrican su realidad, sino que es la
divinidad, en abstracto, quien crea sus circunstancias. Por supuesto, uno
puede reaccionar contra su entorno, aunque el resultado final de sus
acciones no está en su mano.
Pero la mente humana es más compleja que todo eso, dando cabida tanto
al determinismo, como al libre albedrío y a la responsabilidad de cada uno
sobre sus acciones, y haciendo surgir uno u otro concepto según el contexto
lo requiriera. El equivalente a la mente era para los antiguos egipcios el
corazón. En el corazón es donde ellos ubican la voluntad del individuo, sus
intenciones, su capacidad de decisión, y al mismo tiempo donde la
116 EA 60:1-9; Moran, Amarna Letters, p. 131-132. Sobre el uso metafórico de la palabra
“perro” en las fuentes egipcias y en las cartas de Amarna, cf. J. M. Galán, “What is he the
dog?,” Ugarit-Forschungen 25 (1993) p. 177-179.
117 P. Prisse VII 8-9;
ába, Maximes, p. 30 (nº 181-186); J. M. Galán, “Religious Beliefs in the Early History of
Ancient Egypt,” Aula Orientalis 12 (1994) p. 148-152.
54 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
divinidad ejerce su influencia sobre el hombre.118 Sinuhé afirma que no
estaba en su corazón el huir, es decir, que él no lo había planeado, pero
también afirma que su corazón le arrastró de tierra en tierra. Ptahhotep
señala en el epílogo de sus instrucciones:119
Amado de dios es aquel que obedece,120
quien no obedece es aborrecido por dios.
Es el corazón el que hace a cada hombre obediente o desobediente;
la vida, prosperidad y salud del hombre es su corazón.
Obediente es quien escucha lo que se dice;
el obediente querido es quien hace lo que se dice.
Tanto la huida como el regreso de Sinuhé finalizan con un encuentro
entre él y una persona de estatus superior que le interroga: por un lado el
jeque Amunen≈i y por otro el rey Sesostris I. Ambos le piden al
protagonista explicaciones sobre cómo ha llegado a la situación en la que
se encuentra, y ambos reciben una respuesta similar. Sinuhé afirma no
conocer la causa ni razón de su huída y se inhibe señalando que lo que le
ocurrió fue como un designio de dios, como si una visión le hubiera
guiado, pues él no lo concibió, él no quería huir.121
Una situación parecida es descrita en el relato del Náufrago, donde el
protagonista termina su naufragio haciendo frente a la pregunta “¿Qué es lo
que te ha traído?” que le formula el señor de la isla a la que fue arrastrado
por el mar. La contestación ofrecida es esquiva y el interrogado trata de
eludir toda responsabilidad. La conclusión final, que el autor presenta como
la verdad, es que dios es el verdadero artífice de los acontecimientos.
118 S. Morenz – D. Müller, Untersuchungen zur Rolle des Schicksals in der ägyptischen
Religion, Berlín 1960; F. T. Miosi, “God, Fate and Free Will in Egyptian Wisdom
Literature,” en G. E. Kadish – G. E. Freeman (eds.), Studies in Philology in Honour of R. J.
Williams, Toronto 1982, p. 86-87; N. Shupak, Where can Wisdom be found? The Sage’s
Language in the Bible and in Ancient Egyptian Literature. Orbis Biblicus et Orientalis 130,
Friburgo (Suiza) 1993, p. 308.
119 P. Prisse XVI 6-9;
ába, Maximes, p. 58-59 (nº 545-554).
120 El verbo s∂m, generalmente traducido por “oír,” “escuchar,” en determinados contextos
se refiere a “obedecer.”
121 P. Vernus, “Traum,” Lexicon der Ägyptologie, VI, Wiesbaden 1986, p. 745-759; K.
Zibelius-Chen, “Kategorien und Rolle des Traumes in Ägypten,” Studien zur altägyptischen
Kultur 15 (1988) p. 277-293.
SINUHÉ 55
Las circunstancias que a cada uno le toca vivir pueden ser interpretadas
como un castigo o como un premio de dios, según sean los deseos o
aspiraciones del individiuo. A pesar del alto nivel económico y social que
alcanzó en Siria-Palestina, Sinuhé interpreta su estancia en el extranjero
como un castigo de dios. Al igual que le ocurre al náufrago, el bienestar
material alcanzado en tierras extrañas no compensa, y ambos desean volver
a Egipto, a casa cuanto antes.
Sinuhé cree que dios le ha dado la espalda, negándole su misericordia y
condenándole a vagar por tierras extranjeras. Indirectamente menciona que
el castigo divino se debe a una falta que él ha cometido, pero no explicita
en qué consistió ésta. Los egipcios, en general, no creían que la divinidad
actuase arbitrariamente, sino que siempre estaba motivada por una causa.
Ahora bien, el individuo bajo la influencia del poder divino podía ignorar
cuál era esa causa, e incluso podía ignorar a qué divinidad concreta había
ofendido. Ese es el caso de Sinuhé, por lo que no le queda más remedio que
hablar en términos abstractos y evitar cualquier especificación sobre este
particular.122
La autocrítica que se aplica el protagonista le conduce a la conclusión
de que actuó contra sí mismo, lo que podría implicar que con ello había
obrado contra los designios que dios tenía para él: si dios es quien otorga
las posesiones a los hombres, como decía Ptahhotep, al rechazar lo que te
ha sido concedido ofenderías a la divinidad. Sinuhé describe su actitud
pasada en el mismo tono que el género literario de las lamentaciones
describe el panorama social en crisis, con un comportamiento al revés de lo
que cabría esperar, al revés de cómo debería ser. Sinuhé se califica de
“fugitivo que huyó de sus circunstancias, estando mi reputación en la
Residencia; un vagabundo que se arrastró de hambre, habiendo dado
alimento a mis vecinos; un hombre que dejó su tierra desvestido, teniendo
yo ropa limpia y exquisita; un hombre que corrió por faltarle a quién
enviar, teniendo numerosos sirvientes.” En Las lamentaciones de Ipuwer,
el autor denuncia cómo se han transformado las personas:123
¡Mira! el propietario se acuesta sediento (…)
quien poseía túnicas está en harapos (…)
quien gozaba de protección es azotado por la ventisca (…)
122 Sobre el carácter anónimo de la divinidad en composiciones literarias, cf. S. Morenz,
Ägyptische Religion, Stuttgart 1960 (en inglés, Egyptian Religion, Ithaca 1973) p. 19-20.
123 Pasajes extraídos de los folios 7, 8 y 9 del Papiro Leiden I 344 recto; A. H. Gardiner,
The Admonitions of an Egyptian Sage, Leipzig 1909, fig. 7-9.
56 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
quien tenía ya no tiene nada (…)
quien era mensajero ahora (sin embargo) envía a otro (…)
¡Mira! ningún cargo está en su sitio,
como el rebaño suelto sin pastor …
Sinuhé se identifica igualmente con un toro errante y reconoce haberse
separado de su sitio, lo que le origina toda clase de infortunios.
Tanto en el plano personal como en el social, la crisis y el caos, que
para los egipcios eran sinónimos, es causa y consecuencia de la ruptura con
el orden establecido, lo que ellos denominan Maat.124 Este término puede
traducirse por “verdad,” “justicia,” “orden” según el contexto. En
definitiva, denota lo ortodoxo, cómo las cosas han de ser y suceder. En la
mitología, el orden se creó al comienzo de los tiempos, surgiendo e
imponiéndose sobre el caos por acción divina; pero desde ese mismo
instante Maat se manifiesta vulnerable y los hombres, y muy especialmente
el monarca, han de esforzarse por mantener y restaurar el orden primordial
(cf. La historia de la Serpiente en el Comentario del Náufrago).
El duelo al que le desafía otro jefe tribal de Retenu a Sinuhé marca el
clímax y punto de inflexión en la narración. Para el protagonista, que veía
su exilio como un castigo divino, ésta era la prueba definitiva, a vida o
muerte. Al principio contrariado y luego resignado, Sinuhé se entrega a su
fortuna: “¿Acaso dios ignora lo que ya ha decidido?” Tras la victoria,
atravesando el cuello de su rival con una de sus flechas y derribándole con
su hacha, Sinuhé cree que por fin dios está de su lado. Superadas las
pruebas, Sinuhé podría hacer suyas las palabras que la Serpiente de la isla
le dirige al náufrago: “dios ha hecho que tú vivas.” En ese momento de
esperanza, el héroe eleva una plegaria al misericordioso.125
Sinuhé ruega a dios que le envíe de vuelta a Egipto. Su deseo es
terminar allí sus días, pues lo más importante para él es ser enterrado donde
nació. Por si acaso el dios ofendido no estaba por la labor de satisfacerle
hasta ese punto, o para señalarle a la divinidad el modo eficaz de
materializar su voluntad, acto seguido Sinuhé implora piedad al rey de
Egipto y le manifiesta su último deseo. No parece casualidad el paralelismo
que el autor establece entre la divinidad y el monarca. Cuando se hizo
124 J. Assmann, Maat, l’Egypte pharaonique et l’idee de justice sociale, París 1989; idem,
Ma>at. Gerechtigkeit und unterblichkeit im alten Ägypten, Munich 1990; M. Lichtheim,
Maat in Egyptian Autobiographies and Related Studies. Orbis Biblicus et Orientalis 120,
Friburgo (Suiza) 1992.
125 Galán, Aula Orientalis 12, p. 151-152.
SINUHÉ 57
referencia al comienzo de la narración al fallecimiento de Amenemhat I,
éste es denominado “dios.” El término que se traduce por “dios,” n©r, los
egipcios lo aplicaban a cualquier ser que superara su muerte física. El rey,
al ser enterrado en un lugar idóneo y siguiendo los rituales precisos,
alcanza una vida plena en el Más Allá, pasando a formar parte de los dioses
de Occidente. Pero además, Sinuhé insiste en equiparar al rey vivo
Sesostris I con un dios en su dimensión omnipotente: primero en el elogio
de su figura que le dirige a Amunen≈i y luego elevándole una plegaria. Los
egipcios, en efecto, creían que sus vidas dependían en gran parte de la
voluntad divina y también de la voluntad del rey.
V. El monarca egipcio y Sinuhé
La historia de Sinuhé comienza con la muerte de Amenemhat I. Por
entonces, su hijo Sesostris llevaba ya diez años asociado al trono como
corregente. A pesar de la excepcionalidad de esta situación política, por lo
menos hasta entonces,126 el autor no hace la menor alusión al respecto. Tal
vez el asunto de la corregencia quedase velado bajo el silencio sobre el
supuesto regicidio. Tal vez, por otro lado, la existencia real de la
corregencia fuera lo que permitió a Sinuhé contestar con cierta seguridad a
Amunen≈i sobre la sucesión al trono, aun no habiendo sido testigo de los
hechos.
Sesostris es denominado al comienzo de la narración “hijo mayor” de su
majestad. Los detalles sobre la personalidad política y militar del nuevo rey
son enunciados por Sinuhé al informar a Amunen≈i sobre la situación en
Egipto tras la muerte de Amenemhat. El informe se centra en sus acciones
hacia los territorios extranjeros circundantes, que es lo que le interesaría al
jeque, y adquiere un tono hímnico. El himno destaca sus aptitudes como
gobernante: hábil político y contundente militar, generoso con sus vasallos
e implacable con sus adversarios. El rey, al igual que en otro contexto la
divinidad, es quien piensa y quien ejecuta sus propios planes, a la vez
magnánimo, dispensador de vida, y represivo hasta sus últimas
consecuencias. Estas ideas aparecen expresadas en otros himnos dedicados
al rey, como el que se grabó en la llamada “estela de Hor,” traducida al
final del Contexto literario, o más tardío, el que dedica Sehetepibré a
Amenmhat III como enseñanza para sus hijos, traducido en el Contexto
126 W. Murnane, Ancient Egyptian Corregencies. Studies in Ancient Oriental Civilisation
40, Chicago 1977.
58 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
histórico. A continuación traducimos dos himnos del ciclo dedicado a
Sesostris III, hallados formando parte del archivo de papiros del templo de
Kahun, junto a la pirámide del rey Sesostris II.127
¡Oh Jakauré, nuestro Horus, de apariencia divina!
Protector de la tierra,
quien ensancha sus fronteras,
somete los países extranjeros con su corona roja;
quien abarca las Dos Tierras con sus brazos,
[…] los países extranjeros con sus manos;
quien derrota a los arqueros sin blandir la vara,
dispara su flecha sin estirar la cuerda;
el terror (que infunde) golpea a las tribus en sus tierras,
el respeto (que provoca) derrota a los Nueve Arcos;128
su masacre ha causado la muerte a miles de soldados,
[…] a quienes alcanzaron su frontera;
quien dispara la flecha como lo hace Sajmet,
derriba a miles que ignoraban su poder.
La lengua de su majestad ha detenido a los países extranjeros,
su discurso ha hecho retroceder a los nómadas.
Un Horus joven,
quien lucha en su frontera sin permitir que sus vasallos desfallezcan;
quien permite que los nobles yazcan hasta el amanecer y
los jóvenes reposen, mientras su corazón les protege;
sus órdenes han fijado sus fronteras,
su palabra ha reunido a las dos orillas.
En el siguiente himno, la anáfora “Él ha venido a nosotros,” aparece
sólo en el primer verso, evitando su repetición mediante el sangrado de las
líneas siguientes hasta donde debía terminar la frase si hubiera sido escrita.
127 Papiro Kahun LV.1; F. Ll. Griffith, Hieratic Papyri from Kahun and Gurob, Londres
1898, p. 1-3, fig. 1-3; G. Möller, Hieratische Lesestücke, I, Leipzig 1909, fig. 4-5; H.
Grapow, “Der Liederkranz zu Ehren Königs Sesostris des Dritten aus Kahun,” Mitteilungen
des Instituts für Orientforschung der deutschen Akademie der Wissenschaften zu Berlin I/2
(1953) p. 189-209; H. Goedicke, “Remarks on the Hymns to Sesostris II,” Journal of the
American Research Center in Egypt 7 (1968) p. 23-26.
128 Expresión que hace referencia a todos los paises vasallos del monarca de Egipto,
incluyendo a sus súbditos de las Dos Tierras; cf. E. Uphill, “The Nine Bows,” Jaarbericht
ex Oriente Lux 19 (1965-1966) p. 393-420.
SINUHÉ 59
Esta peculiar disposición del himno indica que la primera frase ha de leerse
al comienzo de cada uno de sus versos. Los versos están formados por dos
hemistiquios, el segundo completando o matizando la idea expresada en el
primero.
60 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Himno a Sesostris III en el Papiro Kahun LV.1.
Él ha venido a nosotros,
ha tomado la tierra del sur, ha reunido la doble corona sobre su cabeza.
ha unido las Dos Tierras, ha sumado el Sur al Norte.
ha gobernado a los del valle,129 ha colocado el desierto a su lado.
ha protegido las Dos Tierras, ha completado las dos orillas.
ha hecho vivir a los del valle, ha disipado sus sufrimientos.
ha hecho vivir a los nobles, ha insuflado las gargantas de la gente.
ha pisoteado los países extranjeros, ha golpeado a las tribus que no le respetaban.
[ha luchado] ≤en≥ su frontera, ha rescatado a quien había sido robado […]
[…] la veneración (con) lo que su potente brazo nos ha traido.
[ha permitido que criemos] a nuestros hijos, que enterremos a nuestros ancianos.
La historia de Sinuhé transcurre a lo largo de treinta años más o menos,
para que le diera tiempo al protagonista a hacerse valer en tierras cananeas,
a fundar un hogar y a que sus hijos llegasen a ser adultos y se convirtieran
a su vez en pater familias. Ello quiere decir que al comienzo, tanto Sinuhé
como Sesostris, debían ser muy jóvenes y que al final de la acción debían
estar ambos ya entrados en años. La historia de Sinuhé es, en efecto, el
transcurso de una vida. El paso del tiempo, que en ningún momento se
cuantifica, moldea sus caracteres, sus reacciones precipitadas se
transforman en reflexión y en palabras.
Aunque la relación entre rey y súbdito no es muy estrecha,
indirectamente reciben noticias el uno del otro. Los deseos de Sinuhé de
regresar a Egipto llegan hasta oídos del rey a través de viajeros que
129 El término kmt es frecuentemente traducido por “Egipto,” sin embargo su
contraposición al término ∂srt “desierto” sugiere que el topónimo denota más
concretamente al “valle,” y el gentilicio derivado de éste “el/los del valle.”
SINUHÉ 61
pasaban por su territorio hacia el sur, informadores circunstanciales de los
aconteceres en tierras lejanas. Cuando Sesostris le escribe a Sinuhé, no se
dirige a él como jefe tribal que era, sino como su “asistente.” El narrador
trata, por otro lado, de desvirtuar la realidad en su favor al mencionar que
el rey le envió regalos como si de un gobernante extranjero se tratara.
Sinuhé interpreta la invitación a regresar y la promesa de que será
enterrado con todos los honores, como si el rey Sesostris le rescatase de la
misma muerte. Su carta de respuesta cumple con todos los requisitos de una
comunicación oficial de un vasallo fiel a su señor (cf. correspondencia de
Amarna). Una extensa oración abre la carta, deseándole al rey que los
principales dioses le sean propicios. A continuación, informa brevemente
sobre la situación política en la zona, sobre quiénes le son leales. El
remitente reitera a su vez su lealtad, como si reanudase un juramento: “tuyo
es lo que el disco solar abarca, debido a ti brilla el sol, se bebe el agua del
río, se respira la brisa del cielo.” Y para terminar, se pone en sus manos:
“que tu majestad haga lo que desee, (pues) uno vive del aliento que tú
concedes.”
Sinuhé vuelve a Egipto por la puerta grande, acompañado por un cortejo
y bien atendido durante toda la travesía en barco; de forma parecida a como
regresó Harjuf tras su tercer viaje a Yam, bajo el reinado de Merenré (vid.
Contexto literario). En palacio, todos parecían estarle esperando, incluso el
rey. A pesar del buen augurio que todo esto suponía, cuando Sinuhé se
postra frente al trono queda totalmente abrumado, como el náufrago ante la
Serpiente, sin habla y temblando. El rey y Sinuhé se repiten los mensajes
que ya se comunicaron por carta. El primero de ellos menciona la huída
inmotivada de Sinuhé, la vejez y la necesidad de ser enterrado
adecuadamente y no según la costumbre cananea. El segundo expresa su
sumisión, excusa su repentina huída y reconoce que su vida está en manos
del monarca.
Durante la audiencia real, los príncipes actúan ante el rey cantando un
himno de alabanza, intercediendo así por Sinuhé. El himno trata de suscitar
el aspecto misericordioso del monarca, utilizando, más que en otras
ocasiones, poesía repleta de metáforas. Los versos de los jóvenes aluden a
la diosa Hathor, señora del cielo, de las estrellas y de la totalidad, que se
une con el dios solar, identificado con la persona del monarca. La
caracterización de Sesostris parece aludir a Atum,130 dios dispensador de
vida, papel que adoptará también Re (cf. el mito de La destrucción de la
130 Ph. Derchain, “La Réception de Sinouhé a la cour de Sésostris Ier,” Revue
d’Égyptologie 22 (1970) p. 79-83.
62 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
humanidad, en la sección dedicada a la historia de la Serpiente en el
Comentario del Náufrago).
Escena de la tumba de Senbi hijo de Ujhotep, en Meir. Jóvenes presentan collares,
pectorales y panes, acompañados por un arpista y al ritmo de sistros y palos.
Sinuhé se presentó en el salón de audiencias conservando su apariencia
de cananeo (semi)nómada, o lo que era lo mismo a ojos egipcios, con
aspecto salvaje: sin afeitar, sucio, maloliente y mal vestido. Tras ser
aceptado en la corte, los príncipes le asean y perfuman, le rapan y visten de
acuerdo con las formas de su nuevo círculo. ¿Cómo es que Sinuhé no se
arregló antes de su entrevista con el rey? Tiempo y ocasión sí tuvo. El texto
es muy elocuente en cuanto al significado de este aparentemente frívolo
pasaje. Mediante su aseo, Sinuhé renace como egipcio externa e
internamente, se le quitan años de encima, renuncia a las costumbres
extranjeras y adopta de nuevo las de su tierra: “Entregué mi atavío de
extranjero y ropas de beduino, y me vestí con lino, me ungí con el mejor
aceite, dormí sobre una cama. Dí la arena a quienes vivían en ella, el aceite
de palma a los que se untaban con él.” Sesostris es quien le devuelve la
vida y le civiliza, reintegrándole en el grupo social al que perteneció en un
principio. Este episodio está en consonancia con la equiparación del
monarca con el dios Atum que cantan los príncipes en la escena anterior.
Sesostris cumplió su palabra. Sinuhé recibió una casa y manutención de
acuerdo con su alto rango. Se le construyó una tumba dotada con todo lo
SINUHÉ 63
deseable y permaneció bajo la protección del rey hasta la hora de su
muerte.
VI. La narración
La introducción al relato de Sinuhé parece indicar que la composición
de la narración tuvo lugar después de la muerte del rey Sesostris I. Hay un
indicio: la reina Neferu es identificada con los títulos que ostenta en las
inscripciones de la pirámide de su padre, “hija del rey Amenemhat en
Kaneferu,” y en la pirámide de su esposo, “esposa del rey Sesostris en
Jenumset.” Si Sesostris no estaba ya enterrado cuando se compuso Sinuhé,
al menos su pirámide estaba muy avanzada por entonces. Tras el
fallecimiento de su padre, Sesostris I reinó alrededor de treinta y cinco
años.
El epílogo de la obra, por otro lado, señala que el protagonista ha
pasado ya a mejor vida. Así, el autor relata la acción y dibuja a los
personajes como superviviente del pasado, de su propia vida. Si el
comienzo es repentino y abierto, omitiendo información que influye y
subyace al argumento, como son las circunstancias reales de la muerte de
Amenemhat, el final no deja pie a la especulación: el héroe y hasta
entonces narrador es enterrado como si de un príncipe se tratara. La historia
de Sinuhé es una retrospección, adoptando una forma similar a la del
género de las biografías póstumas, redactadas también en primera persona.
La composición gira en torno a una persona, a su experiencia vital.
¿Con qué propósito? Tal vez la intención del autor fuera la de enseñar a
través de un ejemplo concreto, como creemos que también es el caso del
Náufrago y de la mayoría de los textos publicados de una forma u otra,
bien sean literatura o inscripciones conmemorativas. Dejando a un lado el
género sapiencial, donde los consejos se expresan de forma directa y casi
imperativa, las enseñanzas están implícitas en los demás tipos de textos,
veladas bajo la acción que se describe, ocultas tras el entramado
argumental. Éste último es tan sólo el pretexto que utiliza el autor para
comunicar una idea con una intención determinada.
El autor es artista en tanto que aplica y desarrolla criterios estéticos en
su obra y utiliza un código complejo y personal para comunicarse con su
público. En este sentido, El Náufrago y Sinuhé son obras de arte. Es difícil,
por otro lado, encontrar casos que muestren que en Egipto existió el arte
por el arte, piezas cuyo principal ingrediente sea la estética y su razón de
ser y propósito el deleitar. Tal vez éste fuera el caso de algunas de las
canciones que nos han llegado de épocas más recientes, aunque la mayoría
64 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
de ellas, como les ocurre a los paisajes de los relieves y frescos que
decoran el interior de las tumbas de muchos nobles, forman parte de un
cuadro más amplio cargado de simbolismo.
Una aproximación hacia la enseñanza que trasmite la historia de Sinuhé
precisa del análisis de la estructura y argumento de la obra. La composición
podría representarse como un círculo: aunque con matices, el protagonista
regresa al lugar y a la posición social donde se encontraba al comienzo, o
donde se hubiera encontrado de no haber abandonado su puesto. El relato
de Sinuhé, igual que El Náufrago, se concibe como una desviación del
acontecer cotidiano y predecible, como un recorrido extraordinario, pero
que al final vuelve a su cauce. La huida de Sinuhé se asemeja al viaje
truncado del náufrago; la tierra de Iraru donde se asienta es el escenario
equivalente a la isla del ka; Amunen≈i toma bajo su protección a Sinuhé
como hace la Serpiente con quien llegó a su territorio arrastrado por el mar.
En los dos relatos, lo extraño o extranjero es la circunstancia adversa que el
individuo ha de superar. La vida les pone a prueba sacándoles de la rutina y
exponiéndoles a lo desconocido. Los dos protagonistas lo aceptan y, siendo
ellos mismos, actúan para mejorar sus condiciones. El feliz regreso al lugar
de origen les proporciona recompensas y consolida su posición social.131
El contenido de la historia de Sinuhé hay que buscarlo en lo que se
cuenta y en cómo se cuenta, no en lo que el autor se deja en el tintero.
Sinuhé, en efecto, selecciona la información que transmite sobre su vida, y
esa selección es lo que da sentido a la composición. No se especifica qué le
ocurrió al rey Amenemhat, ni si su muerte provocó revueltas en la capital.
No se transcribe el mensaje que Sinuhé escuchó, ni se menciona cómo él lo
entendió. Un halo de misterio en torno a la vinculación del protagonista
con la muerte del rey le envuelve durante toda la obra. Relacionado con
ello está la ambigüedad con la que se dibuja su posición social al comienzo
de la narración, su servicio a la reina y al rey y la compatibilidad de estas
dos tareas.132 Lo que revelan estas omisiones es que el autor no pretende
recomponer un episodio nacional, y elude las referencias a la realidad del
pasado inmediato en la medida de lo posible. El autor evita que Sinuhé
pueda ser juzgado por su posición política, centrando la atención del
receptor sobre sus reacciones como individuo. La escasez de detalles sobre
la realidad política es bien patente en el relato del Náufrago y, en ambas
131 E. Otto, “Die Geschichten des Sinuhe und des Schiffbrüchigen als ‘lehrhafte Stücke’,”
Zeitschrift für ägyptische Sprache 93 (1966) p. 100-111.
132 V. A. Tobin, “The Secret of Sinuhe,” Journal of the American Research Center in
Egypt 32 (1995) p. 161-178.
SINUHÉ 65
composiciones, una lectura minuciosa logra incluso descubrir
inconsistencias argumentales. Pero eso no importa, pues el autor está
construyendo en ambos casos una ficción, supuestamente con una
finalidad.
El tiempo transcurrido y la experiencia vivida por el héroe hacen que
éste ascienda de categoría. Una situación anómala, un comportamiento
heterodoxo, es decir, algo en principio negativo, acaba por convertirse en
positivo y aportando beneficios. El premio, el regalo o el pago, en una
sociedad que funcionaba a base de intercambio, se concibe como una
compensación. ¿Cuál es el mérito del personaje que le hace merecedor de
una recompensa? La vida de Sinuhé contiene dos valores: en primer lugar,
el sobreponerse a una situación adversa y conseguir ser apreciado entre
extraños; y en segundo lugar, el abandonar todo lo conseguido allí y
regresar a la Residencia. Mientras el primero de los valores destaca la
personalidad del individuo, el otro manifiesta su lealtad y servicio al
sistema, siendo éstos los dos aspectos fundamentales del hombre egipcio y
que le hacen merecedor de una vida plena en el Más Allá.
El personaje de Sinuhé es un buen reflejo del cortesano de la época, no
en cuanto a su cursus honorum, sino en lo que se refiere a su personalidad.
Sinuhé se descubre a sí mismo como individuo. Descubre que hay algo más
que su servicio a la monarquía como oficial o funcionario, que él también,
y no sólo el rey, puede ser valiente y fuerte, hábil y eficiente. El mérito
personal, además, no sólo no va reñido con el servicio al monarca, sino que
ambos aspectos se complementan.
Sinuhé, por otro lado, entra en conflicto con sus circunstancias y,
tratando de buscar explicación a lo que le sucede, se debate entre la
predestinación y la libertad del individuo para dirigir su vida. El
protagonista no resuelve esta difícil incógnita que acecha a cualquiera que
crea en la existencia de la divinidad, pero sí deja claro que, en cualquier
caso, el hombre es el último responsable de sus actos y habrá de rendir
cuentas más tarde o más temprano.
La divinidad y el monarca son quienes mueven a los hombres, les
envían de un lugar a otro y les promocionan en la escala social. El hombre,
dentro de ese devenir, posee un margen de acción que, en última instancia,
puede decidir hacia qué lado se inclinará la balanza.
La narración comunica en un plano más tangible la importancia
intrínseca de la lealtad a la autoridad y los beneficios que ello trae consigo.
Sinuhé es un oficial siempre fiel a su señor. Incluso en los largos años de
destierro y de servicio a un jefe extranjero, se manifiesta como vasallo del
rey egipcio. Y cuando las circunstancias le empujan a vivir bajo otro señor,
le sirve a éste con eficiencia. Sinuhé se mantiene siempre del lado de la
66 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
autoridad oficial, luchando, tanto con Sesostris como con Amunen≈i,
contra aquéllos que viven fuera del orden establecido, contra los fuera de la
ley. Tanto en Egipto, como en tierras cananeas, su fidelidad y servicio
reciben recompensa.
El rey es, sin duda, el segundo personaje principal de la narración.
Sesostris se presenta como el prototipo de monarca, ejerciendo sus tres
capacidades: la de pensar o concebir planes, la de hablar o dar órdenes, y la
de actuar, ejecutando su expresa voluntad. Reúne, además, las dos facetas
de un ser todo poderoso: la misericordia y el premio, y la agresividad y el
castigo. Estas ideas aparecen expresadas en el himno que Sinuhé le dedica
y también en la acción narrada, pues al comienzo se le presenta al rey como
militar victorioso y al final como gobernante benévolo.
Sinuhé es un relato empapado de política, en el que el autor sumerge al
protagonista en diversas situaciones y muestra cómo se desenvuelve y
supera las crisis. Algunos egiptólogos ven en el aspecto político de Sinuhé
la razón de ser de la composición. Unos explican el relato como una forma
de propaganda de la monarquía, otros, por el contrario, como una forma de
influir en el monarca al estilo Hamlet.
El carácter propagandístico, según Posener,133 estaría en consonancia
con las expresiones de lealtad al rey que incluyen algunas inscripciones de
altos oficiales de la época (cf. Contexto histórico y Contexto literario). La
cuestión que queda abierta al considerar esta interpretación del relato es
para quién se compuso, a quién se trataba de convencer. Si la inmensa
mayoría de la población era analfabeta y sólo la élite social y
administrativa estaba familiarizada con el sistema de escritura (véase
Introducción), no era el pueblo llano sobre el que se trataba de influir. Por
otro lado, la élite no tenía por qué ser convencida de los valores del
monarca, puesto que eran nombrados en sus cargos por el propio rey y, por
tanto, debían ser en principio leales al sistema del que formaban parte. En
el caso de que Sinuhé fuera declamado en público por las aldeas, no parece
que fuera éste un sistema de propaganda concebido y articulado como tal.
La hipótesis de que la persona del monarca fuera el principal receptor para
quien el autor compuso esta ficción, si bien posible, no parece contar con
suficientes elementos de apoyo, ni internos ni externos al texto, para ser
argumentada.
Queda por discutir la cuestión del estilo de Sinuhé. La visión tradicional
sostiene que en la composición predomina la prosa, aun reconociendo la
forma en verso del himno dedicado a Sesostris I y la canción que los
133 Posener, Littératue et politique dans l’Égypte de la XIIe dynastie.
SINUHÉ 67
príncipes le cantan. En 1980, Foster134 argumentó que Sinuhé poseía todas
las características del verso narrativo. Apoyándose en los signos de
puntuación que incluye sobre todo la versión del Ashmolean ostracon, es
decir, las marcas en tinta roja que separan las oraciones principales,
defendía que la narración estaba estructurada en parejas conceptuales:
pareados que forman una unidad semántica, sintáctica y retórica. El verso
empleado no sería métrico, sino libre, cuyo ritmo se compone de cadencias
de irregular longitud. A pesar de que la pronunciación y la acentuación no
pueden recobrarse, existía el concepto de verso, por otro lado generalmente
aceptado para el género lírico e incluso para el sapiencial.
El estilo de Sinuhé tal vez quede mejor definido dentro del género de
verso narrativo, abriéndose así una puerta a la investigación sobre su
posible carácter declamatorio. Como se expuso anteriormente, sin embargo,
el autor incluye dentro de su composición una amplia variedad de tipos
literarios: narración, correspondencia, himno panegírico, oración religiosa,
canción. Por ello, traducir el relato adoptando únicamente la forma de
verso parece una postura algo arriesgada y que, tal vez, pudiera confundir
más que ayudar al lector a acercarse al texto.
134 J. L. Foster, “Sinuhe: The Ancient Egyptian Genre of Narrative Verse,” Journal of Near
Eastern Studies 39 (1980) p. 89-117; idem, Thought Couplets in the Tale of Sinuhe.
Münchner Ägyptologische Untersuchungen 3, Frankfurt am Main 1985. Sobre la estructura
en verso de textos egipcios, tienen especial relevancia los trabajos pioneros de G. Fecht.
Ejemplos de traducción en verso del relato de Sinuhé son las obras de Blumenthal y de
Parkinson referidas al final de la sección dedicada al Manuscrito.
El Príncipe predestinado

Manuscrito
La única copia que nos ha llegado de este cuento está escrita en las
páginas cuatro a ocho del verso del Papiro Harris 500. El papiro fue
comprado por A. C. Harris a mediados del siglo pasado en Alejandría. Hoy
forma parte de la colección del Museo Británico, con el número de
inventario 10060.
El papiro, en general, no está en muy buen estado de conservación. En
las tres primeras páginas del verso del papiro, antes del Príncipe
predestinado, se encuentra la composición llamada La captura de Jaffa.
Tres grupos de poemas de amor componen el recto.
G. Möller fechó el manuscrito al final del reinado de Seti I o al principio
del reinado de Ramsés II, es decir, a comienzos del siglo XIII a. C. La
caligrafía no es propia de la época en la que el papiro fue escrito: la letra es
pequeña y apretada, algo forzada para hacer más fácil su lectura. La
porción del papiro que contiene el relato está en buen estado, salvo el final,
donde abundan las lagunas y el desenlace argumental se ha perdido. La
composición ha sido dividida mediante puntos rojos en el espacio
interlineal, los cuales marcan las frases o versos libres. También en tinta
roja se han escrito las referencias al paso del tiempo dentro de la historia.
La fórmula se repite casi literalmente, “cuando pasaron días después de
esto…,” sirviendo además para introducir una nueva sección en la
narración. Este último aspecto se ha reflejado en la traducción dejando una
línea en blanco entre los párrafos.
La publicación corrió a cargo de E. A. W. Budge, Facsimiles of
Egyptian Hieratic Papyri in the British Museum, second series, Londres
1923, planchas 48-52. Véase también G. Möller, Hieratische Lesestücke,
II, Leipzig 1927, p. 21-24. Una transcripción del hierático al jeroglífico
puede obtenerse en A. H. Gardiner, Late Egyptian Stories. Bibliotheca
Aegyptiaca I, Bruselas 1932, p. 1-9.
4 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Contexto histórico
En torno al año 1550 a. C. comienza el periodo histórico denominado
Reino Nuevo, durante el cual la presencia egipcia en tierras extranjeras,
tanto al sur como al norte, se hace más intensa y constante. La dinastía
XVIII, que da comienzo a esta nueva época, tiene sus raices en los
gobernadores de Tebas. Éstos últimos se sublevaron contra los reyes de
entonces, cuya corte estaba ubicada en Avaris, en el delta oriental. El
origen foráneo de estos reyes, llamados y autoproclamados hicsos,1 sirvió
de excusa para que un caudillo tebano comenzara una guerra santa de
reconquista del país. La expulsión de los hicsos, después de haber reinado
durante un siglo, llevó consigo la primera incursión del ejército tebano
fuera de sus fronteras, alcanzando Saruhen, al norte del Sinaí, y sitiándola
por tres años. Paradójicamente, una política local, nacionalista, basada en
una ideología xenófoba, condujo a la monarquía egipcia hacia una política
en continuo contacto y en estrecha relación con pueblos extranjeros.
El rey Tutmosis I, en la transición del siglo XVI al XV a. C., condujo
una expedición hasta alcanzar Naharina.2 Esta región es el destino final del
viaje del Príncipe predestinado por tierras del levante mediterráneo, por lo
que recibirá una especial atención en esta sección dedicada al contexto
histórico internacional del relato. Un oficial que tomó parte en esta
campaña de Tutmosis I, Ahmose hijo de Ebana, relata lo siguiente sobre su
rey:3
Marcha hacia Retenu para satisfacer su deseo por tierras
extranjeras. Su majestad alcanzó Naharina y encontró a aquel enemigo
reclutando atacantes. Su majestad llevó a cabo una gran matanza entre
ellos. Innumerables fueron los cautivos que su majestad se trajo de sus
victorias. Yo estaba a la cabeza de nuestra tropa, habiendo su majestad
observado mi valor. Me traje un carro, su caballo y a quien estaba
sobre él como cautivo.
Su nieto, Tutmosis III, cincuenta años más tarde, emprendió al menos
diecisiete campañas en Palestina y Siria, asentando las bases del llamado
1 El término egipcio es ™§oe Δoeswt, que significa literalmente “gobernante de tierras
extranjeras.”
2 Topónimo relacionado con el reino de Mitani, ubicado en la alta Mesopotamia, entre el río
Jabur y el BaliΔ, en la frontera de Siria y Turquía.
3 Urk. IV 9, 7- 10, 1.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 5
“imperio egipcio” sobre esta región. El monarca egipcio, en sus visitas casi
anuales, requería que las ciudades vasallas sustentaran y agasajaran a sus
tropas, gravaba impuestos sobre las cosechas, controlaba quién debía
ocupar el cargo de gobernante e intercambiaba regalos diplomáticos con
ellos. Por otro lado, aquellas ciudades que rechazaban la autoridad del
faraón, eran atacadas y subyugadas por su ejécito. Los egipcios aumentaron
así su presencia en Canaán, al mismo tiempo que creció la inmigración, en
algunos casos voluntaria y en otros forzosa, de extranjeros al valle del Nilo.
Los anales de las victorias de Tutmosis III fueron grabados sobre las
paredes interiores del templo de Karnak, haciendo especial hincapié en el
botín y tributos que se trajo consigo y que ofreció al dios Amón. El evento
que tendría una importancia decisiva para la política del monarca en la
región fue la toma de Megiddo en su primera campaña. Allí se había
reunido una confederación de muchos gobernantes de Siria, llegando hasta
Naharina, bajo la dirección del jefe de Qade≈, por lo que “la captura en
Megiddo fue la captura de mil ciudades.”4 En su octava campaña, la
inscripción informa que su majestad cruzó el río y5
[…] estableció otra junto a la estela de su padre (realmente su
abuelo), el rey de Egipto Aajeperkaré (Tutmosis I), habiendo su
majestad marchado hacia el norte, saqueando poblados, arrasando
campamentos de aquel oponente de la maldita Naharina.
Tutmosis III grabó también una estela conmemorativa de sus victorias
en el extremo meridional de su dominio, al sur de la Tercera catarata. La
inscripción narra, con reminiscencias hímnicas, su expedición a Naharina:6
Un rey valiente como Montu, que arrebata sin que le arrebaten a él,
que pisotea todas las tierras rebeldes sin que exista quien les proteja en
aquel país de Naharina, al que su señor ha abandonado por miedo. Yo
he arrasado sus poblados y sus campamentos, les he prendido fuego y
los he hecho montículos, sin que puedan volver a fundarse. He
saqueado a toda su gente y me los he traido como cautivos, al ganado
sin límite y a todas sus posesiones también. Les quité su sustento, segué
4 Urk. IV 649, 2-13; 660, 8. Un resumen del sitio de Megiddo se incluyó también en la
estela de Gebel Barkal; cf. Urk. IV 1234, 5- 1236, 15.
5 Urk. IV 697, 1-9. Otras referencias a la estela de Naharina en, Urk. IV 698, 15- 699, 1;
1232, 7-12; 1245, 20- 1246, 2. Sobre el río que Tutmosis atraviesa para alcanzar Naharina,
en egipcio p€r-wr, los egiptólogos parecen estar de acuerdo en identificarlo con el Eufrates,
aunque C. Vandersleyen, “La localisation du Naharina,” Orientalia Lovaniensia Periodica
25 (1994) p. 27-35, argumenta en su contra y en favor de Nahr el-Kebir, al sur de Ugarit.
6 Urk. IV 1231, 1- 1233, 4.
6 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
sus cosechas, talé todas sus plantas y árboles frutales. Sus campos
están desolados, habiéndolos destruido mi majestad; se han convertido
en […] que no tienen árboles.
Mi majestad continuó entonces hacia los confines de Palestina. Hice
que cortaran muchas naves de madera de pino de las colinas de la
Tierra-de-dios,7 en la vecindad de la señora de Biblos, y fueran colocadas
sobre carros tirados por bueyes. Viajaron delante de mi majestad
para cruzar aquel gran río que fluye entre esta tierra y la de Naharina.
Él es un rey (digno de ser) aclamado por sus acciones en la batalla,
quien cruza el gran río-invertido8 a la cabeza de su tropa, tras aquél
que le atacó, buscando a aquel maldito oponente de Mitani. Éste, sin
embargo, había escapado de su majestad por miedo, hacia otra tierra
lejana.
Mi majestad estableció entonces una estela en aquella colina de
Naharina, grabada en la falda del lado occidental del gran ríoinvertido.
No tengo oponentes en las tierras del sur, los del norte vienen
humillándose debido a mi poder. Es Re quien lo ha decretado ante mí y
yo he controlado todo lo que su ojo abarca, él me ha otorgado la tierra
en su máxima extensión y yo he atado a los Nueve Arcos,9 a las islas
de en medio del mar, a los más distantes lugares y a las tierras
rebeldes.
Regresé dirección sur, a Ta-mery, y puse un fuerte brazo10 ≤en≥
Naharina. Grande es el terror en boca de los nómadas, sus puertas
están por ello cerradas y no salen fuera por respeto al toro (victorioso,
es decir, al rey).
Amenofis II, en torno al año 1430 a. C., participó personalmente al
menos en dos campañas por Palestina y Siria, llegando hasta Naharina.11
En sus inscripciones conmemorativas afirma haber capturado soldados
7 Topónimo ambiguo utilizado para referirse al lugar de origen de materias primas exóticas;
cf. el relato del Náufrago, n. 16.
8 Véase supra n. 5.
9 Término que se refiere a las poblaciones súbditas del monarca egipcio, tanto a los
habitantes del valle del Nilo, como a quienes habitaban en Siria-Palestina y Nubia y
mantenían relaciones de dependencia con el faraón. Ver Sinuhé, n. 128.
10 El término Δp≈, traducido por “fuerte brazo,” puede referirse metafóricamente a la tropa
del rey; cf. J. M. Galán, Victory and Border: Terminology related to Egyptian Imperialism
in the XVIIIth Dynasty. Hildesheimer Ägyptologische Beiträge 40, Hildesheim 1995, p. 69-
73. Sobre el topónimo Ta-mery, cf. Sinuhé, n. 68.
11 P. der Manuelian, Studies in the Reign of Amenophis II. Hildesheimer Ägyptologische
Beiträge 26, Hildesheim 1987.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 7
mariannu, expertos en el empleo del caballo para el combate, que parece
ser tuvieron especial relevancia en el desarrollo de los reinos de la zona.
Como anécdota meritoria, la inscripción señala:12
Cuando su majestad continuaba dirección sur, por la llanura de
‰aron, se encontró a un comisionado de Naharina llevando al cuello
una carta de barro (i.e. tablilla) sellada y se lo trajo consigo como cautivo,
a un lado de su carro. Su majestad salió de Sibyn a caballo hacia
Ta-mery, estando con él sólo el mariannu prisionero sobre el caballo.
Lateral izquierdo del interior del carro de Tutmosis IV. Según la inscripción, el dios
Montu le otroga al rey el valor y la victoria contra los paises extranjeros del norte, a
cuyos gobernantes pisotea el faraón adoptando la forma de esfinge.
En la ciudad de el-Amarna, antigua Ajetaton, capital de Egipto durante
el reinado de Ajenaton, se descubrió un archivo compuesto
fundamentalmente por correspondencia diplomática escrita entre ca. 1375-
1345 a. C, abarcando los últimos años de Amenofis III hasta el reinado de
12 Urk. IV 1304, 16- 1305, 2. Sobre tres columnas de la sala entre el IV y V pilono del
templo de Karnak, Amenofis II grabó una inscripción afirmando que “los jefes de Mitani
vienen a él ≤con≥ tributos sobre sus espaldas, para suplicar paz de su majestad y su dulce
aliento de vida;” cf. Urk. IV 1326, 1-6. Por otro lado, el Papiro Ermitage 1116A incluye
una lista de raciones entregadas a comisionados llegados a Egipto desde diez lugares
distintos, todos agrupados bajo el título de “mariannu de Yahi (= Siria);” cf. C. Epstein, “A
New Appraisal of Some Lines from a Long-Known Papyrus,” Journal of Egyptian
Archaeology 49 (1963) p. 49-56, lám. 8; M. Valloggia, Recherche sur les “messagers”
(wpwtyw) dans les sources egyptiennes profanes, París 1976, p. 100-102.
8 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Tutanjamon inclusive.13 Las cartas están escritas sobre tablillas de barro, en
escritura cuneiforme y la mayoría de ellas empleando la lengua acadia. Un
grupo de cuarenta y cuatro documentos reflejan las relaciones entre Egipto
y los grandes estados del antiguo Oriente Próximo: Mitani, Ala≈ia (=
Chipre), Hatti, el incipiente reino de Asiria y, desde el punto de vista
egipcio, la lejana Babilonia. Los reyes se tratan entre sí de “hermano,” y en
su correspondencia acuerdan matrimonios interdinásticos, el envío de
doncellas sirvientes, intercambios de objetos de lujo y materias primas, etc.
El intercambio, tanto de misivas como de regalos y mercancías, era la
forma de exteriorizar y materializar la ideología subyacente a las relaciones
diplomáticas entre casas reales.
Amenofis III y la gran
esposa real Teye anuncian
la llegada a Egipto de la
princesa de Naharina
Gilujepa, hija de ‰utarna,
junto con trescientas
diecisiete mujeres de su
harén. Escarabeo de 8,1 x
5,8 cm., encontrado dentro
de una vasija en una galería
subterránea junto al templo
de Tot, en Tuna el-Gebel
(C. Blakenberg-van Delden,
The Large Commemorative
Scarabs of Amenhotep III,
Leiden 1969, lám. 29, D4).
El segundo grupo está formado por trescientas seis cartas enviadas entre
la corte egipcia y sus vasallos que gobernaban distintas ciudades de
Palestina y de Siria. En ellas, los gobernantes informan de la situación
política, social y económica del territorio bajo su control, del
comportamiento de sus vecinos, de la presencia o ausencia de tropas
egipcias, etc. A través de sus mensajeros, los gobernadores de la periferia
13 Una transliteración de las cartas, todavía básica aunque con muchas lecturas anticuadas,
puede encontrarse en J. A. Knudtzon, Die El-Amarna-Tafeln, Leipzig 1907-1915
(reimpreso en Aalen 1964). El corpus se completa con la edición de A. F. Rainey, El
Amarna Tablets 359-379. Alter Orient und Altes Testament 8, Neukirchen-Vluyn 19782. La
mejor traducción anotada se debe a W. L. Moran, The Amarna Letters, Baltimore 1992. La
cronología absoluta que utiliza este último autor situa el archivo entre los años ca. 1350-
1320 a. C.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 9
del dominio egipcio elevan sus quejas, expresan sus inquietudes y afirman
reiteradamente su incuestionable lealtad y servicio al faraón.
La correspondencia entre las grandes potencias del momento adquiere
especial relevancia al incluir información sobre Naharina/Mitani,14 también
llamada ˜anigalbat, lugar de destino del protagonista del Príncipe
predestinado. Las casas reales de ambos paises se unieron mediante lazos
sanguíneos, al casarse Tutmosis IV con una hija del rey Artatama I, Teye; y
una generación después, Amenofis III se casaría con una hija de Tu≈ratta,
TaduΔepa.15 Se conserva la lista de la dote y de los regalos de boda que
viajaron con ella a Egipto. Como contrapartida, el rey de Mitani solicita
reiteradamente que se le envíe oro. Además de intercambios comerciales y
arreglos matrimoniales, Amenofis III firmó con Tu≈ratta, su suegro, un
tratado de defensa mutua.16 “Este país es el país de mi hermano y esta casa
es la casa de mi hermano,” dice Tu≈ratta a Amenofis.17 El rey mitano se
valía también de la reina madre, Teye, para llegar hasta el monarca egipcio,
pues, a pesar del afecto que se profesaban los monarcas y a pesar de que
sus respectivos comisionados eran de confianza, Tu≈ratta le escribe a Teye:
“tú eres […] quien conoce mejor que nadie los asuntos que tratamos [uno
con] el otro (los reyes de Mitani y de Egipto). Nadie los conoce (tan
bien).”18 Un ejemplo de saludo protocolario entre grandes reyes es el
siguiente:19
Decid a Nimmureya (Amenofis III), el rey de Egipto, mi hermano, mi
yerno, a quien yo quiero y quien me quiere a mí. Así (dice) Tu≈ratta, el
rey de Mitani, quien te quiere, tu suegro. Todo me va bien. Que todo te
vaya a ti bien. A tu casa, a TaduΔepa, mi hija, tu esposa, a quien tu
14 En una carta de Tu≈ratta, rey de Mitani, un escriba egipcio encargado del archivo de
Amarna escribió en hierático sobre el borde izquierdo de la tablilla el título del documento:
“… copia de la carta de Naharina …;” EA 27, cf. Moran, Amarna Letters, p. 90 n. 20. Nótese
también la mención conjunta de Mitani y Naharina en EA 75: 35-48.
15 EA 29; vid. B. M. Bryan, The Reign of Thutmose IV, Baltimore 1991, p. 118-120, y sobre
los testimonios de la política de este monarca en Palestina y Siria, ibid, p. 336-347.
16 EA 24:108-118 (en hurrita).
17 EA 19:59-70.
18 EA 26. En cartas de Tu≈ratta a Amenofis IV, el remitente le invita al nuevo rey egipcio a
que interrogue a Teye como testigo de políticas y compromisos pasados entre las dos casas
reales: EA 28:42-49; 29:6-10, 45-50, 143-147. Entre la correspondencia diplomática del
archivo de el-Amarna y del archivo hitita de Bogazköy se encuentran no sólo cartas
dirigidas a reinas, sino también testimonios de correspondencia mantenida entre reinas de
las dos cortes.
19 EA 23:1-12.
10 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
quieres, que todo vaya bien. A tus esposas, a tus hijos, a tus jefes, a tus
carros, a tus caballos, a tus tropas, a tu país y a cualquier cosa que te
pertenezca, que todo les vaya muy, muy bien.
Una carta del rey de Babilonia, Burnaburya≈, informa de su disposición
a entregar a Amenofis IV una de sus hijas en matrimonio. La joven ha sido
ya ungida por el comisionado egipcio y su intérprete, pero el rey babilonio
se queja de que cinco carros no son suficientes para acompañar a la hija de
un monarca de su nivel, por lo que solicita que se le envíe un séquito
mayor, digno de la hija de un gran rey.20 La costumbre de verter aceite
sobre la cabeza de la prometida está atestiguada también en la
correspondencia de Mitani y de Arzawa, estado hitita al oeste de Cilicia.21
La corona egipcia, por el contrario, era reacia a entregar a sus princesas
en matrimonio a reyes extranjeros. Una carta enviada probablemente a
Amenofis III comienza diciendo:22
[…] mi hermano, cuando te escribí sobre mi matrimonio con tu hija,
de acuerdo con tu costumbre de no con[ceder …], decías: “Nunca ha
sido una hija del rey de Egipto concedida a nadie.” ¿Por qué no? Tú
eres el rey y puedes hacer lo que desees. Si quisieras conceder una,
¿quien diría algo? Puesto que se me comunicó este mensaje, escribí a
[mi hermano], diciendo: “Las hijas de [alguien], bellas mujeres, han
de estar disponibles. Envíame una bella mujer como si fuera tu hija.
¿Quién va a decir, ‘ella no es la hija del rey’?” Pero manteniéndote
firme, no me has mandado a nadie. ¿Acaso no buscaste tú hermandad y
amistad, y me escribiste sobre matrimonio para poder estrechar
(nuestros lazos), y yo, por mi parte, te escribí sobre matrimonio por
esta misma razón, hermandad y amistad, para poder estrechar
(nuestros lazos)? ¿Por qué, entonces, mi hermano no me envía una
mujer? Puesto que tú no me mandas una mujer, ¿debo yo, tal vez,
negarte una mujer y no mandarla, como tú me has hecho? Sin embargo,
estando mis hijas dispuestas, no te negaré una para ti.
Los comisionados enviados a una y otra corte eran, en principio, bien
considerados, respetados y agasajados en el palacio anfitrión. Tal vez por
ello, y a la espera de poderse llevar de vuelta aquello para lo que habían
20 EA 11.
21 EA 29:16-27; 31:11-16.
22 EA 4:4-22. Las primeras líneas de este documento se han perdido, por lo que no se sabe
con certeza quién es el remitente. Tal vez se tratase de Kada≈manenlil, rey de Babilonia.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 11
sido enviados, o al menos algún valioso regalo, eran retenidos y su regreso
retardado. No desempeñaban la función de meros mensajeros, sino que
actuaban como verdaderos embajadores del rey. Los “invitados
extranjeros”23 eran un elemento común en las cortes reales. El comisionado
de confianza de Tu≈ratta era Keliya, y Mane era el enviado especial de
Egipto a Mitani, y su intérprete se llamaba ˜ane. Tu≈ratta afirma repetidas
veces que estos dos últimos eran tratados “como dioses” en su corte,24 y
que Keliya y Mane debían ser los únicos comisionados reconocidos por
ambas partes.25
Carta del rey de Ala≈ia al rey de
Egipto (EA 39), por la que solicita que
el faraón deje marchar de vuelta, sanos
y salvos, a sus mensajeros,
comerciantes de Ala≈ia retenidos en la
corte egipcia.
Un escriba egipcio indica en el reverso
de la tablilla, en hierático, que se trata
efectivamente de una “carta del
gobernante de Ala≈ia,” con el fin de
poder identificar el documento más
facilmente dentro del archivo.
Tu≈ratta expidió un salvoconducto para un comisionado suyo enviado a
Egipto. Como le ocurriera a Sinuhé muchos años antes, los jefes cananeos
acompañan al viajero hasta el puesto fronterizo, donde un oficial egipcio se
haría cargo de él. El documento refleja indirectamente cómo las relaciones
diplomáticas se extendían sobre un variopinto mosaico político:26
A los reyes de Canaán, vasallos de mi hermano, dice el rey. Aquí
envío a Akiya, mi mensajero, para llevar correo urgente al rey de
Egipto, mi hermano. Nadie deberá retenerle. Proporcionadle un paso
fácil a Egipto y entregádselo al supervisor de la fortaleza de Egipto.
Dejadle marchar inmediatamente y, en cuanto a su arancel, no debe
pagar nada.
23 EA 20:71-79; 29:80-90. El término empleado en estas dos cartas de Mitani es uba$ru.
24 EA 20:64-70; 21:24-32.
25 EA 24:IV 16-29.
26 EA 30.
12 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
La situación política en Palestina y Siria era compleja e inestable.27 La
flotante presencia egipcia en la zona trataba de infundir estabilidad, a
cambio de la recaudación periódica de tributo. Los pequeños estados
entraban fácilmente en conflicto con sus vecinos, recurriendo a alianzas
con terceros y solicitando ayuda militar a Egipto. El clima se enrarecía aún
más con las actividades de un grupo social al margen de los poderes
reconocidos y asentados, bien empleados como mercenarios de éstos, bien
actuando como saqueadores de poblados: los llamados (Δ)apiru.28
Los gobernadores definen sus propias ciudades como “sirvientas del
rey” o “ciudades del rey,” y su región como “las tierras del rey.” De hecho,
algunos gobernadores manifiestan explícitamente que su autoridad les fue
otorgada por el faraón: Abdia≈irta y Aziru de Amurru, Zimreddi de Sidón,
Abimilki de Tiro y AbdiΔeba de Jerusalén. Éste último señala:29
¿Qué le he hecho yo al rey, mi señor? Yo soy calumniado ante el rey,
mi señor: “AbdiΔeba se ha rebelado contra el rey, su señor.” Puesto
que, en lo que a mí concierne, ni mi padre ni mi madre me han
asignado este puesto, sino que ha sido el fuerte brazo del rey quien me
ha traido hasta la casa de mi padre, ¿por qué iba yo, de entre toda la
gente, a cometer un crimen contra el rey, mi señor?
Los vasallos del rey de Egipto expresaban de forma gráfica su sumisión,
correspondiendo sus frases a distintas formas de representar a los jefes
extranjeros y su relación con el rey según la iconografía egipcia. “Me
postro a los pies de mi señor siete veces y siete veces,” es decir, dos veces
siete,30 “sobre mi estómago y sobre mi espalda,” “en el fango a tus pies,”
“en el suelo sobre el que pisas,” “pongo mi cuello bajo el yugo del rey.”
Los vasallos se identifican con “la silla en la que te sientas,” “el escabel de
tus pies,” o el “polvo a tus pies/sandalias,” con “el mozo de tus caballos,”
27 Véase, por ejemplo, los informes que transmite Abimilku de Tiro al faraón sobre Canaán,
en los que señala la presión que ejercía Sidón sobre Tiro y Qade≈ sobre Damasco, ambos
agresores apoyados por Amurru; cf. EA 149:54-73; 151:49-70.
28 Entre los muchos trabajos sobre los apiru/Δapiru, cf. M. Liverani, “Social Implications
in the Politics of Abdi-A≈irta of Amurru,” en idem, Three Amarna Essays, Malibu 1979, p.
14-20.
29 EA 286:5-15; 288:5-15. Sobre los otros gobernantes mencionados, cf. EA: 101:30-31;
161:51-53; 144:24-26; 148:18-22; 149:9-10. 47-48; 151:6-7. La referencia al “fuerte brazo
del rey” es una metáfora egipcia que se refiere a la tropa del rey; cf. n. 10.
30 En dos cartas de Ugarit se emplea también esta fórmula; cf. 2.64:13-16; 2.70:8-9. Véase
J.-L. Cunchillos – J.-P. Vita, Textos ugaríticos. Banco de datos filológicos semíticos
noroccidentales. Primera parte: Datos ugaríticos, Madrid 1993, p. 290, 293.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 13
con “un perro.”31 Reconocen estar “en la mano del rey,” “buscan su
camino” y solicitan con vehemencia su “aliento de vida.” Estas expresiones
las adoptan del repertorio de fórmulas que integran el lenguaje político
egipcio. La última de ellas, el “aliento de vida” que el rey insufla a sus
súbditos, es una metáfora que emplean éstos últimos para comunicar al rey
su necesidad física de recibir correspondencia suya. La llegada de un
mensajero con la palabra del monarca suponía ser reconocido como súbdito
y, por tanto, poder esperar su auxilio a cambio de servicio y tributo.
Los gobernantes de las ciudades de Palestina y Siria asocian en sus
cartas al rey de Egipto con la divinidad. Cuando quieren ser más
explícitos,32 mencionan divinidades celestes, bien Baal, dios de la
tormenta, bien ‰ama≈, el sol. El rey es denominado “el Sol de todos los
paises,” “a quien miran los ojos de los vasallos.” Este trato es
especialmente significativo cuando se tiene en cuenta que el rey en sus
cartas nunca se identifica con la divinidad, sino que dice ser “vital como el
Sol,”33 un matiz significativo. Una declaración de lealtad atestiguada en
tres cartas dice así:34
Decid al rey, mi señor, mi dios, mi Sol. Mensaje de Addadanu, tu
sirviente, el polvo a tus pies. Me postro a los pies del rey, mi señor, mi
dios, mi Sol, siete veces y siete veces. Miré a este lado, miré a aquel
lado y no había luz. Entonces miré hacia el rey, mi señor, y había luz.
Un ladrillo puede moverse de debajo de su compañero, pero yo no me
moveré de debajo de los pies del rey, mi señor.
La correspondencia de Tiro presenta una notable influencia egipcia en
su estilo. Abimilku, su gobernante, es, además, quien de forma más
figurativa y convincente manifiesta su lealtad al rey. Dos fragmentos de
una misma carta dicen:35
31 J. M. Galán, “What is he the dog?,” Ugarit-Forschungen 25 (1993) p. 177-179.
32 En EA 198, el gobernante de Kumidu (Ka$mid el-Lo$z) se refiere al rey como “[mi] dios
personal,” lit. “dios de mi cabeza.”
33 EA 162:78-81; 367:22-25; 369:24-32; 370:23-29. Como excepción, un reducido número
de cartas se refieren al rey como “hijo del Sol:” EA 300:27-28; 319:23; 320:25; 323:20-23;
147:5-8. La carta EA 211 evita identificar al rey con el Sol, y dice: “De igual forma que el
rey es como el Sol del cielo …”
34 EA 292:1-17; 266; 296:1-22.
35 EA 147:5-28, 41-56. Nótese que dos cargos de la administración egipcia de esta época en
Siria-Palestina eran “comisionado real del viento del norte” y “comisionado real del dulce
aliento.” Sobre la influencia egipcia en las cartas de Tiro, cf. C. Grave, “On the Use of an
14 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Mi señor es el Sol que sale sobre todas las tierras día tras día de la
(misma) forma que el Sol, su padre bondadoso; (mi señor es) quien
otorga vida mediante su dulce aliento y vuelve con su viento del norte,
quien pacifica la tierra entera mediante su fuerte brazo, quien ruge en
el cielo como Baal y todas las tierras se atemorizan con su grito.
Servidor comunica a su señor que ha escuchado al bondadoso
mensajero del rey que vino hasta su siervo y (ha escuchado) el dulce
aliento surgido de la boca del rey, mi señor, para su sirviente. ¡Su
aliento ha vuelto! Antes de la llegada del mensajero del rey, mi señor,
(cuando) no había vuelto el aliento, mi nariz estaba bloqueada. Ahora
que el aliento del rey ha llegado hasta mí, estoy contento día tras día.
(…) Quienquiera que obedezca al rey, su señor, y le sirva desde su
puesto, el Sol sale sobre él y el dulce aliento regresa desde la boca de
su señor. Si no obedece a la palabra del rey, su señor, su ciudad es
destruida, su casa es derruida, su nombre no existirá más en toda la
tierra. Mira al sirviente que obedece a su señor, su ciudad prospera, su
casa prospera, su nombre existirá para siempre. Tú eres el Sol que sale
sobre mí y una muralla acorazada, y debido a (tu) fuerte brazo, yo estoy
tranquilo.
El archivo de Amarna alcanza y sobrepasa cronológicamente el reinado
de Tutanjamon, durante el cual la corte abandonó la ciudad y se instaló de
nuevo en Tebas. En la correspondencia no se trasluce ningún síntoma de
debilitamiento de la política exterior egipcia en la región con respecto a
reinados anteriores.36 En la tumba de un alto cargo de la administración de
Tutanjamon se representa una recepción oficial de jefes extranjeros de
Siria-Palestina. El texto que acompaña a la escena refleja, desde la
perspectiva egipcia, la actitud de los gobernantes vasallos según las cartas
de Amarna.37 Sin embargo, probablemente por motivos de política interna,
la “estela de restauración,” levantada por Tutanjamon a su regreso a Tebas,
Egyptian Idiom in an Amarna Letter from Tyre and in a Hym to the Aten,” Oriens Antiquus
19 (1980) p. 205-218.
36 J. M. Galán, “The Heritage of Thutmosis III’s Campaigns in the Amarna Age,” en B. M.
Bryan – D. Lorton (eds.), Essays in Egyptology: Studies in Honor of Hans Goedicke, San
Antonio 1994, p. 91-102.
37 Idem, “Aspectos de la diplomacia del Antiguo Egipto (hasta ca. 1320 a. C.),” Sefarad 55
(1995) p. 124-125.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 15
en el templo de Karnak, se refiere a los años anteriores como años de
profunda crisis:38
Los dioses habían dado la espalda a esta tierra (Egipto). Cuando las
tropas marchaban a Siria para extender las fronteras de Egipto, no
conseguían ningún éxito.
A comienzos del siglo XIII a. C., nada más acceder al trono, el rey Seti I
incluyó entre las prioridades de su agenda política las relaciones con sus
vecinos de Palestina y Siria. Por entonces, el reino de Mitani se había
debilitado, en beneficio de Hatti y de Asiria, hasta su completa
desaparición. En el primer año de reinado, Seti I condujo una campaña
militar llegando hasta el sur del mar de Galilea, desde la fortaleza fronteriza
de Sile hasta Bet≈an. Testimonios de esta operación nos han llegado a
través de los relieves grabados en la pared exterior del lado norte de la gran
sala hipóstila del templo de Karnak y a través de una estela conmemorativa
hallada en el mismo Bet≈an.39
La escena en Karnak representa al faraón disparando flechas desde su
carro de guerra. Una multitud informe caracterizada mediante rasgos
faciales y atavíos propios de gentes de Palestina caen, heridos por sus
flechas, bajo el galope de la pareja de caballos. En lo alto de la colina, la
ciudad de Pa-Canaán40 está dispuesta a rendirse, como muestran
claramente los gestos de algunos de sus jefes sobre la muralla. El texto
sobre la escena reza:41
Primer año del rey de Egipto, Menmaatré. Destrucción que el fuerte
brazo del faraón llevó a cabo entre los oponentes ‰asu,42 desde la
fortaleza de Sile hasta Pa-Canaán. Su majestad se impuso sobre ellos
38 Museo de El Cairo CCG 34183; Urk. IV 2027, 12-14.
39 J. C£ernyOE, “Stela of Ramesses II from Beisan,” Eretz-Israel 5 (1958) p. 75-82.
40 Probablemente situada en la franja de Gaza.
41 KRI. I 8, 8-12; The Battle Reliefs of King Sety I. Reliefs and Inscriptions at Karnak IV.
The University of Chicago Oriental Institute Publications 107, Chicago 1986, lám. 2; W.
Wreszinski, Atlas zur altaegyptischen Kulturgeschichte, II, Leipzig 1935, lám. 38-39. Un
comentario histórico de las campañas de Seti I en Siria-Palestina puede encontrase en W. J.
Murnane, The Road to Kadesh. Studies in Ancient Oriental Civilization 42, Chicago 1985,
p. 40-45. Nótese que la inscripción de la estela de Bet≈an, también fechada en el primer año
de reinado de Seti I, fija como objetivo militar de la campaña las poblaciones de Bet≈an,
Hammat y Yenoam, al sur del mar de Galilea.
42 Grupo (semi)nómada; cf. D. B. Redford, Egypt, Canaan, and Israel in Ancient Times,
Princeton 1992, p. 269-280.
16 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
como un feroz león, convirtiéndolos en cadáveres por todo su valle,
yaciendo sobre su sangre como si nunca hubieran existido. Todos
aquellos que se escaparon entre sus dedos, propagan su fuerza por
lejanas tierras: “La fuerza de su padre Amón le ha otorgado a él valor
y victoria sobre todas las tierras extranjeras.”
Seti I asalta la ciudad de Pa-Canaán.
La inscripción que acompaña la escena del regreso triunfal a Egipto
incluye una noticia importante, que explica en parte la intervención militar
egipcia en la región sur de Galilea:43
Primer año del Renacimiento44 del rey de Egipto, señor de las Dos
Tierras, Menmaatré -¡que se le conceda vida!-. Alguien vino a informar
a su majestad que los oponentes ‰asu estaban tramando rebelarse, que
los jefes tribales estaban reunidos en las colinas de Siria. Comenzaron
a reñir y a pelear, matándose unos a otros. Desobedecieron las leyes de
palacio.
Una segunda estela de Seti I encontrada en Bet≈an informa de otra
intervención del faraón, aunque esta vez en fecha desconocida. El supuesto
43 KRI. I 9, 3-5; The Battle Reliefs of King Sety I, lám. 2; Wreszinski, Atlas, II, lám. 43.
Nótese que en la escena del regreso de Siria-Palestina, detrás del carro del rey, marcha a pie
un príncipe llamado Ramsés.
44 w™m-mswt, literalmente “repetición del nacimiento,” fórmula empleada por los
monarcas para volver a comenzar de cero la datación de su reinado por algún motivo
político. Ramsés XI recurre también a esta fórmula, como se verá en la historia de Unamón,
n. 21.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 17
motivo del envío de tropas a tierras extranjeras vuelve a señalarse que es la
inestabilidad política en la zona, debido al estallido de conflictos entre los
gobernantes locales.45
Ese mismo día [alguien vino a informar a] su majestad que los
(Δ)apiru de la montaña de Yarmutu, junto con los tayaru, […]
agrediendo a los cananeos de Ruhma. Dijo entonces [su majestad:
“¿Qué es lo] que piensan estos malditos cananeos, [tomando] sus
[arcos] para pelear? Sabrán a quién han ignorado, [al gobernante
valiente] como un halcón, un toro de amplia zancada y afilados
cuernos, [desplegadas sus alas] de pedernal, sus miembros de hierro,
para destrozar la tierra de Ya[hi46 entera].
El rey Seti I, como figura en los relieves de Karnak, emprendió
campañas militares contra Yenoam y el Líbano, contra Qade≈ y Amurru, y
contra los vasallos de reino hitita en Siria. Su sucesor, Ramsés II,47 se
aseguró para sí los principales enclaves egipcios a lo largo de la costa, e
incluso sometió a Amurru en el cuarto año de su reinado. Al año siguiente,
se enfrentó a las fuerzas hititas de Muwatali en Qade≈. La famosa batalla
podría decirse que quedó más o menos en tablas, debilitando a los dos
reinos y dando paso a una guerra fría entre ambos. Ramsés II consiguió
alcanzar repetidas veces Dapur, al norte de Biblos, pero en cuanto
regresaba a Egipto, Siria volvía a la órbita hitita. En el año veintiuno de
Ramsés II, tras la conquista definitiva de Mitani por los asirios, el rey hitita
Hatusil III se inclinó a firmar un tratado de paz con su rival egipcio, ca.
1270 a. C. A cambio de ceder en sus pretensiones sobre Qade≈ y Amurru,
Egipto conservaba y extendía su autoridad por la costa siria hasta Ugarit.
45 KRI. I 16, 8-12.
46 Uno de lo nombres genéricos egipcios para referirse al norte de Palestina y Siria.
47 K. A. Kitchen, Pharaoh Triumphant. The Life and Times of Ramesses II, Warminster
1982.
18 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Contexto literario
El Papiro d’Orbiney,48 hoy en el Museo Británico con el número 10183,
contiene la llamada Historia de los dos hermanos. La copia del texto data
del reinado de Seti II, ca. 1200 a. C. Comparte con el Príncipe
predestinado características tanto de fondo como de forma, haciendo
posible que ambas composiciones incluso fueran producto del mismo autor.
El Papiro d’Orbiney incluye al final el siguiente colofón:49
Se ha llegado a feliz término por el ka del escriba del Tesoro Kagab,
por el escriba del Tesoro del faraón Hori y Meremipet. Realizado por el
escriba Inna, el dueño del papiro. En cuanto a quien dispute este
papiro, Tot luchará con él de igual forma.
El argumento de Los dos hermanos se construye sobre la idea de la
dualidad, el pulso que mantienen dos iguales que encarnan conceptos,
actitudes o situaciones antagónicas. Este es un tema recurrente en la
mitología y en la literatura del antiguo Egipto durante su dilatada historia,50
pero que, sin embargo, no aparece en el Príncipe predestinado. La idea de
fondo del relato que trata este capítulo es la interacción entre el hombre y
su destino, también presente en Los dos hermanos.
El autor del relato de Los dos hermanos utiliza un vocabulario y
construcciones gramaticales similares al Príncipe predestinado. Ambos
comienzan con la fórmula ir (m) ntw.f Δr tw y marcan el tiempo narrativo
también mediante rúbricas, repitiendo la expresión “muchos días después”
(Δr ir m-Δt hrw qnw ™r-soe nn), o bien mediante el adverbio “entonces”
(wn in).
48 A. H. Gardiner, Late-Egyptian Stories. Bibliotheca Aegyptiaca I, Bruselas 1932, p. 9-30;
G. Möller, Hieratische Lesestücke, II, Leipzig 1927, p. 1-20; J. Netherclift, Select Papyri in
the Hieratic Character from Collections of the British Museum, Londres 1860, lám. 9-19.
49 Gardiner, Late-Egyptian Stories, p. 29. Sobre los escribas mencionados, cf. A. Erman,
Die ägyptischen Schülerhandschriften. Abhandlungen der preussischen Akademie der
Wissenschaften, phil.-hist. Klasse 2, Berlín 1925, p. 20-23.
50 Véase el conflicto entre Verdad y Mentira, Papiro Chester Beatty II (= BM. 10682),
fechado en la dinastía XIX. La composición mítico literaria sobre el litigio entre Horus y
Seth ha llegado hasta nosotros en una copia del reinado de Ramsés V, el Papiro Chester
Beatty I, recto. En ambos relatos, después de todo tipo de vicisitudes, la razón acaba
triunfando sobre el engaño.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 19
La historia de Los dos hermanos se ha conservado íntegra. Debido a su
extensión, traducimos aquí sólo la primera parte, suficiente para
contextualizar al Príncipe predestinado y advertir las similitudes entre las
dos composiciones.
Dicen que había dos hermanos de la misma madre y del mismo
padre. Anpu51 se llamaba el mayor y Bata se llamaba el pequeño. En
cuanto a Anpu, él poseía una casa y una mujer. Su hermano pequeño
estaba con él como si fuera un hijo.52 Éste tejía telas para él,
acompañaba a su rebaño al campo, araba y recolectaba para él, hacía
para él todo tipo de tareas del campo. Su hermano pequeño era un buen
[luchador], no había otro igual en toda la tierra, pues el [poder] de
dios estaba en él.
Pasaron muchos días. Su hermano pequeño [acompañó a] su
ganado como todos los días y regresó a su casa como cada
[anochecer]. Iba cargado con toda clase de verduras, con leche, con
leña y con todo [lo bueno] del campo. (Lo) dejó frente a su [hermano
mayor], que estaba sentado junto a su esposa. Bebió, comió [y se fue a
acostar] a su establo donde estaba su rebaño.
Al amanecer, al día siguiente, [él preparó alimentos] cocinados y
los dejó frente a su hermano mayor. Tomó una ración para el campo y
condujo a su ganado a pastar al campo. Cuando marchaba tras su
ganado, le dijeron a él: “Buena es la hierba de Sethemenet.” Escuchó
lo que dijeron y los llevó al buen lugar de pasto que ellos querían. Así,
el ganado que estaba a su cargo se hizo muy bueno y aumentó mucho
su descendencia.
En la estación de la siembra, su hermano le dijo: “Dispón para
nosotros una pareja de bueyes, pues ya han emergido las parcelas y es
buen (momento) para sembrar. Además, ven al campo con semilla,
porque comenzaremos a sembrar mañana.” Su hermano pequeño hizo
entonces todo lo que su hermano mayor le había dicho que hiciera.
Al amanecer, al día siguiente, marcharon al campo con su [semilla]
y comenzaron a sembrar. Estaban muy contentos de comenzar su labor.
Al cabo de muchos [días], ellos estaban en el campo y pararon
debido a la (falta de) semilla. Él despachó entonces a su hermano
51 El nombre es el del dios Anubis. Puesto que la relación del personaje con la divinidad no
es obvia, se ha preferido transcribirlo en lugar de utilizar el teónimo para evitar equívocos.
Por otro lado, la misma palabra, inpw, no empleada como antropónimo ni como teónimo,
denomina al príncipe heredero.
52 El término es ≈ri “joven,” “pequeño.” En esta frase se utiliza para indicar un estatus
dependiente, en este caso de su hermano mayor.
20 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
pequeño, diciendo: “Ve y traenos semilla del poblado.” Su hermano
pequeño se encontró con la mujer de su hermano mayor, que estaba
sentada peinándose, y le dijo:
– Levanta y dame semilla, y yo correré (de vuelta) al campo, pues mi
hermano mayor me espera. No tardes.
– Ve, abre el granero y llévate lo que desees. No me hagas
abandonar mi peinado.
El chico entró a su establo y tomó una vasija grande, pues quería
coger mucha semilla. La llenó con trigo y cebada y salió con ello.
– ¿Cuánto llevas en tu brazo? -le dijo ella-.
– Tres sacos de trigo y dos sacos de cebada: en total cinco sobre mi
brazo.
– ¡Qué fuerza tienes! Observo tu resistencia a diario.
Ella deseaba conocerle como [macho].53 Se puso en pie y le abordó.
– Ven. Pasemos un rato acostados. Te gustará. Tejeré para ti buenos
vestidos.
El chico se enfureció como una pantera del sur por la malvada
proposición que le había hecho, y ella se amilanó. Él le rebatió:
– Mira, tú eres para mí como una madre. Tu marido es para mí como
un padre. Siendo mayor que yo, me ha criado. ¿Qué clase de infamia
me has dicho? No me lo digas otra vez. Yo no se lo diré a nadie, no
dejaré que salga de mi boca para ninguna persona.
Alzó su carga y se marchó al campo. Alcanzó a su hermano y
emprendieron su tarea.
Al atardecer, su hermano mayor regresó a casa. Su hermano
pequeño acompañaba a su rebaño, cargado con todo lo del campo.
Traía el ganado a su cargo para que yaciera ≤en≥ su establo que
estaba en el poblado. La mujer de su hermano mayor estaba
amedrentada ≤por≥ lo que había dicho. Ella trajo entonces grasa y una
venda, apareciendo como si la hubieran asaltado, para decirle a su
marido: “Tu hermano pequeño es quien (me) asaltó.”
Su marido regresó al atardecer, como todos los días. Cuando llegó a
su casa, se encontró a su esposa tumbada y dolorida. Ella no le había
53 En el texto parece leerse <™oe, lit. “luchador,” término restituido también al comienzo
del relato. Aquí se emplea como eufemismo para referirse al carácter viril de un hombre.
En otros textos denota el género masculino; cf. Urk. IV 2162, 18. En el tratado de paz entre
Ramsés II y Hattusili se utiliza para distinguir a los dioses masculinos (n©rw <™oewty) de
los femeninos (n©rwt ™mwt) KRI. II 229, 12-13; 230, 10.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 21
lavado las manos como de costumbre, no había encendido un fuego
para él, su casa estaba oscura y ella tumbada, vomitando.54
– ¿Quién ha discutido contigo? -le dijo su marido-.
– Nadie ha discutido conmigo salvo tu hermano pequeño. Cuando él
vino a coger semilla para ti, me encontró sentada sola y me dijo: “Ven.
Pasemos un rato acostados. Suéltate55 tus trenzas.” Así me dijo, pero
yo no le hice caso. “¿No soy acaso tu madre? y ¿(no es) tu hermano
mayor como tu padre?” Le dije yo. Tuvo miedo y me asaltó para que no
te lo contara. Si permites que él viva yo he de morir. Cuando vuelva
[…] porque yo maldigo esta malvada proposición que él pretendía
llevar a cabo por la mañana.”
Su hermano mayor se puso como una pantera del sur. Afiló su lanza
y la cogió en la mano. Se colocó detrás de la puerta del establo para
matar a su hermano pequeño cuando viniera al atardecer a guardar su
rebaño en el establo.
Al ponerse el sol, (el hermano menor) cargó todo tipo de verduras
del campo como todos los días. De regreso, cuando la primera vaca
entró al establo, le dijo a su pastor: “Mira, tu hermano mayor está
esperándote con su lanza para matarte. Aléjate de él.” Escuchó lo que
su primera vaca le dijo, y cuando otra vaca hubo entrado, le dijo lo
mismo. Echó un vistazo por debajo de la puerta de su establo y vió los
piés de su [hermano] mayor que estaba detrás de la puerta, de pie con
su lanza en la mano. Dejó su carga en el suelo y salió huyendo. Su
hermano mayor marchó tras él con su lanza. Entonces, su hermano
pequeño invocó a pa-Re-horajty, diciendo: “¡Oh mi buen señor! Tú
eres quien distingue la mentira de la verdad.” pa-Re escuchó todas sus
súplicas e hizo aparecer mucha agua para separarle a él de su
≤hermano≥ mayor. Estaba infestada de cocodrilos, y uno estaba a un
lado y el otro al otro lado. Su hermano mayor se golpeó dos veces la
mano por no haber podido matarle. Su hermano pequeño le gritó desde
la orilla: “Quédate aquí hasta que amanezca. Cuando brille el Sol,
compareceré contigo delante de él, y él entregará el culpable al justo,
54 El verbo posee la significación básica de “fluir, derramarse, inundarse,” de la que
derivan “vomitar” y “escupir.” La traducción común para este pasaje es “vomitar,” aunque
tal vez la acción esté relacionada con la grasa que la mujer cogió para simular que había
sido atacada.
55 wnΔ significa “vestirse,” por lo que E. F. Wente traduce “Ponte la peluca,” en W. K.
Simpson (ed.), The Literature of Ancient Egypt, p. 97. Sin embargo, la misma palabra
también puede significar “soltar,” “separar” algo que estuviera atado, como señala M.
Lichtheim, Ancient Egyptian Literature, II, p. 211 n. 1.
22 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
pues nunca volveré a estar contigo, no apareceré por donde tú estés, me
marcharé al Valle del Pino.”
Al amanecer, al día siguiente, cuando brillaba pa-Re-horajty y se
vieron el uno al otro, el joven le habló a su hermano mayor, diciendo:
“¿Por qué vienes tras de mí para matarme sin razón? Tú no has
escuchado mi réplica. Yo soy, además, tu hermano pequeño y tú eres
como mi padre y tu mujer como mi madre. ¿Acaso no sería que cuando
me mandaste a traer semilla para nosotros, tu mujer me dijo, ‘ven,
pasemos un rato acostados?’ Mira, se ha tergiversado para ti.” Hizo
que viera todo lo que había ocurrido entre él y su mujer. Luego, juró a
pa-Re-horajty, diciendo: “Tú viniste a matarme sin razón, con tu lanza,
con la palabra de una hembra depravada.” Entonces, tomó un cuchillo
de caña, se cortó el pene, lo tiró al agua y se lo tragó un siluro. Se
debilitó y se puso enfermo. Su hermano mayor sufrió mucho y lloraba
por él a viva voz, pues no podía cruzar hasta donde estaba su hermano
menor debido a los cocodrilos.
Su hermano menor le llamó, diciendo: “¿Te vino a la mente algo
malo y, sin embargo, no te vino a la mente ni una cosa buena, nada de
lo que yo hacía por ti? Márchate a casa y cuida de tu rebaño, pues yo
no estaré donde tú estés, me iré al Valle del Pino. Lo que sí puedes
hacer por mí es venir a verme cuando te enteres de que algo me ha
ocurrido. Me sacaré el corazón y lo colocaré sobre la copa del pino. Si
se tala el pino y cae al suelo, tú has de venir a buscarlo. Si te pasas
siete años buscándolo, no desesperes. Cuando lo encuentres, ponlo en
un cuenco de agua fría. Yo viviré y responderé al transgresor. Te darás
cuenta de que algo me ha (pasado) cuando alguien te ponga una jarra
de cerveza en la mano y fermente. No esperes un instante cuando esto te
ocurra.”
Él se marchó entonces al Valle del Pino, y su hermano mayor se
marchó a su casa, la mano sobre su cabeza y arrastrándose por el
suelo. Al llegar a su casa, mató a su mujer, la echó a los perros y se
sentó en duelo por su hermano.
Muchos días después, su hermano pequeño estaba en el Valle del
Pino. Estaba solo, se pasaba el día cazando animales salvajes y al
atardecer venía a dormir bajo el pino sobre cuya copa estaba su
corazón.
Muchos días después, se construyó con sus propias manos una
hacienda en el Valle del Pino y la llenó con todo lo apropiado, con la
intención de fundar una casa. Al salir de su hacienda, se encontró con
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 23
la Eneada,56 que iban ejecutando planes para su tierra entera. La
Eneada le dijo a quien estaba con ellos: “¡Hola! Bata, semental de la
Eneada. Estás tú aquí solo, habiendo abandonado tu poblado debido a
la mujer de Anpu, tu hermano mayor. Mira, su mujer ha sido
sacrificada. Tú le has rebatido todas las imputaciones que tenía contra
ti.” pa-Re-horajty le dijo a Jenum: “Moldéale una mujer a Bata, para
que no se sienta solo.” Jenum le hizo una compañera: era más hermosa
que ninguna otra mujer en la tierra entera, y la divinidad estaba en
ella. Las siete hathorianas57 vinieron a observarla, y dijeron al
unísono: “Morirá por un cuchillo…”
La literatura egipcia experimenta a lo largo de la segunda mitad del
segundo milenio una influencia gradual de las literaturas del resto del
antiguo Oriente Próximo. Los contactos humanos, cada vez más frecuentes
e intensos, si bien no siempre pacíficos, dan lugar a intercambios culturales
en todas direcciones y de todo tipo: préstamos lingüísticos, iconográficos,
religiosos, etc. La literatura es una muestra tan sólo de este caprichoso
abanico.58 Un ejemplo de ello, tal vez, sean las semejanzas que guardan el
relato del Príncipe predestinado y otros textos egipcios con la biografía
novelada de un rey de AlalaΔ, dentro de la órbita de Mitani, a comienzos
del siglo XV a. C. El texto está inscrito en cuneiforme sobre la estatua del
personaje honrado, Idrimi, y comienza de la siguiente forma:59
Yo soy Idrimi, el hijo de Ilimilimma, el siervo de Te≈ub, de ˜ebat y
de ‰au≈ka, la señora de AlalaΔ, mi señora. Una atrocidad ocurrió en
56 Dioses mayores del panteón, no necesariamente nueve de número.
57 Las siete hathorianas componen una figura mitológica que aparece en la literatura
egipcia anunciando a los recién nacidos su destino, es decir, el momento y/o forma de la
muerte. De hecho, el determinativo elegido para la palabra “destino,” ≈oei, ha sido el signo
que denota la muerte. Véase S. Morenz – D. Müller, Untersuchungen zur Rolle des
Schicksals in der ägyptischen Religion, Berlín 1960. Una representación de las siete
hathorianas puede encontrarse en F. W. Freiherr von Bissing – H. P. Blok, “Eine Weihung
an die sieben Hathoren,” Zeitschrift für ägyptische Sprache 61 (1926) p. 83-90.
58 D. B. Redford, “The Sea and the Goddess,” en S. Israelit-Groll (ed.), Studies in
Egyptology presented to Miriam Lichtheim, Jerusalén 1990, p. 828, 833-834, relaciona
elementos del relato del Príncipe predestinado con elementos de la literatura mitológica
cananea: la mujer en la torre/ventana, el monstruo dentro del agua al que se enfrenta el
protagonista, etc.
59 Un estudio de la inscripción, su contexto histórico y su contexto arqueológico ha sido
realizado por M. Dietrich – O. Lortez, H. Klengel y R. Mayer-Opificius, respectivamente,
en Ugarit-Foschungen 13 (1981) p. 201-290.
24 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
˜alab (Alepo), la casa de mi padre, y huimos con los de Emar,
hermanos de mi madre, y allí vivimos. Mis hermanos, que eran mayores
que yo, estaban conmigo, pero ninguno de ellos tenía mis ideas: quien
resida en la casa de su padre, él es el mayor y primero de los hijos, y
quien permanezca con la gente de Emar no es sino un esclavo. (Así,)
tomé mi caballo, mi carro y mi auriga y me marché, y crucé el desierto,
e incluso me adentré en la región de los guerreros suteos. Pasé la noche
con él, en mi carro, ante el trono de Zakkar. A la mañana siguiente,
proseguí hacia la tierra de Canaán.
Me asenté en Ammia, en la tierra de Canaán, donde viven los de
˜alab, los de Muki≈, los de Nii y los guerreros de Amae. Cuando
supieron que yo era el hijo de su señor, se agruparon en torno a mí. Allí
crecí y asumí el mando. Siete años viví con los Δapiru. Entonces, solté
aves y examiné corderos, y (descubrí) que Te≈ub se había puesto al fin
a mi favor …
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 25
Traducción
Dicen que hubo un rey de Egipto al que no le había nacido hijo varón
[…] suplicó un hijo a los dioses de su entorno y ellos ordenaron que a él le
fuera nacido. Cuando estaba durmiendo con su mujer esa noche […] se
quedó embarazada. Ella completó los meses de gestación y, entonces, nació
un hijo varón.
Vinieron las hathorianas60 a determinarle el destino: “Él morirá por un
cocodrilo, o por una serpiente, o por un perro.”61
Las personas que estaban junto al niño (lo) oyeron y se lo contaron a su
majestad. Su majestad se puso entonces muy triste. Hizo que construyeran
para él una casa de piedra en el desierto, equipada con gente y con todo lo
apropiado de palacio, (para que) el niño62 no saliera fuera.
Después de que el niño se hiciera mayor, se subió a la azotea y alcanzó
a ver a un perro63 que iba detrás de un distinguido hombre andando por el
camino. Le dijo al sirviente que estaba a su lado:
– ¿Qué es lo que camina detrás del hombre distinguido que viene por el
camino?
– Es un perro.
– Haz que me traigan uno como ese.
El sirviente fue a contárselo a su majestad, quien dijo: “Que le lleven un
pequeño cachorro, (para) que esté contento.”64 Un perro le fue traido
entonces.
60 Véase supra n. 57.
61 El término utilizado es iwiw, el cual denota un “perro vagabundo,” en oposición al “perro
doméstico,” ©sm. El primer tipo de perro tiene connotaciones negativas, encarna las
características de lo salvaje, mientras que el segundo tiene connotaciones positivas, es fiel y
obediente; J. M. Galán, “What is he the dog?,” Ugarit-Forschungen 25 (1993) p. 177-179.
62 El determinativo de la palabra €rd es un niño sentado, llevándose un dedo a la boca. El
autor le ha añadido a la figura una cobra-uraeus sobre su frente, por lo que la traducción
“príncipe” estaría en este caso justificada.
63 ©sm “perro doméstico.” Al comienzo del relato, el autor hace una clara distinción entre
los términos iwiw y ©sm, es decir, cuando se está refiriendo a un perro salvaje o a uno
doméstico. Sin embargo, en el desenlace de la acción, se emplea uno u otro término
indistintamente.
64 Escrito [ba]-ga-s. Tal vez relacionado con el término ba-ra-ga “estar contento;” cf. J. E.
Hoch, Semitic Words in Egyptian Texts of the New Kingdom and Third Intermediate Period,
Princeton 1994, p. 108 (nº 133).
26 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Transcurrieron (muchos) días, y cuando el niño era ya un adulto,
escribió a su padre diciendo: “¿A qué viene que yo permanezca así? ¡Mira!
estoy a merced del destino. Déjame que yo actúe según mi corazón, y que
dios haga lo que esté en su corazón.”65
Se le entregó un carro provisto de todo tipo de armas de combate, y se
dispuso que un [sirviente] le siguiera como asistente. Fue cruzado a la
margen oriental y se le dijo: “Ve según quieras.”
Su perro iba con él; viajaba por las colinas hacia el norte siguiendo a su
corazón, vivía de todo tipo de caza. Llegó hasta el gobernante de
Naharina,66 quien no tenía hijos, a excepción de una joven muchacha. Se
había construido para ella una casa, cuya ventana estaba elevada setenta
codos del suelo. Él hizo traer a todos los hijos de todos los gobernantes de
Siria y les dijo: “Quien alcance la ventana de mi hija, ella será suya como
esposa.”
Transcurrieron unos días y ellos lo intentaban cada día. Pasó el
muchacho por donde estaban y ellos le llevaron a su casa, le lavaron,
dieron pienso a sus caballos y le hicieron todo tipo de cosas:67 le ungieron,
le vendaron sus pies y le dieron comida a su asistente. Le dijeron con
intención de conversar:
– ¿De dónde vienes buen mozo?
– Soy el hijo de un oficial de caballería de la tierra de Egipto. Mi madre
murió y mi padre tomó otra mujer, una madrastra,68 que fue volviéndose
contra mí,69 y emprendí mi huida de ella.
Ellos le abrazaron y le [cubrieron de] besos.70
[Pasaron unos días] y él les dijo a los muchachos:
– ¿Qué es lo que haceis […]?
65 El corazón en el antiguo Egipto es donde residía la voluntad; cf. N. Shupak, Where can
Wisdom be found? The Sage’s Language in the Bible and in Ancient Egyptian Literature.
Orbis Biblicus et Orientalis 130, Friburgo (Suiza) 1993, p. 308. Véase supra Sinuhé.
66 Véase supra n. 2, 14.
67 La fórmula empleada irt-Δt es propia de un contexto religioso, refiriéndose al ritual
ofrecido a una divinidad.
68 El término es iit msy, participio que califica al sustantivo “mujer/esposa” y “madre” (cf.
infra), lit. “quien vino (a) parir.”
69 msdw “rival,” ms∂i “odiar.”
70 Véase en Sinuhé n. 56.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 27
– [… hace tres meses] que estamos aquí, pasando el tiempo [saltando.
Aquél que] alcance la ventana de la hija del gobernante de Naharina, [éste]
le entregará a ella como [esposa].
– ¡Ójala […] yo encantara mis pies!71 Iría a saltar con vosotros.
Se fueron a saltar como lo intentaban cada día y el muchacho, parado,
observaba desde lejos, mientras la mirada de la hija del gobernante de
Naharina se fijaba en él.
Pasaron unos (días) y el muchacho se fue a saltar con los hijos de los
gobernantes. Saltó y alcanzó la ventana de la hija del gobernante de
Naharina, y ella le cubrió de besos y abrazos. Alguien fue a informar a su
padre, y le dijo:
– Alguien ha alcanzado la ventana de vuestra hija.
– ¿El hijo de qué goberante?
– El hijo de un oficial de caballería, que huyó de su madrastra desde la
tierra de Egipto.
El gobernante de Naharina se enfureció muchísimo.
– ¿Es que voy a entregar a mi hija a este fugitivo de Egipto? Haz que se
vaya de vuelta.
Y se le dijo: “¡Márchate al lugar de donde viniste.” La hija se interesó
por él e invocó a dios: “Juro por pa-Re-horajty72 que si él es apartado de
mí, no comeré, no beberé y me moriré al momento.” Un comisionado fue
entonces a informarle a su padre de todo lo que ella había dicho, y él
mandó gente a matarle (allí) donde estaba. La hija dijo: “Juro por pa-Re
que si se le mata, cuando se ponga el sol yo estaré muerta, no pasaré viva
una (sola) hora más que él.” [Fueron] a decírselo a su padre, quien [hizo
que le trajeran a su presencia al joven y a] su hija. Cuando [el joven estuvo
ante él], su majestuosidad penetró en el gobernante, quien le abrazó y le
besó por el cuerpo.
71 ≈nt “encantar,” “conjurar.” Otra posibilidad es suplir la partícula de negación en la
laguna (Δr bn) y leer ≈ni “sufrir,” traduciéndose la frase: “¡Ay si [no] sufriera de mis pies!”
Sobre la expresión “¡Ójala!,” Wb. III 12, 11. Tal vez el término tenga relación con ™a-man-
ra “tener compasión, piedad,” cf. Hoch, Semitic Words, p. 226 (nº 311).
72 Los juramentos dentro de un contexto internacional en el Próximo Oriente se realizaban
invocando generalmente a la divinidad solar, denominador común de los diversos panteones
contemporáneos, bien se llamase ‰ama≈, bien se llamase pa-Re-horajty; cf. J. M. Galán,
“EA 164 and the God Amun,” Journal of Near Eastern Studies 51 (1992) p. 287-291,
especialmente p. 290 n. 31. Con respecto a las fórmulas de juramento, en este caso el verbo
woe™ referido a una divinidad (lit. “en tanto que pervive…”), véase J. A. Wilson, “The Oath
in Ancient Egypt,” Journal of Near Eastern Studies 7 (1948) p. 129-156.
28 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
– Háblame de tu persona. Mírame, tú estás (ahora) a mi cargo como
≤mi≥ muchacho.73
– Soy el hijo de un oficial de caballería de la tierra de Egipto. Mi madre
murió y mi padre tomó a otra mujer, que se volvió contra mí, y huí de ella.
Le otorgó a su hija como esposa. Le concedió una casa y campos, así
como animales y toda clase de bienes.
Pasaron unos ≤días≥, y el muchacho le dijo a su mujer:
– Estoy a merced de tres destinos: el cocodrilo, la serpiente y el perro.
– Haz que maten al perro que te sigue.
– [¡Qué] tontería! No puedo hacer matar a mi perro, al que he criado
desde cachorro.
Ella comenzó entonces a velar celosamente por su marido, no
permitiendo que saliera fuera él solo.
El día que el muchacho vino de la tierra de Egipto como transeúnte,
entonces, el cocodrilo de su destino […] Se le apareció en el poblado donde
estaba el muchacho […] el lago. Había en él un jefe,74 el cual no dejaba que
el cocodrilo saliera fuera. El cocodrilo, a su vez, no dejaba que el jefe
saliera a deambular. En cuanto el sol brillaba […] en pie a [pelear entre] los
dos día tras día durante tres meses.
Unos días más tarde, el muchacho estaba sentado, pasando un día de
fiesta75 en su casa. Cuando hubo cesado la brisa nocturna, se acostó en su
cama y el sueño se apoderó de su cuerpo. Su mujer llenó una [jarra con
73 El término empleado en el relato y que traducimos por “muchacho/a” es ≈ri, que
significa “pequeño,” “joven,” y en determinados contextos puede adoptar el sentido de
“hijo/a,” no necesariamente carnal.
74 El término nΔt es en este pasaje comunmente traducido por “demonio” o “espíritu,” con
la única justificación de que el determinante adjunto es el signo para divinidad (un halcón
sobre un estandarte). Nótese que la siguiente vez que en el relato se menciona el cocodrilo,
su determinante es también el signo para divinidad. nΔt se refiere a un ser con autoridad
sobre un área determinada, en este caso un lago o, tal vez, un río (ym, estrictamente “mar”).
Si otro ser se estableciera en su territorio y no aceptase la autoridad del primero, entonces se
desencadenaría un duelo para dilucidar quién habría de ser el único jefe (nΔt); algo parecido
a como le ocurriera a Sinuhé durante su exilio en Siria-Palestina, donde fue desafiado por
(otro) nΔt de la región; cf. Galán, Victory and Border.
75 La expresión hrw nfr traducida por “día de fiesta,” se utiliza también en los calendarios
de días fastos y nefastos para referirse a los primeros. En este pasaje sin duda posee también
una connotación positiva, pues las desgracias comienzan a sucederle al protagonista al
anochecer. “Pasar un día de fiesta” se refiere principalmente a la celebración de un
banquete; cf. D. Lorton, “The Expression <Iri Hrw Nfr,” Journal of the American
Research Center in Egypt 12 (1975) p. 23-31.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 29
vino] y otra jarra con cerveza. Salió una [serpiente de su] agujero para
morder al muchacho. Su mujer estaba sentada a su lado, sin dormir, y las
[jarras estaban accesibles] a la serpiente. Bebió, se emborrachó y se recostó
panza arriba. Su mujer entonces la hizo pedazos con su hacha, despertando
a su marido […]
– Mira, tu dios te ha puesto en tu mano uno de tus destinos. Él te
protegerá […]
[…] realizó ofrendas a pa-[Re], adorándole y ensalzando su poder todos
los días.
[Días después], el muchacho salió a pasear por su finca, sin que saliera
[…] Su perro iba tras él, y comenzó a hablar:
– [Yo soy tu destino].76
Corrió delante de él. Llegó al lago y descendió al [agua …] perro. El
cocodrilo le [atrapó] y se lo llevó a donde estaba el jefe […] El cocodrilo le
dijo al muchacho:
– Yo soy tu destino, el que ha venido tras de ti. [Desde hace tres meses]
estoy luchando con el jefe. Mira, te soltaré, si […] a luchar […] tu me
anuncias77 el haber matado al jefe. Si tu ves […]
Al amanecer, con el nuevo día, vino […]
76 La laguna es restituida por el contexto y por la intervención del cocodrilo acto seguido.
77 swhoe “alardear,” “jactarse.” Traducido, sin embargo, con el sentido de “ayudar” o
“apoyar” sin justificación. Las lagunas del texto no permiten matizar el sentido del verbo a
través del contexto.
30 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Comentario
I. El príncipe liberado
El relato comienza con una situación relativamente común y en sintonía
con la ideología de los antiguos egipcios. Un padre desea tener un hijo
varón, pero la fortuna le es adversa. Sus hijas no le sirven para solventar,
por ejemplo, el problema de la herencia de sus propiedades ni la sucesión
de su puesto en la sociedad, que en este caso es el trono de Egipto. La
solución que le queda al esposo y padre es rogar a dios que intervenga en el
asunto.
En la historia de Egipto ya se habían dado casos semejantes, que hacían,
tal vez, que esta situación ficticia adquiriera cierto carácter realista, o
quizás mítico. Hat≈epsut había incorporado al proyecto decorativo de su
templo funerario de Deir el-Bahari una serie de escenas en relieve que
mostraban cómo el dios Amón entró en el dormitorio de su madre, mantuvo
relaciones sexuales con ella y engendró a la futura reina de Egipto. Años
después, Amenofis III debió de encontrar acertada la idea de proclamarse
de origen divino, y debió de gustarle la composición de Deir el-Bahari,
puesto que mandó esculpir un cuadro igual con su nombre y el de su
madre.78
[…Amón, señor de los Tronos de las Dos Tierras,] él ha
[transformado] su apariencia en la de la persona de este su esposo, el
rey Aajeperkaré (Tutmosis I). La encontró cuando descansaba en los
aposentos de su palacio. Ella se despertó con la fragancia del dios y
sonrió a su majestad. Él se encaminó hacia ella inmediatamente,
excitado, prendado de ella, e hizo que ella le viera en su forma de dios.
Cuando llegó donde ella, ésta estaba exultante de ver su perfección, y el
amor por él recorría sus miembros. [El palacio quedó inundado con la
fragancia del dios, con sus perfumes] provenientes del Punt. (…)
Palabras pronunciadas por la reina y madre del rey, Ahmeses, a la
majestad de este augusto dios, Amón, señor de los Tronos de las Dos
Tierras: ‘¡Oh, mi señor! ¡Cuán grande es el clímax de tu poder! Es
maravilloso verte de frente. Has mezclado mi majestad con tu aureola y
78 Urk. IV 219, 6- 221, 5. Véase sobre el tema E. Brunner, Die Geburt des Gottkönigs.
Ägyptologische Abhandlungen 10, Wiesbaden 1964 (reimpreso en 1986).
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 31
has impregnado todos mis miembros’. Después de esto, la majestad de
este dios hizo todo lo que quiso con ella.
Ya Ptahhotep afirmaba que tener un hijo varón era una bendición de
dios. Una inscripción de época muy posterior, del reinado de Cleopatra VII,
refleja esta misma idea. Se trata de una estela en memoria de una mujer,
Taimhotep, hija de un personaje importante de Menfis, gran sacerdote de
Ptah, y casada a los catorce años también con un gran sacerdote de Ptah.
Un pasaje del texto dice así:79
Estuve embarazada de él tres veces, no pariendo ningún varón, sino
tres hijas. Recé junto con el gran sacerdote a la majestad del augusto
dios, grande en milagros y remedios, quien concede un hijo al que no
tiene, Imhotep-hijo-de-Ptah, quien escucha las peticiones. Él prestó
atención a sus oraciones, y acudió al gran sacerdote en una revelación:
“Haz que se lleve a cabo una gran mejora dentro del sagrario Anjtauy,
donde está guardada mi imagen. Yo te haré en recompensa un hijo
varón.” Cuando volvió en sí, se postró ante el augusto dios. Dio las
intrucciones a los acólitos (…) En recompensa por ello, él hizo
engendrar un hijo varón. (… Nació) en la fiesta de ofrendas al augusto
dios, Imhotep-hijo-de-Ptah. Su apariencia era igual que la del hijo de
(Ptah)-al-sur-de-su-muralla. Los habitantes de Menfis se congratularon
por él. Fue llamado Imhotep y apodado Pedibastet.
Volviendo al relato del Príncipe predestinado, el padre trata de proteger
a su hijo de los peligros de la vida, que son las distintas formas que adopta
la muerte, pero el hijo, habiéndose convertido ya en un hombre, reclama su
independencia. La ruptura con los vínculos paternos es total, se marcha al
extranjero. No se va a Nubia, donde la influencia egipcia era grande y, por
tanto, se podría haber sentido arropado en caso de encontrarse en
dificultades. El príncipe emprende la aventura de su emancipación en
territorio potencialmente hostil, en Palestina y Siria, para que no haya
dudas de su pretendida madurez. El desafío que se propone no es otro que
el de tratar de ser libre, y, llevándolo hasta sus últimas consecuencias,
reniega de su identidad: siendo príncipe heredero se hace pasar por un
caballero.
¿Por qué el protagonista oculta su verdadera identidad a los príncipes
extranjeros que le acogen en su campamento, a su amada y luego esposa y
79 BM. 147; B. K. Brugsch, Thesaurus Inscriptionum Aegyptiacarum, Leipzig 1883-1891
(reimpreso en 1968), V, p. 922-924.
32 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
al rey de Naharina y después su suegro, aún estando a punto de costarle la
vida? La razón no se encuentra en la situación política internacional del
momento, en cuyo caso hubiera mentido también sobre su origen egipcio.
La razón está, a mi entender, pues el autor es ciertamente reservado en este
asunto, en el interior del personaje del príncipe predestinado, en su
voluntad de liberarse de sus circunstancias adquiridas por nacimiento, que
abarcan tanto su sangre real como su destino.
¿Puede un hombre vivir otra vida distinta a la que le correspondía en un
principio?, ¿puede uno empezar de nuevo? Esta cuestión subyace en el
planteamiento que el autor debió hacerse al componer su historia, y la
respuesta hacia donde se dirige el argumento es sin duda afirmativa.
Desafortunadamente, el desenlace se desconoce por el momento.
¿Cómo supera el protagonista las adversidades que le suceden? Por
orden cronológico, los recursos que emplea para prosperar en su nueva vida
son: su fuerza física, alcanzando la ventana de la princesa de Naharina, su
majestuosidad, conquistando primero a los príncipes de los reinos vecinos
de Naharina y conquistando después al mismo rey, y en tercer lugar,
gozando de la protección que la divinidad le brinda, acabando con uno de
sus destinos y mostrando así su apoyo al príncipe. Estas tres claves para el
éxito también las exhibe Sinuhé durante su exilio en Siria.
El príncipe predestinado emprende su viaje por tierras cananeas en un
carro de guerra bien equipado, acompañado de un auriga y de un perro. En
el Papiro Koller, que data de la dinastía XIX, se detalla el armamento que
debía equipar un carro de guerra, incluyendo ochenta flechas, una lanza,
una jabalina hitita y diversos tipos de espada.80 El carro, las armas, el
auriga y el perro le identifican como alguien importante, pues estos
complementos los utilizan tanto los escribas en inscripciones como los
escultores en relieves para retratar al rey en campaña por tierras
extranjeras. El carro y las armas son también los atributos característicos de
los mariannu, la élite guerrera de la región de Naharina y sus aledaños.81
80 P. Berlín 3043; Gardiner, Late-Egyptian Miscellanies, p. 116-117; Caminos, Late-
Egyptian Miscellanies, p. 431-436. Véase sobre el tema J.-P. Vita, El ejército de Ugarit,
Madrid 1995, p. 37-132.
81 W. Helck, “Die Erzählung vom verwunschenen Prinzen,” en J. Osing – G. Dreyer (eds.),
Form und Mass. Beiträge zur Literatur, Sprache und Kunst des alten Ägypten. Ägypten und
Altes Testament 12, Wiesbaden 1987, p. 218-225, sostiene que la historia debió ser
compuesta en Época de Amarna por tres razones fundamentalmente: a) por aparecer
Naharina como un lugar de relevancia en el espectro político de Siria-Palestina; b) por al
ambiente caballeresco del relato, que él relaciona con los mariannu; c) por la buena imagen
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 33
Tal vez a la vista de las connotaciones de su equipamiento los príncipes
reunidos en Naharina le acogen y le cuidan con esmero.
Detalle de una escena
militar grabada en el
templo de Karnak,
mostrando al rey Seti
I en carro y armado.
Como también le ocurriera a Sinuhé, sus anfitriones le piden
explicaciones sobre su circunstancia. Si bien Sinuhé se confiesa
desconocedor del origen de su situación, el príncipe predestinado miente
abiertamente. Finge ser hijo de un oficial de caballería para justificar sus
posesiones y, a la vez, ocultar su condición de hijo de rey. Para justificar su
deambular en solitario por tierras extranjeras, se inventa la historia de la
perversa madrastra, tal vez recurriendo a la figura de la esposa del hermano
mayor en la historia de Los dos hermanos. Considerando este pasaje del
relato, hay que tener en cuenta que el problema de los fugitivos era un
asunto que los tratados internacionales solían abordar con sumo interés,
cada reino tratando de evitar que sus vecinos y aliados acogieran proscritos
y exigiendo su extradición en caso de ser allí detenidos.82
II. Un egipcio en la corte de Naharina
El autor, al igual que en Sinuhé, no aporta ningún detalle sobre el viaje
del protagonista hasta que éste llega al lugar donde acabaría asentándose.
e importancia que se le concede a la princesa de Naharina. El texto que hoy poseemos,
según Helck, no sería más que una copia del original amarniense.
82 Sobre el edicto del rey hitita Hattusili con respecto a fugitivos del reino de Ugarit, cf. J.-
Á. Zamora, Sobre «el modo de producción asiático» en Ugarit, Madrid-Zaragoza 1997, p.
15-148. El tratado de paz entre Ramsés II y Hattusili incluye cláusulas de repatriación de
fugitivos entre uno y otro reino; cf. S. Langdon – A. H. Gardiner, “The Treaty of Alliance
between ˜attu≈ili, King of the Hittites, and the Pharaoh Ramsses II of Egypt,” Journal of
Egyptian Archaeology 6 (1920) p. 192-194; A. Spalinger, “Considerations on the Hittite
Treaty between Egypt and Hatti,” Studien zur altägyptichen Kultur 9 (1981) p. 341-354; E.
Edel, Der Vertrag zwischen Ramses II. von Ägypten und ˜attu≈ili III. von ˜atti, Berlín 1997.
34 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Asumiendo que ningún viaje es cómodo, el príncipe no debió sufrir
percances de consideración, marchando por donde le venía en gana y
cazando. El ejercicio de la caza era para los egipcios una actividad noble y,
en el contexto de un viaje por tierras extranjeras, adquiría un matiz real,
pues los reyes gustaban de entretenerse cazando durante sus campañas
fuera de Egipto. Nada tenía que ver el viaje del príncipe con la imagen que
tenían los egipcios sobre la experiencia de un soldado en Palestina y Siria.
Al contrario que los textos literarios y el arte plástico, que muestran un
cierto gusto por incorporar lo exótico a la realidad egipcia, los textos
didácticos utilizados en las escuelas describen los viajes al extranjero como
una constante pesadilla.
Entre los papiros de escuela, los cuales recogen un repertorio
relativamente amplio de textos con el fin de instruir sobre distintos géneros
literarios, son frecuentes las comparaciones del oficio de escriba con otros
oficios. Puesto que el objetivo, además de enseñar a escribir, era ensalzar la
figura del escriba y denigrar cualquier otra profesión que pudiera seducir al
joven novicio, las características de una y otra se exageran. A pesar de ello,
la descripción de la vida de un soldado en campaña por Palestina y Siria
puede ilustrar, si no la situación real, al menos la imagen que algunos
egipcios tenían y/o comunicaban al respecto. El Papiro Lansing, de finales
de la dinastía XX, contiene el siguiente pasaje:83
Habiendo sido conducido a Siria, (el soldado) no tiene alivio, sin
ropa ni sandalias. Las armas de guerra se guardan en la fortaleza de
Sile. En sus largas marchas por las colinas, bebe agua (sólo) cada tres
días, maloliente y con sabor a sal, y su cuerpo padece disentería.
Cuando el enemigo viene, le rodea con flechas y la vida se le escapa.
“¡Avanza hacia delante, valiente soldado! Consigue un buen nombre.”
Sin embargo, él no se reconoce ni a sí mismo: su cuerpo se debilita y
sus piernas le fallan.
Ocurre la victoria, y el botín y la tribu destinada a Egipto son
entregados a su majestad. La mujer extranjera desfallece por la
marcha, y ella es colocada al cuello del soldado. Se le cae su bolsa y
otros la recogen, pues él está cargado con una cautiva.84
83 BM. 9994; Gardiner, Late-Egyptian Miscellanies, p. 108, 8- 109, 9; Caminos, Late-
Egyptian Miscellanies, p. 400-410. Otra descripción colorista se encuentra, por ejemplo, en
el Papiro Sallier I 7, 4-6; Gardiner, op.cit, 84, 13-17; Caminos, op.cit., p. 318.
84 El término empleado, si-ir-ti, puede estar relacionado con la raiz semítica ©ll “saquear,”
cf. Hoch, Semitic Words, p. 265-266.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 35
Su mujer e hijos están en el poblado y él está muerto, no ha
regresado. Si consigue sobrevivir, está exhausto por la marcha. Tanto
si está en la provincia, como si está en la cuerda, el soldado está
denigrado. (Si) se ha fugado o se ha separado de los escapados, toda
su gente está prisionera, mientras él está muerto en el linde, sin nadie
que pronuncie su nombre. Penoso para él es tanto la vida como la
muerte. Se le trae un hatillo, pero él no sabe (siquiera) dónde yacer. Sé
un escriba y te librarás de ser un soldado.
El príncipe llega hasta el reino de Naharina y allí es bien recibido por un
grupo de príncipes de la región. El egipcio se integra como uno más en el
campamento levantado junto al palacio del rey. Sin pretenderlo, el
protagonista se ve incluido en una competición entre iguales, entre
príncipes. Por supuesto, él vence, y en este pasaje el protagonista vuelve a
emular a los reyes de Egipto, quienes, en sus titulaturas e inscripciones
conmemorativas, alardean de ser superiores a sus subordinados y de
derrotar a sus homólogos que pretendían rivalizar con ellos. Si bien el
campo de batalla era el lugar idóneo para que el rey demostrase su fuerza y
habilidad, la caza y las competiciones deportivas servían también para este
propósito. La inscripción de la estela mayor que Amenofis II levantó junto
a la esfinge de Giza, a finales del siglo XV a. C., narra lo siguiente:85
Su majestad apareció en público como rey siendo todavía
adolescente, cultivó su cuerpo y cumplió dieciocho años en plenas
facultades. Dominaba todas las artes de Montu, sin (tener) igual en la
contienda. Manejaba el carro de caballos, sin que existiera su igual
entre los numerosos soldados, sin que nadie pudiera tensar su arco, sin
ser alcanzado en la carrera. Sus brazos eran fuertes, sin abatirse
cuando él cogía el remo. Remaba desde la popa de su (barco)-halcón
con un equipo de doscientos hombres, y cuando abandonaban tras
haber cubierto medio largo86 de navegación, extenuados, rendidos y sin
aire, su majestad resistía con su remo de veinte codos. Abandonaba y
varaba su (barco)-halcón tras haber cubierto tres largos remando sin
parar. Los rostros resplandecían viéndole hacer esto.
85 Urk. IV 1279, 8- 1281, 7; cf. P. der Manuelian, Studies in the Reign of Amenophis II.
Hildesheimer Ägyptologische Beiträge 26, Hildesheim 1987, p. 191-213.
86 Las distancias largas se indicaban mediante el itrw, unidad que supuestamente equivalía
a una jornada de viaje, unos 10.500 metros. También existía un itrw menor, de 5.000 codos,
es decir, rondando los 2.615 metros (1 codo = 52, 3 cm.).
36 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Tensaba la cuerda de arcos potentes, comprobando el trabajo de sus
artesanos para reconocer al ignorante del experto. Después de haber
hecho esto, entró en su recinto norte y descubrió que le habían
colocado cuatro dianas de cobre palestino de un palmo de grosor, a
veinte codos una de otra. Su majestad apareció sobre un carro de
caballos, con sus insignias, como (aparece) Montu. Agarró su arco y
cogió cuatro flechas a la vez. Marchó disparando como Montu con su
panoplia y sus flechas asomaron por detrás. Fue un acontecimiento sin
parangón, nada igual se había oído contar, que una flecha fuera
disparada a una diana de cobre atravesándola y cayendo al suelo,
excepto sobre el rey, el magnífico, a quien [Amón] ha hecho victorioso,
el rey de Egipto Aajeperuré, un campeador como Montu.87
La victoria del príncipe egipcio le entrega en sus manos a la hija del rey
de Naharina, circunstancia que hace recordar que el símbolo más claro de
conquista es el hacerse con las mujeres e hijas del adversario derrotado. Las
mujeres extranjeras, al igual que los hombres, son retratadas de forma muy
desigual en las fuentes escritas. Mientras que en la literatura los extranjeros
suelen salir bien parados, en las inscripciones conmemorativas y textos
sapienciales suelen ser denigrados. En el Papiro Lansing 8, 6-7,88 de
finales de la dinastía XX, un maestro recrimina al alumno su conducta
improcedente: “la escritura es para ti abominable y confraternizas con una
Casita (= de Babilonia).” Retrocediendo en el tiempo, un texto compuesto
probablemente en la dinastía XVIII, las Enseñanzas de Ani, incluye el
siguiente pasaje:89
Guárdate de una mujer de afuera, que no se la conoce en su
poblado. No la sigas, no la conozcas carnalmente. Una mujer apartada
de su marido es (como) un estanque cuyo perímetro se desconoce. “Soy
87 Nótese que el relato de la hazaña de Amenofis II disparando con arco desde un carro
pretende sobrepasar a la de su predecesor, el rey Tutmosis III, quien se vanagloria en una
estela erigida en el templo del dios Montu en Armant de haber traspasado con sus flechas
tres palmos una diana de cobre de tres dedos de grosor; Urk. IV 1245.
88 Gardiner, Late-Egyptian Miscellanies, p. 107, 2; Caminos, Late-Egyptian Miscellanies,
p. 396; cf. A. M. Blackman – T. E. Peet, “Papyrus Lansing: A Translation with Notes,”
Journal of Egyptian Archaeology 11 (1925) p. 291 n. 9.
89 J. Quack, Die Lehren des Ani. Orbis Biblicus et Orientalis 141, Friburgo (Suiza) 1994, p.
287-289. La traducción sigue la versión del Papiro Boulaq IV, de la dinastía XXI-XXII.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 37
bella” -te dice cada día-, y cuando no hay testigos, ella entonces te
asalta. Si es oído, es pena de muerte.90
La hija del rey de Naharina, sin embargo, salva al príncipe egipcio de
ser ejecutado por su padre. Al saber sobre su predestinación, le protege y le
vuelve a salvar la vida engañando y matando a la serpiente que pretendía
picarle. A pesar de todo esto, ella reconoce la mano de la divinidad en la
fortuna que parece acompañar al egipcio.
La falsa identidad que se fabrica el protagonista consigue un éxito
arrollador entre los príncipes extranjeros, quienes acaban cubriéndole de
besos. Sin embargo, el rey de Naharina expresa su rechazo más absoluto a
aceptarle en su familia con ese pedigrí. El majestuoso porte del príncipe
egipcio, acompañado, bien es verdad, por la vehemencia de la princesa
prometida, hacen que el rey de Naharina cambie de actitud y acepte como
yerno al extranjero descastado, otorgándole una hacienda provista de todo
lo necesario. Al igual que ocurriera en Sinuhé, en el relato del Príncipe
predestinado el gobernante extranjero es retratado como un firme
gobernante y, a la vez, justo y generoso con quien lo merece. En ambas
historias, el protagonista egipcio acaba recibiendo lo máximo del jefe sirio.
Este cuadro contrasta con la imagen que los egipcios estarían
acostumbrados a ver o a escuchar sobre los jefes extranjeros y su relación
con Egipto.
En el Papiro Koller, que data de la dinastía XIX, se incluye la copia de
una carta del supervisor de Ku≈ al gobernante de aquella región, referido
en el documento como “el que protege a su gente.” En la carta, el egipcio le
insta al jefe local a que, en cuanto la reciba, prepare una larga lista de
bienes como presentes para el faraón. El remitente acaba describiendo la
llegada de embajadores extranjeros a palacio, cómo eran tratados en la
corte, cómo les veían los egipcios y cómo esperaban los egipcios que ellos
se comportasen. Este tipo de acontecimiento fue profusamente representado
en las paredes de tumbas y templos de la época. El pasaje final dice así:91
Haz que aumente tu contribución anual. Protégete la cabeza cuando
salgas de tu postración. Tú eres ya [mayor], ¡cuídate! [Protégete],
habiendo recordado el día de la presentación de regalos. Cuando te
encamines ante ≤el rey≥, bajo la ventana, los jefes estarán a ambos
90 Véase Ch. Eyre, “Crime and Adultery in Ancient Egypt,” Journal of Egyptian
Archaeology 70 (1984) p. 92-105.
91 P. Berlín 3043; Gardiner, Late-Egyptian Miscellanies, p. 119, 16- 120, 8; Caminos, Late-
Egyptian Miscellanies, p. 435-446. Al menos tres copias más nos han llegado de este texto
convertido en modelo escolar.
38 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
lados en presencia de su majestad, y los gobernantes y caravaneros92
de todos los paises extranjeros de pie, mirando los presentes. Tienes
miedo y te retraes, tu mano languidece y no sabes si es vida o muerte93
lo que te espera. Insistes con súplicas a tus dioses: “¡Rescátame! ¡Que
supere esta situación!”
El final anticipado de la copia del cuento nos deja con el interrogante de
si el príncipe consiguió librarse de los dos destinos que aún le acechaban, y
nos deja con el interrogante de si el intrépido egipcio volvió a casa después
de sus aventuras por tierras extranjeras, como lo hiciera Sinuhé.94
III. La divinidad, el hombre y su destino
Las relaciones entre Egipto y sus vecinos del norte fueron echando
raíces durante el Reino Nuevo. La adquisición de bienes, a través de
intercambios comerciales o mediante saqueo, dio paso a relaciones
personales, consecuencia de migraciones o del empleo de prisioneros como
mano de obra. El contacto con lo extranjero tuvo lugar tanto fuera de las
fronteras naturales de Egipto como dentro.
En el Contexto histórico del capítulo se presentaron testimonios
textuales de las relaciones de Egipto con los reinos de Palestina y de Siria.
A ellos hay que añadir testimonios arqueológicos de la presencia egipcia en
la región. Especialmente interesantes son las estatuas de monarcas egipcios
y de altos oficiales suyos que fueron erigidas en templos de Siria-Palestina
dedicados a divinidades cananeas, como ocurrió en el templo de Baal en
Ugarit.95
Igual o más fuerza sobre la cultura egipcia tuvo la influencia siropalestinense
desde dentro, ejercida desde el mismo valle del Nilo. Entre las
92 El término m<≈<yt es algo oscuro, relacionado con la acción de viajar. En la inscripción
de Medinet Habu que conmemora la primera batalla de Ramsés III contra los libios,
m<≈<wt acompaña a wpw(tyw) “comisionados;” cf. KRI. V 23, 15; traducido por Edgerton
– Wilson, Historical Records of Ramses III, p. 27.
93 En egipcio antiguo tanto la palabra “vida” como “muerte” se utilizan en expresiones con
un sentido más psicológico o jurídico que físico, como hipérboles para referirse al premio o
al castigo impuesto por un superior como respuesta a la conducta de un subordinado.
94 Sobre posibles reconstrucciones del final de la historia, cf. J. W. B. Barns, “Some
Readings in Sundry Egyptian Texts,” Journal of Egyptian Archaeology 58 (1972) p. 162-
163.
95 W. Helck, “Die Beziehungen Ägypten – Ugarit,” en M. Dietrich – O. Loretz (eds.),
Ugarit, ein ostmediterranes Kulturzentrum im alten Orient, Münster 1995, p. 87-94.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 39
cartas del archivo de Amarna, por ejemplo, se hallaron una serie de tablillas
escolares que contienen textos mítico literarios en lengua acadia para ser
recitados y tal vez estudiados en la corte egipcia.96
En época Ramésida, Menfis y otras poblaciones de Egipto eran
verdaderamente cosmopolitas. Existen testimonios de templos levantados
en honor a divinidades extranjeras, particularmente de origen cananeo. En
el verso del Papiro Sallier IV, cuyo comienzo es una carta ensalzando a la
ciudad de Menfis, el autor menciona que los semitas habitaban allí
tranquilamente, y que se rendía culto a Baalat, Qade≈, Anat y Baal-Safón,
junto a divinidades del panteón tradicional egipcio.97
En Deir el-Medina, los capataces, artesanos y obreros que excavaron y
decoraron las tumbas del Valle de los Reyes, desarrollaron cultos a
divinidades cananeas, como A≈tarte y Ra≈pu entre otras.
En Época Ramésida, coincidiendo con la proliferación de divinidades
cananeas en el espectro religioso egipcio, aunque no necesariamente
siguiendo una relación causa-efecto, las creencias religiosas se manifiestan
de una forma más extrovertida. El hombre, bien sea rey o artesano,
pretende entrar en comunicación con la divinidad, intenta comprender la
razón que guía sus acciones y trata de aplacarle con súplicas y ofrendas,
con la esperanza de que ello surtirá un efecto positivo. Las creencias no son
nuevas, pero sí lo es la actitud abierta que el individuo adopta hacia su
dios, la pretendida línea directa que se establece entre ambos.
96 Sh. Izre<el, The Amarna Scholarly Tablets, Groningen 1997.
97 BM. 10184, vs. 1, 6; 2, 8; Gardiner, Late-Egyptian Miscellanies, p. 89, 7; 90, 11;
Caminos, Late-Egyptian Miscellanies, p. 333-334. Sobre divinidades cananeas en Egipto,
cf. R. Stadelmann, Syrisch-Palästinische Gottheiten in Ägypten, Leiden 1967.
40 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Ramose, y su hermana, Mutemuia,
adoptan una postura de oración
ante tres divinidades: Min-Amón-
Re, Qade≈ y Ra≈pu, estas dos
últimas de origen siro-palestino.
Ramose era escriba de Deir el-
Medina bajo el reinado de Ramsés
II, y su hermana era cantante de
Hathor. La estela, de 45 x 30 cm.,
se encuentra hoy en el Museo de
Turín (50066).
Una creencia común en el antiguo Egipto, al igual que en otras culturas
antiguas y modernas, es que dios hace y deshace la fortuna de las personas.
Al individuo sólo le resta suplicar, alabar y realizar ofrendas al dios que
influye en su vida. El escultor de Deir el-Medina Neferrenpet, por
mediación de dos hijas, quienes encargan la estela en su honor, se dirige a
la divinidad en estos términos:98
Oración a Iah-Tot; besando el suelo por el misericordioso.
Le pronuncio alabanzas hasta lo alto del cielo:
“Ensalzo tu perfección, (y tú, a cambio,) ten misericordia de mí,
y que yo vea (así) tu misericordia,
que compruebe la grandeza de tu [misericordia].
Tú has hecho que yo vea la oscuridad que tú produces.
Ilumíname para que yo te vea.
La salud y la vida están en tu mano, uno vive de lo que tú le otorgas.”
98 Turín 50046; M. Tosi – A. Roccati, Stele e altre epigrafi di Deir El Medina, n. 50001- n.
50262, Turín 1972, p. 80-81; J. M. Galán, “Seeing Darkness,” Chronique d’Égypte 74
(1999) p. 18-30.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 41
Uno de los pasajes que más claramente revelan la dependencia del
monarca en la divinidad son las palabras de desaliento que Ramsés II eleva
al cielo al verse solo, rodeado por la caballería enemiga en Qade≈:99
No había conmigo ningún jefe, ni auriga,
ni soldado, ni escudero.
Mi tropa y mi caballería habían huído,
nadie se quedó para luchar contra ellos.
Entonces, su majestad dijo: “¿Por qué? ¡Oh mi padre Amón!
¿Es acaso propio de un padre el ignorar a su hijo?
¿Son acaso mis acciones merecedoras de que las desprecies?
¿Es que no he caminado y me he detenido según tu palabra,
sin que haya transgredido ninguno de tus mandamientos?
¡Cuán grande es él, el gran señor de Egipto,
(como) para permitir que extranjeros se interpongan en su camino!
¿Qué son para ti estos semitas ¡oh Amón!
(sino) malditos, ignorantes de dios?
¿No he hecho yo (sin embargo) numerosos monumentos para ti,
he llenado tu templo con mis cautivos,
he construido para ti mi templo de Millones de Años y
te he dado todas mis pertenencias en donación? (…)
Amón es más beneficioso que el esfuerzo de muchos hombres.
Yo he llegado aquí por mandato de tu palabra, ¡oh Amón!,
no he transgredido tu mandato.
A pesar de que yo realizara la invocación en tierras lejanas,
mi voz resonó en Karnak.
Me di cuenta de que Amón había acudido cuando le había llamado.
Él me tendió su mano y yo me regocijé.
Me habló por detrás como si estuviera cara a cara: “¡Adelante!
Estoy junto a ti. Soy tu padre y mi mano está contigo …”
Las palabras que la hija del gobernante de Naharina le dirige al príncipe
egipcio, tras haber descuartizado a la serpiente que le iba a herir
mortalmente, ponen de manifiesto la disociación inicial entre el destino y la
divinidad: “Mira, tu dios te ha puesto en tu mano uno de tus destinos. Él te
protegerá […] (el muchacho) realizó ofrendas a pa-[Re], adorándole y
ensalzando su poder todos los días.” La idea del destino (≈oei) entre los
antiguos egipcios estaba ligada al momento y forma de encontrar la muerte.
La divinidad, por otro lado, influye en la forma en que el individuo vive los
99 KRI. II 32, 11- 36, 16; 42, 1- 43, 16.
42 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
años que le han sido predestinados, como bien refleja el relato de Sinuhé.
El destino se adivina en el mismo nacimiento, se lee en la criatura recién
nacida, pero puede ser alterado por una divinidad (superior) si el individuo
consigue ganarse sus favores.100 De esta forma, a través de dios, el hombre
recupera parte de la libertad que le fue privada en su nacimiento, la
incertidumbre sobre el final de su vida.
Esta es la idea principal que subyace al argumento de la historia, el
enfrentamiento del hombre contra su destino, contra su muerte. ¿Cómo le
planta cara el príncipe predestinado? Sencillamente viviendo, ignorándolo.
El rey de Egipto, sin embargo, se rebela contra la predestinación de su hijo,
y trata de evitar lo que habría de suceder. En su empeño, como le ocurriera
al padre de Segismundo en La vida es sueño de Calderón de la Barca,
produce el efecto contrario a lo deseado, provocando precisamente que el
destino anunciado se cumpla. El príncipe predestinado no se opone a su
destino, lo acepta desde un principio y lo espera, lo espera viviendo, y
cuando llega, la propia vida, la fortuna, dios, le ayuda a sortearlo. En este
sentido tal vez haya que relacionar el relato del Príncipe predestinado con
las canciones epicúreas de la época, que invitan a vivir la vida y disfrutar
de los placeres que ella nos ofrece, sin reparar en el dolor ni preocuparse
por el futuro.
Precisamente en el recto del papiro en el que fue escrito el Príncipe
predestinado, el llamado Papiro Harris 500, se encuentra la mejor
colección de poemas de amor y cantos a la vida. Tal vez no sea ésta una
mera coincidencia. Uno de los poemas fue también inscrito en la tumba de
Paatonemheb en Saqara, construida bajo el reinado de Amenofis
IV/Ajenaton. El texto aparece allí sobre un cantante acompañado de su arpa
y de un trio de músicos que actúan delante del difunto, mientras éste
disfruta de un banquete funerario con su familia.101 La canción dice estar
tomada de la tumba del rey Intef, figurando allí también como una canción
de arpista.102 La versión del Papiro Harris dice así:103
100 J. Baines, “Contexts of Fate: Literature and Practical Religion,” en Ch. Eyre, et al.
(eds.), The Unbroken Reed. Studies in the Culture and Heritage of Ancient Egypt in Honour
of A. F. Shore, Londres 1994, p. 35-51.
101 A. Holwerda – P. Boeser, Beschreibung der aegyptischen Sammlung des
niederländischen Reichmuseums der Altertimer in Leiden, La Haya 1905-1932, IV, lám. 6.
102 Lichtheim, Ancient Egyptian Literature, I, p. 194-197, incluye los poemas dentro de la
literatura del Reino Medio por las características del lenguaje utilizado. La copia es
contemporánea al Príncipe Predestinado. El nombre Intef fue utilizado por monarcas tanto
de la dinastía XI como de la XVII. Ver también M. Lichtheim, “The Songs of the Harpers,”
Journal of Near Eastern Studies 4 (1945) pp. 191-195, 208.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 43
¡Próspero es él, este buen jefe!
¡Buen destino es la muerte!
Una generación pasa y otra se queda,
desde tiempos de los ancestros.
Los dioses que existieron antaño yacen en sus tumbas,
los dichosos transfigurados también,
enterrados en sus tumbas, (y sin embargo)
quienes construyeron capillas no tienen un lugar.104
¿qué ha sido de ellos?
He escuchado las palabras de Imhotep y de Hordedef,
discursos recitados enteros,
¿qué (pasa con) sus lugares?
sus paredes están derruidas,
sus lugares parecen como si no hubieran existido nunca,
No hay quien vaya y recite sus inscripciones,
quien recite lo que necesitan y
satisfaga sus deseos como es debido en donde ellos fueron.
Alégrate por ello,
mejor es que no hagas caso,105
sigue a tu corazón mientras vivas,
pon mirra sobre tu cabeza,
vístete con buen lino,
úntate con aceites divinos,
amontona tus cualidades.
No te deprimas,
sigue a tu corazón y a tus cualidades,
actúa sobre la tierra según dicte tu corazón.
Cuando te llegue ese día de los llantos,
el de corazón duro no escucha sus llantos,
sus aspavientos no salvan al hombre de la fosa.
Estribillo:
Ten un buen día,
103 VI, 2- VII, 3. Una transcripción del hierático al jeroglífico puede encontrase en M. V.
Fox, The Song of Songs and the Ancient Egyptian Love Songs, Londres 1985, p. 378-380.
104 Paatonemheb era artesano/escultor real. “Lugar” se refiere en este contexto a la tumba.
105 La expresión w∂oe.k ib.k, puede traducirse por “alégrate,” o bien por “infórmate.” En las
dos acciones interviene el corazón (ib), también protagonista de la siguiente instrucción,
“no hagas caso,” mh ib.
44 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
no te preocupes por ello.
Mira, no está permitido llevarse consigo las pertenencias.
Mira, nadie de los que se ha ido regresa.
Como puede apreciarse, esta canción le insiste al hombre a que siga a su
corazón, es decir, sus impulsos y/o su conciencia,106 a que no repare en la
muerte pues luego nada queda. Eso es lo que hace el príncipe predestinado,
ignorar su destino y seguir a su corazón, vivir libre de preocupaciones,
pues lo que haya de ser será.
Una actitud distinta ante la muerte reflejan las Enseñanzas de Ani, que
exhortan a la precaución y continua preparación ante la siempre inesperada
llegada de la hora final.107
No salgas fuera de tu casa sin saber aún tu lugar de descanso.
Inspecciona cualquier sitio que tu desees. Cuando lo sepas, recuérdalo.
Póntelo delante como el camino a seguir. Si tú eres firme, lo tendrás.
Prepara tu lugar en el valle, la sepultura que abrigará tu cuerpo.
Tómalo como una misión que también te ha sido asignada. Satisface a
los ancianos en sus almacenes, (pues) aquél que pretenda arrebatar a
quien lo hace no prosperará. Es bueno que prepares eso mismo.
Cuando tu comisionado venga a llevarte, lo tendrás listo para tu
descanso. Di: “¡mira! aquél que es aterrorizado viene hacia ti.” No
digas: “soy joven para que me lleves,” pues tú no conoces tu muerte.
Cuando viene la muerte, afecta tanto al niño que está en brazos de su
madre como a quien ha alcanzado la senectud.
IV. Los destinos
El autor encarna la idea abstracta de destino en un cocodrilo, en un
perro y en una serpiente. La elección de estos tres animales por parte del
autor no es arbitraria, pues los tres aparecen asociados al destino en otros
textos.108 En la composicion sobre la Disputa de un hombre con su Ba, el
106 D. Lorton, “The Expression ‰ms-ib,” Journal of the American Research Center in
Egypt 7 (1968) p. 41-54.
107 Papiro Boulaq 17, 11- 18, 4; Quack, Die Lehren des Ani, p. 290-292. La misma idea
sobre la muerte, pero expresada de forma más elaborada, puede encontarse muchos años
después en la estela de Taimhotep, año 41 a. C.; cf. Brugsch, Thesaurus Inscriptionum
Aegyptiacarum, V, p. 926-927.
108 Ch. Eyre, “Fate, Crocodiles and the Judgement of the Dead. Some Mythological
Allusions in Egyptian Literature,” Studien zur altägyptischen Kultur 4 (1976) p. 103-114.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 45
cocodrilo encarna la muerte.109 En la “estela poética” de Tutmosis III, el
dios Amón le dice al rey: “He hecho que ellos (las tierras de Mitani) te
vean como (si fueras) un cocodrilo, el señor (que infunde) respeto en el
agua, sin que nadie (se atreva) a acercársele.”110 Los cocodrilos del río
evitan que se ejecute la pena máxima tras un juicio equivocado en la
historia de Los dos hermanos (cf. supra). En el Libro de los Muertos, el
monstruo que devora el corazón de la persona encontrada culpable en su
Juicio Final es asociado al cocodrilo. De igual forma, la serpiente y
también el perro eran concebidos como ejecutores de la sentencia divina.
El príncipe predestinado y sus destinos pudieran estar relacionados con las
estatuillas que representan al joven Horus de pie sobre el lomo de uno o
dos cocodrilos, sosteniendo en sus manos serpientes, escorpiones y otros
animales indómitos. La composición escultórica representa el dominio
sobre las fuerzas de la naturaleza, enfermedades y peligros que acechan al
hombre, y se le otorgaba a la figura un carácter apotropaico.111 Esta es
precisamente la idea que también transmite el relato, el enfrentamiento y
eventual triunfo del hombre sobre la muerte que le había sido asignada en
un principio.
El perro es la forma más inusual que adopta el destino. Se podría pensar
que el autor trata de evocar a los perros salvajes que merodeaban por las
lindes del desierto en busca de alguna presa fácil. Pero el perro del relato
no es esa clase de perro, ¿o sí?, ¿o es que en el fondo no hay dos clases de
perros, sino una sola? El perro del relato es fiel, desde cachorro sigue a su
amo a todos los lugares a donde va. El amo corresponde a su fidelidad
protegiéndole la vida cuando su esposa pretendía sacrificarle por temor a
que fuera él uno de los destinos anunciados. A pesar de la estrecha y añeja
relación entre perro y amo, el perro se revela con intenciones mortales. Tal
vez con esto el autor pretende comunicar que la muerte está donde uno
menos se lo espera, muy cerca, o que no se puede fiar uno de nadie, como
ya señalaban los textos sapienciales compuestos en el Reino Medio. Si al
final del relato el perro acabase con el protagonista, el mensaje sería que no
se debe jugar con el destino, pero ese final es poco probable.
109 H. Goedicke, The Report about the Dispute of a Man with his Ba, Baltimore 1970.
110 Urk. IV 616, 9-10.
111 J. Quaegebeur, “Divinités égyptiennes sur des animaux dangereux,” L’animal, l’homme,
le dieu dans le Proche-Oriente Ancient. Les Cahiers du CEPOA 2, Lovaina 1985, p. 139,
fig. 10. Este autor, sin embargo, argumenta que los animales que el joven Horus sostiene en
sus manos no representan potenciales peligros, sino que figuran como ayudantes de la
divinidad.
46 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
En la parte superior de la
estela se representa al dios
‰ed sobre dos cocodrilos,
sujetando en sus manos
serpientes, escorpiones,
gacelas y un león. En la parte
inferior, Ramose, escriba de
Deir el-Medina, le solicita
protección y salud (Museo de
El Cairo, Jd’E 72024).
El último episodio del relato, en el estado en que ha llegado hasta
nosotros, tiene su más cercano paralelo en un pasaje de la historia del rey
Menes, según lo narra Diodoro Sículo. Tratando de hallar una razón que
justificase el hecho de que los egipcios adorasen a los cocodrilos en la
región del Fayum, Diodoro menciona entre otras posibilidades la
siguiente:112
“Dicen algunos que uno de los antiguos reyes, el llamado Menas,
perseguido por sus propios perros llegó en su huida al lago Moeris;
después sorprendentemente fue tomado a lomos por un cocodrilo y fue
llevado a la otra orilla; y en agradecimiento al animal por esta
salvación fundó una ciudad junto al lago y la llamó Cocodrilópolis.
Decretó también que los habitantes honraran como dioses a estos
animales y les consagró el lago para su alimento. Allí también se
construyó un sepulcro y, sobre él, una pirámide de cuatro lados;
construyó también el laberinto, admirado por muchos.”
112 Diodoro Sículo, Biblioteca histórica, I, 89; traducción al castellano coordinada por J.
Lens para Ediciones Clásicas, Madrid 1995, p. 268-269. Véase edición bilingüe griegoinglés
de C. H. Oldfather para The Loeb Classical Library, Nueva York 1933, p. 302-305; y
recientemente la edición griego-francés por Y. Vernière para Les Belles Lettres, París 1993,
p. 165. Pasaje citado ya por G. Posener, “On the Tale of the Doomed Prince,” Journal of
Egyptian Archaeology 39 (1953) p. 107.
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 47
Un segundo paralelo pudiera encontrarse en el mito de Osiris, en el
pasaje que menciona cómo su cuerpo fue transportado sobre la espalda de
un cocodrilo, surcando tal vez el lago Moeris en el Fayum. En el mito, el
perro podría asociarse al dios Seth, quien pretende acabar con su hermano
Osiris, pues el primero de ellos adopta entre otras apariencias la canina.113
El Príncipe predestinado, al igual que el relato de Los dos hermanos y las
noticias recogidas por los viajeros clásicos, son un buen exponente de la
interrelación entre mitología y folclore.
V. La narración
El protagonista y los demás personajes de la historia no poseen nombre.
Sus identidades no importan, pues son arquetipos, cualquier persona puede
encarnarse en ellos. El único punto de referencia con la realidad es el
nombre de Naharina. El topónimo aparece como sinónimo de extranjero,
evocando un mundo ajeno, exótico, donde sin duda acechaban peligros
pero también unas posibilidades inmensas de nuevas experiencias.
El autor traza su historia saltando de un lado a otro entre lo verosímil y
lo fantástico. El marco de la historia y los personajes podrían haber sido
reales: un rey egipcio que no tenía hijos varones, el hijo ansiado que se
emancipa, una asamblea de príncipes en Siria, el rey extranjero y su hija
casamentera. El relleno, sin embargo, es plenamente mitológico y
alegórico: el príncipe predestinado y su padre que lo encierra para evitar
que se cumpla el destino anunciado, la princesa extranjera en la torre
asomándose por la ventana esperando ser rescatada, los animales que
hablan e interaccionan con los humanos. Es precisamente en lo fantástico
donde está el mensaje del relato, donde se encuentra la razón de ser de la
composición.
El rey de Egipto invoca la ayuda de dios y éste se la brinda: un hijo
varón. Pero nace con una enorme limitación: habrá de morir. Las siete
hathorianas que examinan al príncipe recién nacido pronostican la forma en
la que le llegará la muerte, pero no informan del momento. Ni el rey ni el
príncipe saben cuándo ocurrirá. Así, la tragedia con la que el rey de Egipto
se enfrenta consiste, ni más ni menos, en que todo ser que nace acaba
muriéndose. Sólo el pensarlo le angustia tanto que trata de poner los
medios para evitarlo.
113 H. Te Velde, Seth God of Confusion, Leiden 1967.
48 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
La solución del padre para salvar a su hijo de su inexorable fatum es
construirle una morada de donde no pueda salir y nada pueda entrar, pero
que a la vez contenga todo lo necesario. ¿Qué es eso? Una tumba. Es así
como los egipcios concebían las tumbas. ¿Para qué quiere vivir uno si no
vive la vida?, le plantea el hijo al padre cuando deja ya de ser un niño. La
vida está en manos de dios y el hombre no debe pretender situarse por
encima, no debe tratar de controlar lo que debe ocurrir. El hijo le pide al
padre que le deje libre y que sea lo que dios quiera.
La primera parte del relato, la interacción entre padre e hijo, trastoca el
tópico egipcio del padre severo y en posesión de la verdad que instruye a
su hijo sobre cómo ha de actuar. El autor presenta a un padre, que además
es rey de Egipto, como alguien imperfecto, pues no tiene hijo varón, que
supera su imperfección sólo gracias a su piedad. No posee un carácter
reflexivo, pero, a cambio, es bondadoso y generoso con su hijo. El hijo, sin
embargo, percibe la realidad de la forma más adecuada, según el autor.
Posee, además, un carácter resoluto; es un hombre de acción, pero a la vez
sabe conservar la calma.
El joven príncipe se lanza a una verdadera aventura caballeresca, con la
intención de valerse por sí mismo. Después de la tensión del
enfrentamiento del príncipe con su padre, la narración transcurre con
fluidez y tranquilidad. Su viaje por tierras extranjeras y su encuentro con
los príncipes en Naharina ocurren, contra pronóstico, sin sobresaltos. La
ocultación por parte del príncipe de su identidad es algo que también rompe
los esquemas mentales egipcios, en los que la ortodoxia insiste tantas veces
sobre la Verdad (moe<t). Ello origina que todo suceda al revés de lo
esperado. En un primer momento su victoria es premiada con una amenaza
de muerte. ¿Cómo pretendía el rey de Naharina matar al príncipe si él no
era uno de sus destinos? Claro que el rey no lo sabía, ni por entonces
tampoco su hija, quien evitó que la predestinación se alterase en detrimento
del príncipe. Y cuando el futuro de los dos jóvenes parecía perdido, el rey
de Naharina cambia de actitud y acoge al egipcio como a un hijo.
Igual que en el relato de Sinuhé, los extranjeros son retratados en
términos muy favorables. Los príncipes sirios, la princesa y el rey, cada
uno en su papel, son un modelo de comportamiento. El rey de Naharina
rompe su promesa tratando de evitar un matrimonio inconveniente para su
hija, pero su injusta reacción responde, en el fondo, a razones honestas. Y
es su hija, además, quien se enfrenta a él y hace valer la justicia. La
princesa extranjera adquiere a partir de entonces el papel de protagonista
junto al príncipe egipcio. De ser una figura pasiva, asomada a la ventana,
esperando, pasa a mostrar una personalidad arrolladora. Habiéndole
salvado de una muerte prematura a manos de su padre y también de su
EL PRÍNCIPE PREDESTINADO 49
primer destino, podría esperarse que aún interviniera en la acción cuando
su esposo trata de librarse del perro y del cocodrilo.
El autor introduce al perro y al cocodrilo antes de que entren en acción,
el perro desde casi el comienzo de la historia y el cocodrilo se dice que
contactó con el príncipe egipcio desde que éste llegó a Naharina. Tal vez
con ello el autor pretenda señalar que la muerte está en lo cotidiano. De
hecho, el escenario de la serpiente es el dormitorio de la pareja. La
circunstancia de que el perro y el cocodrilo hablen recuerda a la historia de
Los dos hermanos, aunque en el Príncipe predestinado los animales son
cláramente encarnaciones de una fuerza abstracta, como lo son las
representaciones de las divinidades del panteón egipcio.
El relato se torna plenamente mitológico, los animales, es decir, las
distintas fuerzas que actúan en la naturaleza, entran en conflicto y el
hombre se ve atrapado en medio. El final no lo sabemos. Casi mejor, pues
la ficción puede así continuar en la mente del lector actual. La historia del
Príncipe predestinado, como la del Náufrago y la de Sinuhé, describe un
círculo, retomando al final la situación con la que dió comienzo, aunque el
tiempo haya alterado en algo las cosas. Los viajes, como la vida, son un
continuo marchar para llegar al lugar de partida.
Unamón
2 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
UNAMÓN 3
Manuscrito
El relato se conserva en tan sólo una copia, catalogada como Papiro
Moscú 120, hoy en el museo Pushkin de esta ciudad. El papiro fue
supuestamente hallado dentro de una jarra de barro, en la localidad de el-
Hiba, a ciento treinta kilómetros al sur de El Cairo, entre Heracleópolis
Magna y Oxirrinco. Dentro de ese mismo recipiente se encontró una copia
de la lista léxica/onomasticon de Amenemope y una composición literaria
en forma de epístola. En el-Hiba han salido a la luz otros documentos,
aunque de época más tardía, como el llamado Papiro Reisner escrito en
demótico.
En su estado actual, el texto ocupa dos páginas, sumando un total de
ciento cuarenta y dos líneas. Está escrito a lo ancho del papiro, es decir,
cruzando sus fibras verticales, lo que le distingue del resto de las
composiciones literarias del Reino Nuevo. El estado de conservación es
bueno, aunque hay lagunas en momentos significativos de la historia y no
se conserva el final: el relato se interrumpe abruptamente, a pesar de que
todavía quedaba espacio en el papiro para cuatro líneas más. La caligrafía
es clara, cambiándose de tinta negra a tinta roja en ocasiones muy
puntuales al comienzo del texto.
El propio documento fecha la acción al final de la dinastía XX, ca. 1075
a. C. El estudio paleográfico de Unamón y de los otros dos textos que le
acompañaban indica que son contemporáneos y que los tres fueron escritos
casi cien años después, bajo la dinastía XXI. El hecho de que se encontrase
en el-Hiba y no en Tebas, junto con algunas características intrínsecas del
texto, parece indicar que no se trata de la composición original, sino de una
copia posterior.1
Se ignora si el relato está basado en un hecho real. Puede afirmarse, sin
embargo, que refleja fielmente el momento histórico y los avatares de una
posible misión egipcia al Líbano. Tradicionalmente se había asumido que
era una versión literaria de un informe administrativo, o bien pura ficción
1 H. Goedicke, The Report of Wenamun, Baltimore 1975, p. 6-7, lee la palabra €t al final del
texto conservado; palabra que adopta el significado de “copia” en la dinastía XXII. R.
Caminos, A Tale of Woe, Oxford 1979, p. 3-5, sostiene que su paleografía es propia de la
dinastía XXI, sin poderse descartar la XXII. Sobre el fragmento Golénischeff del
onomasticon de Amenemope encontrado junto al relato de Unamón, vid. A. H. Gardiner,
Ancient Egyptian Onomastica, Oxford 1947.
4 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
con pretendidas referencias históricas. C£ernyOE,2 sin embargo, argumentó
que la disposición del texto, las líneas escritas cruzando las fibras verticales
del papiro, y sus características gramaticales coincidían plenamente con los
textos no-literarios de la época, finales del Reino Nuevo, por lo que debía
considerarse como un verdadero informe oficial. Aún clasificándolo como
un texto no-literario por las razones expuestas, el escriba se distancia del
estilo empleado en un documento de esta clase y describe la acción como si
de una composición literaria se tratara, haciendo surgir y resolviendo
conflictos entre los distintos personajes que van entrando en escena,
quienes repetidas veces reaccionan de forma inesperada, creando suspense,
intercalando diálogos, dejando surgir la ironía, etc.3
Golénischeff adquirió el papiro en el invierno de 1891-92, junto con la
llamada Carta literaria de Moscú y el Onomasticon de Amenemope,4 y él
mismo publicó el texto en 1899.5 Erman es, sin embargo, quien acierta con
2 J. C£ernyOE, Paper & Books in Ancient Egypt, Londres 1952, p. 21-22. Su punto de vista
ha sido generalmente aceptado. Sin embargo, J. Baines, “On Wenamun as a Literary Text,”
en J. Assmann – E. Blumenthal (eds.), Literatur und Politik im pharaonischen und
ptolemäischen Ägypten. Bibliothèque d’Étude 127, El Cairo 1999, p. 232-233, señala que se
trata de varios trozos de papiro pegados, lo que no es en modo alguno común en textos
administrativos.
3 O. Goldwasser, “On the Choice of Registers – Studies on the Grammar of Papyrus
Anastasi I,” en S. Israelit-Groll (ed.), Studies in Egyptology presented to Miriam Lichtheim,
Jerusalén 1990, I, p. 200-208, distingue entre textos literarios y no-literarios según fueran
escritos de acuerdo con los principios del lenguaje escrito o de acuerdo con los del lenguaje
hablado, clasificando a Unamón entre los no-literarios. Véase también, en el mismo
volumen, el artículo de G. S. Greig, “The s∂m=f and s∂m.n=f in the Story of Sinuhe and the
Theory of the Nominal (Emphatic) Verbs,” p. 336-340. Sin embargo, esta distinción estaría
en cierto modo en contra de la existencia y práctica de la literatura oral, declamada. A.
Scheepers, “Le voyage d’Ounamon: un texte «littéraire» ou «non-littéraire»?,” en C.
Obsomer – A.-L. Oosthoek (eds.), Amosiadès. Melanges offerts au Professeur Claude
Vandersleyen par ses anciens étudiants, Lovaina-la-Nueva, 1992, p. 355-365, presenta un
buen estado de la cuestión sobre el género de Unamón, y se decanta por considerarlo como
una obra literaria.
4 M. A. Korostovtsev, Le papyrus hiératique 127 de la collection du Musée des Beaux-Art
Pouchkine, Moscú 1961; Caminos, A Tale of Woe; Gardiner, Ancient Egyptian Onomastica.
5 W. Golénischeff, “Papyrus hiératique de la collection W. Golénischeff, contenant du
voyage de l’Egyptien Ounou-Amon en Phénicie,” Recueil de Travaux 21 (1899) p. 74-102.
El mismo autor había publicado dos años antes una trancripción parcial del texto, bajo el
título: Sbornik statey uchenikov professora Barona Viktora Romanovicha Rozena ko dnyu
dvadtsatipyatiletiya ego pervoy lektsii 13-go noyabrya 1872-1897, San Petesburgo 1897.
UNAMÓN 5
el orden de los manuscritos y sienta las bases para su estudio.6 Un facsímil
de la primera página, hasta la línea veintiuna, puede encontrarse en la
recopilación de G. Möller, Hieratische Lesestücke, II, Leipzig 1927, p. 29.
La transcripción estándar al jeroglífico se debe a A. H. Gardiner, Late-
Egyptian Stories. Bibliotheca Aegyptiaca I, Bruselas 1932, p. 61-76. A
pesar de que el egiptólogo inglés trabajó con fotografías y no con los
originales, cuando Korostovtsev publica las fotografías y su transcripción
del original,7 ésta no difiere apenas de la de Gardiner. Entre las
monografías dedicadas a este texto, destaca la de H. Goedicke, The Report
of Wenamun, Baltimore 1975. Dos artículos recientes de enorme interés
son: J. Baines, “On Wenamun as a Literary Text,” y Ch. Eyre, “Irony in the
Story of Wenamun: the Politics of Religion in the 21st Dynasty,” ambos
publicados en J. Assmann – E. Blumenthal (eds.), Literatur und Politik im
pharaonischen und ptolemäischen Ägypten. Bibliothèque d’Étude 127, El
Cairo 1999, p. 209-233, 335-252, respectivamente. Pueden encontrarse
traducciones en la mayoría de las antologías de textos literarios egipcios.
Por la época y el lugar donde se desarrolla la acción, Unamón ha captado
también la atención de los estudiosos de Siria-Palestina a finales del
segundo milenio a. C., especialmente en lo que concierne al mundo fenicio.
6 A. Erman, “Eine Reise nach Phönizien im 11. Jahrhundert vor Christ,” Zeitschrift für
ägyptische Sprache 38 (1900) p. 1-14.
7 M. A. Korostovtsev, Puteshestviye Un-Amuna v Bibl. Egipetskiy iyeraticheskiy papirus nº
120 Gosudarstvennogo muzeya izobrazitel’nykh iskusstv im A. S. Pushkina v Moskve,
Moscú 1960.
6 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Contexto histórico
La batalla de Qade≈, ca. 1285 a. C., fue conmemorada mediante
inscripciones y escenas en relieve grabadas sobre las paredes de varios
templos en Egipto y Nubia: Karnak, Luxor, Abidos, el Rameseum y Abu
Simbel. El evento fue redactado también en forma de poema y escrito sobre
papiro.
Ramsés II reconoce haber sido engañado por dos desertores del bando
hitita, y reconoce haber estado mal informado por los gobernantes de tierras
extranjeras que le debían lealtad y por oficiales de su administración. Así,
la incursión del rey hitita Muwatali hacia el sur, llegando hasta Qade≈, le
toma por sorpresa.8
El maldito enemigo de Hatti había venido, reuniendo para sí todos
los paises extranjeros desde los confines del mar: toda la tierra de Hatti
y de Naharina, Arzawa, Dardany, Ke≈ke≈, los de Masa, los de Pidasa,
Irwena, Karki≈a, Luka, Kizuwadna, Karkemi≈, Ugarit, Qode, toda la
tierra de Nuges, Mu≈anet y Qade≈. No había dejado ningún país de
ninguna región sin traérselo. Sus jefes estaban allí con él, al mando de
sus tropas y caballería numerosísima, sin parangón alguno. Cubrían
montañas y valles como una plaga de langostas. No había dejado nada
de plata en su tierra, la había extraído de todas sus pertenencias y se la
había entregado a cada país que se había traído consigo para luchar.
Los comandantes del ejército egipcio huyen al ver la superioridad
numérica del enemigo, quedando solo Ramsés II, sobre su carro de
combate. Gracias a la ayuda de su padre Amón,9 cuenta el poema,
consigue sin embargo derrotar a las tropas hititas que le rodeaban. Al día
siguiente:10
Este maldito enemigo de Hatti escribió adorando mi nombre como si
fuera el de Re, diciendo: “Tu eres Seth, Baal en persona, el terror hacia
ti es como fuego en la tierra de Hatti.” Hizo venir a su comisionado con
8 KRI. II 16, 1- 20, 10.
9 La plegaria que eleva el faraón implorando la ayuda de la divinidad se incluye en el
Comentario al Príncipe predestinado.
10 KRI. II 89, 11- 95, 11.
UNAMÓN 7
una carta en la mano llevando el gran nombre de mi majestad,
saludando a la majestad de palacio (…)
“Este tu (humilde) servidor habla para hacerte saber que tú eres el
hijo de Re, quien ha surgido de su cuerpo. Él te ha entregado todas las
tierras reunidas. La tierra de Egipto y la tierra de Hatti son tus siervas,
están bajo tus pies; pa-Re, tu padre, te las ha entregado. No nos
sometas. Tu poder es grande, tu fuerza es contundente sobre la tierra de
Hatti. ¿Acaso es apropiado que degüelles a tus siervos, tu rostro
desafiante sin piedad? Ayer pasaste el día aniquilando a cientos de
miles y has venido hoy y no dejas herederos. No seas severo en tu
pronunciamiento, ¡oh rey victorioso! La paz es más beneficiosa que
luchar con nosotros. ¡Concédenos tu aliento (de vida)!”
Como ya se mencionó al final del Contexto histórico del Príncipe
predestinado, la victoria descrita en las fuentes egipcias no fue tal y la
batalla debió quedar en tablas. En el año veintiuno del reinado de Ramsés
II, el monarca egipcio y su homólogo hitita, Hattusili, firmaron un tratado
de paz, hermandad y defensa mutua.
El hijo de Ramsés II, Merneptah, mandó grabar una inscripción
conmemorando su victoria contra pueblos libios en el quinto año de su
reinado, ca. 1220 a. C. La representación iconográfica en la parte superior
de la estela muestra al dios Amón-Re entregándole la espada al rey. El
texto termina con un breve himno que ensalza las victorias del monarca
sobre diversos pueblos extranjeros:11
Los jefes están postrados, diciendo: “¡‰ala$mu!” Ninguno de entre
los Nueve Arcos tiene su cabeza alzada. He desolado Tehenu, Hatti está
en paz, Canaán ha sido despojada de todo mal, Ascalón ha sido
tomada, Gezer capturada, Yenoam convertida en inexistente, Israel12
arrasada, sin su simiente. Siria se ha convertido como en una viuda
debido a (la acción de) Ta-mery. Todas las tierras juntas están ahora
en paz, puesto que todos los que deambulaban han sido sometidos por
el rey de Egipto.
11 Museo de El Cairo CCG 34025 verso; KRI. IV 19, 1- 19, 9.
12 Esta inscripción de Merneptah es el primer documento histórico en el que se menciona
“Israel.” Nótese que, mientras que los demás nombres que lo acompañan son considerados
topónimos, terminando con el determinante de tierra extranjera, el nombre “Israel” termina
con el signo jeroglífico de “gente,” es decir, que el escriba lo consideró un gentilicio
(“pueblo de Israel”) y no un lugar geográfico concreto.
8 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Amón-Re le entrega la espada al rey Merneptah (parte superior de la “estela de Israel”).
A partir del año 1200 a. C. apenas se cuenta con fuentes escritas
provenientes de la región de Siria-Palestina. Parece ser que los archivos de
los principales núcleos de población fueron destruidos por una u otra causa,
aunque la arqueología podría alterar esta hipótesis en años venideros.13 A
finales del segundo milenio, además, la proliferación de la escritura aramea
sobre materiales perecederos hizo que la inmensa mayoría de los textos se
hayan desintegrado con el paso del tiempo. Así, la información sobre los
aconteceres políticos en el Próximo Oriente proviene ahora en gran medida
de Egipto y de Asiria.
Por otro lado, los restos arqueológicos de Karkemi≈ y de su vecina
Emar, por ejemplo, no muestran interrupción alguna en los asentamientos.
Ugarit, fiumur, Irqata, Kumudi sí fueron destruidas en torno al año 1200 a.
C., aunque las causas están todavía por dilucidar.14 Más al sur, las ciudades
13 Recientemente se ha hallado en Ugarit un documento con importantes implicaciones
históricas en la región. Se trata de una carta enviada desde la cancillería del faraón, a
comienzos del reinado de Merneptah, al rey de Ugarit, Ammurapi. El texto informa que
Ammurapi había solicitado al faraón un escultor de piedra, pero ante la falta de
disponibilidad de uno a quien despachar, se le envía a un ebanista junto con numerosos
regalos del palacio. Ugarit, a pesar de estar dentro de la órbita hitita, mantiene relaciones
diplomáticas y comerciales con Egipto. Véase al respecto, S. Lackenbacher, “Une
correspondance entre l’administration du pharaon Merneptah et le roi d’Ougarit,” en M.
Yon, et al. (eds.), Le pays d’Ougarit autour de 1200 av. J.-C. Ras Shamra-Ougarit XI, París
1995, p. 77-83.
14 Los datos arqueológicos correspondientes a la transición del Bronce Medio al Bronce
Tardío en Palestina son difíciles de evaluar, como se desprende de los artículos de J.
Weinstein y de J. K. Hoffmeier en Levant 31 (1991) p. 105-124. Un modelo teórico de este
UNAMÓN 9
costeras de Biblos, Sidón y Tiro consiguieron sobrevivir y sus gobernantes,
además, fueron capaces de irse liberando de la tutela de la monarquía
egipcia.
Los llamados Pueblos del Mar, que supuestamente venían acosando las
regiones de Siria, el Líbano y Palestina desde hacía ya muchos años,
ejercen una especial presión sobre los intereses egipcios en el norte a
comienzos del reinado de Ramsés III, ca. 1190 a. C.15 La sección histórica
del Papiro Harris I recurre a topoi ideológicos para narrar las efemérides
del faraón, quien impone el orden sobre el caos reinante antes de su
coronación:16
Cuando la tierra de Egipto estaba ≤en manos de≥ jefes y
gobernantes de poblados, se mataba al semejante, fuera alguien
importante o insignificante. Luego vinieron años de carestía, cuando
Arsu, un sirio, era su jefe. Dispuso que la tierra entera fuera sometida
ante él y, reuniendo a su guardia, sus propiedades fueron arrebatadas.
Las divinidades fueron tratadas como personas, sin que se presentaran
ofrendas en sus templos (…)
Yo (Ramsés III) he extendido las fronteras de Egipto, derrotado a
quienes habían transgredido sus tierras. Aniquilé a los Daanu en sus
territorios;17 los Cheker y los Peleset fueron hechos ceniza; los
‰ardana y los Ua≈e≈ del mar fueron convertidos en inexistentes,
saqueados de una vez y traídos como botín a Egipto, ≤siendo éste tan
numeroso≥ como la arena de la playa. Los confiné en fortalezas
sometidas a mi nombre; numerosísimos eran sus mozos. Les cobré
tributo anual a todos, en tejido y en grano de la hacienda y de los
graneros (respectivamente).
período histórico puede encontrarse en, M. Liverani, “The Collapse of the Near Eastern
Regional System at the End of the Bronze Age: the Case of Syria,” en M. Rowlands, et al.
(eds.), Centre and Periphery in the Ancient World, Cambridge 1987, p. 66-73.
15 D. B. Redford, Egypt, Canaan, and Israel in Ancient Times, Princeton 1992, p. 241-256;
I. Singer, “Egyptians, Canaanites, and Philistines in the Period of the Emergence of Israel,”
en I. Finkelstein – N. Na>aman (eds.), From Nomadism to Monarchy, Jerusalén 1994, p.
282-338.
16 W. Erichsen, Papyrus Harris I. Bibliotheca Aegyptiaca V, Bruselas 1933, p. 91, 8-13;
92, 16- 93, 5.
17 El logograma iw puede interpretarse como “isla,” o simplemente como indicación de un
lugar de perímetro bien delimitado, como “campamento,” “territorio.” Si bien la mención
del “mar” en el contexto pudiera favorecer la primera opción, la frase en cuestión es
frecuentemente construida con el sustantivo st “sitio” en lugar de iw.
10 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
En su templo funerario de Medinet Habu, Ramsés III grabó una
inscripción conmemorando su victoriosa campaña militar en el octavo año
de su reinado. Un fragmento de la inscripción informa del levantamiento de
los agresores en estos términos:18
Los países extranjeros habían cometido sedición en sus
territorios/islas, asaltaban y vociferaban, a la vez que saqueaban las
tierras. No había región que pudiera hacer frente a sus acciones,
comenzando por Hatti, Qode, Karkemi≈, Arzawa y Ala≈iya, cortados en
[… Se estableció] un campamento en un lugar de Amurru y barrieron a
su gente y a su tierra como si nunca hubieran existido. Venían, estando
la llama encendida en su vanguardia, (con) sus rostros hacia Ta-mery.
La liga(?) incluía Peleset, Cheker, ‰ekele≈, Daanu, Ua≈e≈, todos
unidos. Impusieron sus manos sobre las regiones alrededor de la tierra,
sus corazones confiados: “¡nuestros planes resultarán!”
Detalle de la batalla naval entre soldados de Ramsés III y
Pueblos del Mar, representada en Medinet Habu.
En Época Ramésida el centro político se desplaza desde Tebas al Delta.
Menfis, Pi-Ramsés y después Tanis fueron pasándose el testigo como
capitales de Egipto y de los territorios vasallos. Tebas se resistía a quedar
relegada, y el clero de Amón en Karnak busca cualquier resorte para
incrementar su influencia. El aparente divorcio entre el centro político y el
religioso no tiene necesariamente que interpretarse como un síntoma de
debilitamiento interno, habiendo, por otro lado, signos evidentes de que el
país seguía administrando importantes recursos materiales. Conflictos
18 KRI. V 39, 14- 40, 5; W. F. Edgerton – J. A. Wilson, Historical Records of Ramses III.
The Texts in Medinet Habu volumes I and II. Studies in Ancient Oriental Civilization 12,
Chicago 1936, p. 52-53; Redford, Egypt, Canaan, and Israel, p. 250-256.
UNAMÓN 11
laborales muy localizados19 no impidieron que los reyes ramésidas se
construyeran suntuosas tumbas y templos funerarios en la orilla occidental
de Tebas y que se levantara el templo de Jonsu en Karnak.
Después de una serie de reinados muy breves, Ramsés XI consigue
mantenerse en el trono por veintiocho o veintinueve años, a comienzos del
siglo XI a. C. Durante este período, la división política y administrativa del
país en Alto y Bajo Egipto se acentúa, registrándose conflictos internos
para la sucesión de los altos cargos, en los que el rey parece no intervenir.
La línea divisoria entre las dos regiones se encontraba entre el-Hiba y
Heracleópolis, precisamente junto al lugar del hallazgo del papiro de
Unamón. El asentamiento de el-Hiba data del Reino Nuevo y aumenta su
importancia bajo la dinastía XXI. ‰e≈onq I y Osorkón I acometieron allí
una importante actividad constructora, sobre todo en el templo dedicado a
las divinidades tebanas.20
En el año diecinueve de su reinado, Ramsés XI decide comenzar de
nuevo, abrir una nueva era cuyo signo externo más claro será el cambio en
la fórmula de datación: ese año se denominará “primer año del
Renacimiento,” y así los años sucesivos.21 Por aquel entonces, los
generales del ejército y visires del sur y del norte eran Herihor y Semendes
respectivamente. El origen tanto de uno como de otro es todavía un enigma.
El primero de ellos, Herihor, consiguió en el sur algo hasta entonces
inusitado, acaparar en su persona los cargos de sumo sacerdote de Amón,
de general del ejército, de virrey de Nubia y el cargo de visir. En Karnak,
en el templo de Amón y en el de Jonsu, se autoproclama rey de Egipto,
adoptando los cinco títulos y el cartucho real. Sus nombres revelan, sin
embargo, que sus ambiciones no iban más allá del área de influencia
tebana, ni del ámbito religioso de Karnak.
19 Los incidentes de una huelga de trabajadores en Deir el-Medina en el año veintinueve de
Ramsés III se recogen por escrito en un papiro hoy en Turín; A. H. Gardiner, Ramesside
Aministative Documents, Londres 1948, p. XIV-XVII, 45-58; cf. W. F. Edgerton, “The
Strikes in Ramses III’s Twenty-ninth year,” Journal of Near Eastern Studies 19 (1951) p.
137-145; P. J. Frandsen, “Editing Reality: The Turin Strike Papyrus,” en S. Israelit-Groll
(ed.), Studies in Egyptology presented to Miriam Lichtheim, Jerusalén 1990, p. 166-199.
20 G. A. Wainwright, “el Hibah and esh Shurafa and their Connection with Herakleopolis
and Cusae,” Annales du Service des Antiquités de l’Egypte 27 (1927) p. 76-104; R.
Caminos, The Chronicle of Prince Osorcon. Analecta Orientalia 37, Roma 1958, p. 18; K.
A. Kitchen, The Third Intermediate Period, Warminster 1973, p. 249-254.
21 El término es w™m-mswt, literalmente “Repetición del nacimiento;” cf. J. C£ernyOE, “A
Note on the ‘Repeating of Births’,” Journal of Egyptian Archaeology 15 (1929) p. 194-198;
A. Niwinski, “Les périodes whm mswt dans l’histoire de l’Égypte: un essai comparatif,”
Bulletin de la Société Française d’Égyptologie 136 (1996) p. 5-26.
12 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
En el quinto año del Renacimiento, ca. 1075 a. C, Herihor mandó a
Unamón a buscar madera de cedro al Líbano para rehacer la barca de Amón
en Karnak. De acuerdo con las referencias cronológicas proporcionadas por
el protagonista y narrador, el viaje duró más de un año. Herihor incluye una
representación de la construcción de una nueva barca para Amón dentro de
las escenas del festival Opet que manda grabar en el templo de Jonsu en
Karnak.22 En el séptimo año del Renacimiento muere, aproximádamente a
los setenta años de edad.
Tres años después moriría el propio Ramsés XI (ca. 1070 a. C.). Le
sucede en el trono Semendes, tal vez por haberse casado con una hija del
difunto rey, o por controlar los importantes centros de poder de Pi-Ramsés
y Menfis, o por una combinación de varios factores.
Antes de morir Ramsés XI se sabe que mandó un singular regalo al rey de
Asiria, Assurbelkala, quien estaba entonces en campaña por Siria-Palestina.
El rey de Mußri le envió “un mono hembra de gran tamaño, un cocodrilo y
un ‘hombre-fluvial’, animales del Gran mar.”23 Tal vez como
compensación, recibiera el rey egipcio una hermosa cuenta de lapilázuli
con una inscripción cuneiforme, la cual apareció colgada del cuello de la
momia de Pseusennes I.24 No se sabe con certeza si esta pieza llegó por
contacto directo con Asiria, o fue objeto de sucesivos intercambios
comerciales hasta llegar a la corte del faraón.
22 E. F. Wente, The Temple of Khonsu I: Scenes of King Herihor in the Court. Oriental
Institute Publications 100, Chicago 1979, p. xiv, lám. 19, 21. Otra mención textual a que
Herihor “talló su barca con cedro del Líbano” fue inscrita en un arquitrave; cf. idem, The
Temple of Khonsu II: Scenes and Inscriptions in the Court and the First Hypostyle Hall.
Oriental Institute Publications 103, Chicago 1981, lám 143c.
23 A. K. Grayson, Assyrian Rulers of the Early First Millenium BC I (1114-959 BC),
Toronto 1991, p. 98, 103-104.
24 Para la inscripción sobre la cuenta encontrada en Egipto, tal vez enviada por
Assurbelkala o por Tiglatpileser, vid. ibid, p. 112. No se tiene noticia del paradero actual de
esta pieza.
UNAMÓN 13
Relieve del templo de Jonsu en Karnak mostrando la barca de Amón en procesión, bajo el mandato de Herihor.
14 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
La influencia del reino hitita sobre Siria se fue desvaneciendo y el vacío
de poder resultante fue aprovechado por Asiria. Las inscripciones
conmemorativas de Tiglatpileser I y de Assurbelkala testimonian
incursiones militares en Siria-Palestina en la primera mitad del siglo XI a.
C.25 El primero de ellos, que reinó entre los años 1114 y 1076 a. C., llegó
hasta el mar Mediterráneo pocos años antes del viaje de Unamón. Recibió
regalos de Biblos, Sidón y Arvad, e impuso tributo a Karkemi≈,
controlando las rutas comerciales y aprovisionándose de madera de cedro
para sus templos en Assur. Se impuso sobre los hititas y luchó contra tribus
seminómadas de arameos.
Cuando navegó Unamón por la costa fenicia, la autoridad egipcia en la
región era un mero recuerdo en la memoria de algunos viejos del lugar. Tal
vez lo egipcio siguiera teniendo cierto prestigio,26 pero había perdido su
capacidad de ejercer presión política, siendo los principales puertos ahora
independientes. El supuesto gobernador de Biblos por entonces,
Chekerbaal, tal vez esté atestiguado en una inscripción sobre una punta de
flecha, donde es llamado “rey de Amurru.”27
25 Ibid, p. 5-112.
26 Sobre la influencia egipcia en el arte de Siria-Palestina, vid. B. M. Bryan, “Art, Empire,
and the End of the Late Bronze Age,” en J. S. Cooper – G. Schwartz (eds.), The Study of the
Ancient Near East in the 21st Century, Winona Lake 1996, p. 33-79.
27 La punta de flecha no fue hallada en una excavación científica, por lo que su autenticidad
ha sido cuestionada; cf. F. Mazza, “L’Iscrizione sulla punta di freccia di Zakarbaal ‘re di
Amurru’,” Oriens Antiquus 26 (1987) p. 191-200.
UNAMÓN 15
Contexto literario
En Época Ramésida la literatura florece en géneros clásicos, como las
enseñanzas, y en géneros hasta entonces poco desarrollados, como la poesía
amorosa. Unamón, por sus peculiares características, aparece en el
panorama literario egipcio como una pieza singular. El texto que mejor
puede servir para contextualizarlo es la Carta literaria28 que fue hallada en
la misma vasija y que es contemporáneo suyo. El contenido de esta
composición está en la línea del género de las lamentaciones, el cual tuvo
una notable aceptación en aquellos años, o al menos se copiaron pasajes de
obras de este género con profusión en las escuelas de escribas. La
composición comienza como si de una carta se tratara, tal vez para dotar al
mensaje de una mayor verosimilitud.
Copia de la carta que envió el padre divino del templo de On (=
Helió-polis), Uermai hijo de Huy, interesándose por su hermano, el
escriba real en la Residencia, Usermaatré-najtu hijo de Ramose, de la
localidad de Nennisu (= Heracleópolis).
El remitente dedica once líneas a desearle al destinatorio una larga vida
llena de salud y en comunión con la divinidad, pero le advierte que la
senectud acabará tomándole y después la muerte, por lo que a continuación
le aconseja que se vaya buscando un buen lugar donde construir su morada
para la eternidad. Esta primera sección posee claras reminiscencias del
género sapiencial. El autor comienza con tinta roja la descripción de sus
infortunios:
En cuanto a la expulsión de mi lugar: fui rechazado sin mediar
palabra, desposeído. A pesar de no estar en falta, fui arrojado fuera de
mi pueblo y mis pertenencias arrebatadas sin remedio. Tuve una gran
oposición, presenciada por todos los del pueblo, me robaron y también
mataron a la mujer que se les acercó. Desperdigaron a sus súbditos, y
algunos de ellos fueron atados y esposados y otros tomados como botín.
Cargaron delante de mí cosas, mis (propios) sirvientes les dirigían. Mi
puesto me fue arrebatado, pero yo no fui capturado. Me alejé de mi
sitio, yendo de aquí para allá mientras en el valle proliferaban
hogueras enemigas, en el sur, norte, este y oeste.
28 R. Caminos, A Tale of Woe, Oxford 1979.
16 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Me uní a una tripulación de un barco que no era mío, pues el mío ya
me había sido arrebatado. Navegué por el valle con el curso del río,
siguiendo sus devaneos, alcanzando el norte por Chemis. Crucé por
montículos y pantanos del delta, al este de Peyet≈u, rodeé sus dos ríos.
(Al) oeste de la región de Tchemehu, me dirigí a Tehenu. Atravesé
Egipto a lo ancho, me arrastré hasta Pajasu, seguí hasta Tura, alcancé
Uaby (provincia de Oxirrinco) y entré en el Oasis mayor, recorriendo el
Alto Egipto por todos lados.
Pasé por las tribus a pie, (pues) mi caballo había sido robado y el
carro y el aparejo me lo habían quitado. Sufrí sus agravios y les grité.
Al no tenerlo, tuve que andar. Siempre iba a un pueblo que no era el
mío, a un pueblo que no conocía, como un extraño, sin mis compañeros,
teniendo que hacer amigos cada vez. Éstos se ponían a mi lado y luego
se alejaban de mí debido a lo que yo era, volvían su cabeza con desdén.
Si hubiera habido un mensaje para consolarme cuando era víctima
de la injusticia. Nadie preguntó por mis asuntos en el transcurso de mis
idas y venidas. Cuando carne y huesos están abandonados en la linde,
¿quién lo va a enterrar? No se mandó un mensaje de solidaridad.
¡Mira! Ni los muertos ni los vivos se interesan por mí, en mi
sufrimiento. ¿Qué será de ello después de tanto (en) el cementerio,
cuando esté a la vista (del dios del) horizonte?
El texto continúa en el mismo tono pesimista describiendo agravios
sufridos, esperando vanamente la ayuda de su señor que nunca llega. La
Carta literaria es un buen ejemplo de cómo la ficción se reviste de
realismo para captar mejor la atención del receptor.
Puesto que no hay consenso sobre si Unamón ha de ser considerado un
texto literario o un informe oficial, cabe señalar que, al contrario que en el
caso de la Carta literaria, durante el Reino Nuevo textos definitivamente
no-literarios van adoptando recursos literarios. El exponente más claro de
este fenómeno son los informes sobre la investigación y proceso judicial de
robos de tumbas en la orilla occidental de Tebas. El Papiro Abbott y el
Papiro Amherst datan del reinado de Ramsés IX,29 y el Papiro Mayer A de
finales del reinado de Ramsés XI.30 El estilo dramático que adoptan estos
documentos administrativos para referirse a los hechos se asemeja más a
una narración que a un informe oficial. Un pasaje de la investigación
conducida bajo Ramsés XI dice así:
29 T. E. Peet, The Great Tomb-robberies of the Twentieth Egyptian Dynasty, Oxford 1930.
30 Idem, The Mayer Papyri A & B, Londres 1920, lám. 1 (líneas 1-5), lám. 2 (líneas 10-16).
UNAMÓN 17
Primer año del Renacimiento, cuarto mes de ‰emu, día quince. Este
día se procedió al interrogatorio de los ladrones de la tumba del rey
Usermaatré-sepetenré (Ramsés II), el dios grandísimo, y de la tumba
del rey Menmaatré, Seti (I), según está recogido en el Tesoro del
palacio del rey de Egipto Usermaatré-meriamón (Ramsés III). En
cuanto al jefe de los policías, Nesuamón ha pronunciado sus nombres,
pues él estaba allí junto a los ladrones cuando pusieron sus manos en
las tumbas. Ellos han sido castigados en sus pies y manos para que
contaran la manera exacta de cómo lo habían hecho. (…)
Fue traído el acólito Nesuamón, hijo de Paybek, debido a su padre.
Fue interrogado fustigándole con una vara. Se le dijo: “Cuenta cómo se
fue tu padre con las personas que estaban con él.” Él dijo: “Mi padre
estaba allí en verdad, pero yo soy tan sólo un muchacho y no sé cómo lo
hizo.” Él fue interrogado (de nuevo), y dijo: “Vi al trabajador Ahanefer
que estaba en el lugar donde está la tumba, junto con el vigilante Nefer,
hijo de Mer, y el artesano Unmay, hijo de Aha. (Estos son) los tres
hombres que yo vi. Se llevaron oro y eso es lo que yo sé.” Fue
interrogado (de nuevo) con una vara, y dijo: “Estos tres hombres son a
quienes yo vi.”
Un segundo tipo de textos en principio no-literarios y que, sin embargo,
guardan semejanzas con Unamón son las inscripciones conmemorativas de
hazañas reales. El boletín de Ramsés II sobre la batalla de Qade≈, el envío
de una princesa hitita para esposarse con el faraón, la llamada “estela de
Israel” del rey Merneptah, las inscripciones que relatan las luchas de
Ramsés III defendiendo las fronteras de Egipto, etc., tienen, en efecto,
elementos comunes con Unamón. Los autores aprovechan el argumento de
partida, impuesto por el acontecimiento que tienen que conmemorar, para
tratar ideas que trascienden el hecho concreto. Este propósito, bien es
verdad, está presente en la mayoría de las inscripciones conmemorativas,
tanto reales como de particulares, desde los comienzos de la historia de
Egipto, pues el propósito de una inscripción es transcender. Los autores de
Época Ramésida añaden a sus composiciones, como novedad, una mayor
carga ideológica intrínseca, auténticos excursus sobre la divinidad y la
monarquía. Las inscripciones supuestamente históricas se agilizan y
adornan más que antes con recursos literarios, diálogos, monólogos,
momentos dramáticos, desarrollándose como verdaderas composiciones
literarias. De hecho, algunas inscripciones históricas fueron estudiadas y
copiadas en las escuelas como si de un texto literario se tratase, como es el
caso del poema de la batalla de Qade≈.
18 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
La llamada “estela de Bentre≈” fue grabada en Época Persa o
Ptolemáica y, sin embargo, recrea un suceso de tiempos de Ramsés II.31
Las abundantes similitudes estilísticas con textos de Época Ramésida
sugieren la posibilidad de que el texto, o una versión próxima, hubiera sido
compuesto en esta época y reeditado más tarde.32 El texto incluye
elementos presentes en Unamón, como es el envío a Naharina de una
estatuilla divina, representante del dios principal residente en Karnak.
Estando su majestad en Naharina, como era su costumbre cada año,
los gobernantes de todas las tierras extranjeras hasta (sus) confines
venían postrados debido al poder de su majestad. Traían oro y plata,
lapislázuli, turquesas y todo tipo de madera de la Tierra-de-dios sobre
sus espaldas, uno detrás de otro. El gobernante de Bajtán había hecho
traer sus presentes y había dispuesto a su hija mayor al frente,
adorando a su majestad y solicitándole vida.33 La mujer le pareció a su
majestad lo más hermoso de todo. Su titulatura fue entonces establecida
como gran esposa real Neferuré.34 Su majestad alcanzó Egipto y ella
realizó todo lo que una esposa real debía llevar a cabo.
Año veintitrés,35 segundo mes de ‰emu, día veintidós. Su majestad
estaba en la victoriosa Tebas, señora de los pueblos, haciendo ofrendas
31 Louvre C.284; KRI. II 284-287; A. de Buck, Egyptian Reading Book, Leiden 1948, p.
106-109; M. Broze, La princesse de Bakhtan, Bruselas 1989. La estela fue hallada entre
ruinas de Época Greco-romana, junto al templo de Jonsu en Karnak. Una traducción con
breve comentario puede encontrarse también en, F. Kammerzell, “Ein ägyptischer Gott reist
nach Bachatna, um die von einem Dämonen besessene Prinzessin Bintrischji zu heilen
(Betresch-Stele),” en Texte aus der Umwelt des Alten Testaments III 5, Gütersloh 1995, p.
955-964.
32 S. Morschauser, “Using History: Reflections on the Bentresh Stela,” Studien zur
altägyptischen Kultur 15 (1988) p. 203-223, sostiene que el texto se inspiró en inscripciones
de Época Ramésida y fue compuesto tras la invasión de Egipto por Cambises, quien se llevó
numerosas estatuas de divinidades, según fuentes clásicas.
33 La expresión ha de entenderse como una metáfora para referirse a un situación
diplomática específica, tal vez implicando un juramento (<nΔ, literalmente “vida”), por la
cual el faraón es percibido como señor dispensador de lo bueno y el solicitante se reconoce
como su vasallo fiel; vid. D. Lorton, The Juridical Terminology of International Relations
in Egyptian Texts through Dyn. XVIII, Baltimore 1974, p. 144-147.
34 Este pasaje está inspirado en la narración conmemorativa y, por otro lado, bastante
imaginativa y tendenciosa, del matrimonio real de Ramsés II con una princesa hitita,
llamada Maatneferuré; vid. KRI. II 233-257; 282-283.
35 En la inscripción figura el numeral quince, pero, por las fechas que se mencionan más
adelante y la proximidad gráfica al numeral veintitrés, todo parece indicar que es esta última
cifra la que debía haberse escrito.
UNAMÓN 19
a su padre Amon-Re, señor de los tronos de las Dos Tierras, durante su
fiesta de Opet-resut, su lugar favorito desde el principio. Alguien vino
entonces a informar a su majestad que un comisionado del gobernante
de Bajtán había llegado con numerosos presentes para la reina. Él fue
introducido ante el rey junto con sus presentes y dijo, adorando a su
majestad:
– ¡Loa a ti, Re de los Nueve Arcos, por ti estamos vivos!”
Besando el suelo ante su majestad, le dijo:
– He venido a ti, soberano, mi señor, debido a Bentre≈, la hermana
pequeña de la reina Neferuré. Una enfermedad ha tomado su cuerpo.
Envíe su majestad a un especialista36 para examinarla.
– Traedme al personal de la Casa de la Vida37 y al consejo de la
Residencia -dijo su majestad-.
Los trajeron inmediatamente.
– He hecho que os llamasen para que oigáis ésto: traédme a uno de
entre vosotros que sea listo y hábil escriba.
El escriba real Totemhab vino ante su majestad, quien ordenó que
marchara a Bajtán junto con el comisionado.
El especialista llegó a Bajtán y halló a Bentre≈ bajo (la influencia
de) un espíritu.38 Descubrió que era un [enemigo] con el que se podía
luchar. El gobernador de Bajtán volvió a [mandar] (a un comisionado)
ante su majestad, diciendo: “¡Oh soberano, mi señor! Que su majestad
ordene que se haga traer al dios […]”
[…] a su majestad en el año veintiséis, primer mes de ‰emu,
durante la fiesta de Amón, cuando estaba en Tebas. Su majestad
informó ante Jonsu-de-Tebas-el-bondadoso, diciendo: “¡Buen señor!
He de informar ante ti sobre la hija del gobernante de Bajtán.” Jonsude-
Tebas-el-bondadoso fue guiado hacia Jonsu-el-realizador,39 el dios
grandísimo que ahuyenta las molestias. Su majestad dijo entonces
delante de Jonsu-de-Tebas-el-bondadoso:
– ¡Buen señor! Si diriges tu rostro hacia Jonsu-el-realizador, el dios
grandísimo que ahuyenta las molestias, se hará que él marche a Bajtán.
36 rΔ-Δt “sabio.”
37 Lugar donde se practicaba medicina, magia, teología y la interpretación de sueños; cf.
Lichtheim, Ancient Egyptian Literature, III, p. 36 n. 10.
38 El término empleado es oeΔtyw, adjetivo nisbe del sustantivo oeΔ.
39 El dios Jonsu, como los demás dioses, se manifestaba en la tierra de diversas formas. En
su templo de Tebas, la principal forma parece ser que encarnaba su carácter bondadoso (nfr-
™tp). Para el caso concreto que le presenta el rey, alejar afecciones (≈moew) de un cuerpo,
es su faceta de ejecutor de planes (ir-sΔr) la que es requerida para entrar en acción.
20 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Afirmación rotunda.40
– Concédele tu protección y yo haré que su majestad marche a
Bajtán, para liberar a la hija del gobernante de Bajtán.
Afirmación rotunda de Jonsu-de-Tebas-el-bondadoso. A
continuación, le otorgó cuatro veces protección a Jonsu-el-realizadoren-
Tebas. Su majestad ordenó que Jonsu-el-realizador-en-Tebas fuera
llevado en una gran barca (junto con) cinco barcas grandes, un carro y
numerosos caballos del Este y del Oeste.
El dios llegó a Bajtán al completar un año y cinco meses. El
gobernador de Bajtán, junto con su tropa y oficiales, fue a recibir a
Jonsu-el-realizador. Se postró y dijo: “Has venido a nosotros (para)
satisfacernos, según lo ordenado por el rey de Egipto Usermaatrésetepenré
(Ramsés II).” El dios fué al aposento donde estaba Bentre≈.
Realizó un conjuro a la hija del gobernante de Bajtán y ella sanó
inmediatamente.
El espíritu que estaba en ella dijo ante Jonsu-el-realizador-en-
Tebas: “¡Bienvenido! dios grandísimo que ahuyenta las molestias.
Bajtán es tu pueblo, su gente son tus siervos, yo soy tu siervo. Yo me
marcharé a la morada de donde vine para que estés satisfecho con
respecto a lo que viniste (a hacer aquí). Ordene tu majestad celebrar un
día de fiesta conmigo y con el gobernante de Bajtán.” El dios se (lo)
confirmó a sus sacerdotes: “Haced que el gobernante de Bajtán
disponga una gran ofrenda ante este espíritu.” Cuando esto ocurría
entre Jonsu-el-realizador-en-Tebas y el espíritu, el gobernante de
Bajtán estaba junto con su tropa, (sintiendo) un gran respeto. Dispuso
entonces una gran ofrenda ante Jonsu-el-realizador-en-Tebas y el
espíritu. El gobernante de Bajtán celebró un día de fiesta por ellos, y el
espíritu se marchó finalmente al lugar que quiso, según lo que Jonsu-elrealizador-
en-Tebas había ordenado.
El gobernante llamó a los notables y a todos los hombres que
estaban en Bajtán, y les dijo lo que estaba urdiendo: “Haré que este
dios continúe en Bajtán, no permitiré que se marché a Egipto.”
El dios pasó tres años, cuatro meses y cinco días en Bajtán.
Entonces, cuando el gobernante estaba durmiendo en su cama, vio al
dios que estaba saliendo de su arca como un halcón de oro, alzando el
vuelo hacia Egipto. Se despertó asustado y les dijo a los sacerdotes de
Jonsu-el-realizador-en-Tebas: “Este dios todavía está aquí con
nosotros y debe marcharse a Egipto. Haced que su carro se marche a
40 La actuación del rey con las imágenes divinas reproduce un oráculo. Sobre este tema, cf.
J. C£ernyOE, “Egyptian Oracles,” en R. A. Parker, A Saite Oracle Papyrus from Thebes,
Providence 1962, p. 35-48.
UNAMÓN 21
Egipto.” El gobernante de Bajtán hizo que el dios se fuera a Egipto y
que se le concedieran muchos valiosos presentes de todo lo bueno, una
escolta y numerosos caballos. Llegaron finalmente a Tebas y Jonsu-elrealizador-
en-Tebas fue al templo de Jonsu-en-Tebas-el-bondadoso.
Depositó los presentes que el gobernante de Bajtán le había concedido,
todo lo bueno, delante de Jonsu-en-Tebas-el-bondadoso, sin quedarse
nada para su templo. Jonsu-el-realizador-en-Tebas regresó a su templo
en el año treinta y tres, segundo mes de Peret, día diecinueve del rey de
Egipto Usermaatré-setepenré -¡que se le conceda vida como la de Re
por siempre!
22 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Traducción
Año quinto,41 cuarto mes de la estación ‰emu, día dieciseis: día de
partida de Unamón, veterano del portal del templo de Amón, señor de los
tronos de las Dos Tierras, para traer la madera de la noble barca de Amon-
Re, rey de los dioses, que está en [el río, llamada] ‘Amonuserhat’.
El día de mi llegada a Tanis, donde residen Semendes y Tenetamón, les
hice entrega de las cartas de Amón, rey de los dioses. Hicieron que les
fueran leídas en su presencia, y dijeron (al unísono): “¡(Lo) haré! según la
palabra de Amón, rey de los dioses y señor nuestro.”
Pasé en Tanis desde el cuarto mes de ‰emu42 (hasta que) Semendes y
Tenetamón me enviaron con el capitán de navío Mengebet. Descendí hasta
el mar de Siria en el primer mes de ‰emu, día uno.43 Llegué a Dor, una
población de Cheker,44 y Bidir, su gobernador, hizo que me fueran traídos
cincuenta panes, una vasija de vino y una pierna de buey. Uno de los
hombres de mi embarcación se fugó, robando [una vasija] de oro [por valor
de] cinco deben, cuatro vasijas de plata por valor de veinte deben y un saco
41 La fecha se refiere a la nueva era inaugurada por Ramsés XI en el año decimonoveno de
su reinado y, por tanto, equivale a su vigésimocuarto año, ca. 1075 a. C.
42 La fecha de salida del puerto de Tanis parece irreconciliable con la de fecha mencionada
al comienzo de la narración, asumiendo que la primera de ellas indique el día que Unamón
zarpó de Tebas, pues en ambos casos se trata del cuarto mes de la estación ‰emu. Tratando
de evitar corregir el texto del escriba, una posibilidad es que ambas fechas se refieran,
primero de forma completa y luego abreviada, a un mismo evento, a la salida de Unamón de
Tanis hacia Biblos. A. Egberts, “The Chronology of the Report of Wenamun,” Journal of
Egyptian Archaeology 77 (1991) p. 59-60, sugiere que Unamón no partió de Tebas, sino de
el-Hiba, donde se hayó la copia de su relato. En este caso Unamón sí podría haber llegado a
Tanis en quince días, dentro de la segunda mitad del cuarto mes de ‰emu. Egberts (p. 59)
argumenta también que la preposición ≈oe< no debe ser identificada con r-≈oe< “hasta (el
final de),” pues con el verbo iri expresando el paso de tiempo adquiere el sentido de
“desde.”
43 La lectura de los signos parece cierta, aunque es difícil explicar la cronología de los
hechos mencionados dada la ambigüedad con la que el autor relaciona las fechas con las
acciones emprendidas. El texto parece implicar que Unamón permaneció en Tanis ocho
meses antes de zarpar hacia Biblos.
44 Âkr figura en el texto como un topónimo. Las fuentes egipcias mencionan ©kr también
como gentilicio, formando parte de los Pueblos del Mar. Este término es mencionado por
primera vez en el reinado de Ramsés III y por última en el relato de Unamón; cf. Goedicke,
Wenamun, p. 175-185. Dor se ubica en la ladera sur del monte Carmelo, más o menos
coincidiendo con la moderna Haifa.
UNAMÓN 23
de plata de once deben; [llevándose un total de] cinco deben de oro y
treinta y un deben de plata.45 Cuando me levanté esa mañana, me dirigí
hasta donde estaba el gobernador y le dije:
– He sido robado en tu puerto. ¡Tú eres el gobernador de esta tierra! ¡tú
eres su juez46! Busca mi dinero.47 El dinero le pertenecía a Amon-Re, rey
de los dioses, señor de las tierras, y a Semendes, y a Herihor, mi señor, y a
los otros grandes de Egipto. Sería tuyo, y de Uaret, y de Mekemer, y de
Chekerbaal, el gobernador de Biblos.
– ¿Eres ignorante o (demasiado) listo?48 ¡Mira! no veo el sentido de la
reclamación que me has hecho. Si hubiera sido un ladrón que perteneciera a
mi tierra quien hubiera bajado a tu barco y hubiera robado tu dinero,
entonces yo te lo compensaría de mi almacén hasta que se descubriese
quién fue tu ladrón. ¡Eh! En cuanto al ladrón que te robó, él es tuyo, él
pertenece a tu barco. Pasa algunos días aquí conmigo, yo le buscaré.
Había pasado nueve días atracado en el puerto, y fui junto a él y le dije:
– No has encontrado mi dinero. [Déjame que vaya] con los capitanes de
navío, con los que se van a la mar.
– Calla […] Escucha mis [palabras … lo que] yo te digo. […] en donde tú
estés, te apoderas de sus […], así como de […], hasta que vayan a buscar al
ladrón de (entre) ellos, quien [lo robó …] el puerto […] Tiro.
Zarpé de Tiro al despuntar el alba […] Chekerbaal, gobernador de Biblos
[…] barco, y encontré dinero: había treinta deben. Los cogí […]
45 El deben era la medida empleada para todo tipo de metales, equivalente a noventa y un
gramos.
46 Smty, derivado del verbo smtr que denota “investigar,” “examinar.”
47 A finales del segundo milenio a. C. el valor de los diferentes artículos se expresaba por
medio del deben o de su fracción decimal, el ket, y tomando como referencia el oro, la plata
o el cobre. La plata era en esta época considerada en Egipto de mayor valor que el oro al ser
más escasa. Compárese, por ejemplo, el tesoro de Tutanjamon, en el que abunda el oro, con
el tesoro hallado en las tumbas reales de Tanis, en el que los artículos de lujo se elaboraron
en plata. En este texto la plata es mencionada como la unidad de cambio por excelencia. La
acuñación de moneda, sin embargo, no aparecerá en Egipto hasta Época Ptolemaica.
48 Expresión de difícil explicación, tanto desde el punto de vista gramatical como
semántico. Bidir se refiere a Unamón contraponiendo una característica al parecer negativa,
literalmente “pesado,” con una positiva, “excelente.” La preposición n, con la que
comienzan las dos cláusulas, puede añadir valor enfático o interrogativo a la oración.
Goedicke, Wenamun, p. 35, interpreta el comienzo de la intervención de Bidir como un
saludo del tipo n koe.k “¡A tu salud!”
24 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
– […] vuestro dinero y permanecerá conmigo hasta que encontréis al […]
que lo robó. Vosotros no (me) robásteis, pero yo lo cogeré salvo que
vosotros […]
Ellos se marcharon, y yo planté una tienda al borde del mar, (en) el
puerto de Biblos. […] Amón-del-camino, y guardé sus pertenencias en su
interior. El gobernador de Biblos me escribió, diciendo: “Vete de mi
puerto.” Y yo le respondí: “¿A dónde [puedo ir], si […] un barco que me
transporte? Haz que sea llevado a Egipto de vuelta.”
Pasé veintinueve días en su puerto,49 y él estuvo ese tiempo
escribiéndome a diario para decirme, “vete de mi puerto.” Entonces,
cuando él estaba ofreciendo a sus dioses, la divinidad tomó a uno de sus
muchachos50 y le puso en trance. Le dijo: “Trae [al dios] arriba. Trae al
comisionado que lo lleva, pues es Amón quien le envía, él es quien le ha
hecho venir.”
La noche en la que ocurrió el trance, yo había encontrado un barco que
se dirigía a Egipto. Había cargado en él todo lo mío y estaba esperando a la
oscuridad para, cuando descendiera, cargar al dios y no permitir que lo
viese otro. Vino entonces el supervisor del puerto y me dijo:
– Quédate hasta mañana, de parte del gobernador.
– ¿No eres tú quien se pasaba el tiempo viniendo diariamente a decirme,
“vete de mi puerto”? ¿No dirás acaso quédate esta noche para hacer que el
barco que he encontrado se vaya y vengas a decir(me de nuevo), “vete de
regreso”?
Se marchó y se lo contó al gobernador. El gobernador entonces escribió
al capitán del barco, diciéndole: “Quédate hasta mañana, de parte del
gobernador.”
Llegó la mañana, y él envió (a alguien) y me llevó arriba, mientras el
dios se quedaba en la tienda donde estaba, en la orilla del mar. Le encontré
sentado en su cámara superior. Estaba dando la espalda a una ventana y las
olas del gran mar de Siria rompían detrás de él. Le dije:
– ¡Que Amón (te) sea propicio!
49 Recuérdese que en Dor Unamón esperó nueve días y al décimo subió a parlamentar con
el gobernador Bidir para abandonar el puerto. En el caso de Biblos, espera veintinueve y se
dispone a zarpar el día treinta. Estas dos referencias reflejan la división egipcia del tiempo,
en meses de treinta días y, a su vez, éstos divididos en semanas de diez.
50 El término empleado es <∂d <oe; y para “trance” Δoewt; vid. A. Cody, “The Phoenician
Ecstatic in Wenamu$n. A Professional Oracular Medium,” Journal of Egyptian
Archaeology 65 (1979) p. 99-106.
UNAMÓN 25
– ¿Cuántos días hace que viniste de donde está Amón?
– Cinco meses completos hasta hoy.
– Correcto. ¿Dónde está el documento de Amón que has de tener?
¿Dónde está la carta del sumo sacerdote de Amón que has de tener?
– Se los dí a Semendes y a Tanetamón.
– ¡No tienes entonces ni documento, ni carta! -Me dijo enfurecido-.
¿Dónde está el barco de pino que Semendes te dió? ¿Dónde está su
tripulación de sirios? ¿No te entregaría a ese capitán de navío extranjero
para que así él te matara y fueras arrojado al mar? (Y, entonces,) ¿con
quién iban ellos a buscar al dios? Y a ti igual, ¿con quién iban ellos a
buscarte?
– ¿Que no es un barco de Egipto? Todos los que navegan con Semendes
son tripulación de Egipto. Él no emplea tripulación de Siria.
– ¿No hay veinte barcos aquí, en mi puerto, que hacen negocios con
Semendes? En cuanto a Sidón, el otro (puerto) por el que tú pasaste, ¿no
había otros cincuenta barcos allí que hacen negocios con Uarqatar y
transportan hasta su casa?
Permanecí un buen rato en silencio. Él me preguntó entonces:
– ¿Para qué asunto has venido?
– He venido en busca de la madera para la noble barca de Amon-Re, rey
de los dioses. Tú también has de hacer lo que tu padre y el padre de tu
padre hicieron.
– En verdad51 ellos lo hicieron. Yo lo haré cuando tú me entregues
(algo) por hacerlo. ¡Sí! los míos realizaron este asunto cuando el faraón
trajo seis barcos52 portando productos de Egipto y fueron descargados en
sus almacenes. Tú, ¿qué me has traido a mí?
Hizo que trajeran el registro de sus antecesores y que lo leyeran en mi
presencia. Encontraron mil deben de plata y toda clase de bienes
(mencionados) en su registro. Él me dijo:
– Si el gobernante de Egipto fuera el señor de lo mío, y yo fuera su
siervo, no hubiera él hecho traer plata y oro para decir, “llevarás a cabo el
asunto de Amón.” No fue un presente de coronación53 lo que se le hizo a
mi padre. En cuanto a mí, yo no soy tu siervo, ni tampoco el siervo de
51 Goedicke, Wenamun, p. 74, sugiere que la lectura no ha de ser m moe<t “en verdad,” sino
m ≈w “en trueque.”
52 Goedicke, Wenamun, p. 75, establece la equivalencia entre seis barcos y seis
expediciones diferentes en busca de madera para construir una nueva barca de Amón,
remontando esta tradición hasta el siglo XVI a. C.
53 El término mrk se ha relacionado con el semítico occidental mlk “rey,” “real.”
26 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
quien te envía. Cuando yo clamo gritando al Líbano, los cielos se abren y la
madera yace a la orilla del mar.54 Entrégame las velas que tú trajiste para
conducir los barcos con tu madera a ≤Egipto≥; entrégame las sogas que tú
trajiste [para atar los] pinos que yo tale para ti […] que yo te haga y las
velas de tus barcos; la madera es pesada y se romperán, y tú morirás en
medio del mar. ¡Mira! cuando Amón pone a Seth a su lado, él truena en el
cielo. Amón ha provisto todas las tierras. Cuando hubo provisto primero a
la tierra de Egipto, de la que tú vienes, él aprovisionó a las demás. Así, de
ella ha venido la recompensa hasta llegar a donde yo estoy. Así, de ella han
venido las enseñanzas hasta llegar a donde yo estoy.55 ¿Qué es, entonces,
este viaje descabellado que te hacen emprender?
– ¡Falso! No es un viaje descabellado el mío. No hay ningún barco sobre
el río que no pertenezca a Amón. Suyo es el mar y suyo es el Líbano, del
que tú dices, “es mío.” Es próspero para ‘Amonuserhat’, la señora de todas
las barcas. ¡Sí! fue Amón, rey de los dioses, quien le dijo a Herihor, mi
señor, que me enviase; y él hizo que yo viniera con este gran dios. ¡Mira! tú
has hecho que este gran dios pase veintinueve días atracado en tu puerto.
¿Es que no sabías que estaba aquí? ¿Es que ya no es el que era? ¿Vas a
empezar tú una disputa por el Líbano cuando Amón es su señor? En cuanto
a lo que has dicho, que los reyes anteriores hicieron traer plata y oro: si
ellos hubieran tenido vida y salud no hubieran hecho traer esas cosas. Fue
en vez de vida y salud que ellos hicieron traer esas cosas a tus antecesores.
Amón, rey de los dioses, él sí es el señor de la vida y la salud, él es el señor
de tus antecesores. Ellos pasaron sus vidas ofreciendo a Amón; tú también
eres siervo de Amón. Si tú le dices a Amón, “¡sí!,” y ordenas su asunto, tú
vivirás, prosperarás y estarás sano, tú serás bueno para toda tu tierra y para
54 S. Morschauser, “‘Crying to the Lebanon’: A Note on Wenamun 2, 13-14,” Studien zur
altägyptischen Kultur 18 (1991) p. 317-330, aludiendo a prácticas jurídicas del Próximo
Oriente, sostiene que se trata de un juramento en el que el monte del Líbano figura como la
divinidad invocada: “Invoqué solemnemente al Líbano, quien abre los cielos: ‘¡La madera
deberá yacer aquí en la orilla!’” Morschauser interpreta que el gobernante de Biblos
manifiesta su lealtad a Egipto, pero no a Semendes ni a Herihor, quienes envían a Unamón,
sino exclusivamente a Ramsés XI. J. Winand, “Deref Ounamon 2,13-14,” Göttinger
Miszellen 138 (1994) p. 95-108, interpreta el pasaje como la proclamación de Chekerbaal de
que él es el dueño de la montaña de cedros en conjunción con la divinidad.
55 El sentido de las últimas frases, relativas al papel dispensador del dios Amón, no está del
todo claro. El término mnΔt, traducido como “recompensa,” significa literalmente
“excelencia.” Generalmente las traducciones le han otorgado para este pasaje el sentido de
“técnica,” tal vez como paralelo a sboe “enseñanza(s).” Sobre las irregularidades en el
lenguaje utilizado por los extranjeros del relato, ver H. Satzinger, “How Good was Tjeker-
Ba<l’s Egyptian? Mockery at foreign diction in the Report of Wenamu$n,” Lingua
Aegyptia 5 (1997) p. 171-176.
UNAMÓN 27
tu gente. No desees para ti algo que es de Amón, ≤rey≥ de los dioses, pues
un león quiere a sus pertenencias. Haz que me traigan a tu escriba y le
enviaré (un mensaje) a Semendes y a Tanetamón, los administradores que
Amón ha asignado para el norte de su tierra, y ellos harán que se traiga toda
clase de bienes. Le enviaré para que les diga: “Haced que lo traigan hasta
que yo regrese al sur.” Haré, entonces, que os devuelvan también todos
vuestros gastos.
Él le entregó mi carta a su comisionado. Subió la quilla, la proa, la popa
y otros cuatro maderos más, en total siete, y los hizo llevar a Egipto.
Cuando su comisionado que marchó a Egipto regresó a Siria en el primer
mes de Peret,56 Semendes y Tanetamón habían hecho traer cuatro jarras y
una vasija de oro y cinco jarras de plata, diez vestidos de lino real y diez
gasas, quinientas alfombras,57 quinientas piernas de vacuno, quinientas
sogas, veinte sacos de lentejas y treinta cestas de pescado. Ella hizo que me
trajeran a mí cinco vestidos de lino, cinco gasas, un saco de lentejas y cinco
cestas de pescado.
El gobernador estaba gozoso, y mandó a trescientos hombres y
trescientos bueyes, y asignó a oficiales al frente para que talasen la madera.
Fue talada, y dejada allí durante la estación de Peret. En el tercer mes de
‰emu fue transportada a la orilla del mar. El gobernador salió y se paró a
su lado y mandó a buscarme para decirme, “ven.” Cuando fui llevado junto
a él, la sombra de su parasol me cubrió. Penamón, un mayordomo suyo, se
adelantó para decir: “La sombra del faraón -¡vida, prosperidad, salud!-, tu
señor, te ha cubierto.”58 Él se enfadó y le dijo: “!Déjale!” Cuando fui
llevado junto a él, se dirigió a mí:
– ¡Mira! el asunto que mis antecesores realizaron en el pasado yo lo he
llevado a cabo, (a pesar de que) tú no has hecho lo que tus antecesores
hicieron por los míos. El último de tus maderos ha llegado y está ya listo.
56 El mensajero de Chekerbaal navega de Biblos a Tanis ida y vuelta en tres meses
aproximádamente, descontando el tiempo de las negociaciones que tuviera que llevar a cabo
con Semendes y Tanetamón y el aprovisionamiento de los regalos como pago a Chekerbaal
por sus servicios. Unamón había tardado cuatro meses en navegar sólo de Tanis a Biblos,
pero lo suyo fue una carrera de obstáculos.
57 Léase n<< §n “suave estera” o “jubón;” sin embargo, algunos han interpretado el signo
de la paleta de escriba, que figura como el logograma n<< “estera,” como una referencia a
“rollos de papiro.”
58 La sombra connota protección, tanto en el Próximo Oriente como en Egipto; cf. H. M.
Jackson, “‘The Shadow of Paraoh, your lord, falls upon you’: Once Again Wenamun 2.46,”
Journal of Near Eastern Studies 54 (1995) p. 273-286. Nótese el uso metafórico de la
sombra en el relato del Náufrago, n. 36.
28 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Actúa según mi deseo, ve a cargarlos. ¿Es que acaso no se te ha concedido?
No vayas a mirar el peligro del mar: cuando tengas en cuenta el peligro del
mar, ten el mío también en cuenta.59 Y no te he hecho lo que les pasó a los
comisionados de Jaemuase:60 cuando habían transcurrido diecisiete años en
esta tierra, murieron en sus puestos.
Dijo a su mayordomo: “Llévale y déjale que vea sus tumbas donde
yacen.”
– No me hagas verlo. En cuanto a Jaemuase, humanos eran los que él te
envió como comisionados y humano era él mismo. (Además,) tú no tienes
ahora a ninguno de sus comisionados, aunque digas, “vete a ver a tus
compañeros.” No te regocijarías habiendo mandado hacer una estela con
una inscripción que dijera:
“Amon-Re, rey de los dioses, ha hecho que Amón-del-camino, su
comisionado -¡vida, prosperidad, salud!-, viniera a mí junto con
Unamón, su comisionado humano, a por la madera de la noble barca de
Amón, rey de los dioses. Yo la talé, la cargé y dispuse mis barcos y mi
tripulación. Hice que llegasen a Egipto para pedir para mí a Amón
cincuenta años de vida más de lo dispuesto en mi destino.”61
Y si ocurriera que otro día viniera un comisionado de la tierra de Egipto
que conociera la escritura y leyera tu nombre en la estela,62 recibirías
libaciones de Occidente, como (se hace para) los dioses de allí.
– Gran exposición retórica has pronunciado.
– En cuanto a las cosas que me has dicho, si llego hasta el sumo
sacerdote de Amón y él ve tu aportación, será tu aportación lo que te
reportará beneficios.
59 La interpretación generalizada de este pasaje es que Chekerbaal le insta a Unamón a
abandonar Biblos cuanto antes; sin embargo, Goedicke, Wenamun, p. 104-105, interpreta
que Chekerbaal no quiere poner en peligro ni su barco ni a su gente y le previene de zarpar
con mala mar, después de todo Unamón ya tenía asegurado lo que quería.
60 Probablemente haya que identificarlo con un visir de Ramsés IX y Ramsés X llamado
Jaemuase, o en un pasado más lejano, con un prominente hijo de Ramsés II, aunque hay
quien le ha identificado con el mismo Ramsés IX o con Ramsés XI, quienes también
adoptaron este nombre; cf. Goedicke, Wenamun, p. 106-107.
61 La idea del destino en egipcio (≈oei) está estrechamente ligada a los años de vida sobre la
tierra; cf. S. Morenz – D. Müller, Untersuchungen zur Rolle des Schicksals in der
ägyptischen Religion, Berlín 1960.
62 La lengua y la escritura empleada por el gobernador de Biblos para su inscripción sería
probablemente la fenicia. Véase J.-L. Cunchillos – J-Á Zamora, Gramática Fenicia
Elemental, Madrid 1997.
UNAMÓN 29
Me fui a la orilla del mar, donde yacían las maderas. Avisté once barcos
que pertenecían a los cheker, y venían de (alta) mar para decir:
“¡Detenedle! No permitáis que ningún barco a su cargo salga hacia Egipto.”
Yo me senté entonces a llorar. El escriba del gobernador vino a mí.
– ¿Qué te ocurre?
– ¿Es que no ves a los pájaros migrar por segunda vez hacia Egipto?
Mírales viajar hacia el Delta.63 ¿Hasta cuándo me quedaré yo aquí? ¿Acaso
no ves a los que vienen de nuevo a detenerme?
Se marchó y se lo contó al gobernador. El gobernador lloró entonces,
porque lo que se le dijo era grave. Hizo que su escriba viniera a mí y me
trajera dos jarras de vino y una oveja. Hizo también que me trajeran a
Tinetnit, una cantante de Egipto que estaba a su cargo, diciéndole:
“Cántale. No permitas que se preocupe.” Y él me escribió, diciendo:
“Come; bebe; no te preocupes, y escucha lo que diré mañana.”
A la mañana siguiente, convocó su asamblea.64 Estando en medio de
ellos, les dijo a los cheker:
– ¿Qué viaje es el vuestro?
– Venimos tras los barcos (para) abordar al que tú mandes a Egipto con
nuestro rival litigante.
– Yo no puedo detener al comisionado de Amón en mi tierra. Dejad que
yo le despache, y luego marchareis vosotros tras él a detenerlo.
Él me embarcó y me despachó del puerto. Los vientos me empujaron
hacia la tierra de Ala≈ia.65 Los del poblado salieron para matarme, (pero)
me abrí paso entre ellos hacia donde estaba Hatiba, la gobernadora. La
encontré cuando salía de uno de sus edificios y entraba en otro. La saludé,
y dije a los que estaban junto a ella:
– ¿No hay ninguno entre vosotros que entienda egipcio?
– Yo (lo) entiendo. Dijo uno de ellos.
63 Egberts, Journal of Egyptian Archaeology 77, p. 62-67, en contra de los demás
comentaristas, interpreta qb™w no como una referencia al “Delta,” en paralelo a “Egipto,”
sino como una forma ambigua de referirse al norte.
64 El término utilizado para asamblea es mô<eid atestiguado en ugarítico y en hebreo; cf. J.
E. Hoch, Semitic Words in Egyptian Texts of the New Kingdom and Third Intermediate
Period, Princeton 1994, p. 126; y anteriormente, J. A. Wilson, “The Assembly of
Phoenician City,” Journal of the Ancient Near East 4 (1945) p. 245.
65 Topónimo identificado con la isla de Chipre. Véanse las cartas de Amarna EA 33-39
escritas por el rey de Ala≈ia y dirigidas al rey de Egipto, ca. 1370 a. C.; supra p. 139. La
documentación del archivo de Ugarit refleja los estrechos vínculos que unían a esta isla con
la costa de Siria hacia el año 1200 a. C.
30 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
– (Pues) dile a mi señora que he oído desde donde reside Amón que si
una injusticia es cometida en cualquier (otra) población, justicia se hace en
Ala≈ia. ¿O es que se cometen injusticias a diario aquí (también)?
– ¡Eh! ¿Qué has dicho? -Replicó ella-.
– Si el mar (me) arrastra y el viento (me) empuja hacia la tierra donde tú
estás, ¿permitirás acaso que me reciban para matarme, siendo yo enviado
de Amón? ¡Mira! a mí me pueden buscar cualquier día, pero en cuanto a la
tripulación del gobernador de Biblos a quienes buscan para matar, ¿no
encontrará su señor diez tripulaciones a tu cargo y les matará del mismo
modo?
Convocó a la gente a reunirse, y me dijo: “Duerme …
UNAMÓN 31
Comentario
I. Egipto y el Líbano
En la época en la que Unamón emprende viaje al Líbano, la situación
política interna de Egipto es compleja, pero no necesariamente conflictiva.
El rey de Egipto, Ramsés XI había delegado la administración civil, militar
y religiosa en dos de sus súbditos. Cada uno de ellos gobernaba desde un
extremo del país, el sur desde Tebas y el norte desde Tanis. El
reconocimiento mutuo y la figura del monarca facilitó que el equilibrio
entre los dos polos pudiera mantenerse.
Si bien esta situación era relativamente asumible dentro del país, las
cosas se complicaban en lo concerniente a la política exterior. Las
competencias de uno y otro se desdibujan, provocando confusión entre los
vasallos y aliados, o al menos se les daban razones para fingir que lo
estaban. La misión que se le encomienda a Unamón la ordena Herihor,
sumo sacerdote de Amón en Karnak y visir del Alto Egipto entre otros
títulos. Este es el origen de los problemas de Unamón, pues
tradicionalmente las misiones al extranjero las despachaba el rey, que era la
autoridad reconocida por los demás gobernantes.
Unamón era miembro del clero de Amón, un veterano del templo de
Karnak. Este título, el único que menciona, está atestiguado en épocas
anteriores, pero no es común en el Reino Nuevo. Curiosamente, el
Onomasticon de Amenemope lo incluye en su relación de cargos asociados
con el culto.66 De lo que no cabe duda es de que era un título de poca
importancia, no a la altura de la misión que se le encomienda al
protagonista.
Su nombre, Wn-Imn, que significa “Viva-Amón,” revela su a priori
devoción por la divinidad. Existen documentos contemporáneos, fechados
en el año doce y diecinueve de Ramsés XI, donde se menciona a un tal
Unamón, lo que indica al menos que el nombre estaba en uso.67
66 A. H. Gardiner, Ancient Egyptian Onomastica I, Oxford 1947, p. 60-61, líneas 10-11 de
la segunda página del Golénischeff Onomasticon.
67 Un asistente (≈msw) llamado Unamón participa en robos de tumbas en el Valle de los
Reyes cuatro años antes del viaje a Biblos, según el Papiro Abbott 8a, 27, y el Papiro
Mayer A 9, 5 y 12, 17; cf. T. E. Peet, The Great Tomb-robberies of the Twentieth Egyptian
Dynasty, Oxford 1930, lám. 23; idem, The Mayer Papyri A & B, Londres 1920, lám. 8, 10.
El mismo nombre, con el título de vigía (wr≈w), aparece como mensajero entre dos oficiales
32 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
El protagonista navega por el Nilo desde Tebas a Tanis sin problemas, y
allí es recibido hospitalariamente. La importancia del culto a Amón era tan
grande, que el visir del Bajo Egipto, Semendes, y su mujer, se ofrecen en el
acto a apoyar la empresa de Herihor y Unamón. A pesar de su buena
disposición, le crean tres problemas al protagonista, aunque él no los saque
a relucir en su relato e incluso intervenga en su defensa. Primero parece ser
que le retuvieron en Tanis bastantes meses sin razón aparente, o al menos
no explicitada. En segundo lugar, se quedan con las credenciales que el
comisionado tebano debía llevarse consigo para mostrárselas al gobernador
de Biblos. Y tercero, le embarcan en una nave de tripulación extranjera y
uno de sus miembros le robará los objetos de valor que llevaba para
facilitarle su misión.
Unamón, a pesar de su filiación tebana, trata en todo momento con
sumo respeto a Semendes y a Tenetamón en su narración de los hechos.
Los menciona como cofinanciadores del viaje junto con Herihor y el
mismo Amón, confía en ellos cuando tiene que salir del apuro en el que se
encuentra durante la audiencia con el gobernador de Biblos, y ellos le
responden a la altura de sus expectativas. Es más, Tenetamón le envía
enseres para hacerle más confortable su estancia en el Líbano y su regreso a
Egipto. Este gesto trae a la memoria la especial relación que unía a Sinuhé
con la reina, esposa de Sesostris I y, en general, el importante papel que la
mujer desempeñaba dentro de la sociedad, si bien no hicieran ostentación
de ello como lo hacían los hombres en sus (auto)biografías.
Es significativo que Unamón no nombra al faraón en todo su relato, ni
siquiera figura entre los que cofinanciaron la empresa. Incluso cuando
Chekerbaal, gobernador de Biblos, indirectamente se desentiende de las
personas que patrocinaban el viaje, Herihor y Semendes, insinuando que de
ser el rey su actitud podría ser otra, Unamón acude en ayuda de Semendes
y no de Ramsés XI. Un egipcio en la corte de Biblos menciona al faraón en
abstracto, en una frase metafórica, sin referirse a la realidad. De hecho, se
presume que el faraón de entonces era Ramsés XI por cómo el texto se
refiere a Herihor y a Semendes, pues tampoco se incluye el nombre del rey
en la fórmula de datación que abre el relato: “Año quinto, cuarto mes de la
estación ‰emu,” circunstancia ciertamente inusual.
La madera de cedro del Líbano era apreciada en todo el Oriente
Próximo, y los reyes asirios que llegaron hasta la costa mediterránea en
aquella época también se la llevaban de vuelta para emplearla en la
construcción de sus templos. Egipto venía aprovisionándose allí de madera
de la administración en Tebas, en el año noveno de Ramsés IX; cf. J. C£ernyOE, Late
Ramesside Letters. Bibliotheca Aegyptiaca IX, Bruselas 1939, p. 70 (línea 4); E. F. Wente,
Letters from Ancient Egypt, Atlanta 1990, p. 172-173.
UNAMÓN 33
desde tiempos de Tutmosis III por lo menos, es decir, desde hacía cuatro
siglos. Probablemente ya ocurriera mucho antes, pues las relaciones de
Egipto con Biblos eran muy estrechas desde los comienzos de la Historia.
Sennefer, alto cargo en la administración de Tutmosis III, señala de forma
indirecta en su tumba que el aprovisionamiento de cedro del Líbano se
efectuaba mediante trueque. Junto a la noticia de la adquisición de madera
en la “Tierra-de-dios,” menciona cómo él realizó en nombre de su majestad
numerosas ofrendas a la diosa de Biblos, Hathor.68
Jefes del Líbano talando madera de cedro para el rey de Egipto, Seti I.
Una de las escenas grabadas sobre la pared exterior de la gran sala
hipóstila del templo de Karnak representa al rey Seti I en campaña por el
Líbano, a comienzos del siglo XIII a. C. El texto que acompaña a las
figuras dice así:69
68 Urk. IV 535, 2-16.
69 KRI. I 13, 8-9; 14, 1-7; The Battle Reliefs of King Sety I. Reliefs and Inscriptions at
Karnak, IV. The University of Chicago Oriental Institute Publications 107, Chicago 1986,
lám. 9; W. Wreszinski, Atlas zur altaegyptischen Kulturgeschichte, II, Leipzig 1935, lám.
34-35.
34 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
[Los jefes del] Líbano han cortado [madera para] la gran barca
fluvial [‘Userha]t’ y también para los mástiles de Amón.
Discurso del portador del abanico a la derecha del rey, en respuesta
al Buen Dios: “Se hace según todo lo que has dicho, ¡oh Horus!, quien
vivifica las Dos Tierras. Tú eres como Montu sobre todas las tierras
extranjeras: cuando los jefes de Siria te ven, tu majestuosidad recorre
sus cuerpos.”
Los grandes jefes del Líbano dicen, adorando al señor de las Dos
Tierras, ensalzando su fortaleza: “Uno te mira como (mira a) tu padre
Re: uno vive al verte.”
II. La experiencia siria
En el contexto histórico-político del relato se dibujaron de forma
impresionista, mediante citas textuales, los contactos entre Egipto y Siria-
Palestina. Los pasajes e información presentados provenían de
inscripciones conmemorativas, describiendo casi exclusivamente conflictos
violentos. Pero los contactos pacíficos y migraciones entre Egipto y sus
vecinos del norte fueron constantes durante Época Ramésida.
El diario de un oficial destinado en la frontera nororiental de Egipto, tal
vez en Sile, registra los movimientos de personal en el tercer año del
reinado de Merneptah y, entre otros detalles, contabiliza los mensajes
despachados a diversos oficiales residentes en Siria y al gobernante de Tiro,
Baalutermeg.70 Bajo el reinado de su sucesor, Seti II, una carta enviada por
un escriba en la misma frontera informa a su superior, escriba del Tesoro,
sobre la entrada por el área de Sile de tribus ‰a≈u que venían de Edom
con sus ganados.71 En la polémica satírica entre dos escribas de Época
Ramésida, texto incluido en el Papiro Anastasi I,72 se citan numerosos
topónimos de la costa de Palestina y Siria, mostrando el alto conocimiento
que se tenía sobre la geografía de las regiones septentrionales.
A pesar de que estos documentos testimonien la familiaridad con que los
egipcios se relacionaban con Palestina y Siria, los viajes al extranjero
seguían sin ser el plato favorito de la mayoría de los egipcios. El Papiro
70 BM. 190246; Papiro Anastasi III (vs. 6, 1-5, 9), Gardiner, Late-Egyptian Miscellanies, p.
31-32; Caminos, Late-Egyptian Miscellanies, p. 108-113.
71 BM. 10245; Papiro Anastasi VI (51-61), Gardiner, Late-Egyptian Miscellanies, p. 76-77;
Caminos, Late-Egyptian Miscellanies, p. 293-296.
72 A. H. Gardiner, Egyptian Hieratic Texts, I (1), Leipzig 1911; H.-W. Fischer-Elfert, Die
satirische Streitschrift des Papyrus Anastasi I, Wiesbaden 1992.
UNAMÓN 35
Lansing, fechado a finales de la dinastía XX, recoge una serie de
exhortaciones al escriba novicio para que persista en su aprendizaje y no
sucumba ante los placeres inmediatos que ofrece la vida disipada o se
sienta atraído por otro oficio. Con respecto al comercio con el extranjero y,
más concretamente, a la navegación mercante hacia tierras del levante
mediterráneo, señala el maestro escriba:73
La marinería de cada una de las casas recibe la mercancía y salen
de Egipto hacia Siria. Con ellos va el dios de cada uno, (pero) ninguno
de ellos dice, “veremos Egipto otra vez.”
Un ejercicio escolar escrito sobre un ostracon en Deir el-Medina incluye
una referencia a Siria en una plegaria a la divinidad:74
Quien es un desvalido te llama a ti, Amón;
quien es poderoso , te busca a ti.
Quien está en Siria (dice), “¡Ven y llévame de vuelta a Egipto!”;
quien está en el Más Allá (dice), “¡Sálvame!”;
quien está frente al monarca (dice), “¡Dame aire, Amón!”
El Papiro Sallier I describe al soldado egipcio en campaña totalmente
desasistido y a merced de los diferentes peligros de la región extranjera en
la que se encuentra, sin otro recurso que implorar a la divinidad:75
Habiendo el soldado marchado a Siria-Palestina, sin bastón ni
sandalias, no distingue entre la muerte y la vida debido a los leones y a
los osos. Mientras el oponente está escondido entre la maleza y el
enemigo está desafiante, el soldado se ha marchado, llamando a su
dios: “¡Ven a mí! ¡sálvame!”
En la correspondencia del Reino Nuevo y, en particular, en la
correspondencia de la época del viaje de Unamón, se repite con frecuencia
la expresión, “hoy estoy bien, el mañana está en manos de dios.” Esta
fórmula, aunque hoy pueda parecernos que produciría desasosiego,
acompañaba al mensaje “no te preocupes por mí.” La carta que se
reproduce parcialmente a continuación, por su tono, podría haber sido
73 BM. 9994; Gardiner, Late-Egyptian Miscellanies, p. 103, 14-16; Caminos, Late-Egyptian
Miscellanies, p. 384.
74 J. C£ernyOE – A. H. Gardiner, Hieratic Ostraca I, Oxford 1957, lám. V 1.
75 BM. 10185, 7, 4-6; Gardiner, Miscellanies, 84, 13-17; Caminos, Miscellanies, 318.
36 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
mandada desde Tebas a un hipotético acompañante de Unamón, durante su
accidentada navegación por la costa mediterránea oriental. El remitente de
la carta es un escriba de la necrópolis tebana y el destinatario es un capitán
de tropas en misión por Nubia, en torno al año diez del Renacimiento de
Ramsés XI.76
(Te deseo que estés) con vida, prosperidad y salud, y con los favores
de Amon-Re, rey de los dioses. Yo le digo a Amon-Re-horajty, cuando
sale y cuando se pone: “concédele vida, prosperidad y salud, y muchísimos
favores delante del general, tu señor, y que Amón te traiga sano y
salvo de vuelta a Egipto y yo pueda abrazarte, y que los dioses de la
tierra en la que estás te rescaten y te entreguen a los dioses de tu
poblado, y que tú te regocijes en tu poblado y que tu poblado se
regocije contigo.
Tú sí que eres bueno, eres (como) mi padre. Sé un capitán para
Chary, el escriba de la necrópolis. Tú sabes que es un hombre que
carece por completo de experiencia, pues nunca ha emprendido un viaje
como en el que está. Tómale de la mano en el barco y cuídale también
durante la noche, abrázale. Tú sí que has viajado. Un hombre es
retenido al […] no ha visto antes un gesto de respeto.
Una carta enviada probablemente el mismo año por el general del faraón
a Butehamón, el remitente de la epístola traducida, insta a éste a que
conserve con él la carta como testimonio de las instrucciones que en ella se
indican.77 Ello es precisamente lo que Unamón no hace con la carta de
Herihor, al entregársela a Semendes, ocasionándole problemas con el
gobernante de Biblos.
Las dificultades del viaje de Unamón son muy particulares y no pueden
hacerse extensibles a otras misiones. Quienes leyeran o escucharan su
relato nunca tendrían la ocasión de poner en práctica lo que en él
aprendieran. Para lo que Unamón, personaje y relato, sí sirve de modelo es
para mostrar la importancia del saber actuar y la importancia de la retórica.
Sobre este último aspecto, las Enseñanzas de Ani incluyen una serie de
consejos sobre cómo ser diplomático en los enfrentamientos verbales:78
No expreses tus ideas a un extraño, para que él tome tu palabra
contra ti. (Si) él repite las noticias que salieron de tu boca, te podrías
76 C£ernyOE, Late Ramesside Letters, p. 48, 9- 49, 5; Wente, Late Ramesside Letters, p. 65.
77 C£ernyOE, Latte Ramesside Letters, p. 51, 2-3; Wente, Latte Ramesside Letters, p. 66.
78 Papiro Boulaq 20, 7-11; Quack, Die Lehren des Ani, p. 307-310.
UNAMÓN 37
crear enemigos. Los hombres son derribados por su lengua. Reprímete
y te irá bien. El cuerpo de los hombres es más ancho que los graneros
reales y está lleno de todo tipo de respuestas, elige la correcta y díla,
mientras detienes la erronea dentro. La respuesta de un prepotente
provoca azotes. Habla con cortesía y serás querido.
III. De Tanis a Biblos
Unamón se embarca en Tanis en un navío mercante y, además, con
capitán de nombre extranjero, Mengebet, tal vez sirio.79 Si Semendes y
Tenetamón estaban tan dispuestos a ayudarle, ¿por qué no le embarcaron en
uno de sus barcos egipcios? Esta circunstancia, que podría levantar
sospechas contra los gobernantes de Tanis, y de hecho las levantó en la
mente del gobernador de Biblos, puede que no fuera tan anómala. Unamón
no protesta ni critica esta situación y defiende ante Chekerbaal que todos
los barcos de Semendes, por el hecho de comerciar con él, son egipcios. El
autor, planteando esta cuestión, aborda un tema importante en la historia de
Egipto y en la de cualquier país: etnia versus identidad nacional. ¿Quién es
un egipcio? Para Unamón, en ese momento, aquél que sirve a la
administración real.
La primera escala marítima sobre la que nos informa el narrador es Dor,
actual Haifa. Era un asentamiento cheker, uno de los grupos que
componían los llamados Pueblos de Mar y que fueron derrotados por
Ramsés III. El egipcio fue allí recibido con atenciones, ofreciéndole comida
en abundancia su gobernador, Bidir. El título que le define en el texto viene
expresado por un logograma que puede leerse wr y/o sr, el cual se utiliza
para referirse a gobernantes de poblaciones más o menos autónomas.80 La
correspondencia diplomática de Amarna ofrece numerosos testimonios de
cómo, muchos años antes, los gobernadores cubrían la manutención de los
comisionados cuando pasaban por su residencia.
79 Chekerbaal, con o sin conocimiento de causa, se refiere a la tripulación del barco de
Unamón como “sirios.” La etimología del antropónimo Mengebet, sin embargo, no está
muy clara; cf. A. Scheepers, “Anthroponymes et Toponymes du récit d’Ounamon,” en E.
LipinOEski (ed.), Phoenicia and the Bible. Orientalia Lovaniensia Analecta 44, Lovaina
1991, p. 36-37; Th. Schneider, Asiatische Personennamen in ägyptischen Quellen des
Neuen Reiches. Orbis Biblicus et Orientalis 114, Friburgo (Suiza) 1992, p. 127.
80 Ver la Introducción de W. L. Moran, The Amarna Letters, Baltimore 1992,
especialmente p. xxvii.
38 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Escena de la tumba de
Kenamón, gobernador de
Tebas y supervisor de los
graneros de Amón
(dinastía XVIII). Barcos
sirios atracan en un puerto
egipcio para comerciar.
Uno de los miembros de la tripulación con la que viajaba Unamón le
roba los objetos de valor que llevaba consigo. A la mañana siguiente, el
protagonista le exige a Bidir que busque su dinero, considerándole en cierto
modo responsable del hurto. El gobernador de Dor declina toda
responsabilidad, pues no es uno de sus súbditos quien ha cometido el
delito. El autor, con pocas palabras, transmite de forma realista la tensión
de la entrevista. El protagonista reacciona de forma inadecuada,
temperamental y sin razón alguna, debido a que el éxito de su misión, como
se verá más adelante, dependía en gran medida de los objetos ahora
desaparecidos. La respuesta de su interlocutor es, sin embargo, serena y
razonada, ofreciéndole el punto de vista legal del problema. Aún así, Bidir
accede a ayudarle.
No se trata de un problema de derecho marítimo, provocado por el lugar
donde se ha efectuado el robo, un barco. El problema que se plantea en el
puerto de Dor aparece reflejado en documentos legales del Oriente
Próximo, por ejemplo en el Código de Hammurabi.81 Si ocurre un robo, el
jefe del lugar o grupo ha de compensar con sus propiedades a la persona
robada hasta que el ladrón sea detenido y recuperado aquello que había
sido sus-traido. El jefe es, en definitiva, responsable de sus súbditos. Si el
ladrón no es un súbdito suyo, él no tiene entonces por qué responder con
sus bienes.
81 M. T. Roth, Law Collections from Mesopotamia and Asia Minor, Atlanta 1995, p. 85 (nº
23): “Si el ladrón no es detenido, el hombre que ha sido robado debe declarar sus bienes
perdidos ante dios, y la ciudad y el gobernador en cuyo territorio y distrito se cometió el
robo deben reponerle los bienes perdidos.”
UNAMÓN 39
Puesto que el ladrón era un marinero, debía ser el capitán Mengebet el
responsable de lo acaecido en el barco. Sin embargo, no se le menciona en
el
asunto legal y, después, para navegar desde Dor a Tiro y Biblos, Unamón
se embarca en otra nave de la que no se da ninguna seña. Cuando
Chekerbaal le pregunta a Unamón por el barco y la tripulación con los que
zarpó de Egipto, uno se da cuenta de que el autor los ha hecho
desvanecerse sin mención alguna.
La angustia de Unamón estriba en que los objetos robados no eran
suyos, sino que se los habían entregado en Egipto para que compensara con
ellos los servicios que le habrían de prestar los gobernadores en las distintas
escalas de su viaje. Los gobernantes no vendían sus favores, pero sí
esperaban algo a cambio, algo que les sirviera para no aparecer como
siervos de un extranjero.
El deterioro del papiro no permite saber con precisión qué es lo que
Bidir le aconseja a Unamón que haga para quedar satisfecho, ni qué es lo
que finalmente hace Unamón. Las palabras que se conservan y los hechos
que ocurren en Biblos antes de zarpar Unamón de regreso permiten
formular una hipótesis. Unamón se embarca en una nave cheker, hace
escala en Tiro y en Sidón sin incidentes, y cuando atraca en Biblos, el
protagonista roba en el barco que le había traído hasta allí. El narrador
expone el asunto cuidadosamente: no se presenta como un vulgar ladrón,
sino que retiene un dinero hasta que sus propiedades le sean devueltas. La
cantidad retenida es inferior en un deben de plata y cinco de oro al valor de
los objetos que le robaron a él, para que no se pudiera decir que actuó
buscando su beneficio. De hecho, Unamón no intenta hacer uso de la
cantidad que retenía en su mano cuando Chekeerbaal le pide algo a cambio
40 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
de las maderas. La acción de Unamón, tomándose la justicia por su mano, y
la falta de respuesta del capitán de la nave, hace pensar que el ladrón había
sido efectivamente un cheker, pués el egipcio les considera indirectamente
responsables y capaces de saber quién es el culpable, de detenerle y
devolverle lo que era suyo.
IV. Unamón y Chekerbaal
El gobernador de Biblos, Chekerbaal, conociendo los hechos que habían
sucedido en su puerto, entre otras posibles razones, le urge a Unamón a que
se vaya. Por algún motivo, no quiere o no puede obligarle a que abandone
su puerto, ni tampoco castigarle por no hacerlo. Tal vez ello se deba al
lugar donde Unamón establece su campamento, junto al mar. Las
situaciones descritas en Dor y en Biblos hacen pensar que las costas
estaban sujetas a una jurisdicción distinta a la de tierra adentro, por la cual
el gobernante del puerto debía dar asilo y protección aún en contra de su
voluntad, siempre y cuando las víctimas o delincuentes no fueran súbditos
suyos. Cuando llegan a Biblos once barcos cheker para ajustarle las cuentas
a Unamón, Chekerbaal les insta a que esperen para prenderle a que el
comisionado de Amón esté embarcado y navegando, pues reconoce no
poder actuar contra él; aunque bien es verdad que detuvo un día al primer
barco con el que Unamón pensaba regresar a Egipto sin haber cumplido su
misión. Tal vez por esta razón Bidir no arresta a nadie por el robo de las
pertenencias de Unamón en el puerto de Dor, aunque sí pudo hacer algunas
indagaciones que le llevasen a señalar a Unamón que habían sido unos
cheker los autores.
Si los puertos se consideraban zonas neutrales bajo las protección del
gobernador del territorio donde estuvieran ubicados, las aguas y también
los barcos podían considerarse zonas libres, fuera de la ley, es decir, sin
estar sujetos a jurisdicción alguna. Tal vez por esta razón el capitán
Mengebet permanece al margen del problema legal que surge del robo
ocurrido en su barco, pues nadie parece ser legalmente responsable de lo
que suceda en alta mar o en un barco.82
En el puerto de Biblos el narrador y protagonista menciona por primera
vez que viajaba con una estatuilla del dios Amón, llamada “Amón-del-
82 Sobre la jurisdicción marítima en contraposición a la jurisdicción terrestre, cf. Goedicke,
Wenamun, p. 36, 43; G. Bunnens, “La mission d’Ounamon en Phénicie point de vue d’un
non-Égyptologue,” Rivista di Studi Fenici 6 (1978) p. 13-15.
UNAMÓN 41
camino,” es decir, la versión transeúnte de la divinidad tebana. En la
llamada “estela de Bentre≈,” traducida en el Contexto literario del presente
capítulo, se mencionan dos aspectos del dios Jonsu, el “bondadoso” y el
“realizador.” En ese mismo texto un comisionado es enviado a Siria con
una estatuilla de la divinidad, que representa su faceta más acorde con la
misión que ha de realizar el enviado real. Las fuentes escritas poseen
numerosas referencias a figuras portátiles de divinidades. Las cartas de
Amarna incluso testimonian el envío de divinidades entre dos monarcas,
buscando la eficacia que los dioses locales parecían no ser ser capaces de
proporcionar.83
El relato retoma ahora la carga religiosa con la que comenzó. Mientras
Chekerbaal realizaba ofrendas a sus dioses, uno de sus acompañantes entra
en trance y recibe un mensaje de la divinidad. En Época Ramésida se
popularizaron los sueños y oráculos como formas de entrar en contacto con
dios y viceversa. Unamón, por su parte, le informa a Chekerbaal que había
sido el mismo Amón quien le dijo a Herihor que le enviase a él al Líbano.
En la “estela de Bentre≈” el oráculo aparece como la forma común de
tomar, o justificar, decisiones.
A pesar de que los dioses agasajados debían ser cananeos, Baal entre
ellos, la divinidad que se le aparece al medium intercede en favor del dios
egipcio Amón que permanecía a orillas del mar. El respeto a Amón, según
el relato, llegaba hasta Biblos, y Chekerbaal acaba por acceder a recibir a
su embajador. Cabe preguntarse, entonces, por qué razón Unamón parece
que trata de ocultar su estatua de la vista de los demás. La respuesta esté, tal
vez, en el carácter inaccesible de las divinidades egipcias en general y de
Amón en particular, cuyo nombre significa literalmente “El oculto.”
La audiencia tiene lugar en la acrópolis de Biblos, la cual debió causarle
tanta impresión a Unamón que éste se permite la única descripción poética
del relato: “Le encontré sentado en su cámara superior. Estaba dando la
espalda a una ventana y las olas del gran mar de Siria rompían detrás de
él.” Unamón saluda a Chekerbaal, pero éste no le devuelve el saludo,
dejando bien claro que posee un estatus superior, y entra directo en materia.
Lo primero que solicita del comisionado egipcio es que presente las cartas
que le acrediten como tal. Al no poder hacerlo, pues se las había quedado
Semendes, el gobernador entra en cólera. No es que pensase que Unamón
pudiera ser un impostor, sino que la diplomacia se regía por unas normas
muy precisas que debían seguirse. De igual forma le pregunta por el motivo
83 Tu≈ratta, rey de Mitani, le envía a Amenofis III una estatua de I≈tar para que le aliviase
en sus últimos momentos. Según dice el remitente de la carta EA 23, esa misma divinidad
había viajado ya a Egipto una generación antes; vid. Moran, Amarna Letters, p. 61-62.
42 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
de su visita, sabiendo perfectamente de antemano cuál era el propósito del
viaje del egipcio.
Marfil de Megiddo mostrando a un gobernante cananeo, ca. 1350 a. C. (G. Loud,
Megiddo Ivories. Oriental Institute Publications 52, Chicago 1939, 11 ss.).
La discusión que se origina entre Chekerbaal y Unamón ilustra muy
bien un aspecto importante de la diplomacia en el antiguo Oriente Próximo.
Los gobernantes de las distintas cortes se intercambiaban regalos entre sí
como muestra de reconocimiento mutuo.84 El valor de los bienes
intercambiados no tenía por qué ser idéntico, pero se esperaba que el regalo
de la otra parte estuviera a la altura de las circunstancias, de lo contrario, el
obsequiado se sentía ofendido y con derecho a reclamar. Del mismo modo,
cuando un rey pedía a un homólogo extranjero que le surtiera de algún
producto del que él carecía, mandaba a un comisionado con presentes.
Unamón no tiene nada que ofrecer a cambio. El dinero que él robó a los
cheker no podía usarlo, pues lo tenía sólo en depósito y no procedía de
Egipto. Chekerbaal protesta, informándole a su visitante que siempre que
Biblos había suplido de madera de cedro a Egipto, se le compensaba al
gobernador con valiosos regalos. Esta información es muy valiosa pues,
mientras que las inscripciones conmemorativas egipcias celebran la
obtención de bienes como si éstos fluyeran en una sola dirección, Unamón
revela que en ocasiones los reyes egipcios adquirían esos bienes a través de
intercambios.85 Las fuentes egipcias no pretendían describir toda la
realidad, sino aquella parte que más les interesaba y mejor se adecuaba al
propósito de la inscripción.
Chekerbaal pide que le traigan el registro de palacio. El término
empleado, <rw-hoew, no sólo testimonia la existencia de un archivo en
84 C. Zaccagnini, Lo scambio dei doni nel vicino Oriente durante i secoli XV-XIII, Roma
1973.
85 Ver supra n. 68. En los relieves de la expedición de Hat≈epsut al Punt, se menciona que
el comisionado egipcio llevó presentes de palacio para los jefes de allí; cf. E. Naville, The
Temple of Deir el Bahari, III, Londres 1907, lám. 69; Urk. IV 323, 13- 324, 1; 325, 11-17.
UNAMÓN 43
Biblos, sino que tal vez esté indicando que la documentación allí guardada
estaba escrita en material perecedero, es decir, sobre papiro o cuero y no en
arcilla.86 Ello explicaría por qué no se han encontrado tablillas en las
excavaciones realizadas en Biblos hasta la fecha. La lengua hablada y
escrita sería semítico noroccidental, pero el soporte empleado y, tal vez, el
sistema de escritura estaría bajo la influencia egipcia, como testimonian las
insripciones pseudo-jeroglíficas de Biblos muchos años antes.87
Unamón se zafa de la discusión y excusa su carencia de regalos
alegando que Amón es señor de todas las cosas, incluyendo el Líbano. A
cambio de la materia prima solicitada, Unamón dice que su dios otorgará
vida y salud, ¿qué mejor regalo?88 Consciente de que su argumentación no
produciría el efecto deseado, propone directamente mandar a un
comisionado para solicitar regalos de Semendes y Tanetamón. Unamón
escribe la carta a los gobernantes egipcios, que es llevada a su lugar de
destino por un súbdito de Biblos, junto con unos tablones de madera como
muestra. En el momento en el que éste regresó con regalos de Egipto,
Chekerbaal cambia de actitud y ordena la tala para la barca de Amón.
Cuando la madera estuvo lista para ser transportada, Chekerbaal hace
llamar a Unamón y, a su llegada, ocurre un pequeño incidente que ha sido
explicado de muy diversas formas. Penamón, un egipcio en la corte del
gobernador de Biblos, interviene espontáneamente para dirigirse al
protagonista: “La sombra del faraón -¡vida, prosperidad, salud!-, tu señor,
te ha cubierto.” La frase es alegórica, pues la sombra que le había realmente
cubierto era la del parasol del gobernandor. ¿Pretende Penamón reirse de su
compatriota?, ¿acaso ironizar sobre la situación de Unamón o la de Egipto?
La respuesta a su intervención no proviene de Unamón, sino de
Chekerbaal, quien enfadado le contesta: “¡Déjale!” En vista de la reacción
de uno y la inhibición del otro, puede deducirse que la intervención de
Penamón, aunque dirigida a Unamón, molesta más a su señor. Penamón,
cuyo nombre significa “El que pertenece a Amón,” parece ofrecerle unas
palabras de aliento a su correligionario ahora que le empezaban a marchar
bien las cosas, lo que disgusta a Chekerbaal. La metáfora podría comunicar
86 Por otro lado, dos cartas del archivo de el-Amarna hacen alusión indirectamente al
archivo de tablillas de la corte egipcia, “Que mi señor inspeccione sus tablillas,” EA 52:5-7;
74:10-12.
87 Goedicke, Wenamun, p. 77; vid. Contexto histórico de Sinuhé.
88 Unamón hace un uso literal de la metáfora empleada en inscripciones conmemorativas
reales, donde el rey insufla su aliento de “vida” a sus vasallos tras haber recibido tributo y
regalos; cf. M. Liverani, Prestige and Interest. International Relations in the Near East ca.
1600-1100 B.C., Padua 1990, p. 230-239, 247-254.
44 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
que “por fin tienes ayuda/protección de Egipto.” Estar bajo la sombra de
alguien es en todo el Oriente Próximo una metáfora que se refiere a estar
bajo la protección de esa persona.
Sello de Sipit-Baal, emparentado con la
familia real de Ugarit en torno al año 1200
a. C. A pesar de su nombre semítico, los
caracteres de su sello son egipcios (C.
Schaeffer (ed.), Ugaritica III, París 1956,
fig. 106-107).
Chekerbaal le informa a Unamón que ya estaba la madera preparada y
que podía embarcarse. Dentro de lo que cabe había tenido suerte pues,
como le señala el gobernador, hubo otros comisionados que murieron en
Biblos tras permanecer allí diecisiete años.89 Esta noticia, junto con la larga
estancia del protagonista en Biblos, recuerda que en el archivo diplomático
de Amarna se alude con frecuecia a la retención prolongada de
comisionados en las cortes a donde habían sido enviados. El motivo de
estas retenciones no está muy claro y provocaba airadas quejas por parte de
los gobernantes que les habían despachado.
Ante la invitación de Chekerbaal de ir a ver las tumbas de los
comisionados egipcios que allí fallecieron, Unamón le replica que mejor
haría el gobernador encargando una inscripción que conmemorase su
servicio a Amón, para que así este dios le prolongue la vida. Chekerbaal se
sonríe, y no sabemos si se tomó en serio o no el consejo del embajador
egipcio. Curiosamente, años más tarde, en torno al año 925 a. C., el
gobernador de Biblos, Abibaal, grabó una inscripción sobre un fragmento
del trono de una estatua sedente del faraón ‰e≈onq I, dedicándole esta
pieza traída de Egipto a Baalat de Biblos, su señora, solicitando a cambio
que ésta le prolongue sus días como gobernante de su reino.90 La
inscripción, como hubiera sido la de Chekerbaal, está en fenicio.
89 G. Steindorff, “The Statuette of an Egyptian Commissioner in Syria,” Journal of
Egyptian Archaeology 25 (1939) p. 30-37, presenta una estatua de un “comisionado en
Canaán y Palestina,” tal vez ligeramente posterior a Unamón.
90 H. Donner – W. Röllig, Kanaanäische und Aramäische Inschriften, I (Texte), Wiesbaden
1966, p. 1 (nº 5); II (Kommentar), Wiesbaden 1968, p. 7-8. Nótese que Elibaal, años
después, grabó una inscripción muy parecida sobre el busto de una estatua de Osorkón I
(ibid, nº 6). Las fotografías de las dos piezas en cuestión, publicadas en la revista Syria 5
(1924) lám. 42 y Syria 6 (1925) lám. 25, parecen mostrar que la inscripción fenicia se grabó
sobre las estatuas ya dañadas, pues el escriba se adapta al fragmento conservado. De haber
UNAMÓN 45
El último episodio de Unamón en Biblos retoma el comienzo de su
aventura en tierras cananeas: barcos cheker quieren detener al egipcio por
el dinero que les había quitado meses atrás. Chekerbaal calma a Unamón
por medio de una cantante egipcia, Tinetnit, que significa “La tebana,” es
decir, una paisana suya. Al día siguiente convoca una asamblea con sus
perseguidores, a quienes consigue apaciguar momentáneamente. Si
Chekerbaal había aparecido como un gran negociante, ahora muestra su
talento político, librándose del problema y satisfaciendo a las partes en
conflicto: Unamón sale de Biblos con su cargamento y los cheker tras él.
El viento le empuja a Unamón hacia la isla de Chipre, Ala≈ia, donde
gobierna una mujer, Hatiba. Las circunstancias le obligan a clamar
protección utilizando un discurso exaltado y poco realista, de forma similar
a como actuó frente a Bidir en Dor. Aquí el protagonista se vuelve a
encontrar con egipcios, o al menos con alguien que hablaba su idioma.
Unamón emplea la retórica que le caracteriza para implicar a la
gobernadora en su defensa, sin embargo ésta no le contesta y convoca una
asamblea para determinar qué hacer con él.
V. La narración
El relato de Unamón describe un viaje desde un punto de vista muy
personal; más que como un informe oficial, como si formara parte de una
(auto)biografía. Él es el protagonista y narrador. No hay descripciones
sobre el ambiente político o social con el que se encuentra, no hay
abstracciones sobre las situaciones en las que se ve inmerso, es decir, que el
autor no pretende documentar al receptor del mensaje, sino que se limita a
describir sus experiencias en cuanto que le afectan a él, cuenta lo que a él le
sucede y cómo él reacciona.
El lenguaje empleado no es el propio de un texto literario en sentido
estricto. No presenta gran variedad de formas verbales, ni incluye
arcaismos que reflejen la influencia de una tradición literaria. El autor se
concentra en el mensaje mismo y no se recrea en la forma, lo que es típico
de los documentos oficiales. Por otro lado, Unamón presenta una serie de
detalles que le delatan como una obra de ficción.
El texto empieza con una referencia cronológica, lo que es propio de la
administración. Sin embargo, no se especifica bajo qué reinado se
desarrolla la acción, lo que daría lugar a posibles confusiones entre los
contado con la estua completa, el escriba hubiera dispuesto la dedicatoria en un lugar más
atractivo y de forma más legible.
46 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
escribas que quisieran usar ese documento años más tarde con fines
administrativos. Las referencias al paso del tiempo a lo largo del relato dan
también pie a discusión. ¿Pasó el protagonista casi un año en Tanis antes de
zarpar hacia Siria? ¿Hay que enmendar las referencias a las estaciones en el
texto? El problema no es tal si se le otorga al conjunto de referencias
cronológicas la misma importancia que le dedica el autor, es decir, muy
poca.
El autor recoge en su texto sucesos sobre los que él no podía tener
conocimiento. Relata cómo, mientras él estaba junto al mar, a punto de
embarcarse para regresar a Egipto, el gobernador de Biblos estaba
realizando ofrendas a sus dioses y uno de sus ayudantes tiene una
revelación. Es más, transcribe las palabras que la divinidad supuestamente
pronuncia. En otra ocasión, cuando llegan los once barcos cheker para
apresarle, Chekerbaal les convoca en asamblea. Unamón, que no estaba
lógicamente invitado, sin embargo transcribe las palabras de Chekerbaal.
En efecto, éstos son recursos que sirven para explicar al receptor el
desarrollo de la acción, son recursos propios de una composición literaria.
Si bien la narración es bastante ágil, en algunos momentos en apariencia
intrascendentes la acción se detiene. Son sucesos completamente
irrelevantes, prescindibles y, tal vez por ello, por lo anecdóticos y
sugerentes que son, el autor los incluye en el relato. Uno es el incidente con
Penamón, que rompe con su intervención el caráter oficial del encuentro
entre Unamón y Chekerbaal. El otro es la forma que tiene el gobernador de
Biblos de consolar a Unamón, organizándole un banquete con una cantante
egipcia de su corte. Dos pinceladas egipcias en un cuadro sirio, dos detalles
propios de un artista.
Las mujeres juegan en Unamón, como también en el Príncipe
predestinado, un papel importante a pesar de ocupar aparentemente un
segundo plano. Tres mujeres intervienen en el relato de Unamón y las tres
le protegen en la medida de sus posibilidades. Tenetamón le envía
obsequios para él con el mensajero de Chekerbaal que fue a buscar los
regalos para su señor. La cantante Tinetnit le consuela en su desesperación.
Hatiba, gobernante de Ala≈ia, le ofrece asilo momentáneamente y, aunque
ignoramos el desenlace, todo apunta a que ella también le ayudará a superar
las dificulades con las que se encontró nada más llegar a la isla.
UNAMÓN 47
Fragmento de vasija hallada en Ugarit. El texto identifica al personaje de la
izquierda como Niqmadu, gobernante de Ugarit (ca. 1370-1340 a. C.), quien está
siendo agasajado por una mujer, tal vez egipcia. Obsérvese que tanto los caracteres
de la inscripción como el estilo artístico son egipcios (C. Schaeffer (ed.), Ugaritica
III, París 1956, fig. 118 y 126).
Los diálogos entre los personajes incluyen reacciones sorprendentes,
comenzando por la respuesta al unísono con la que Semendes y Tanetamón
le expresan su apoyo a Unamón. Más adelante, cuando el protagonista es
robado en el puerto de Dor, se dirige al gobernador de allí muy alterado. La
respuesta de éste es contundente, “¿Eres ignorante o (demasiado) listo?” En
Biblos, cuando por fin Chekerbaal accede a recibir a Unamón, éste muestra
su disconformidad y hace caso omiso al mensajero que viene a buscarle.
Entre los dos personajes principales, Unamón y Chekerbaal, se establece
un duelo. No un duelo armado como el que mantuvo Sinuhé con un jefe
tribal de Retenu, sino un duelo verbal. El primer asalto lo gana el
gobernador de Biblos pues, tras su intervención, el autor reconoce que
“Permanecí un buen rato en silencio,” sin respuesta. Todavía consigue
plantarle cara a los argumentos de Chekerbaal, pero después de un brillante
discurso sobre el carácter universal de Amón, tiene que doblegarse y
mandar a buscar presentes para su rival. Una vez que los regalos llegaron y
la madera fue talada, se produce un segundo encuentro, algo más superfluo,
48 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
pues la tensión entre ellos dos ha casi desaparecido. Este asalto es para
Unamón, quien le sugiere a su rival que encargue una inscripción
conmemorativa en honor a Amón, dictándole incluso el texto, a lo que su
interlocutor responde: “Gran exposición retórica has pronunciado.”
El duelo que Unamón tiene que librar es, en el fondo, el duelo de Amón
contra hombres y dioses extranjeros. De hecho, los protagonistas y
adversarios en el relato poseen nombres teóforos “parlantes:” Unamón
significa “Viva Amón” y Chekerbaal significaría probablemente “Recuerda
(a) Baal”. El autor insiste en que él es un embajador del propio dios, tal vez
presumiendo que Amón tendría más aceptación que el faraón, Herihor o
Semendes. Tras mucho tesón y paciencia, Amón y su embajador consiguen
sus propósitos. De igual forma que los dioses cananeos acaban
intercediendo por la divinidad egipcia, Chekerbaal acaba por recibir a
Unamón. Las primeras palabras de éste son, “¡Que Amón (te) sea
propicio!” Por entonces tienen poco eco sus convicciones, pero al final,
cuando el gobernador de Biblos se entrevista con los cheker, en vez de
pronunciar el nombre de Unamón, menciona al “comisionado de Amón.”
El relato tiene poco mensaje más allá del propio argumento, que muestra
la voluntad y habilidad que un embajador ha de desarrollar para superar los
innumerables obstáculos que una misión en tierras extranjeras conlleva. Tal
vez entre las intenciones del autor estuviera el mostrar el respeto que
todavía se sentía por Amón, capaz de trascender sobre las circunstancias
políticas. Alegando ser embajador de la divinidad, Unamón relega a un
segundo plano a todas las autoridades mundanas de Egipto. Los extranjeros
reconocen y respetan a Amón, surgiendo las dificultades de sucesivos
errores cometidos por las autoridades egipcias.
No sabemos cómo acabó la aventura de Unamón pero, puesto que el
protagonista es, supuestamente, el narrador y autor del relato, puede
deducirse que consiguió regresar a Egipto y con éxito. De su éxito nos
informa una fuente externa, los relieves del templo de Jonsu en Karnak,
mostrando la nueva barca de Amón que Herihor mandó tallar con madera
del Líbano (véase Contexto histórico). Después de Ala≈ia, Tanis debió ser
su siguiente escala de camino hacia Tebas. Emulando las biografías
verídicas y ficticias, Unamón debió ser recompensado y ascendido en la
jerarquía del templo de Karnak.
Los relieves de la fiesta Opet, durante la cual Herihor exhibe la nueva
barca sagrada, mezclan el paso ceremonial con el júbilo popular, para
exaltación del sumo sacerdote de Amón, visir y virey, cuyo nombre aparece
dentro del cartucho real. Si observamos estas escenas conmemorativas en
honor a la divinidad, pero también aduladoras de Herihor, y pensamos en
las desventuras de Unamón por el levante mediterráneo para conseguir la
UNAMÓN 49
madera requerida, es inevitable el dibujo de una sonrisa en el rostro. En
efecto, los relieves de los templos egipcios presentan una realidad sesgada
debido al decorum del lugar, las imágenes han de perpetuar los momentos
gloriosos. Sin embargo, la escritura, tal vez por ser sólo accesible a una
minoría, es más libre, permite más posiblidades al creador.
Esta distinción entre la imagen, sujeta al decorum, y la escritura, que
busca una audiencia distinta y se asigna un propósito distinto, se aprecia
claramente en los cuadros de la batalla de Qade≈ esculpidos en las paredes
de los principales templos de Ramsés II.91 Mientras que las escenas
muestran momentos culminantes de la batalla contra los hititas y la gloria
final del faraón, la inscripción que acompaña a las figuras describe las
enormes dificultades que pasó Ramsés II, llegando a suplicar ayuda a dios
cuando se creía perdido (véase el comienzo del Contexto histórico). Es
más, el texto, que se escribió también en papiro como obra literaria,
arremete contra los oficiales del ejército egipcio, tachándoles de cobardes,
aspecto que en absoluto trasciende a los relieves.
Unamón tal vez desempeñe el mismo papel con respecto a los relieves
de la fiesta Opet de Herihor que el poema y el boletín de la batalla de
Qade≈ con respecto a los relieves esculpidos sobre el mismo evento. No
pretende ser lo escrito más real que el arte plástico, es simplemente otro
mensaje dirigido a otra audiencia. La composición plástica es universal,
dirigida a la divinidad y a la posteridad en general. El texto escrito es más
actual y más restringido y, por tanto, con posibilidades de ser más libre,
más incisivo, más sugerente y personal.
VI. La embajada de los Reyes Católicos a Egipto
El relato de Unamón es muy sugerente desde muchos puntos de vista.
De igual forma, la lectura de otros relatos y noticias de lugares y tiempos
muy dispares evocan su embajada por el levante mediterráneo. Gracias a la
informatización de los fondos bibliográficos de la Biblioteca General de
Humanidades del CSIC cayó en mis manos92 la publicación de la
correspondencia de un embajador español en Egipto, el primero desde la
unificación y reconquista de las “Hispanias.” Algunos de sus comentarios
sobre el desarrollo de la misión que le fue encomendada me pareció que
podían ilustrar el relato egipcio y, en general, algunos aspectos de la
91 B. Bryan, “The Disjunction of Text and Image in Egyptian Art,” en P. der Manuelian
(ed.), Studies in Honor of William Kelly Simpson, Boston 1996, p. 161-168.
92 Por medio de Carmela Pérez-Montes, directora de la mencionada biblioteca.
50 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
diplomacia en el antiguo Oriente Próximo. El salto en el tiempo es tal vez
una licencia demasiado grande, y el lugar y escenario también son otros
muy distintos, pero, aun así, todavía se puede sentir en las descripciones del
enviado español la atmósfera del Mediterráneo oriental en la Antigüedad.
No oculto que, introduciendo este excursus final, he pretendido rescatar del
posible olvido un detalle de nuestra historia y, al mismo tiempo, tender un
puente desde la Antigüedad oriental a la Modernidad occidental.
Pedro Mártir de Anglería fue enviado como embajador de los Reyes
Católicos a Egipto93 para entrevistarse con el “Sultán de Babilonia (= El
Cairo), de Egipto, de Siria y señor de toda Palestina y de Idumea,” Kansu
el-Kuri. Partió de Granada el trece de agosto del año mil quinientos uno. Su
objetivo era tratar de evitar que el Sultán obligara a los cristianos residentes
en su reino a convertirse a la religión de Mahoma. Este plan lo proyectaba
el Sultán en respuesta a la política de los Reyes Católicos contra los que
profesaban otra religión que la suya tras la toma de Granada.
El treinta de septiembre, Pedro Mártir llegó por tierra a Venecia, donde
fue recibido por el senado de la república, pues el príncipe acababa de
morir. Su escala en Venecia es el equivalente de la visita de Unamón a
Semendes y Tenetamón en Tanis, desde donde se embarcará hacia Palestina
tras haber sido encomendado a un capitán de navío, Mengebet.94 El texto
dice así:
93 L. García y García, Una embajada de los Reyes Católicos a Egipto, Valladolid 1947.
Según la “Legatio Babylonica” y el “Opus Epistolarum” de Pedro Mártir de Anglería. Se ha
mantenido la traducción del autor, por lo que los pasajes seleccionados aparecen entre
comillas.
94 G. Bunnens, “La mission d’Ounamon en Phénicie. Point de vue d’un non-Égyptologue,”
Rivista di Studi Fenici 6 (1978) p. 5-6, se pregunta cómo es que Unamón viaja en misión
oficial en barcos mercantes, de distinta bandera que la de su señor. El ejemplo de Pedro
Mártir sirve para explicar esta situación y restar importancia al medio de transporte
utilizado. De hecho, en las cartas de Amarna los comisionados viajaban de una corte a otra
frecuentemente acompañando a caravanas de comerciantes. Sobre los mensajeros, vid. Y. L.
Holmes, “The Messengers of the Amarna Letters,” Journal of the American Oriental
Society 95 (1975) p. 376-381; S. Meier, The Messenger in the Ancient Semitic World,
Atlanta 1988. Para Egipto, vid. M. Valloggia, Recherche sur les “messagers” (wpwtyw)
dans les sources egyptiennes profanes, Ginebra-París 1976. Sobre la diplomacia a
comienzos del II milenio a. C. en Siria, vid. J. M. Munn-Rankin, “Diplomacy in Western
Asia in the Early Second Millenium B. C.,” Iraq 18 (1956) p. 68-110; G. Kestemont,
Diplomatique et droit international en Asie occidentale (1600-1200 av. J. C.), Lovaina-lanueva
1974; B. Lafont, “Messagers et ambassadeurs dans les archives de Mari,” en D.
Charpin – F. Joannès (eds.), La circulation des biens, des personnes et des idées dans le
Proche-Orient ancien, París 1992, p. 167-183.
UNAMÓN 51
“Les mostré vuestra carta en que les exhortábais a que se
interesasen por mí, que iba a marchar después ante el gran Sultán de
Babilonia y les rogábais me encaminasen con toda solicitud,
indicándoles que con ello harían gran merced a Vuestras Majestades
(…) Después de todo esto, el Senado hizo venir al capitán de la galeaza
que aún estaba anclada allí; me recomendó a él con sumo interés y le
mandó que me tratase con toda clase de honores y amabilidades.”95
A su llegada a Alejandría, el veintitrés de diciembre, tuvo la tripulación
que esperar cinco días hasta recibir el permiso de desembarco del
gobernador de aquella ciudad portuaria. Se hospedó entonces en casa del
cónsul judicial de España y Francia, el barcelonés Felipe de Paredes.
“Mientras espero, intranquilo, la orden real por la que se me haga
llamar, me anuncian que el Sultán no sólo no piensa llamarme, sino que
está irritado y ha llevado muy a mal mi venida, pues temía una
subversión; lo cual no era sino disimular la verdadera causa de su
enojo, pretextando otra; y era aquélla, que con mala intención le
habían referido los judíos y los moros herejes expulsados de vuestros
reinos (de los que se habían refugiado no pocos en estas regiones), que
yo había llegado con poco acompañamiento y no le llevaba regalo
alguno; pues es de advertir que aquellos bárbaros creen que se los
desdeña y tiene en poco si alguna potencia les envía embajadores sin
magníficos presentes. Piensan igualmente que se les hace objeto de
oprobio y de mofa cuando el embajador no lleva un séquito numeroso.
Ante esto, vi que era menester o captarse su benevolencia o pasarse la
mano por la cara y afrontar la situación; pues entendí que me las había
con una clase de hombres soberbios.”96
Este pasaje informa de la importancia y pervivencia del regalo
diplomático que el comisionado debía entregar a su anfitrión en nombre de
su señor. Constituía un signo externo de reconocimiento político y, en un
plano económico, una compensación material a cambio de lo que el
comisionado venía a buscar a la corte extranjera.97 Unamón y Pedro Mártir
95 García y García, Una embajada de los Reyes Católicos, p. 30, 34.
96 Ibid, p. 80.
97 Bunnens, Rivista di Studi Fenici 6, p. 5, argumenta que las desventuras de Unamón no
reflejan la crisis de la influencia egipcia en tierras extranjeras, pues los incidentes con los
que ha de enfrentarse son consecuencia de su falta de atención a las normas diplomáticas
consensuadas.
52 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
de Anglería se encuentran, por diferentes motivos, sin nada que ofrecer al
gobernante del que solicitan les otorgue una concesión, madera de cedro en
un caso y un trato de favor en otro. Los dos enviados se las tienen que
ingeniar para justificar tal situación, y lo hacen de forma parecida, sin
suplicar ni rebajarse: ambos aluden al fondo ideológico de su empresa98 y
advierten a su interlocutor de los beneficios que obtienen quienes sirven
bien a su poderoso señor, aunque no haya una repercusión material
inmediata. El embajador de los Reyes Católicos envió dos mensajeros ante
el Sultán para notificar su llegada y atajar las críticas de sus adversarios en
la corte, diciéndole, entre otras cosas:
“Creemos, no obstante, que, si con espíritu sereno y con oídos
sosegados escucháis la razón de ambas acusaciones, habéis de quedar
extraordinariamente satisfechos. Este embajador regio, poderosísimo
rey, confiesa no solamente que no ha traído regalo alguno digno de tan
gran príncipe, como se dice que suelen hacer otros embajadores, sino
que declara asimismo no haber traído absolutamente nada; porque dice
ser ajeno a las costumbres de sus Reyes el enviar dones a ningún rey; lo
que para vosotros es un honor, es entre los Prícipes occidentales una
injuria. Sin embargo, si hubiesen conocido vuestras costumbres y que
tan viva se conservaba entre vosotros la antigua práctica de que no se
os llegue ningún embajador sin regalos, con muchísimo gusto me
hubieran dado ellos mismos los mejores presentes para vos, pues que
parecéis desearlos, no por vanidad o avaricia, sino como prueba de
afecto.”99
“Estas palabras fueron transmitidas al Sultán por medio de mis
emisarios, valiéndose ellos a su vez del trucimán, esto es, de su
intérprete general, el cual he comprobado que es afecto a Vuestras
Majestades. Convencido el Sultán, sin más tardanza, me manda un
escrito de citación real con el que puedo partir con toda seguridad a
visitarle y ordena que nadie me ponga dificultades; envía también a dos
de sus palatinos para que me introduzcan ante él.”100
98 Unamón, incapaz de satisfacer las demandas de Chekerbaal, sin credenciales ni regalos
que ofrecer a cambio de la madera que solicitaba, desvía la discusión a un plano superior,
señalando los beneficios ideológicos que reportaría el ayudarle a cumplir su misión; cf.
Bunnens, Rivista di Studi Fenici 6, p. 9.
99 García y García, Una embajada de los Reyes Católicos, p. 82.
100 Ibid, p. 84. El cinco de marzo el embajador escribe otra carta a los Reyes Católicos,
justo antes de emprender su regreso, relatando este mismo suceso de la siguiente forma:
“Envióme el Sultán, aunque tarde, un salvoconducto para que pudiese tener acceso ante él,
UNAMÓN 53
Este último fragmento recuerda ciertos aspectos de la diplomacia del
antiguo Oriente Próximo, reflejados en las cartas de Amarna. Para tener
audiencia con el faraón, el gobernante debía esperar una invitación por
escrito de éste. Los comisionados llevaban consigo un salvoconducto para
evitar ser retenidos por el camino y, además, eran escoltados
frecuentemente por oficiales de la corte anfitriona.101
Unamón y Pedro Mártir viajan aparentemente solos, sin séquito ni
acompañante, lo que podía interpretarse como una falta de consideración
hacia su anfitrión. Alrededor del año 1360 a. C., el rey de Babilonia se
queja por carta de que el faraón ha enviado un séquito muy reducido para
acompañar a la hija de un monarca de su categoría.102 El embajador de los
Reyes Católicos se hizo acompañar de todos los mercaderes españoles que
habían venido a Alejandría para comerciar, haciéndoles pasar por su
séquito. Unamón, por el contrario, se presenta él solo en Biblos y ante su
gobernador. Una razón, entre otras muchas posibles, para que Chekerbaal
no creyera pertinente el recibirle.
El “trucimán,” es decir, el intérprete, cuenta Pedro Mártir, era natural de
un pueblo junto a Valencia, Momblanch. Enrolado en un barco de joven,
naufragó y fue hecho prisionero. Entró al servicio del Sultán tras abrazar la
fe de Mahoma y cambiarse el nombre: de Luis de Prat a Tangaribardino. En
calidad de intérprete, acompañó y hospedó al embajador durante su
estancia en El Cairo. En las audiencias no se limitó a traducir las palabras
de éste, sino que desarrolló por cuenta propia los argumentos y
razonamientos que le eran a él transmitidos, actuando así como un
verdadero portavoz de embajada.103
y dos caballeros palatinos para que me acompañaran y defendieran contra toda injuria de
los habitantes de esta región, que ciertamente nos odian.” Véase, ibid, p. 207 n. 43 (ep.
234).
101 Véase supra Contexto histórico del Príncipe predestinado. A comienzos del segundo
milénio a. C. la situación era similar: en la tumba de Jenumhotep III en Beni Hasan, Abi≈ai
y su grupo son presentados ante el “supervisor de los países orientales” por un oficial
egipcio, que muestra un salvoconducto real; vid. P. E. Newberry, Beni Hasan, I, Londres
1893, p. 69, fig. 30, 38; supra Contexto histórico de Sinuhé. El propio Sinuhé es escoltado
hasta palacio a su regreso de Siria, según cuenta él mismo (B 241-251); R. Koch, Die
Erzählung des Sinuhe. Bibliotheca Aegyptiaca XVII, Bruselas 1990, p. 70-72.
102 EA 11; Moran, Amarna Letters, p. 21-23.
103 Una escena que capta muy bien el canal de comunicación entre los embajadores y el
gobernante de Egipto, mediatizado por un intérprete y por un alto cargo de la
administración egipcia, puede verse en G. Th. Martin, The Memphite Tomb of Horemheb,
Londres 1989, fig. 115.
54 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
“Al siguiente día, pues, que era el dos de febrero, a primera hora
(los Sultanes tienen la audiencia pública, según vieja costumbre, antes
de la salida del sol o, lo más tarde, apenas salido), nos encaminamos al
palacio real. Levántase éste sobre lo alto de una larga colina, a un lado
de la ciudad (…)
Por fin, encontramos al Sultán, en el patio, sobre una amplia
plataforma montada encima de cuatro escalones,104 con los pies vueltos
hacia atrás, y sentado sobre ellos como en una silla (… es costumbre de
este pueblo mahometano) el recibir a las visitas al aire libre (…)
Saludo, pues, en vuestro nombre al Sultán por medio del trucimán
Tangaribardino, introductor de embajadores e intérprete de las órdenes
de aquél. Responde que le ha sido gratísima nuestra llegada y con
rostro alegre nos ofrece su persona y todo lo suyo. Y habiéndole
presentado vuestras cartas, que llamamos corrientemente credenciales,
abriólas el trucimán, que sabe muy bien todavía el idioma patrio;
después volvió éste a hacerme nuevos ofrecimientos de parte del Sultán.
En vuestro nombre le repetí las gracias, por haberme recibido con tanta
amabilidad y tan afable rostro. No pude oír, porque estaba lejos, lo que
Tangaribardino añadió a mis palabras; entre el Sultán y yo había una
distancia, según mi cálculo, de unos veinte pasos, y eso, a pesar de que
estaba yo más cerca de él que había estado nadie hasta entonces.”105
Unamón describe el palacio del gobernador de Biblos como una
acrópolis y también él describe la puesta en escena de la audiencia, “Le
encontré sentado en su cámara superior. Estaba dando la espalda a una
ventana y las olas del mar de Siria rompían detrás de él.”
La presentación de credenciales es un aspecto primordial para el
desarrollo de cualquier misión diplomática. Pedro Mártir presenta cartas de
los Reyes Católicos tanto a los nobles venecianos, para que le proporcionen
transporte marítimo, como al Sultán. Sin embargo, Unamón viaja al Líbano
habiéndose dejado atrás, en Tanis, las cartas de su señor exponiendo la
naturaleza del viaje. Ésa es la razón diplomática que origina los problemas
del embajador egipcio ante el gobernante anfitrión.
104 Una recepción oficial de embajadores, estando el rey Ajenaton sentado en un
baldaquino o kiosko, se representó en la tumba de Meriré II; vid. N. de G. Davies, The Rock
Tombs of El Amarna, II, Londres 1905, fig. 37-40.
105 García y García, Una embajada de los Reyes Católicos, p. 98, 100, 102. En éste y en el
siguiente pasaje, el narrador y protagonista, para resaltar su valía, hace hincapié en que ha
sido objeto de un privilegio inaudito hasta entonces, un elemento muy frecuente en las
(auto)biografías del antiguo Egipto.
UNAMÓN 55
Los representantes de los reinos del noroeste de África contrarios a los
Reyes Católicos siguieron presionando al Sultán y a la corte para que
expulsara a su embajador. La influencia de los embajadores y validos sobre
el rey recuerda la situación política en la corte egipcia de el-Amarna,
reflejada en las cartas que los gobernantes de Biblos y de Amurru
dirigieron a dos importantes cortesanos egipcios para que intercedieran por
ellos cuando se les injuriase y calumniase delante del faraón.106
La trama urdida por la facción contraria surtió efecto y el intérprete, por
orden del Sultán, le comunicó al embajador español que debía abandonar El
Cairo por la noche y volverse a su lugar de procedencia. Pero éste, como
hiciera Unamón, no se resignó y envió de vuelta al intérprete para señalarle
al Sultán que el poder de sus reyes era enorme comparado con el de
aquellos que le aconsejaban y que, por tanto, haría bien en recibirle. Le
sugiere, además, que le escuche “benignamente delante de pocas personas.”
“Tangaribardino se las arregla para que entre yo solo a ver al
Sultán, costumbre inusitada entre los antepasados, por la puerta trasera
del palacio real; no se recordaba, en efecto, que ningún embajador
hubiese sido nunca recibido en audiencia secreta. Señalado el domingo,
antes de salir el sol, pues despachaban los asuntos antes de amanecer,
se me dió entrada.”107
El embajador español presenta ante el Sultán la política de los Reyes
Católicos de forma parecida al panegírico que Sinuhé pronuncia sobre el
nuevo rey Sesostris I ante su protector en tierras extranjeras, Amunen≈i.
Unamón, por otro lado, dedica un panegírico a Amón, pues él se
consideraba embajador de la divinidad. Pedro Mártir le propone al Sultán,
además, que finjan que su embajada tiene como objeto “concertar una
alianza fraternal entre mis Reyes y vos” y, de ese modo, infundir el temor
entre los que pretendan sublevarse contra el Sultán, o entre los reinos
vecinos que codician Siria.
“Así hablé. Mas el Sultán, mientras yo decía todas estas cosas,
estaba pendiente de mis labios, aunque nada entendía; atendía a mis
movimientos ya iracundos, ya suaves, agudos unas veces, graves otras
(…) Tangaribardino, intérprete de los dos, (…) tradujo al Sultán, que
106 Rib-Adda, gobernante de Biblos, escribe a Amanappa, su “padre” en la corte egipcia, al
menos seis cartas, EA 73; 77; 82; 86; 87; 93; por otro lado, su rival, Aziru de Amurru, le
escribe a Tutu, EA 158; 164. Véase Moran, Amarna Letters; J. M. Galán, “ Aspectos de la
diplomacia del antiguo Egipto (hasta ca. 1320 a. C.),” Sefarad 55 (1995) p. 118-126.
107 García y García, Una embajada de los Reyes Católicos, p. 150.
56 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
estaba impaciente, todo lo que yo había expuesto, con la misma pasión
y valentía y con no menos libertad en la expresión, como quien conoce
perfectamente las costumbres de estas gentes (…)
Después de discutir, demostrar, impugnar y concluir éstos y otros
muchos puntos desde la salida del sol hasta mediodía, presenté vuestros
despachos. El Sultán está dispuesto a hacer todo lo que he pedido en
vuestro nombre (…)
Llamó al Trucimán, para que me llevase a mí los amamuenses reales
y les ordenó que hiciesen y escribiesen lo que yo quisiera; después, que
le entregaran a él el documento para firmarlo, según acostumbraba, de
su puño y letra.”108
El embajador, aprovechando la favorable disposición del Sultán, solicitó
permiso para visitar las famosas pirámides.109 Su tercera audiencia, el
veintiuno de febrero, tuvo lugar en presencia de la asamblea del pueblo y
de mamelucos, como ocurriera la primera vez. Las audiencias públicas eran
también la costumbre en el antiguo Oriente Próximo, durante las cuales se
recibían tributos y presentes y donde se otorgaban recompensas y
regalos.110 Refiriéndose al Sultán, el texto informa:
“Éste, que primeramente temía recibirme con todos los honores,
procuraba ahora que los partidos adversos pensasen que, con motivo de
mi llegada, le unía a vosotros una amistad profunda. Creía también que
los mamelucos se asustarían al oir esto mismo y no cogerían las armas
contra él. Al acercarme, pues, al Sultán, me llamó afabilísimamente y
con rostro risueño me ofreció públicamente su persona y todas sus
cosas. Mandó que me llevaran un traje, lo cual era signo de amistad,
pues a todos los embajadores, al retirarse del alcázar real, el Sultán,
108 Ibid, p. 168, 170, 172.
109 Ibid, p. 174-182. Llama la atención que el autor menciona sólo dos pirámides. En la
distancia, hacia el sudeste, divisa otras y las asocia a la antigua ciudad de Menfis. También
visitó el lugar “donde estaba tendido el cuerpo mutilado de un coloso de mármol; los años
le habían roído las orejas y la nariz; no se sabe a quién representó en su tiempo. Le medí la
cabeza y comprobé que su perímetro era de cincuenta y ocho pasos.” Las epístolas de
Pedro Mártir de Anglería recogen la tradición de los eruditos viajeros clásicos, intercalando
extensos excursus sobre la naturaleza y las gentes que van encontrándose, sobre las
diferentes formas de gobierno y costumbres curiosas que observan o que escuchan de los
nativos. Así, informa a sus reyes de cómo el senado de la república veneciana elige a su
príncipe y cómo organizan sus empresas marítimas, sobre los árabes y la historia de los
sultanes, sobre las crecidas del Nilo y los cocodrilos, etc.
110 Como ejemplo, véase N. de G. Davies, The Tomb of Huy, Viceroy of Nubia in the Reign
of Tut<anΔamun, Londres 1926, fig. 19.
UNAMÓN 57
conforme a la costumbre del país, les ofrece una vestimenta de color
verde mar o de tela de lino, con pliegues de seda sencilla. Mas, para
que los que estaban presentes creyesen que se había concertado una
alianza fraternal e indestructible con vosotros por iniciativa mía, me
regaló una veste de oro entretejida y con letras arábigas bordadas con
arte maravilloso, como veréis, y montada en brillantes armiños de alto
precio. Mandó luego a sus palaciegos que me acompañasen así vestido
hasta mi alojamiento.”111
Las cartas de Amarna mencionan a comisionados extranjeros recibiendo
regalos en la corte del faraón.112
El embajador español informa que el Sultán preparó navíos a sus
expensas para llevarle desde El Cairo hasta Alejandría. “Hoy, que es uno de
marzo, he vuelto a Alejandría también por el Nilo, con los mismos
palatinos, que no me dejan un momento.” Allí, dice,
“El gobernador me recibió con honores, pues así se lo había
mandado su Príncipe por medio de unos correos; porque, de otra
suerte, no se hubiera cuidado de tal cosa.”113
Su regreso a Europa se vió demorado al no hallar una embarcación
segura y estando las naves venecianas que le trajeron “retenidas por ciertos
entorpecimientos,” “esperando contra su voluntad cierta cantidad de
pimienta del Sultán que iba a llegar del Mar Rojo y de la Meca.” La
retención de caravanas y comisionados de nuevo evoca situaciones
reflejadas en las cartas de Amarna y también mencionadas en el relato de
Unamón. En carta al arzobispo y al conde de Tendilla, Pedro Mártir relata:
“He vuelto incólume a Alejandría. Y pues no se presenta nave
alguna que torne a Europa, en la que pueda yo embarcarme sin riesgo,
aguardaré a las galeazas que me trajeron, ancladas aún en el puerto y
que los naturales no consienten que se marchen; ellas mismas, al no
encontrar abundancia de jengibre, canela, pimienta y otras mercancías
111 García y García, Una embajada de los Reyes Católicos, p. 206.
112 EA 1; 16; 29; 35; 88; Moran, Amarna Letters. En el relato de Sinuhé, el rey recibe en
audiencia al protagonista, que regresa de su larga estancia en tierras extranjeras. Tras la
recepción, los príncipes le adecentan y le visten con atuendos propios del lugar (B 280-
300); cf. Koch, Sinuhe, p. 79 (l. 7)- 80 (l. 6).
113 García y García, Una embajada de los Reyes Católicos, p. 208, 210.
58 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
con las que suelen cargar sus naves, no volverán en el plazo
señalado.”114
La intención de los escritos de Pedro Mártir de Anglería puede tal vez
ilustrar o, al menos, servir de comparación para acercarse a la debatida
naturaleza literaria del relato de Unamón. La declaración explícita del
propósito de sus cartas enviadas a los Reyes Católicos, informar de forma
amena, señalan un camino entre dos percepciones enfrentadas del texto,
entre la percepción de Unamón como un documento oficial que da noticia
sobre una expedición real enviada a Biblos o, por el contrario, la
percepción de Unamón como un relato de ficción apoyado en noticias
históricas.115 Al comienzo de su epístola, el embajador señala:
“Me ordenaisteis que las incidencias que surgieran, dignas de
recuerdo e igualmente lo que a mí me aconteciese, lo escribiera en
latín. Por tanto, recordando, por una parte, vuestro mandato y por otra
aquellas palabras de Catón en el comienzo de su libro «De originibus»,
«que no es menos conveniente dar razón de los ocios que de los
negocios», en tres cartas breves os expongo algunas cosas que me
ocurrieron durante el viaje; y ahora, que he de estar algunos días
ocioso en esta ciudad de Alejandría, a causa de las galeazas que me
trajeron, las cuales andan enredadas en no sé qué manejos de los
bárbaros, contra lo que creían; y, no esperando que se presente ningún
otro navío al que pueda razonablemente confiarme, me he decidido a no
perder el tiempo. Pensando, por otra parte, que puede muy bien suceder
que los negocios de los grandes reyes, así como los de los particulares,
queden interrumpidos o suspendidos por las circunstancias, decidíme a
juntar a lo que he de escribir, lo que he escrito hasta ahora.”116
114 Ibid, p. 209-210 (ep. 235).
115 Bunnens, Rivista di Studi Fenici 6, p. 2-3, sostiene que el carácter anecdótico y
extraordinario de muchos de los pasajes de Unamón no encaja con un informe oficial.
116 García y García, Una embajada de los Reyes Católicos, p. 20, 22.
UNAMÓN 59
mC
U-²ò Àçr í À°μ ²á Y » ² í

g ¦ úÀμ á– ž²
g ò” ¢μ ÿí ²…

¡C ž g ¿ ž²
ç ¶ U ìú
í” â¢
mC
» Y í á á– ž²
ú ÀÀá Ø
À²²U. ØØ…g ! ú!
Sigue a tus padres, […] a tus ancestros.
[…]
Sus palabras están en los libros.
Ábre(los) y lee, sigue al conocimiento.
(Incluso) el artesano se convertirá en sabio.
Papiro San Petesburgo 1116A, 35-36
Indice de textos traducidos
por orden cronológico aproximado página
Uni (Urk. I 103, 6- 104, 4) 110
Harjuf
Urk. I 123-127 76
Urk. I 128-131 79
Pepinajt-heqaib (Urk. I 134, 13-17) 49
Tumba de Neferse≈emré (Urk. I 199, 1-8) 109
Tumba de Nejebu (Urk. I 221, 4-5) 40
Instrucciones de Ptahhotep (P. Prisse)
IV 2- V 2 101
VII 1 41
VII 8-9 114
VIII 11-14 42
XVI 4-7 30
XVI 6-9 114
Instrucciones para el rey Merikaré (P. San Petesburgo 1116A)
III 8-9 41
III 11- IV 1 9
V 7-11 51
VI 2-6 108
VIII 11- IX 2 72
XI 8-10 53
XII 5-7 52
Estela de Chechi (BM. 614) 29
Estela de Ruyaha (BM. 159) 110
Estela de Rediujenum (Museo de El Cairo CG 20543) 98
2 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Estela de Intef hijo de Senet (BM. 581) 52
Profecía de Neferty (P. San Petesburgo 1116B) 1-17 7
Tumba de Jety (Tebas) 24
Inscripción de Henu (Wadi Hammamat) 26
Estela de Wepwawetaa (Leiden V 4) 29
Estela de Hor en Wadi el-Hudi 80
Inscripción de Intefiqer en Nubia 111
P. Westcar (P. Berlín 3033) 9, 1- 11, 3 31
El Náufrago (P. San Petesburgo 1115) 35
Sinuhé 82
Estela de Sesostris III, año octavo, Semna (Berlín 14753) 22
Inscripción en Sehel (Sesostris III, año octavo) 22
Estela de Sesostris III, año decimosexto, Semna (Berlín 1157) 73
Himnos a Sesostris III (P. Kahun LV.1) 118
Estela de Sobekju (Manchester) 72
Tumba de Jenumhotep III en Beni Hasan 71
Tumba de Amenemhat en Beni Hasan 41, 111
Estela de Sehetepibré (Museo de El Cairo CG 20538) 68
Inscripción de Sobekherhab en Serabit el-Jadim 25
INDICE DE TEXTOS TRADUCIDOS 3
Estela de Neferhotep, Abidos (Museo de El Cairo Jd’E 35256) 10
Estela de Kamose 112
Ahmose hijo de Ebana (Urk. IV 9, 7- 10, 1) 132
Hat≈epsut (Deir el-Bahari)
Urk. IV 325, 12-14 44
Urk. IV 342, 10- 343, 6; 344, 6- 346, 2 45
Anales de Tutmosis III
Urk. IV 661, 14- 662, 6 10
Urk. IV 697, 1-9 133
Estela de Tutmosis III en Gebel Barkal (Urk. IV 1231, 1-1233, 4) 133
Tumba de Amenemhab, Abd el-Gurna (Urk. IV 895, 14- 896, 8) 103
Estela de Amenofis II en Giza (Urk. IV 1279, 8- 1281, 7) 163
Estela de Amenofis II en Menfis (Urk. IV 1304, 16- 1305, 2) 135
Inscripción de Idrimi, rey de AlalaΔ 151
Correspondencia de el-Amarna
EA 4:4-22 138
EA 23:1-12 138
EA 30 139
EA 60:1-9 113
EA 147:5-28, 41-56 142
EA 286:5-15 140
EA 292:1-17 141
Inscripción de Amenofis III en Luxor (Urk. IV 219, 6- 221, 5) 158
Estela de “restauración” de Tutanjamon (Urk. IV 2027, 12-14) 143
La destrucción de la humanidad 55
4 CUATRO VIAJES EN LA LITERATURA DEL ANTIGUO EGIPTO
Libro de los Muertos, capítulo 30B (BM. 10470, P. de Ani) 47
Campaña militar de Seti I, primer año, Karnak
KRI. I 8, 8-12 143
KRI. I 9, 3-5 144
KRI. I 13, 8-9; 14, 1-7 211
Estela de Seti I en Bet≈an (KRI. I 16, 8-12) 145
Estela de Neferrenpet, Deir el-Medina (Turín 50046) 168
Ostracon Cairo 25208 213
Batalla de Qade≈
KRI. II 16, 1- 20, 10 184
KRI. II 32, 11- 36, 16; 42, 1-, 43, 16 169
KRI. II 89, 11- 95, 11 184
Estela de “Israel” del rey Merneptah (KRI. IV 19,1- 19, 9) 185
P. Harris 500 recto, VI, 2- VII, 3 170
El príncipe predestinado (P. Harris 500 verso) 153
Historia de los dos hermanos (P. d’Orbiney) 147
Lamentaciones de Ipuwer (P. Leiden I 344) 116
P. Koller (P. Berlín 3043) 4, 7- 5, 4 166
P. Sallier I (BM. 10185) 7, 4-6 213
Ramsés III, Medinet Habu, año octavo (KRI. V 39, 14- 40, 5) 188
P. Harris I 75, 3-6; 76, 6-9 187
P. Chester Beatty IV (BM. 10684) verso 2, 5-9; 3, 3-8 6
INDICE DE TEXTOS TRADUCIDOS 5
P. Lansing (BM. 9994)
2, 1-3 5
2, 8- 3, 1 4
4, 10- 5, 2 213
9, 9- 10, 9 162
Enseñanzas de Ani (P. Boulaq 20, 4-6)
16, 13-16 165
17, 11- 18, 4 172
20, 4-6 5
20, 7-11 215
Unamón (P. Moscú 120) 200
Carta literaria (P. Moscú 127) 193
P. Mayer A 195
Estela de Bentre≈, Louvre C.284 (KRI. II 284-287) 196
Estela de Taimhotep (BM. 147) 159
Diodoro Sículo, Biblioteca Histórica I, 89 174
Pedro Mártir de Anglería,
Legatio Babylonica y Opus Epistolarum 228
Menfis •
Primera Asuán
Catarata
Segunda
Catarata
Tercera
Catarata
Jartum
NUBIA
EGIPTO
MAR
MEDITERRÁNEO
MAR ROJO
PENÍNSULA
ARÁBIGA
SINAÍ
•Tebas
KU‰
•Serabit el-Jadim
W. Tumilat
W. Hammamat
YEMEN
ERITREA
• M. Gawasis
WAWAT
I. Bigeh
PUNT
Ichitauy •
EL-FAYUM
Buhen
Semna
•Gebel
Barkal
R. NILO
Port Sudan•
Mapa 1. El Náufrago
Chipre
Creta • Ugarit
• Ebla
• Biblos
SINAÍ
Menfis •
Li-t/Ichitauy •
EL-FAYUM
MAR
MEDITERRÁNEO
Tierras de los
Tchemehu y
Tehenu
DESIERTO
LÍBICO
Elefantina Asuán
•Tebas
W. Tumilat
Qedem
RETENU
Tierras de
los Fenju
MAR ROJO
Camino de Horus
•El-Amarna
•Beni Hasan
Karnak
Mapa 2. Sinuhé
Chipre
Creta • Ugarit
• Ebla
Biblos •
Menfis • SINAÍ
EL-FAYUM
MAR
MEDITERRÁNEO
DESIERTO
LÍBICO
Elefantina Asuán
•Tebas
MAR ROJO
•El-Amarna
NAHARINA
• Megiddo
• Qade-
Amurru
Sidón •
Tiro •
• Jerusalén
• Damasco
• Sile
L íbano
• Alepo
Deir el-Bahari
Deir el-Medina
•Avaris
Ga za
• Bet-an
• Alala²
Karnak
Mapa 3. El Príncipe predestinado
Chipre/
Ala-iya
Creta
• Ugarit
• Ebla
Biblos •
SINAÍ
Menfis •
EL-FAYUM
MAR
MEDITERRÁNEO
DESIERTO
LÍBICO
Elefantina Asuán
•Tebas
MAR ROJO
• El-Hiba
Naharina
• Megiddo
• Qade-
Amurru
Sidón •
Tiro •
• Jerusalén
• Damasco
• Sile
L íbano
• Alepo
Deir el-Bahari
Deir el-Medina
Tanis•
Ga za
• Bet-an
• Alala²
Heracleópolis Magna •
Oxirrinco •
• Karkemi-
•Pi-Ramsés
Dor •
Karnak
El Cairo •
Alejandría

Mapa 4. Unamón
Comienzo del Papiro Berlín 3022 ( =B), que contiene la versión estándar del relato de Sinuhé.
Papiro San Petersburgo 1115. Comienzo de la historia del Náufrago.
Página cuatro del verso del Papiro Harris 500, conteniendo el comienzo del Príncipe predestinado (BM. 10060).
Papiro Moscú 120. Comienzo del relato de Unamón.

Anuncios

4 comentarios sobre “LITERATURA ANTIGUA DE EGIPTO.

    1. Debe ser la calidad de la redaccion, porque es una copia de otra pagina. No es original mio. Esto porque son muchos los temas de la literatura y no me queda tiempo para abordarlos todos. En ocasiones tomo articulos de otros autores para basarme e iniciar una investigacion.

  1. KATEL S.L. es el servicio técnico oficial autorizado de la marca LG en Madrid, verdaderos especialistas, soporte técnico y representantes del fabricante para la reparación de sus electrodomésticos de gama blanca, vendidos por sus distribuidores. Formamos parte de la red de servicios técnicos autorizados de la marca LG la cual nos proporciona directamente formación de producto, documentación técnica y los repuestos originales que nos permite poder garantizarle el mejor servicio posible. Como servicio técnico oficial autorizado de la marca LG podemos realizar sus reparaciones tanto dentro como fuera del periodo de garantía. Accede a nuestra tienda online de electrodomésticos, accesorios y repuestos online.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s